Sionismo como ideal de justicia. El enfoque de Jabotinsky.

jabo

Sionismo como ideal de justicia. El enfoque de Jabotinsky.
Ezequiel Eiben
22/7/2015
6 de Av de 5775

“Una de dos, o el sionismo desde un punto de vista moral es un fenómeno positivo o es negativo. Pero este problema debíamos haberlo resuelto antes de ingresar a este movimiento y si lo hicimos es porque vimos su aspecto positivo, es decir, vimos en él un factor moral, tendiente a un ideal de justicia.
Y si el ideal es justo, debe la justicia triunfar, sin tomar en cuenta la aprobación o desaprobación por parte de elementos ajenos”
[1].

Vladimir Jabotinsky era una figura imponente, y hacía gala de su imagen y personalidad mediante la impronta de sus textos. Uno de los escritos fundamentales del pensador judío es el citado ut supra. Allí, en La ética de la Muralla de Hierro, Rosh Betar aborda al sionismo desde un enfoque moral. Efectúa el planteo de opciones mutuamente excluyentes: el sionismo es moral, o bien es inmoral. Puntualiza que decidir sobre esa cuestión determinante era un primer paso, no algo a resolver sobre la marcha. Es decir, no había que sumarse al sionismo sin saber su significado moral y averiguarlo ya en el camino. Por el contrario, la evaluación del sionismo como fenómeno moral correspondía a un primer momento, y habiendo concluido que es positivo, ahí era correcto sumarse al movimiento.
El resultado final del análisis moral exhibía al sionismo como tendiente a la justicia. Como movimiento, estaba moralmente aprobado. Un estado para el pueblo judío en su patria ancestral, tras haber sido desposeído, perseguido, y asesinado en masa, constituía un ideal deseable para los sionistas que buscaban salvaguardar a su gente, reconstruir su hogar y reivindicar la dignidad que los enemigos trataban de quitarles.
Y si el sionismo era moral, era justo, debía llevarse adelante independientemente de la anuencia o venia de quienes no formaban parte de él. En el contexto de Jabotinsky (el texto es de 1933), el sionismo revisionista por él fundado pensaba en concretar los objetivos sionistas, aunque el Mandato Británico se mostrara renuente a cumplir con su propósito original de favorecer el establecimiento de lo que en el futuro cercano sería Israel; y a pesar de la oposición de los árabes que rechazaban el renacimiento de la soberanía judía sobre su tierra histórica. Más allá del contexto histórico concreto, la reflexión de Jabotinsky dejaba una enseñanza ética abstracta: la justicia debe prevalecer, aunque algunos no lo quieran; el justo debe obrar como es correcto sin que la desaprobación de los de afuera lo detenga.
El objetivo tan ansiado por Jabotinsky se alcanzó, aunque no pudo presenciarlo en vida: en 1948 el moderno Estado de Israel vio la luz de manera oficial. El sionismo del momento logró su cometido y los judíos volvían a gozar de la soberanía en la patria añorada.
Hoy en día, con Israel ya nacido y floreciente, ¿cuál es la manera de honrar al sionismo creador y fundador? Mantener a Israel con vida es una tarea de primer orden. Habiendo sido el movimiento sionista algo moralmente positivo, la concreción máxima de su meta es un resultado moralmente positivo. Justicia es que Israel exista, y justicia es que sea defendido para su conservación actual. Y si el ideal es justo, en palabras de Jabotinsky, debe la justicia triunfar. Israel debe triunfar, le duela a quien le duela entre sus detractores, lo desapruebe quien lo desapruebe entre los elementos ajenos. El contexto de hoy exhibe en su galería de enemigos a estados terroristas como Irán que amenaza con borrar a Israel del mapa, organizaciones terroristas como Hamas que lo atacan para sustituirlo por un estado palestino, la izquierda posmoderna mundial que lo descalifica permanentemente para socavar las mismísimas bases fundacionales del sionismo. La reflexión de Jabotinsky no resulta desfasada, y aún hoy incita a los israelíes y sionistas a no bajar la cabeza, no dejarse derrotar por los que embisten contra un ideal de justicia, y actuar por la senda del bien para cuidar lo que el sionismo conquistó actuando moralmente.
Por último, no hay que distraerse y en un descuido olvidar a quienes desde dentro del propio Israel, tratan de dinamitar la obra construida por el sionismo. Israelíes abiertamente anti-israelíes, rabiosamente anti-sionistas, partidarios de abolir o descuartizar al país judío, o de mantenerlo como un hecho lamentablemente consolidado pero acarreando sensación de culpa por ser malparido. Algunos hasta se escudan en banderas sionistas para darle a sus posiciones un halo de justificación al hablar desde una supuesta posición pro-sionismo. Ante esto, la defensa de Israel exige a sus representantes seguridad en sus principios, y no contradicción en sus premisas básicas. Si el principio es la protección del hogar de los judíos ante sus enemigos (internos o externos) y la conservación del logro sionista, pues se debe actuar sin concesiones para respetarlo. La existencia de Israel no es negociable; la auto-defensa necesaria para mantenerla, tampoco. Si se sostiene, como los judíos de la época que se sumaron al movimiento, que el sionismo es moral y tiende a la justicia, pues entonces no se debe albergar la contradicción que corroe los cimientos éticos al decir que la existencia de Israel incurre en la inmoralidad y la injusticia. Israel ha sido un proyecto moral y hoy es una realidad digna de admiración y reverencia. Horas y horas pueden pasar al calor de las discusiones sobre aspectos formales de Israel, como elementos de su configuración política, diplomacia y relaciones internacionales, estrategias militares, etc. Lo que no puede saltearse como enunciación básica y fundamental, es el derecho de Israel a ser. Aun en los casos donde el ataque proviene de un elemento interno que se autodenomina sionista para justificarse.
Vladimir Jabotinsky, gran pensador sionista y activista en pos de la justicia para el pueblo judío, legó una base ética para justificar el nacimiento y la preservación del Estado Judío. Honrar su memoria de la mejor manera no es solamente leerlo y recordarlo, sino hacer efectivo el cumplimiento de los requisitos para la existencia y defensa de Israel.

[1][1] La ética de la Muralla de Hierro, Vladimir Jabotinsky

Acuerdo del 5+1 con Irán es histórico por lo malo

Ezequiel Eiben en Radio La Red San Juan: Acuerdo del 5+1 con Irán es histórico, por lo malo.

La quinta de Cristina

Por Gustavo Perednik
También yo había caído en la voluntaria ingenuidad de suponer que la presidenta argentina no alberga sentimientos judeofóbicos. Fue nada más que un torpe exabrupto –me dije- lo que le dictó su tuít del 20 de abril (“Todo hace juego con todo”).

Igualmente me pareció correcto denunciar en la televisión y en otros medios el hecho de que la presidenta arremetiera contra un amasijo conformado por Paul Singer, Alberto Nisman, la DAIA y los “fondos buitre”, y que “descubriera” de este pulpo “un modus operandi que trasciende las soberanías nacionales” para socavar a los gobiernos (es decir: a ella).

Hacía (y hace) falta detenerse en la gravedad del tuít porque, como bien sintetizó el periodista Jonatan Viale, el mensaje parece inspirarse en Los Protocolos de los Sabios de Sión. No cabe esconder la cabeza frente a una acusación de la presidenta argentina contra las instituciones judías, las que supuestamente conspiran contra la patria en todos los países.
Si no hubiéramos sentido un deseo íntimo de estar equivocados, de preferir saltear el asunto, todos habríamos reparado en que el exabrupto no fue tal. No se trató de una agresión extemporánea y pasajera, sino de una sopesada decisión de enfrentar a la comunidad judía, y ello en fiel remedo del estilo político de su maestro Hugo Chávez.

La judeofobia de Chávez fue siempre visible: alcanza con recordar su mensaje navideño de que “los que crucificaron a Cristo se apoderaron de las riquezas del planeta”; baste con analizar su allanamiento de la escuela hebrea; será suficiente revisar su patológica demonización de Israel. Y el odio chavista bien podía atribuirse al asesor de ese gobiermo durante varios años: el nazi-islamista Norberto Ceresole, muerto una década antes que su asesorado.

No había tales precedentes en Cristina, y por ello nos pareció que cuando echaba mano de la judeofobia resultaba de un mero recurso demagógico en el que suelen incurrir los populistas.
Sin embargo, los años por venir quizás nos provean de la perspectiva necesaria para reconocer que sí hay un asesor ceresolesco de la Kirchner, al que siempre hemos preferido considerar marginal y poco influyente, y que responde al nombre de Luis D’Elía, el bastión de recalcitrante violencia judeofóbica. Queremos creer que se trata de un personaje menor, pero otra vez, los días que corren desmienten el pensamiento desiderativo.

Empecemos por la evidencia del deterioro de Cristina, que fue disparado por el Caso Nisman.
Después del primer tuit, el siguiente traspié lo tuvo el 2 de julio, cuando emitió una recomendación presidencial a los niños de diez años de Villa Lugano: lean El Mercader de Venecia “para entender a los fondos buitre”.

Justamente esa semana me tocaba dar en Israel una conferencia sobre el drama de Shakespeare, del que he escrito un ensayo. Lo menciono para dejar en claro que mi posición es muy apreciativa de la obra de Shakespeare, y que enseño a Shylock como una forma de la humanización del judío en las letras, en contra de los prejuicios de marras, y no, como es más habitual mostrarlo, como si el bardo hubiera modelado a Shylock para un embate judeofóbico (esta visión también está justificada, pero éste es otro tema).

Por lo tanto debemos insistir en que el problema de la recomendación no fue la obra sino el objetivo que le atribuyó a su lectura: entender las fuerzas maléficas y usureras que atentan contra los países. De ese objetivo se desprende claramente que, si ése fuera el mensaje de El Mercader de Venecia, en ese caso no queda duda de su judeofobia.

Para colmo, la Kirchner agravó las cosas al rechazar toda crítica al respecto (procedimiento rutinario) con el argumento de que… en Israel se había presentado la obra. Primero, respondamos que Israel es en materia cultural uno de los países más abiertos y libres del planeta. Y segundo y principal, agreguemos que el problema no está en difundir a Shakespeare sino en aprender de él fondosbuitrología y otras obsesiones kirchneristas.

Enseñanzas distintas destila Shakespeare. Mi opinión es que la intención del bardo fue contra la judeofobia, y me baso entre otros motivos porque los personajes cristianos que dibujó son mucho más rapaces, crueles, holgazanes e hipócritas que el judío, y Shakespeare denuncia su odio y su malicia sin reparo alguno.

Al respecto, es interesante recordar que en mayo de 2002 el Jefe del Ejército Argentino, General Ricardo Brinzoni, aconsejó al entonces periodista Héctor Timerman leer El Mercader de Venecia. Timerman respondió muy enojado, el INADI intervino y censuró a Brinzoni.

Ahora, trece años después, Timerman ya no es periodista sino ministro, y es nada menos que su jefa la presidenta quien recomienda la misma lectura (¡a niños escolares!). Suponemos que Timerman no se enojará esta vez, y el INADI no intervendrá contra la presidenta.

La tercera agresión, y la cuarta y la quinta
El tercer tropezón judeofóbico de Kirchner se produjo durante la entrevista que Dexter Filkins le hizo para The New Yorker (publicada el 12 de julio), en la que quien escribe estas líneas tuvo parte activa.

No me refiero a los fragmentos difundidos por la presidenta, en los que se omiten las conclusiones de Filikins sobre ella (vanidad, corrupción y autoritarismo), sino a la nota entera que en estos días fue subida a Youtube. 

La presidenta revela aquí a quién habría que endilgarle el atentado contra la AMIA una vez que se blanquee enteramente a Irán como ha decidido. Y procede en su incriminación como lo haría Luis D’Elía.

Explica Cristina que para saber qué ocurrió en la AMIA hay que analizar lo que ocurre en el mundo. Huelga aclarar al lector que éste es el método habitual de las teorías conspirativas, que consiste en elegir qué parte “del mundo” debe revisarse para luego echar culpas, y pasar a presentar esa relación artificial como si fuera la única explicación posible.

Así había hecho D’Elía para hallar a los culpables de las estafas de las Madres de Plaza de Mayo. Revisó qué “sucede en el mundo” y “se dio cuenta” de que el reo era el Mossad.

Cuando Cristina revisa “el mundo” para entender el ataque a la AMIA, no se fija en la consolidación de la revolución islamista en Irán ni en los procesos históricos de Latinoamérica o de China, sino en el asesinato de Isaac Rabín perpetrado, en sus palabras, por sectores que… bueno bueno, ”ahí está la verdad”, concluye Kirchner.

Es decir que cada vez más Cristina compra (y vende) el libreto de D’Elía: los atentados contra la Embajada y la AMIA los hizo “la derecha israelí”. Esa es la parte del mundo a la que siempre enfoca en su obsesión judeofóbica. Y es para alarmarnos que ése sea el cuadro que la presidenta ha comenzando a difundir.

Como si todo ello no fuera suficientemente atroz, el cuarto eslabón en la caída fue el tuit de ayer 14 de julio, en el que, para buscar “la verdad sobre el tumor que afecta a Timerman” Cristina no hurga en problemas familiares del ministro ni en los sinsabores de su vida política; no en la crisis económica de su país, ni en los delitos de sus gobernantes; no en la pobreza de cada vez más argentinos ni en ninguna otra causa que hubiera podido generar la mala sangre de su canciller. No hace falta buscar en ningún sitio porque Cristina tiene a los culpables preparados de antemano: la enfermedad de Timerman la provocaron… los judíos, que lo trataron mal. Cristina dixit.

Timerman renunció a la AMIA escupiendo insultos a la comunidad, pero es “cierta dirigencia comunitaria” la que lo maltrata, sentencia la Kirchner. Timerman quiere imponer un memorracho que exculpe a Irán de su terrorismo, pero él es la víctima, dictamina la jefa.

Y hay algo enormemente más grave en su tuit de ayer. Hacía mucho tiempo que el patriotismo de los judíos no era cuestionado por un gobierno democrático. Creíamos (otra vez nuestra ingenuidad nos traicionó) que habían quedado en el basurero de la historia argentina las discusiones sobre la lealtad de los judíos. Pero Cristina imputa a los dirigentes judíos argentinos porque no son como es ella: “primero argentina y después católica”. Los judíos son al revés, habráse visto.
La presidenta decidió poner notas de patriotismo a los demás, después de doce años de nepotismo y enriquecimiento de funcionarios, de encubrimientos, de embate contra el Poder Judicial, de destrucción de la Causa AMIA y de iranización. En el examen que la profesora ha tomado de patriotismo, los judíos fueron reprobados (ojo: no los “argentinos de origen judío”, esos sí que sí son patriotas). El criterio para amar a la patria pasa por K, por admirar el chavismo y perdonar a los ayatolás sus travesuras.

El futuro no es alentador. En los próximos meses Cristina irá encaminando a los judíos (no a los “de origen judío” sino a los judíos a secas) sobre cómo purgar su traición. Y, peor aún, les insinuará a los no-judíos cómo deben castigar la falta de patriotismo de los primeros. La receta será develada en la afrenta que ya se aproxima: la quinta agresión de la Kirchner.

Acuerdo “histórico”, por lo malo. – Ezequiel Eiben

Acuerdo “histórico”, por lo malo.
Ezequiel Eiben
15/7/2015
28 Tammuz 5775

Finalmente se llegó a un acuerdo entre Irán y el 5+1 (Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU –Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido- más Alemania). Basado en la idea de limitación del programa nuclear iraní como contrapartida de alivios en las sanciones internacionales que pesan sobre Teherán[1], el acuerdo es “histórico” para el Presidente de Estados Unidos Barak Obama y el resto que lo apoya, quienes alegan públicamente que esto detendrá a Irán en su ambición de conseguir bombas nucleares. Para quienes nos oponemos al acuerdo, el carácter de “histórico” dice presente pero de una forma muy distinta: no de manera positiva como lo presenta la administración Obama, sino “histórico” por lo malo que es para la paz y seguridad de Israel y los racionales opositores al islamismo. Es histórico por el peligro que conlleva sus medidas de cara a Irán, por el precedente que sienta en cuanto a negociaciones con el régimen de los ayatollahs, y por el modo en que Occidente y el mundo semi-libre ceden ante la pretensión del islamismo y el mundo totalitario.
Obama declaró desde la Casa Blanca: “Hoy, después de dos años de negociaciones de los Estados Unidos, junto con la comunidad internacional, ha logrado algo que décadas de animosidad no consiguieron: un acuerdo global a largo plazo con Irán que va a evitar que obtenga un arma nuclear”[2]. Un político mucho mejor que Obama, el Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu, afirmó -con razón- lo contrario: “Al no desmantelar el programa nuclear de Irán, en una década este acuerdo le dará a un régimen terrorista sin reformar, impenitente y más rico la capacidad de producir muchas bombas nucleares, de hecho, un arsenal nuclear entero con los medios para lanzarlo. ¡Qué error histórico impresionante!”. Netanyahu también subrayó la posición de su país: “Israel no está obligado por este acuerdo porque Irán sigue buscando nuestra destrucción. Siempre vamos a defendernos”[3]. Incluso voces de la oposición a Netanyahu en Israel se alzaron contra el resultado de las negociaciones. Tzipi Livni expresó que el acuerdo “no solamente es pésimo por lo que dice sino por lo que no contiene”[4].
¿Por qué los opositores a este defectuoso acuerdo insisten en que es una mala movida? The Israel Project señala puntos cruciales para calificarla de dicha manera[5]:

  • Protege la infraestructura nuclear iraní en vez de desmantelarla.
  • Coloca a Irán en la posibilidad de construir armas nucleares a días o semanas de haber expirado el acuerdo.
  • Mantiene más de 5000 centrifugadoras iraníes funcionando.
  • Acerca a Irán decenas de billones de dólares en un inmediato “bonus terrorista”.
  • Destruye procedimientos de verificación y coloca al propio Irán en un comité que votará sobre permitir el acceso a sitios nucleares iraníes bajo sospecha.
  • Compromete a las potencias mundiales a ayudar a Irán a desarrollar mejores y más nuevas tecnologías nucleares.
  • Brinda a Irán acceso a las armas convencionales más avanzadas del mundo al levantar el embargo de la ONU.

En 1938, en ocasión de reunirse por el Pacto de Múnich, Adolph Hitler como Führer alemán y Neville Chamberlain en calidad de Primer Ministro británico firmaron un documento que apuntaba a garantizar la paz entre las naciones mediante la consulta y el diálogo[6]. Chamberlain exclamó en tono triunfal, al regresar aplaudido a Londres, que en ese papel llevaba la paz de su tiempo. Precisamente el tiempo, de manera rápida e implacable, demostraría el rotundo fracaso de su política de apaciguamiento frente a la bestia totalitaria nazi. No consiguió la paz de su tiempo; por el contrario, la guerra más grande conocida por la humanidad  hasta ese momento se desató en un suspiro.
En 2015, tras reunirse los equipos negociadores en Viena, Obama anuncia que su famoso acuerdo con Irán evitará que el país persa consiga armas nucleares, y por ende la paz y seguridad en la región será conseguida. Los demócratas frente a la pantalla de televisión aplauden el “logro”. Un elemento de análisis no menor: la contraparte de Obama es una bestia totalitaria, versión islamista. Y esta bestia no finge tanto en la previa como Hitler: sus líderes reiterada y públicamente, junto a enardecidas multitudes, claman “Muerte a América”, “Muerte a Israel”. Cuando la farsa quede al descubierto (ante los ojos ahora dormidos, porque los ojos despiertos ya saben lo que pasará), el 5+1 no podrá alegar que la historia no le avisó lo que venía.
Resta destacar lo falsificadores de la realidad que son Obama y los negociadores. Sostener que Irán cumplirá los términos del acuerdo en aras de la paz y no en búsqueda de un arsenal nuclear para desatar la guerra santa, es una falsedad. Hay dos posibilidades para tener en consideración: Primera posibilidad, que Obama esté equivocado, manejándose en base a premisas erróneas pero en verdad creyendo lo que dice sobre el impedimento a Irán. Esto no lo exime moralmente de las evasiones y falsificaciones que protagoniza al hacer oídos sordos ante las declaraciones de los ayatollahs y cerrar los ojos cuando delante tiene señales que inducen por lo menos a sospechar (como las trabas que pone Irán a las inspecciones internacionales en sus instalaciones); pero lo sitúa en el lugar de alguien que actúa por convencimiento intentando ser coherente entre lo que dice y hace según sus propios parámetros. Defendiendo su posición estadounidense y de aliado a Israel; de mala manera, pero defendiéndola al fin.
Segunda posibilidad, y más grave aún, es que Obama esté mintiendo en su posición pública, y a sabiendas esté firmando un acuerdo malo. La evidencia que apoya la desconfianza a Teherán es demasiado clara y notoria como para dejarla pasar, e Irán mismo se encarga de recordar día tras día su animosidad religiosa e ideología política anti-americana, anti-israelí, anti-occidental. En este escenario peor, Obama estaría actuando deliberadamente en contra de su mandato, alentando a la bestia a salir de la cueva y enseñar sus fauces, y a premiarla por ello. ¿Esto es caer en teorías conspirativas sobre un caballo de troya o quinta columna? No necesariamente. Hay gente en el mundo a la cual no le hace falta aliarse en público o en secreto con monstruos para destruir; el propio código moral no objetivo y anti-existencia que adoptan y siguen sin cuestionar es suficiente para que demuestren ansias por la destrucción, lo irracional y la bajeza. Quizás no lleguen a medir todas las consecuencias de sus acciones, pero no les hace falta.
En su fuero interno, Obama sabrá bien por qué siguió adelante en la negociación de un acuerdo con un régimen teocrático terrorista aspirante a genocida nuclear. Lo mismo va para el resto que hizo al acuerdo posible.
Lo concreto es que estando la existencia de Israel en juego, se llegó al acuerdo. Tal vez si otro fuera el principal amenazado y se viera a sí mismo con serias posibilidades de desaparecer del mapa, no habría acuerdo sino invasión, o por lo menos habría un mejor acuerdo, mucho más duro. Pero cuando es Israel quien está en la zona caliente, las cosas son así. Por eso, los que apoyan a Israel esperan que el Primer Ministro cumpla su promesa: no ligarse al acuerdo, siempre defenderse.

[1] Leer más en: Los puntos clave del histórico acuerdo nuclear entre Irán y las seis grandes potencias
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150714_iran_acuerdo_nuclear_potencias_ac

[2]Para Barack Obama, el acuerdo con Irán “corta todas las vías para un arma nuclear”
http://www.lanacion.com.ar/1810263-barack-obama-acuerdo-nuclear-con-iran

[3] Statement by PM Netanyahu 14.7.15
http://www.netanyahu.org.il/en/news/1072-statement-by-pm-netanyahu

[4] http://www.aurora-israel.co.il/

[5] Más información en la web http://www.nobombforiran.com/

[6] Ver más en: El Pacto de Munich 1938
http://www.historiasiglo20.org/GLOS/pactomunich.htm

Israel, los palestinos y la FIFA

Israel, los palestinos y la FIFA
Ezequiel Eiben
17/6/2015
30 de Sivan 5775

Las autoridades palestinas han continuado su ataque contra Israel. Esta vez, lo intentaron en el terreno del fútbol, mezclando sus injustificadas demandas políticas con el deporte a nivel mundial. Los corruptos y malignos vecinos del Estado Judío impulsaron una moción para suspenderlo en la FIFA. ¿Los motivos? Que Israel incluía en su liga de fútbol a cinco equipos “colonos” provenientes de los “territorios ocupados”[1], y que supuestamente imponía restricciones a los movimientos de jugadores palestinos. Como sabemos los defensores de Israel que no damos el brazo a torcer ni adoptamos la retórica de los palestinos y demás judeófobos dedicados a deslegitimar al Estado Judío, no hay “colonos” ni “territorios ocupados”, tampoco una política específica de Israel contra jugadores palestinos (los checkpoints son una política nacional de seguridad antiterrorista). La maniobra palestina fue una más dentro del marco general de sus reclamos infundados para socavar las bases mismas de Israel.
El principal responsable de llevar adelante el plan fue el presidente de la Asociación de Fútbol de Palestina, Jibril al Rajoub, quien llora ante el mundo para luchar contra el racismo y la discriminación y lograr la paz. Veamos su autoridad moral para hacerlo. No nos quedemos en el hecho de que le gusta fotografiarse con niños equipados con armas de guerra; vayamos más a fondo. Terrorista condenado a cadena perpetua, planificador y ejecutor de atentados terroristas contra israelíes, divulgador de la idea de Israel como el “cáncer de la región”, jefe de las Fuerzas de Seguridad Preventiva de la Autoridad Palestina en Judea y Samaria, miembro de la asociación que homenajea a los terroristas asesinos de los atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich 1972, opositor a actividades deportivas conjuntas entre israelíes y palestinos por pensar en estas como un crimen contra la humanidad[2], entre otras pinturitas interesantes.
Por el lado de Israel, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu se reunió el 19 de mayo con el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, a quien le dijo: “El deporte es un vehículo de buena voluntad entre las naciones. Lo que podría destruir a la FIFA es que se politice. Si se politiza una vez con Israel, entonces luego se politizará con todos, y hará un deterioro de una gran institución. Sé que usted entiende esto”[3], aparte de aclarar que Israel ayudaba al fútbol palestino.
Blatter a  su vez se encontró con Rajoub el 27 del mismo mes para disuadirlo. El suizo se oponía a “politizar” el fútbol, y había espetado que Israel no violaba estatutos de la FIFA. Según el propio líder palestino, la reunión no tuvo resultados. “Nada ha cambiado, el voto está todavía en la agenda”[4] dijo tras finalizar el encuentro. Continuaba la venta de humo y el circo palestino.
Duró poco más. Llegó el viernes 29, día de realización del congreso de la FIFA donde los palestinos jugarían su carta. En la previa, una manifestante palestina gritó por la expulsión de Blatter del encuentro, y aproximadamente 50 judeófobos se hicieron presentes para protestar contra Israel[5]. Un día antes, Netanyahu había insistido en su posición: “Si se comienza con un estado, luego continuará con un segundo estado y esto va a hacer colapsar la organización”; “El intento de suspender Israel es muy grave (…) estoy seguro que la FIFA se opondrá con toda su fuerza”[6] fueron las palabras del Premier israelí. Como siempre, los palestinos calentaban el clima y ensuciaban la cancha (¿nunca mejor dicho?) e Israel tenía que salir a aclarar la cuestión.
Comenzado el evento, las expectativas en torno a la iniciativa palestina hacían que muchos se preguntaran si la delegación árabe conseguiría los votos necesarios[7]. Pero no se llegó a la votación sobre la suspensión. Informó Iton Gadol que tanto los miembros de la delegación israelí como los de la palestina emplearon un receso de 90 minutos para llegar a un acuerdo, lo que llevó a que se suspenda la propuesta[8]. Cuando la sesión llegaba al momento de la votación, la delegación palestina informó su decisión. Declaraciones de Rajoub anunciando el freno a su pedido: “He decidido retirar la suspensión pero eso no significa que renuncie a la resistencia de proteger a los jugadores palestinos”; “Yo podría estar muerto dentro de un año (…). Espero con interés el día en que los palestinos, como muchos otros, puedan disfrutar de los beneficios del deporte. Vamos a esperar y ser optimistas. Agradezco a aquellos que me convencieron para desistir de la exclusión [de Israel]. La canciller alemana [Angela Merkel] me habló. Esto me afectó”[9]; “Muchos presidentes de Federaciones de Asia, de África, de Sudamérica, de Norteamérica, Europa, muchos me han dicho que no querían sentar un precedente de tener que tratar el tema de una suspensión”[10]. De modo que Rajoub, ya fuera por la influencia de líderes del deporte y la política que lo convencieron, o porque su plan original era simplemente apuntar a manchar la imagen de Israel sin tener que llegar a la votación (ya que este precedente podía resultar contraproducente y manchar la propia imagen de los palestinos por la politización del fútbol), finalmente retiró el pedido. Sabemos que no se va a conformar con eso y que irá por más. De hecho, logró llevarse algo del congreso. La FIFA sí aprobó por votación la creación de un “mecanismo de sanación” de las relaciones entre Israel y los palestinos en cuanto al fútbol, sumado a lo necesario para resolver los problemas circulatorios de los jugadores palestinos y analizar la situación de los equipos de los territorios en disputa[11]. El tratamiento del tema entre las entidades no es novedad; bien se hace en recordar que “ya en 2013 las 2 asociaciones empezaron a buscar formas para facilitar el movimiento de personas y mercancías para este deporte”[12].  Volviendo a la jornada del viernes, no faltó el momento políticamente correcto para la cámara, cuando el presidente de la Federación de Fútbol de Israel, Ofer Eini[13], se dirigió a la ubicación de la delegación palestina y estrechó la mano de su titular. Obviamente, los aplausos de los asistentes se hicieron escuchar en el recinto.
Tras el movido viernes de congreso mundial de FIFA, Netanyahu pronunció certeras palabras el domingo en reunión de gabinete. Tomando en cuenta el pantallazo total en relación a la iniciativa palestina en el ámbito del futbol, el boicot comercial que promueven contra productos de fabricación israelí, los intentos políticos por deslegitimar a Israel y la diplomacia dirigida a aislar o perjudicar en la medida de lo posible al Estado Judío, el Primer Ministro exclamó: “Estamos en medio de una gran lucha emprendida contra el Estado de Israel, una campaña internacional para ensuciar su nombre. No está relacionada con nuestras acciones, está relacionada a nuestra existencia misma. No importa lo que hagamos; importa lo que simbolizamos y lo que somos”; “Pienso que es importante comprender que estas cosas no se originan a partir del hecho de que si tan sólo fuéramos más agradables o un poco más generosos; nosotros somos muy generosos, hemos hecho muchas ofertas, hemos hecho muchas concesiones, que no cambiarían nada porque esta campaña para deslegitimar a Israel conlleva algo mucho más profundo que está siendo dirigido a nosotros y busca denegar nuestro propio derecho a vivir aquí”; “Ahora, éste es un fenómeno que hemos conocido en la historia de nuestro pueblo. ¿Qué no se ha dicho sobre el pueblo judío? Dijeron que somos el centro de toda maldad en el mundo. Todas estas cosas están siendo dichas hoy también respecto a nosotros. No fue verdad entonces y no es verdad ahora. Esto no tiene una pizca de verdad”[14]. Lo que es verdad es que la suspensión y el boicot son herramientas palestinas para provocar, molestar y dañar a Israel en la medida que puedan de cara al plan mayor con objetivo máximo que es su desaparición total.
Para concluir, concentrémonos nuevamente en lo de la FIFA, tema principal del presente artículo. ¿Qué podemos extraer como significado de los hechos? Que el liderazgo palestino y todos aquellos civiles que los apoyen (que son muchos en el pueblo palestino, basta de mentir por corrección política afirmando que son pocos) nuevamente demuestran que están más concentrados en destruir a Israel que en construir lo propio. Su preocupación máxima es atacar a Israel y no el propio avance. Los palestinos no tienen jugadores de fútbol destacados –no tienen deportistas destacados-, ni una asociación de fútbol profesional importante en lo deportivo. No han sacado jugadores cuyo talento los haya trasladado a los mejores clubes del mundo, ni son reconocidos mundialmente por sus habilidades. Y su presidente del fútbol, en vez de dedicarse a mejorar esta situación de competencia, entrenamiento y rendimiento que se trabaja desde las divisiones inferiores hasta la vida profesional, está más preocupado en suspender o expulsar a Israel de la FIFA. Rajoub es un criminal. ¿La prioridad de este criminal está en que los chicos palestinos aprendan a jugar a la pelota, o en molestar a Israel? ¿Está en querer mejorar la circulación de jugadores palestinos; o eso es solo la excusa o alegato secundario tras lo cual se esconde su verdadera intención -la intención que tenía en sus días de cuadro terrorista activo concentrando esfuerzos en el asesinato de personas-, que es la destrucción de Israel? La aniquilación de Israel por encima del bienestar palestino es un orden de prioridades recurrente a lo largo de los años. Efectuando una comparación y rastreo histórico, leamos lo que Sasson Sofer escribió respecto de quien fuera Primer Ministro israelí Menajem Beguin: “Ninguna otra comparación enfurecía más a Beguin que la que se establecía entre el Irgún[15] y las organizaciones palestinas. En una ocasión explicó en detalle el porqué de este punto de vista. El Irgún, decía, luchaba para salvar a nuestra nación, mientras que ellos, para destruir a las personas; el objetivo de nuestra lucha era construir un hogar para aquellos que no tuvieran ninguno, el de ellos, en cambio, era desposeer al pueblo judío; el Irgún luchaba contra el soberano extranjero, ellos, contra un régimen legítimo; el Irgún luchaba por un Estado donde existiera igualdad, ellos, por la destrucción de un pueblo y su soberanía”[16]. A Beguin no le gustaba que asimilaran constructores a destructores. De similar modo podemos entender -adaptando las nociones expresadas- el episodio en la FIFA y la campaña contra Israel. Mientras Israel busca el surgimiento de jugadores talentosos para mejorar su selección, poder competir a nivel internacional y disputar la Copa del Mundo, el liderazgo palestino busca el menoscabo de Israel a través de sanciones que se lo impidan. Mientras Israel produce, progresa y avanza, los representantes palestinos buscan el boicot que traiga escases, atraso y retroceso. Salta a la vista quién es quién; el que busca valores positivos, y el que busca destruirlos.

[1] Para algunos resultará de relevancia también el dato de que equipos de los territorios en disputa jueguen en ligas inferiores y la protesta de los vecinos de Israel los incluya sin importar la jerarquía de la competición.

[2] Jibril Rajoub, el terrorista disfrazado de “Presidente de la Asociación Palestina de Fútbol”
http://www.enlacejudio.com/2015/06/05/jibril-rajoub-el-terrorista-disfrazado-de-presidente-de-la-asociacion-palestina-de-futbol/

[3] VIDEO. En la reunión con Blatter, Netanyahu criticó a los palestinos por la “politización del fútbol”
http://www.itongadol.com.ar/noticias/val/87143/video-en-la-reunion-con-blatter-netanyahu-critico-a-los-palestinos-por-la-politizacion-del-futbol.html

[4] FIFA: Palestinos se niegan a dar marcha atrás en el voto contra Israel
http://www.itongadol.com.ar/noticias/val/87334/fifa-palestinos-se-niegan-a-dar-marcha-atras-en-el-voto-contra-israel.html

[5] Los palestinos abandonaron su pedido de que se suspenda a Israel de la FIFA
http://www.itongadol.com.ar/noticias/val/87378/los-palestinos-abandonaron-su-pedido-de-que-se-suspenda-a-israel-de-la-fifa.html

[6] Netanyahu: “El intento de dañar a Israel destruirá la FIFA”
http://diariojudio.com/noticias/netanyahu-el-intento-de-danar-a-israel-destruira-la-fifa/112582/
Fuente: www.estadodeisrael.com

[7] Los palestinos necesitaban una mayoría de dos tercios de los 209 miembros.

[8]Los palestinos abandonaron su pedido de que se suspenda a Israel de la FIFA
http://www.itongadol.com.ar/noticias/val/87378/los-palestinos-abandonaron-su-pedido-de-que-se-suspenda-a-israel-de-la-fifa.html

[9] Último momento: Palestina retira la moción para suspender a Israel de la FIFA
http://www.visavis.com.ar/2015/05/ultimo-momento-palestina-retira-la.html

[10] La FIFA busca sanar las relaciones de Israel y el fútbol palestino
http://diariojudio.com/opinion/israel2/la-fifa-busca-sanar-las-relaciones-de-israel-y-el-futbol-palestino/112605/

[11] “El mecanismo aprobado consistirá en un comité de tres miembros (presidentes de asociaciones) que trabajarán de forma independiente del Congreso, a petición de Palestina”.
La FIFA aprueba un mecanismo para que Israel no ponga obstáculos al fútbol palestino
http://www.marca.com/2015/05/29/futbol/futbol_internacional/1432914853.html

[12] La FIFA busca sanar las relaciones de Israel y el fútbol palestino
http://diariojudio.com/opinion/israel2/la-fifa-busca-sanar-las-relaciones-de-israel-y-el-futbol-palestino/112605/

[13] Quien manifestó antes del congreso que “Israel confía en la UEFA (Unión Europea de Asociaciones de Futbol) para bloquear la propuesta palestina”. A su vez, la UEFA había apoyado públicamente a Israel.
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/65141/

[14] Netanyahu denuncia una campaña internacional de boicot palestina contra Israel
http://www.infobae.com/2015/05/31/1732381-netanyahu-denuncia-una-campana-internacional-boicot-palestina-contra-israel

[15] Grupo judío de autodefensa que Beguin lideró y mediante el cual luchó contra árabes en los años previos a la creación del Estado de Israel.

[16] Sofer, Sasson; Menajem Beguin, AMIA Comunidad  Judía, Milá, Protagonistas del pueblo judío – Biblioteca de colección, p. 201

Entrevista a Gustavo Perednik sobre Alberto Nisman

En el siguiente link pueden escuchar la entrevista que le realicé a Gustavo Perednik en el programa “Otro día en el Paraíso” por La Red San Juan.
Gustavo era amigo del Fiscal Alberto Nisman y conocía de cerca su trabajo.
Recomiendo enfáticamente leer su libro “Matar sin que se note”, una novela sobre la causa AMIA cuyo protagonista es precisamente Nisman.

Click aquí para la entrevista

JÁNUCA CELEBRA LA VICTORIA DE LO REMOTO‏

1df2b60ee278743f02131403c10ea4ab22552e6f

El Factor Divino – Primera Parte

Januca viene a enseñarnos cómo la historia puede dar los giros más inesperados y producir las victorias más improbables.

por

“Las mujeres a su edad tienen un 5% de probabilidad de quedar embarazadas utilizando Fertilización In Vitro”, me decía la Dra. C. mientras yo estaba sentada frente a ella en una clínica de F.I.V (Fertilización In Vitro) israelí de renombre. Yo tenía 45 años y, desde el nacimiento de mi primer hijo a la edad de 40, había estado tratando de concebir un segundo bebé utilizando métodos espirituales, médicos y todo tipo de método alternativo disponible. La Dra. C. continuó: “De ese 5% solamente la mitad llega a término y tiene al bebé. Por ello, usted tiene sólo 2½% de probabilidad de tener éxito”.

Miré a la buena doctora. Yo pensaba: “Dios maneja el mundo. Si Dios quiere que yo tenga un segundo hijo, lo tendré. Y si Dios no lo quiere, no lo tendré. Mi trabajo es hacer el máximo esfuerzo, mi máximo esfuerzo es hacer F.I.V. Si tengo éxito o no, eso depende de Dios”.
Le dije a la Dra. C: “De cualquier forma, me gustaría intentarlo”
La primera vez que me hice F.I.V., falló.

La clínica ofrece dos pruebas por el mismo precio. Traté nuevamente. Esto implica recibir dos inyecciones de drogas de fertilidad muy poderosas cada día durante dos semanas para generar tantos huevos como sea posible; se requiere un mínimo de tres huevos para continuar con el proceso. Entonces la doctora extrae quirúrgicamente los huevos del ovario, los fertiliza, y luego los reinserta dentro del útero.

El día anterior a mi programada extracción, me hice un ultrasonido para determinar el número de huevos. El doctor del ultrasonido tristemente me informó que yo solo tenía dos huevos, no era suficiente para siquiera molestarse con la extracción. Después de todo el esfuerzo, las drogas, el costo… Llorando le supliqué que finja el resultado escribiendo que habían tres huevos. “Si Dios quiere que yo quede embarazada”, pensé, “Él puede hacerlo con sólo dos huevos”. El doctor del ultrasonido consintió.
Cuando la Dra. C. procedió a la extracción el día siguiente, ella encontró sólo un huevo.
Mis posibilidades de éxito disminuyeron de 2½% a cero.


Como ya estaba en la mesa de operaciones, la Dra. C. hizo una humorada. Ella extrajo y fertilizó el único huevo. Dos días más tarde, cuando lo reinsertó, mí doctora no religiosa me miró directo a los ojos y me dijo una sola palabra: “Reza”.

Recé y lloré y le hice un promesa a Dios. Dos semanas más tarde, obtuve positivo en el examen de embarazo. Al día siguiente vi a la Dra. C. en la clínica. Yo estaba radiante de alegría. Ella estaba escéptica. Siendo una científica meticulosa, ella sabía que una mujer no podía quedar embarazada con F.I.V. utilizando un sólo huevo. “Creeré que usted está embarazada”, me dijo, “cuando vea un ultrasonido con los latidos del corazón”.

Tres semanas después, extasiadamente le mostré un ultrasonido con los latidos del corazón.
Al cabo de nueve meses, a la edad de 46 años, di a luz a un saludable varón, que viva largos días y que esté bien, bli ayin hará.

Expertos Y Predicciones
Desde el 11 de septiembre mi e-mail siempre está lleno de predicciones de expertos en relación a cada posible aspecto de la guerra, bio-terror, y guerra química.

  • Cuántos americanos morirían en una epidemia de viruela lanzada por bio-terroristas.
  • Qué porcentaje de israelíes sobrevivirían si Mahmud Ahmadinejad nos lanzara cabezas nucleares.
  • Por qué es imposible ganar una guerra en el terreno accidentado de Afganistán – esto, antes de que los aliados americanos expulsaran a los talibanes.

Sin embargo, todas estas predicciones, dejan fuera un pequeño factor, sin embargo, este factor es el más crucial de los factores: ¡Dios maneja el mundo!


Cualquier ecuación que no considere el factor divino está destinada a terminar en una conclusión errada.
En 1967, mientras el egipcio Gamal Abdul Nasser proclamaba la inminente destrucción del estado de Israel, todos los expertos en política y los estrategas militares predecían la derrota de Israel. Las cifras eran formidables. El estado de 19 años estaba en contra del inminente ataque combinado de Egipto, Siria, Jordania e Irak. Los cuatro ejércitos Árabes juntos ostentaban 810 aviones contra los 350 de Israel; 2.880 tanques contra los 800 de Israel; y 465.000 tropas contra 265.000 de Israel. Tan convencidos estaban los Israelíes de un inevitable baño de sangre que el rabinato oficialmente designó todos los parques de Jerusalem como cementerios.

Aparentemente, Dios tenía una idea diferente, y todos los expertos quedaron tartamudeando.

Aparentemente, Dios tenía una idea diferente. En vez de perder, Israel experimentó una victoria sorprendente. En solo seis días, Israel no sólo empujó hacia atrás a las fuerzas Árabes, sino que recapturó la mayoría de los lugares sagrados para el judaísmo, incluyendo el Templo del Monte, el Muro Occidental, la Cueva de los Patriarcas en Hebrón, y la Tumba de Rajel en Belén. Los expertos quedaron tartamudeando.


Mi sobrino Phil es un ejecutivo corporativo retirado, él es un hombre pragmático, altamente inteligente y entendido, que se mantiene bien informado y llega a claras y equilibradas conclusiones a partir de los hechos. En los años 80, él predijo que el estado de Israel iba a dejar de existir en el año 2013.


En un principio, este pronóstico fatal estaba basado en la amenaza demográfica: la taza de natalidad de los árabes en ambos lados de la ‘línea verde’ era abrumadoramente mayor que la taza de natalidad entre los judíos. Los números eran indiscutibles; para el año 2013 el estado judío tendría mayoría de habitantes árabes.


Todo esto, excluyendo el factor divino. En la Torá Dios claramente declara su intención de traer a los judíos de vuelta a Israel de los más lejanos rincones de la tierra. En 1990, la Unión Soviética colapsó, casi de la noche a la mañana, y a través de la andrajosa ‘cortina de hierro’ 450.000 judíos salieron hacia Israel. En una década, la población judía de Israel ha aumentado en una taza del 10% y toda mención acerca de la amenaza demográfica ha desaparecido de los medios de prensa.


Ahora Phil, que ama profundamente a Israel, está convencido de que va a cometer un suicidio político. Después del fracaso de Oslo y las casi fatales ofertas en Camp David, columnistas pro-Israel en los medios de comunicación Americanos advirtieron que si EE.UU. y Europa continúan presionando a Israel a hacer concesiones peligrosas, el mapa del medio oriente que aparece en los textos palestinos – con Israel totalmente ausente – puede resultar exacto. Estando de acuerdo con ellos, Phil opina que a los líderes israelíes les falta la voluntad política de tomar los pasos políticamente incorrectos necesarios para quitarle poder a la autoridad palestina. Sin esas evidentes medidas, el futuro de Israel es sombrío.


No puedo discutir con los argumentos y las cifras de Phil, pero sé que Dios no está circunscrito a ellas. La historia de Januca viene a enseñarnos cómo la historia puede tomar direcciones tan remotas y producir las victorias más improbables.


Januca


¿Qué hubiesen dicho los expertos en el año 167 A.E.C acerca de las posibilidades del viejo sacerdote Mattathias junto a su familia y amigos venciendo al grandioso ejército del imperio greco-sirio? Puedo imaginar perfectamente sus declaraciones:


“Un sacerdote ultra-ortodoxo y sus compatriotas reaccionarios levantaron la bandera de la revolución no sólo contra el prevaleciente dominio del imperio Seléucida, sino que también contra toda la cultura moderna Griega y la ilustración. Esta heterogénea banda de guerrilleros era sobrepasada en número por más de 4-1 por el ejército Seléucida, el cual ostentaba alrededor de 40.000 tropas profesionales equipadas con tecnología militar de punta, y también lo último en armas – una manada de elefantes entrenados para el combate – que ningún guerrero puede enfrentar”.


“Estos rebeldes reaccionarios, llamados macabeos, se oponen no sólo a la considerable población Griega de las llanuras costeras, sino que también a una gran proporción de los habitantes judíos que, durante el siglo y medio pasado, se adaptaron a la hegemonía mundial de la lengua griega, cultura, y religión. Así, los macabeos iniciaron una guerra civil, contra sus propios compañeros judíos progresistas, quien fueron llamados helenistas. Sin embargo, los helenistas componen los segmentos más ricos e influyentes de la sociedad judía, por lo tanto, el esfuerzo por derribarlos no es nada menos que pretencioso”.


“En breve, el intento de los macabeos de anotarse una victoria militar, derrocar la cultura progresista que dominaba al mundo entero, y reestablecer su antigua religión en el suelo de Judea será en vano”.
Los expertos hubiesen sido exactos en su análisis. Después de todo, ¿quién podría haber vaticinado que tres años después de haber proclamado su grito de adhesión, “Síganme, todos ustedes que están a favor de la ley de Dios y apoyan el pacto”, los seguidores de Mattathias reconquistarían de nuevo Jerusalem, purificando el Templo de profanaciones paganas, e instituyendo de nuevo el servicio sagrado?” Aunque la victoria final fue costosa – los enfrentamientos duraron más de veinte años y en ellos murieron cuatro de los cinco hijos de Mattathias – los macabeos finalmente triunfaron sobre los griegos.


Los rezos a Dios que agregamos durante los ocho días de Januca enfatizan la inverosimilitud de la victoria judía: “Entregaste a los fuertes en las manos de los débiles, a los muchos en las manos de los pocos…”

Januca celebra la victoria de lo remoto, lo improbable, lo virtualmente imposible.

Januca celebra la victoria de lo remoto, lo improbable, lo virtualmente imposible. Es la antítesis de la cosmovisión griega predominante que alaba y que considera a la lógica y a las leyes de la naturaleza como absolutas. Januca demuestra que en un mundo dirigido por Dios, los milagros pueden ocurrir.


El Máximo Esfuerzo


El judaísmo prohíbe confiar en milagros. Un judío siempre debe ejercer el máximo esfuerzo razonable para lograr el efecto deseado. Los macabeos no se recostaron a esperar que ocurriera un milagro. Pero tampoco ellos fueron intimidados por las probabilidades, ni desalentados por las perspectivas.


La regla de oro en la historia judía ha sido siempre que cuando hemos sido desafiados espiritualmente, así como fuimos desafiados por los griegos, quienes querían exterminar nuestra religión, no nuestras vidas, luchamos físicamente, así como hicieron los macabeos. Y cuando la amenaza es física, así como fuimos amenazados durante los sucesos que desencadenaron la celebración de Purim, cuando Hamán quiso exterminar a todo el pueblo judío, luchamos espiritualmente haciendo teshuvá (retorno espiritual), así como hicieron los judíos de Shushán bajo el mando de Mordejai y Ester. Y por lo tanto, como hoy estamos siendo amenazados físicamente, debemos – adicionalmente a las medidas de autodefensa del ejército israelí – luchar espiritualmente.


Las lanzas de los macabeos son las mitzvot de hoy en día. Cada momento en que un judío se compromete a respetar Shabat o entabla amistad con un judío de una estirpe diferente, se produce una fuerza espiritual que puede hacer que la bomba de un terrorista puesta en una calle de Jerusalem falle y no se detone. (La gran mayoría de las bombas terroristas en Israel milagrosamente no detonan, o simplemente estallan en avenidas públicas llenas de gente sin herir a nadie).


Mi primo Phil me acusa de ser pasiva. En verdad, soy una guerrera espiritual. Sé que Dios ayudará a Israel si me esfuerzo en cumplir las mitzvot que no son fáciles para mí, y si otros judíos también hacen lo mismo. Si supero mi deseo de vengarme de mi desagradable vecino, entonces habré lanzado un proyectil bastante capaz de rebajar los misiles más mortales de Irán. El tiempo ha llegado para emprender una guerra espiritual contra nuestros enemigos. Cada mitzvá es un arma infinitamente más potente que cualquier arma que Bin-Laden tenga en su arsenal.


De este modo, cuando enciendas las velas de Januca, en vez de pensar que estás llevando a cabo una costumbre pintoresca de la tradición judía, date cuenta de que estás realizando un mitzvá, y las mitzvot son el antídoto espiritual contra cualquier producto bioquímico que los terroristas elaboren en sus infames laboratorios. Dios, que dirige el mundo, espera que nosotros nos esforcemos al máximo en el cumplimiento de las mitzvot. La victoria en esta guerra, así como en la guerra macabea que estamos conmemorando, vendrá de Él.

Segunda parte

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 57 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: