La tregua con Hamas: el desastre menos malo de todos

Sí, es verdad, la tregua con Hamas es un desastre. Israel, una democracia vibrante que logró florecer entre dictaduras pantanosas; que todos los días nos regala avances en todas las ramas del accionar humano; que sólo quiere vivir en paz con sus vecinos; que con este objetivo en mente les entregó territorios y riquezas; que a cambio de este gesto sólo recibió más muerte y destrucción; que tiene la capacidad militar para mandarlos a todos a la pre-historia; es la misma Israel que se rebaja a negociar con un puñado de trogloditas aspirantes a genocidas  para firmar una tregua que pasará a la historia como otra oportunidad desperdiciada para derrotar a nuestros enemigos, en un acuerdo auspiciado por el mismo Obama que nos pidió volver a las fronteras del 67, y donde los intermediarios son los islamo-fascistas que gobiernan en Egipto.

Caroline Glick y Martin Sherman, dos columnistas del Jerusalem Post, desarrollan esta visión en sus respectivos artículos.

No obstante, en algún momento el intelectual debe ponerse el sombrero del político e imprimirle pragmatismo a sus opiniones, si realmente quiere construir un mensaje que tenga un efecto transformador. Hacemos eso o hacemos catarsis con el teclado, pero no podemos hacer las dos cosas al mismo tiempo.

En este caso, la pregunta pragmática es: ¿Cuál era la alternativa a una tregua?

Israel sabe donde se esconde Hamas. Todos sabemos donde se esconde Hamas. Sabemos que, por ejemplo, disparan misiles en los subsuelos de los hospitales. En esos casos, si Israel quiere eliminar a los terroristas tiene dos opciones: bombardear el hospital hasta que no quede nada o lanzar una incursión terrestre.

¿Queremos bombardear el hospital?

Me parece que ninguno de nosotros daría esa orden, ni siquiera los que me desmienten desde una computadora. No porque Israel no tenga derecho — está claro que Israel tiene la obligación moral de proteger a sus ciudadanos y que Hamas es responsable por los muertos desde el momento en que los usa como escudos humanos –, pero no daríamos la orden porque nosotros valoramos la vida. Así de cursi y de sencillo. Ergo, la única alternativa viable que nos queda es entrar por tierra y enfrentar a los terroristas.

Los analistas militares coinciden en que para derrotar al Hamas de una vez por todas, Israel necesita tener una presencia militar en Gaza durante 4 meses como mínimo. ¿Es hoy el momento de emprender esta iniciativa militar?

Primero, tenemos que pensar si el estado actual de la guerra justifica asumir el riesgo de que 75 mil reservistas israelíes crucen la frontera de Gaza. Segundo, tenemos que analizar cuáles serían las implicancias estratégicas de optar por este camino (a mi no se me ocurre un regalo mejor para Irán, por ejemplo). Tercero, no podemos olvidar las repercusiones diplomáticas y mediáticas que dicha contienda tendría (más allá de si acordamos con las premisas de los que van a criticarnos). Cuarto, tenemos que evaluar cuántos miles de millones de dólares vamos a tener que destinar para determinar si, desde un punto de vista financiero, hoy es el mejor momento de entrar en Gaza o conviene esperar. Cuarto, si aprendimos algo de la guerra entre USA e Irak, tenemos que delinear una estrategia de salida.

Estas son solo algunas de las consideraciones que debe tener el buen político en este tipo de situaciones. Creería que los líderes israelíes evaluaron la situación en base a la información con la que cuentan y concluyeron que era preferible realizar una tregua. Además, si Bibi logró que Obama se comprometa a desplegar militares en la la frontera entre Egipto y Gaza para bloquear la infiltración de armas (como puede leerse en DebkaFile), entonces Israel no solo le infligió un daño psicológico y militar al Hamas con todos los terroristas asesinados e instalaciones gubernamentales destruidas, sino que con la ayuda de USA va a impedir que Hamas pueda recuperar su arsenal en el corto o hasta mediano plazo.

Sí, la tregua pudo haber sido un desastre, pero tal vez fue el desastre menos malo de todos.

About these ads

5 comentarios

  1. Aqui están las posibles causas y resultados de la operación. Después de todo Bibi no era tan “cagón”, sino mas bien prudente. Ahora necesitamos al Primer Ministro con un mandato renovado para liderar a Israel en la guerra que se viene con Irán y Hezbollah.

    El momento de destruir al Hamás llegará después de esa guerra. Ahora lo importante es impedir el rearme de las organizaciones terroristas. Los submarinos Dolphin en el Mar Rojo deberían destruir los barcos de guerra iraníes que transporten armamento a Gaza.

  2. Sebi, con todo respeto, estas hablando de pragmatismo y cual es la solucion que propones? TODOS los problemas que enumeraste los vas a volver a tener cuando se termine la hudna. Y los vas a tener aumentados!

    Y que vas a hacer entonces, volverlos a patear para adelante? Cual es la idea? Esperar hasta que Hamas tenga el poder de infligir un dagno terrible?

    Si no QUIEREN arreglar los problemas y prefieren arriesgar a Israel por consideraciones humanistas o por miedo a repercusiones diplomaticas alla ellos. ES UNA ELECCION. Esta claro que a Bibi no lo votaron para eso.

    PD: Ademas, yo no compararia a Gaza con Irak, son 2 casos muy distintos.

    • En ningún momento comparé a Gaza con Irak. Solo digo que antes de lanzar una ofensiva terrestre es necesario pensar en una estrategia de salida (entre otras cosas), porque sino caes en el error que cometió USA con Irak, donde fue a la guerra sin tener en claro cuando iba a salir, y así le fue.
      Que propongo? Primero destruir las instalaciones nucleares y militares iraníes, y después entrar en Gaza para liquidar al Hamas.
      Enumeré esos problemas simplemente para recordar que ir a la guerra no es como ir a comprar medialunas a la vuelta de la esquina. Requiere analizar todo una serie de factores – humanos, estratégicos, económicos, diplomáticos, etc. – para determinar si el momento es hoy, mañana o dentro de 3 meses.
      No nos podemos guiar por nuestras pasiones, tenemos que derrotar a nuestros enemigos con inteligencia. A Bibi lo votaron para eso.

      • Estoy completamente de acuerdo contigo

      • Justamente a eso me referia. USA necesitaba una estrategia de salida porque el objetivo de la mision era totalmente diferente al que necesita Israel. Por ese motivo a USA le costaba carisimo cada soldado y la gente no terminaba de ver en que los beneficiaba tener sus soldados tan lejos.

        Israel en cambio tiene otras necesidades porque Gaza pone en peligro real a casi toda la poblacion y se esta por convertir en un peligro estrategico. Por eso urge alejar al peligro de la poblacion (como se hizo en el sur del Libano).

        Israel deberia entrar para quedarse indefinidamente como lo hace en Yehuda y Shomron, y la unica estrategia de salida que necesita es la de Hamas.

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 55 seguidores

%d personas les gusta esto: