El gobierno argentino debe elegir: Con Irán o con las víctimas

La Argentina y su Chamberlain

Los infames cancilleres que le estrecharon la mano a Hitler

Una de las características que muchos destacan del pueblo judío es su tozuda memoria. Hoy volvemos a ser testigos de cómo ciertos políticos no aprenden de la historia. Es más, muchos creen en su delirio egocentrista que la historia comienza y termina con ellos, que son seres iluminados o mesiánicos que nada tienen para escuchar ni aprender de la historia. Ellos son la historia!!

Mi padre, un sobreviviente de la Europa Nazi, siempre me ha recordado el famoso “paper” que Chamberlain exhibió como el gran logro con Hitler. Lo que significó y los costos en millones de vidas de esa política de apaciguamiento que solo fortaleció la locura genocida y expansionista del monstruo. Cuando Chamberlain firmó el pacto de Münich de no agresión con Hitler, luego que éste invadiera los Sudetes, Churchill pronunció una de sus históricas y célebres frases. Dijo de este pacto: “Pudo elegir entre la deshonra y la guerra. Eligió la deshonra y ahora tendrá la guerra.”

Seis meses después Alemania invadía Polonia y comenzaba la Segunda Guerra Mundial.

En el nombre de un ingenuo y peligroso relativismo, la presidenta argentina habilitó en abierta burla a su poder judicial, un encuentro entre el canciller de su país y el de Irán, con la esperanza que este hombre de buena voluntad, de hermosa sonrisa, nos enseñe las bondades de su régimen y los valores de su infinita justicia. El comunicado del encuentro ha sido que los dos países buscarían profundizar el diálogo para encontrar el entendimiento frente a algunos “pequeños desencuentros culturales”.

Nada se escuchó por parte de la Argentina de exigir que comparezcan ante los tribunales los acusados del atentado. Es verdad, primero tenemos que profundizar para comprender cómo funciona el sistema jurídico iraní, que castiga con la muerte a homosexuales, mujeres que pretenden igualdad de género, opositores y que de paso niega la Shoá y proclama la búsqueda de borrar de la faz de la tierra a otro país. Ya no hablo de cómo funciona esa gran nación que alienta todas esas causas nobles de hermanitas descalzas que viven en la marginalidad y pobreza más absoluta en países inmensamente ricos. Estos amorosos grupitos de Muhaidines suicidas que pronto reemplazarán a las malvadas “Barbies” de las habitaciones de las niñas.

Es verdad, señora presidenta, no comprendemos los grandes valores y el bien común que traen a la humanidad estos románticos justicieros del Levante, que ahora no vienen con la espada sino con la bomba atómica.

Finalmente, y como no creo en las casualidades, en un mundo muy perverso, con mucho dolor veo que el Chamberlain de nuestra actualidad es un señor Timerman, judío él, cuya familia fue refugiada durante la dictadura militar en el Estado que su interlocutor pretende exterminar; que tiene un hermano que vive en el Gran Satán y otro en el pequeño Satán. Que manifestó compungido alguna vez, que asesinaron a sus hermanos en la embajada y la Amia.

Es verdad, uno no puede elegir a sus hermanos y menos cuando uno de ellos se vende por un plato de lentejas y traiciona su propia condición e historia. D’s lo perdone, yo no quiero, ni puedo.

Miguel Steuerman

Correo de lectores publicado en el número 532 del periódico Comunidades

UPDATE:

La dirigencia judía (AMIA-DAIA) demanda tener conocimiento sobre las negociaciones con Irán. Lo mismo el fiscal de la causa.

About these ads

2 comentarios

  1. Ahi tenes Jabo, estos son tus amigos. Vos los elegiste y ahi los tenes. Quizas te sirva aprender un nuevo refran inventado por mi: Los garcas son garcas.

    • No los voté, pero sí los apoyaba hace dos años. Desde entonces muchas cosas han cambiado, aunque sigo creyendo que algunas cosas hicieron bien. Y cuando ayer nos movilizamos al obelisco con unos amigos, me pude dar cuenta que entre las cientos de miles de personas que protestaban contra el gobierno, no solo estaban los antikirchneristas extremistas o antiperonistas históricos, sino gente como yo que había sido defraudada en varias cuestiones por este “modelo” y sentimos la necesidad de expresarlo. Pero no quisiera explayarme en este blog sobre un tema tan polémico y ajeno a lo único que nos incumbe en este ámbito: justicia por la AMIA, denuncia del régimen que perpetró la masacre y castigo a los acusados iraníes. Que la cancillería mantenga semejante hermetismo en estas negociaciones que ni el propio fiscal de la causa autorizado para saber estas cosas sepa de qué se trata todo esto, es simplemente un atropello que agrega sal a la herida.

      Abrazo

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

%d personas les gusta esto: