Purim, la fiesta del exilio

El libro de Ester es el más sionista de la Biblia
Purim es la fiesta del exilio

En estos días estamos festejando la festividad de Purim. Leemos la Meguilat (rollo) Esther, hacemos beneficencia para que todos puedan festejar la fiesta, nos enviamos comidas y bebidas (mishloaj manot) para recordar los banquetes del Libro de Esther. Nos disfrazamos, bebemos sin límite y retornamos a la realidad. Este Carnaval judío lo festejamos en recuerdo de la salvación de nuestro pueblo de su destrucción total en la época del Imperio Persa, cuando Hamán y su gente quiso destruir al pueblo de Israel, y la reina Esther, junto a su primo Mordejai, lograron cambiar la tremenda decisión y el pueblo judío se salvó.
Todo parece un pequeño cuento de niños y una justificación para divertirnos un rato. Mas yo me pregunto: es realmente esa la historia de Purim? Para divertirnos un rato establecieron nuestros sabios esta fiesta? Se justifica un relato tan extraño figurar en las Sagradas Escrituras? Preguntas lógicas y legítimas.
A mi entender el Libro de Esther está plenamente justificado en su alta posición de Libro sagrado y base de mitzvot (mandamientos) que debemos cumplir. Por qué? Si este libro no estuviese incluido en la Biblia, esta no sería completa. Faltaría en ella la tremenda problemática del galut (exilio); la confrontación con la realidad de la vida judía fuera de la Tierra de Israel. Faltaría la problemática de una vida judía en una anormalidad. Y veamos la historia de Purim y analicémosla.
Nada de lógica, todo es azar
Comenzemos por la palabra Purim (echar la suerte). Todo ocurre por casualidad, deciden destruir a los judíos y se echa a la suerte cuando hacerlo, se cambia la decisión por un rey borracho y se echa a la suerte cuando hacerlo. Nada de lógica, todo es azar. Sigamos con la historia. La reina Vashti es defenestrada por cuidar de sus derechos como mujer y no ser un simple objeto de decoración y diversión de su esposo y rey. Se llama a concurso para elegir la nueva reina. Hadasa cambia su nombre por Esther, es introducida al serrallo y recibe la orden de su primo Mordejai de esconder su judaísmo.
Durante meses preparan a las mujeres para gustar al rey como compañía y diversión. Esther es electa reina del Imperio Persa, la superpotencia de aquella época. Y todo ocurre alrededor de banquetes y libaciones. Hamán es nombrado primer ministro y se enoja con Mordejai, el líder de los judíos, porque este no se arrodilla ante el; y como ocurre siempre en el Galut, no solamente Mordejai es el culpable, sino todos los judíos. Y se decide la exterminación de los judíos.
Ajashverosh, el rey borracho y disoluto, echa las suertes (Purim) y se establece cuando aniquilar al pueblo de Israel. Mordejai convence a Esther a intervenir para salvar a su pueblo, aunque ella no está tan convencida de hacerlo pero se convence y decide utilizar sus poderes de seducción para lograr su objetivo. Y los judíos ayunan y rezan. En una escena de vodevil, Esther desenmascara a Hamán y el rey lo condena a morir en la forma que éste pensaba en matar a Mordejai.
El rey se ofende esencialmente porque pensó que Hamán se estaba propasando con Esther, no por la injusticia de la decisión de exterminar a un pueblo. Y los judíos salen victoriosos, toman venganza de sus enemigos y deciden festejar anualmente el milagro de su salvación. Hermoso cuento, que trae consigo todo lo negativo de la vida en el exilio.
Los judíos cambian de nombre para ser parte de la sociedad: Hadasa es Esther (nombre en honor a la diosa Ishtar, la diosa central del panteón babilonio), Mordejai viene de Mardukh (el dios de la luz en el panteón persa). Y cuántos judíos hoy son Mauricio para no ser Moisés, cuántas mujeres judías son Cristina (de Cristo) porque suena bien en la sociedad general. Cuántas veces en la historia judía se introdujeron mujeres en la cama de los gobernantes para ayudar a su pueblo? No solamente Esther de la Meguila. Tenemos también a Raquel de Toledo en tiempos del rey Alfonso VI, Esther la Judía en el reino polaco de Jaguellon, que otorgo la carta de privilegios a los judíos de Polonia en la Edad Medía y otras más.
La responsabilidad colectiva de los judíos frente a la sociedad general: uno es culpable, todos somos culpables. Situaciones de azar que nos salvan a último momento. Eso es el triste y largo Galut, en el cual, pese a todo seguimos creando extraordinarias obras. Como dijo el historiador judío de origen alemán Jost: “la historia judía es martirologio y creatividad”. En el galut nos escondemos, disimulamos, nos encerramos en ghettos o nos asimilamos, pero no somos nosotros realmente.
Por eso necesitamos el Libro de Esther en las Escrituras, es parte de nuestra larga y extraordinaria historia; y por antonomasia el libro más sionista de la Biblia, el libro que nos demuestra que la verdadera y completa vida judía debe ser aquella vida en un Estado judío, con soberanía judía. Una vida judía completa y total no puede ser la vida de Esther y Mordejai. La vida no es un disfraz, por mas hermoso que sea.
Y por eso festejamos Purim, para recordar que la vida normal no esta en un disfraz ni en la bebida.

Rabino Shmuel Shaish
Congregación Masortí “Taguel Aravá” de Eilat.

Fuente: Aurora

-

Lea también Purim e Irán

About these ads
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

%d personas les gusta esto: