El reclamo arabe sobre Palestina

El siguiente es un articulo de Lawrence Auster, extraído de Primer. En caso de transcribir el articulo citar creditos correspondientes. La traducción es mía y agradezco a Anabella que me ayudó a corregir un par de errores y algunas tildes.

Muchas veces se acusó a los judíos que le robaron Palestina a los árabes. Cualquiera sea la solución al conflicto árabe-israelí dejemos algunos puntos en claro:

  • Los judíos no tomaron Palestina de los árabes; la tomaron de los británicos, que ejercieron la soberanía en Palestina bajo el mandato de la Liga de las Naciones por 30 años, los anteriores a la independencia de 1948.
    Y los británicos no la quieren de vuelta.

  • Si usted considera a los británicos como usurpadores ilegales, bien. En ese caso, el territorio no es árabe sino tierra turca, una provincia del Imperio Otomano por cientos de años hasta que los británicos se la sacaron durante la Gran Guerra en 1917.
    Y los turcos no la quieren de vuelta

  • Si nos dirigimos hacia períodos anteriores en la historia que los turcos otomanos, que tomaron Palestina en 1517, la encontraron bajo la soberanía de otro imperio, no originario de Palestina; los Mamelucos, quienes eran soldados-esclavos turcos y circasianos afincados en Egipto. Y los Mamelucos no existen más, así que no la pueden querer de vuelta.

Así que yendo 800 años atrás no está particularmente clara la cadena de dueños que hace que el titulo de Israel a la tierra es inferior a cualquiera de los dueños anteriores. Estos eran, si seguimos retrocediendo:

  • Los Mamelucos, ya mencionados, que tomaron en 1250 Palestina de:
  • La Dinastía Ayyubi, los descendientes de Saladino, el líder Kurdo Musulmán que en 1187 tomó Jerusalem y la mayoría de Palestina de:
  • Los cristianos europeos cruzados, que en 1099 conquistaron Palestina de:
  • Los Turcos de Seljuk, que rigieron en Palestina en el nombre de:
  • Los Califatos de Abbasidos en Baghdad, que en 750 tomaron la soberanía de casi todo el medio oriente de:
  • El Califato Umayyad de Damasco, que en el 661 heredaron el control de las tierras islámicas de:
  • Los árabes de Arabia, que en la primera etapa de la expansión islámica conquistaron Palestina en el 638 de:
  • Los Bizantinos, quienes (buena gente – ¿quizás debería ir para ellos?) que no conquistaron el Levante Mediterráneo, hasta la división del Imperio Romano en el 395, que heredaron Palestina de:
  • Los romanos que en el año 63 a.c la quitaron de:
  • el último Reino judío, que durante la rebelión Macabea del 168 a.c al 140 d.c tomaron el control de la tierra de:
  • Los Griegos Helénicos, que bajo el mando de Alejandro Magno en 333 a.c conquistaron el medio oriente de:
  • El imperio Persa, que bajo el mandato de Ciro el Grande en el 639 a.c liberaron Jerusalem y Judá de:
  • El imperio Babilónico, que mientras lideraba Nabucodonosor en 586 a.c tomó Jerusalem y Judá de:
  • Los judíos, el pueblo del Reino de Judea, quienes, en su denominación anterior como Israelitas, capturaron la tierra en los siglos XII y XIII a.c. de:
  • Los Canaanitas, que habitaron esas tierras por miles de años antes de ser desposeídos por los israelitas.

Como indica lo anteriormente dicho, cualquier reclamo árabe sobre la soberanía basado en la herencia del control histórico de la tierra no puede ser sostenida. Los árabes no son nativos de Palestina, pero son nativos de Arabia, que es llamada Arabia por la “asombrosa” simple razón de que es el hogar histórico de los árabes. Los territorios que comprenden todos los otros estados árabes fuera de la península arábiga -incluyendo Irak, Siria, Jordania, Libano, Egipto, Túnez y Argelia, como también la entidad ahora formalmente denominada Autoridad Palestina- eran originalmente naciones no-árabes que fueron conquistadas por los Musulmanes Árabes cuando se expandieron mas allá de la península arábiga en la primera gran ola, que es llamada la ola de Arabia de la Jihad en el siglo VII, derrotando, asesinando masivamente, esclavizando, expropiando, convirtiendo o reduciendo al status inferior de “dhimmis” a millones de cristianos y judíos y destruyendo sus antiguas y florecientes civilizaciones. Previo a ser cristianas, por supuesto, estas tierras tuvieron más civilizaciones antiguas. El Egipto faraónico, por ejemplo, no fue un país Árabe en sus 3 000 años de historia. La reciente afirmación por los árabes palestinos de que descienden de los antiguos canaanitas quienes los antiguos hebreos los desplazaron es absurda en vista de la evidencia arqueológica.


No hay ningún registro de que los Canaanitas hayan sobrevivido a su destrucción en tiempos antiguos. La historia registra literalmente cientos de pueblos antiguos que no existen. La alegación árabe de ser descendientes de los Canaanitas es una invención que vino después de la fundación de la OLP en 1964, la misma gente que hoy niega que hubo alguna vez un templo judío en Jerusalem. Previo a 1964 no había pueblo “palestino” y no había un reclamo “palestino” sobre Palestina; las naciones árabes buscaron invadir y destruir Israel en 1948 y planeaban dividir su territorio entre ellos. Recordemos también que previo a la fundación del Estado de Israel en 1948, el nombre “palestino” era para referirse a los judíos de Palestina.


De cualquier manera, la “Palestina” de hoy, en el sentido del West Bank y Gaza es, como la mayor parte del mundo, habitada por gente que no son descendientes de la primer sociedad humana en habitar ese territorio. Esto es verdad no solo para los países recientemente asentados como Estados Unidos o Argentina, donde colonizadores europeos tomaron la tierra de los habitantes indígenas cientos de años atrás, pero también naciones antiguas como Japón, cuyos habitantes mongoloides actuales desplazaron a pueblos primitivos, los Ainu, años anteriormente. Las tribus nativas más grandes de Sudáfrica, como los Zulúes, son actualmente invasores desde el norte que llegaron en el S. XVII. El sistema indio de castas refleja la ola de invasores arianos de piel blanca que arribaron a ese país en el segundo mileno a.c. Uno podría seguir más y más.

Las únicas naciones que tienen una continuidad perfecta entre los primeros habitantes conocidos y sus pobladores actuales son Islandia, partes de China y un par de islas del pacifico. […] El punto principal es que el “aboriginalismo” -la proposición de que los descendientes más cercanos a sus habitantes originales son los dueños legítimos de la tierra- es algo para nada factible en el mundo real. Tampoco está claro si seria una oferta atractiva aun si fuese viable. ¿Seria la civilización humana mejor si no hubiese ninguna China, ningún Japón, ninguna Grecia, ninguna Roma, ninguna Francia, ninguna Inglaterra, ninguna Irlanda, ningún Estados Unidos?

Volviendo a los árabes: No tengo ningún problema en reconocer la legitimidad de la tenencia árabe de Palestina que tuvieron, desde el 638 hasta el 1099, un periodo de 461 años en una historia de 5.000. Ellos tomaron Palestina a través de una conquista militar, y la perdieron por otra conquista, los Cruzados Cristianos en 1099. Por supuesto, la ocupación militar por si sola no determina qué parte tiene la soberanía legalmente en cualquier territorio. Puede decirse que los árabes tienen derechos soberanos, si no es a todo Israel, al menos en el West Bank, en virtud de la mayoría que residía en esa región desde la Edad Media hasta el presente.

Para responder esta pregunta, miremos nuevamente el registro histórico. Previo a 1947, como ya lo discutimos, Palestina estaba administrada por los británicos bajo el Mandato de Palestina, cuyo objetivo final consta, de acuerdo a la Declaración Balfour, del establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina. En 1924 los británicos dividieron el Mandato de Palestina en Territorios sólo para árabes al este del Río Jordán que se convirtió en el Reino de Transjordania, y una parte reducida significativamente del Mandato de Palestina al oeste del Jordán estaba habitada por judíos y árabes.

Dado el hecho de que los judíos y árabes no podían convivir en un solo estado, debía haber dos estados. Al mismo tiempo, no había fronteras separando estos dos pueblos, en el sentido de, por ejemplo, el Pase Brenner que históricamente marcó la división entre la Europa germánica y la Europa latina. Debido a que los judíos estaban concentrados cerca de la costa, el estado Judío debía comenzar en la costa e ir hacia adentro. Exactamente donde debía terminar, y dónde el estado árabe debía empezar era una pregunta practica que podría haber sido resuelta mediante un gran número de propuestas pacificas, de las cuales casi todas los judíos habrían aceptado.

La buena voluntad de los judíos en comprometerse a la cuestión territorial fue demostrada no solo en su aceptación de la partición de la ONU en 1947, que le dieron un estado con fronteras indefendibles y garabatescas, sino que también por la aceptación anterior a esta, la aceptación del plan de la Comisión Peel de 1937, que le daba a los judíos solamente una parte de la Galilea y una fina franja a lo largo de la costa. Aún así, las naciones árabes rechazaron aceptar cualquier soberanía judía en Palestina, aun si fuese del tamaño de una estampilla, unánimemente rechazaron el plan de 1937, y nueve años después rechazaron violentamente el plan de partición de la ONU.
Cuando los árabes recurrieron a las armas con el objetivo de aniquilar a los judíos y destruir el Estado Judío, aceptaron el resultado de las armas. En 1948 el resultado fue negativo perdieron, y en 1967 perdieron nuevamente, cuando Jordania se anexionó el West Bank en 1948 (sin ninguna objeción por parte de los árabes palestinos de que su soberanía nacional había sido violada) atacaron a Israel desde el West Bank durante La Guerra de los Seis Días a pesar del pedido israelí de que se mantuvieran al margen del conflicto. Israel en defensa propia capturó el West Bank. Los árabes de esta manera no tienen motivos de quejarse ni sobre la existencia de Israel (alcanzada en 1948) o sobre la expansión de su soberanía desde el río hasta el mar (alcanzado en 1967).

Los árabes han irritado al mundo durante décadas por sus furiosas protestas de que le habían “robado” la tierra a ellos. Uno puede tomar seriamente esta reclamo si viene de un pueblo pacifico como los Tibetanos, que han habitado tranquilamente por muchísimos años antes de que fuera capturado por los comunistas chinos en 1950. El argumento es ridículo viniendo de los árabes, que en el inicio de la Edad Media conquistaron y redujeron a  esclavitud y penurias a pueblos antiguos y a civilizaciones desde la frontera de Persia hasta el atlántico; que en 1947 rechazaron un estado árabe en Palestina al lado de un estado judío y buscaron destruir el naciente Estado Judío; los que nunca pidieron la creación de estado árabe palestino hasta la creación de la terrorista OLP en 1964 -16 años después de la fundación del Estado de Israel- y los que hasta este momento continúan buscando la destrucción de Israel, un objetivo en el que se avanzaría enormemente con la demanda del estado árabe.
El reclamo árabe para los derechos soberanos al oeste del Río Jordán hoy solamente puede ser considerado con indulgencia por la combinación fatal de la necesidad mundial del petróleo árabe, la manera políticamente correcta de la izquierda que llama “opresores” a los israelíes y, por supuesto, la ya conocida y tradicional judeofobia.

ya conocida y tradicional judeofobia.

Anuncios

38 comentarios

  1. Me falto’ al que dice que yo bla bla…El Baron Edmond de Rosthchild ,judio o hebreo ,compraba voluntades, para llenar de disque judios a Plestina,tierra que ellos jamas de los jamaces, habian ni pensado en ellos ,solo el cantico de Jerusalem que nunca fue de ellos, .Porque hicieron los Sionistas tal maniobra.1.Los Rostschild , cuyo apellido es inventado ya que originalmente en los años 1600 vivian en el sur de Alemania y su verdadero apellido es Bauer, originarios de el este de Europa,habiendo amasado gran capital a travez de la usura, ademas negandose a ayudar a los demas Hebreos pobres, se les ocurrio, la brillante idea, de apoyar al Sionismo. Pues este ademas de aumentarles su nacionalismo de perseguidos ,se deshacian de la chusma judia que ya no agantaban, y ellos seguian siendo aristocratas europeos y quedarian como excelsos filantrpos del pueblo judio,aprobechando la inclinacion de este para fabricar fabulas a su favor,2, Mejorarian las relaciones con los goim gentiles sirviendo de agentes facilitadores de penetracion de Los Europeos en tierras arabes3 Inventarian un sinnumero de nombres judios para los que se afincaran en palestina ademas la creacion de un estado artificialmente creado y robado.

  2. […] que primero la habitaron. Bueno, todo esa mentira, por más que haya sido ampliamente demostrada no solo acá, sino por varios libros escritos por prestigiosos académicos e historiadores. Pero esos libros hoy […]

  3. Breve Historia de Palestina

    El siguiente es un articulo de Lawrence Auster donde se describe brevemente la historia de ese pedazo de tierra llamado "Tierra Santa", "Israel" o "Palestina" y que resulta tan conflictivo hoy en día.

  4. Alguien ha enviado éste artículo a meneame.net, y esto es lo que he puesto. Sé que puede no ser muy popular ponerlo aquí, pero creo que puede servir para alimentar el debate. Me parece bien defender ciertas posiciones, pero hay que hacerlo con un rigor del que, para mi, éste artículo carece:

    Artículo no sólo parcial, que puede serlo, sino bastante poco inteligente. Para justificar la proclamación del Estado de Israel en territorios mayoritariamente poblados por árabes (tanto cristianos como musulmanes), afirma:
    “Los judios no tomaron Palestina de los arabes; la tomaron de los britanicos, que ejercieron la soberania en Palestina bajo el mandato de la Liga de las Naciones por 30 años, los anteriores a la independencia de 1948.
    Y los britanicos no la quieren de vuelta”.
    (las faltas de ortografía están así en el original)
    Lo cual demuestra un desconocimiento absoluto de la historia del conflicto palestino israelí y del Derecho Internacional. Palestina no era territorio británico, sino un territorio administrado por Gran Bretaña bajo mandato de la Sociedad de Naciones, pero administrar no significa ser titular de la soberanía.

    Después añade que si los británicos eran usurpadores entonces el territorio era turco por que había pertenecido al imperio otomano. Confunde pues el imperio otomano en el que existían múltiples nacionalidades y realidades con Turquía, lo cual no parece lo más inteligente del mundo si se conoce qué era el imperio otomano. Además, no dice nada acerca de que precisamente el Imperio Otomano desapareció dando lugar a unos cuantos estados independientes y mandatos internacionales que desembocaron todos en independencias salvo el de palestina.

    Realiza el autor del artículo este tipo de razonamientos para decir, era inglés, y como los ingleses no lo quieren…
    Era turco y como los turcos no lo quieren…
    Era mameluco y como los mamelucos no existen…

    Vamos que intenta justificar algo así como que los árabes no tienen ningún derecho sobre Palestina por que la tierra no era suya (y lo hace confundiendo conceptos, no sé si con malicia o estulticia), lo cuál conduciría a la conclusión de que si no era árabe, no hay problema de que sea de Israel.

    En fin artículo manipulador, carente del más mínimo rigor para mi.

  5. Bravo, f, por fin alguien que ha puesto algo de cordura… y de buena gramática y ortografía.

  6. has leído el libro escritgo por yakov rabkin ? Que opinión te merece ? contrastando distintas fuentes, destaco la clara diferenciación que hace el autor entre judío y sionista. Es decir entre religión y política. A criterio de este autor es la misma religión la que no permite darle al Estado de Israel la importancia que se le da al día de hoy.
    El judío trasciende al estado, a la tierra y solo se debe a la Torá.
    En definitiva y citando al autor … el sionismo no es mas que otro becerro de oro, un dios pagano que aleja a los judíos de sus verdadero Dios.

  7. No puedes ser tan etnocentrista en tus exposiciones sobre este tema. Yo, que soy de padre pâlestino no hablo con deferencia de los israelíes como considero que tu lo haces de los palestinos. Aquí tratas de demostrar con tus informaciones y tus subjetivos datos históricos lo que ha ocurrido con ese territorio desde hace siglos y me parece fantástico, pero no es cuestión de analizar si esto es más mío que tuyo, sino de si ha merecido la pena tanto de un lado como de otro. De igual forma, tu no entenderías lo que es que tu usurpen las tierras, porque vosotros teneís la Mano de Dios que os concede como pueblo elegido que sois lo que os mereceis,
    No tengo más que decirte que considero que eres racista hacia los árabes ( y pueden ser igual o peor que cualquier ser humano) y me quedo con una viñeta de El roto que decía: ” Yo fuí judío en Alemania y Palestino en Israel”
    Hay sitio para todos…el caso es cómo se hace ese sitio.

  8. Desde Venezuela vemos con preocupación la manera en que el pueblo judio isrelí pareciera haber perdido la memoria i sesenta años después ejecuta contra el pueblo palestino las mismas técnicas de limpieza etnica q’ aplicaron los nazis contra ellos en Europa… Israel con sus 60años de existencia es uno de los pocos estados creados por mandato de la comunidad internacional a costa de los derechos históricos de otro pueblo sobre el territorio… En lo personal no estaría jamas a favor de la desaparición del estado de Israel, sin embargo, es necesario q este estado abandone sus politicas racistas i reconozca el derecho de los palestinos a vivir en paz en su propio país… La Comunidad Internacional da vergüenza por su eterna complicidad ante las politicas de desplazamiento i limpieza etnica de Israel… Creo q sólo quando el Imperio Estadounidense caiga el resto de los países tomaran medidas contra israel para obligarlo a reconocer el derecho internacional e imponerle el respeto a los derechos humanos… No nos engañemos el sionismo es racismo i se basa en falsedades biblicas como esa de q dios los escojió como pueblo… en esa mentira se basa todo el racismo del sionismo, sin embargo los judios q tienen una verdadera relacion con dios saben q eso no es cierto, q dios ha estado en contacto con todos los pueblos del mundo desde el inicio mismo de la humanidad…
    Nuestro corazon i nuestra alma esta con las luchas del pueblo palestino… RESISTAN….

  9. como dijeron anteriormente las tierras fueron de arabes y ahora las reclaman pero no pasa nada

    y ustedes no son mas que etiopes falasha no judios de judea asi que no reclamen tierras que no son suyas y los arabes al vivir ahi son de ellos no de bretaña

    larguense a los quettos de ucrania y varsovia de alla so ustdes

  10. Jamás podran vivir en paz el pueblo judio y el pueblo musulman.. Yo tengo muchos amigos musulmanes y son buenas personas, pero cuando le sale la “vena” religiosa como que dan miedo. No entiendo pq los musulmanes atacaron a España 11-S, no hay explicación para ese ataque indiscriminado, matar por matar, con esto quiero decir q estoy a favor de Israel, están hartos de los atentados y esperar donde va a ser el próximo atentado, lo siento pero cuando surgen movimientos radicales con cualquier religion es muy difícil casi imposible “dialogar” con estas personas, es como querer curar a un perro rabioso, lo mismo.
    De todas formas para mi el origen de todos estos males está en la put# religión, si la insulto pq siempre es la culpable!!

  11. ……, mientras leas estas lineas, ya nacio un palestino y un judio …., ayudemos pronto a que ellos puedan vivir como uno …, se podra ?

  12. Menos mal que estos comentarios tuvieron una vuelta de tuerca al final… El artìculo que publicaste anda rondando la Internte en defensa de lo indefendible, el deshumanismo y el nazismo de los israelíes.
    Solo quiero aclarar una cositas:
    _ Los caneanos, primer poblado que arribó a la tierra hoy llamada Palestina, procedieron de la península Arábiga. Por lo tanto, si hacemos caso a la definición que se da por arabés en el artículo, sí, los primeros en habitar Palestina fueron arábes. Ah, por las dudas, los palestinos son arábes…
    Aunque no crea que decir yo fui el primer habitante por eso me pertenece sea una real justificación de la posesión de un territorio. La información es sacada de la Guia del Mundo, libro reconocido, que no creo diga cosas no verificables… Es corroborado por libros de historia Palestina, escrito por israelíes.

    -Sobre el comentario de que la tierra era de los ingleses y estos no la quieren…. ¿Qué decir? Me gustaría que si pudiesen vean la pélicula “Kedma”, un muy buen retrato del desembarco de los judiós en Palestina. Por cierto, la película fue escrita y dirigida por Amos Gitai, israelí- judío. Veanla, si no pusieron a dicho autor en la “lista negra” por considerarlo antipatriota.

    Sobre el conflicto no quiero hablar, vasta ver 2 minutos del informativo, y escuchar las justificaciones de la “operación plomo fundido” para saber que hay algo que realmente no recuerdan de su propia historia…

  13. Los canaanitas no eran arabes, es mas su descendencia desemboco en los fenicios (eran los pueblos canaanitas que vivian en la costa) y los israelitas que vivian sobre la regio de Judea y samaria.

    podes leer sobre eso aca: http://www.imninalu.net/myths-Arabs.htm

  14. Todo muy lindo… Pero ni idea quien escribió ese artívulo… Eran un pueblo arábe cuando llegaron ya que procedian de la península arábiga. Hablaban arábe. Así está en la guía del mundo, libro reconocido internacionalmete… Ah, y estaban en la costa si, y luego se expandieron a todo el teritorio actual de Palestina e Israel, el cual NO HABITABAN NINGÚN PUEBLO JUDËO por aquel entonces (4000 años a.c).
    Estuve tambien averiguando sobre el autor de dicho áriculo, les dejo alguna info: _ Lawrence Auster es un abogado, esritor, reconocido en Estados Unidos, pero no por buenos calificantes. Fue expulsado de su último trabajo, un sitio de información en Internet, por haber escrito un artículo rascista. Es catalogado también como anti-islamita, y anti-inmigración. Él escribio el artículo que subiste.

  15. Me parece que antes que provocar mas desunion y exacerbacion, deberiamos preguntar a todas las poblaciones que conquistaron y los que no lo hicieron el area de Palestina que den una opinion de lo que los Judíos hacen matando a tanta gente. y les aseguro que en este momento deberian estar pensando y actuando en cosas mas útiles.
    Tengan en cuenta que los Iluminati Judios estan manipulando a los de su misma raza, lanzando al mundo en guerras que solamente nacen de la ambicion y el odio que son las cosas mas primitivas del ser humano. Recuerde lo que decian Jesus de los maestros de la ley y los fariseos “Hipocritas camada de vivoras que siguen las leyes de los hombres y no las leyes de Dios” por eso que los judios de esa epoca que solamente se dedicaban a recaudar dinero a sus consanguinios para darsela a los Romanos, como hipocritas que eran no se atrevian a matarlo y se fueron a acusar a los politicos para que ellos lo hicieran tal como lo deseaban en sus oscuras conciencias. Tal parece que en mas de 200 años no hemos cambiado mucho.

  16. Me parece que antes que provocar mas desunion y exacerbacion, deberiamos preguntar a todas las poblaciones que conquistaron y los que no lo hicieron el area de Palestina que den una opinion de lo que los Judíos hacen matando a tanta gente. y les aseguro que en este momento deberian estar pensando y actuando en cosas mas útiles.
    Tengan en cuenta que los Iluminati Judios estan manipulando a los de su misma raza, lanzando al mundo en guerras que solamente nacen de la ambicion y el odio que son las cosas mas primitivas del ser humano. Recuerde lo que decian Jesus de los maestros de la ley y los fariseos “Hipocritas camada de vivoras que siguen las leyes de los hombres y no las leyes de Dios” por eso que los judios de esa epoca que solamente se dedicaban a recaudar dinero a sus consanguinios para darsela a los Romanos, como hipocritas que eran no se atrevian a matarlo y se fueron a acusar a los politicos para que ellos lo hicieran tal como lo deseaban en sus oscuras conciencias. Tal parece que en mas de 2000 años no hemos cambiado mucho.

  17. Aqui un recuento tomado de algunos libros que recomiendo los lean y corroboren sus datos para asi tener una idea mas clara de lo que sucedio y esta

    sucediendo actualmente. Según los autores muchas sociedades secretas como la masoneria, rosacruces, etc, cuyos origenes como instituciones conocidas al

    publico comun provienen desde Europa, aunque sus origenes pueden llevarse a tiempos remotos, estas estan direccionados por grupos de poder judios desde

    antaño y que alinean los acontecimientos historicos para elevarse en el poder politico y economico del mundo, y como veran, muchas veces a costa del

    sufrimiento de su propia raza. Esta informacion es tomada de los siguientes libros , que recomiendo leery por favor enviar comentarios a mi mail, quisiera

    saber la opinion de ustedes:

    http://www.scribd.com/doc/130823/SOCIEDADES-SECRETAS
    http://www.scribd.com/search?query=biggest+secret (de David Icke)

    “Mayer Amschel Bauer compró el banco de su padre en Frankfurt y cambió su nombre por el de Mayer Rothschild se hizo banquero y manipulador para el Príncipe

    William IX de Hesse – Hanau, y asistieron a reuniones Francmasónicas juntos. De acuerdo con el libro, Judíos Y Francmasones En Europa (1723-1939), el

    hermano menor de William, Karl, fue aceptado como la cabeza de francmasones alemanes y miembros de la dinastía Hesse estaban estrechamente involucrados con

    un grupo Francmasónico de Élite llamado la Estricta Observancia. Este fue después llamado los Caballeros Caritativos De La Ciudad Santa, y era conocido en

    Alemania como Los Hermanos de Juan el Bautista. La Casa de Hesse estaba del lado de Hitler en la Segunda Guerra Mundial y el Príncipe Philip de Hesse era

    mensajero entre Hitler y Mussolini. Después de que tomaron el trono británico William y Rothschild hicieron una fortuna prestando soldados (mercenarios) de

    Hesse a los Hanoverianos alemanes”.
    Otro autor dice esto : “Rothschild se convirtió en banquero personal de Guillermo. Cuando el príncipe Guillermo se fugó a Dinamarca, a causa de problemas

    políticos, depositó en el Banco Rothschild el salario de los mercenarios, es decir, 600.000. £ Nathan Rothschild, el hijo mayor de Mayer Amschel, llevó

    consigo el dinero a Londres, y gracias al mismo también él pudo abrir un banco. El oro que sirvió de garantía provenía de la East India Company. Nathan

    logró una valorización del 400% prestando el dinero al Duque de Wellington, quién financió así sus campañas militares, y vendiendo también, más tarde, y de

    forma ilegal, el oro que debía servir de garantía.
    Estas transacciones fueron el origen de la inmensa fortuna de la familia Rothschild. Fue entonces cuando se inició la banca internacional. Cada hijo abrió un

    banco en un país diferente: Amschel en Berlín, Salomón en Viena, Jacob en Paris y Kalmann en Nápoles. Salomón Rothschild era miembro de los francmasones.
    En otro momento durante la epoca de descontento politico causado por Napoleon el hijo mayor de Mayer Rothschild, Nathan, otro Francmasón como la mayoría de

    ellos, robó 600.000 libras que debían haber sido usadas para pagar a los soldados mercenarios. Las llevó a Londres para fundar un banco Rothschild allí. La

    fortuna que hizo de esto financiando la guerra de Wellington con Napoleón y otras “inversiones” manipuladas formó los cimientos de la dinastía. Tanto

    Wellington como Napoleón fueron manipulados y financiados por las mismas personas que incluían al hermano de Napoleón, José Bonaparte, un Grand Master

    Masónico. Los Rothschilds, incluso de acuerdo con algunas de sus propias historias, financiaron constantemente a ambos lados en las guerras. Tramaron estas

    guerras a través de la red de sociedades secretas y su propia operación de inteligencia que continúa hoy. Es llamada Mossad que es oficialmente el servicio

    de inteligencia de Israel. La dinastía de la banca de Rothschild fue creada por Mayer Amschel Bauer. Estas familias cambian sus nombres para esconder sus

    orígenes y el uso y creación de títulos han sido una gran ayuda en esto. Bauer cambió su nombre a Rothschild que vino del escudo rojo (rotes schild en

    alemán) que colgaba sobre la puerta de su casa en Francfort.

    Alemania tras el Tratado de Versalles, que la obligaba a pagar reparaciones por importe de 123 mil millones de
    marcos-oro, y a entregar anualmente el 26% del valor de sus exportaciones. El derrocamiento de la moneda alemana, tras la exigencia de los pagos por

    reparaciones, estaba pues previsto. ¡Se caminaba hacia la inflación crónica! Sumergida en este caos, Alemania pidió el aplazamiento de los pagos en dinero

    líquido de las reparaciones de los dos años siguientes. Los vencedores rechazaron la petición. El 9 de enero de 1923 votaron tres contra uno (Inglaterra votó

    “no”, por orden de la City) para declarar que el Reich alemán estaba atrasado en sus pagos por
    reparaciones. Dos días más tarde las tropas francesas y belgas ocuparon el Ruhr. Pero los obreros alemanes hicieron un llamamiento a la huelga general en esa

    región y la ocupación de los aliados se malogró. Las tropas salieron de ese impasse cuando Alemania declaró estar de acuerdo en aceptar el compromiso

    conocido por el nombre de Plan Dawes.
    El Plan Dawes había sido elaborado por J. P. Morgan, colega de Rothschild y debía conceder a Alemania un crédito de 800 millones US$ en los cuatro primeros

    años. El Plan Dawes fracasó ya que disparaba los pagos de las reparaciones de Alemania. Fue sustituido por el “Plan Young”, que era el nombre del agente de

    Morgan (Owen
    Young). Para saquear más eficientemente al país, los banqueros internacionales crearon en Suiza el “Banco para el Pago Internacional de Cuentas” (B.I.S. –

    Bank of International Settlements). Esto facilitaba los pagos de las reparaciones de las deudas de la Primera Guerra Mundial. Bastaba una transferencia de

    valores de la cuenta de un país a la cuenta de otro, pues los dos mantenían cuenta en ese banco. De esta manera los banqueros sacaban tajada
    extra beneficiándose de los costes y comisiones de las transacciones. El maestro Quingley relata: “Es necesario observar que este sistema (los planes Dawes y

    Young) fue instaurado por banqueros internacionales, y que el préstamo de dinero a Alemania les resultó muy productivo”.
    Es una de las mejores demostraciones del sistema de Maquiavelo. Por un lado, los banqueros apoyaron a todas las partes involucradas en la guerra, y por el

    otro, prestaron también dinero a los alemanes para los pagos de las reparaciones. Cualquier cosa que Alemania decidiese hacer, se sabía de antemano a quién

    recurriría para pedir
    dinero prestado. Era exactamente al mismo grupo que había programado la Primera Guerra Mundial, que la había financiado, dirigido y que se había llenado los

    bolsillos con ella.
    Pero el juego iba más lejos. Era necesario realizar aún grandes proyectos y conseguir metas importantes. Era el turno de una Segunda Guerra Mundial. Los

    enormes capitales americanos que fueron transferidos a Alemania desde 1924 bajo la cobertura del Plan Dawes y del Plan Young constituían la base sobre la que

    Hitler iba a construir toda su maquinaria de guerra.
    Así lo expone el Dr. Anthony C. Sutton en Wall Street and the Rise of Hitler: ” El dinero suministrado a Alemania por el capitalismo americano antes de 1940

    en vistas a preparar la guerra, sólo puede ser calificado de colosal. Sin duda resultó decisivo para el pertrechamiento militar de Alemania. Las pruebas

    permiten comprender que el sector influyente de la economía americana era realmente consciente acerca de la naturaleza del nazismo, y que estaban dispuestos

    a ayudarlo y apoyarlo económicamente por interés personal, sabiendo que aquello acabaría en una guerra que implicaría a Europa y a Estados Unidos” […]
    Conociendo los hechos es imposible alegar ignorancia. Las pruebas tan cuidadosamente establecidas, y que dan testimonio de la amplia implicación de los

    medios bancarios e industriales americanos para instaurar el tercer Reich, están ahora accesibles al público. Podemos encontrarlas en los balances de cuentas

    y en los informes sobre
    auditorías de gobierno, publicadas entre 1928 y 1946 por las diferentes comisiones del Senado y del Congreso. Entre las pruebas más relevantes se encuentran

    las suministradas por el Sub-Comité del Congreso en su investigación sobre la propaganda nazi (House Sub-Comitee Investigate Nazi Propaganda) en 1934; por el

    informe sobre los cárteles, publicado en 1941, por la Comisión Económica Provisoria Nacional del Congreso (House Temporary National Economic Commitee), así

    como por el Sub- Comité del Senado para la Movilización de Guerra, en 1946
    (Senate Subcommitee on War Mobilization).
    Una parte de esta fascinante historia es revelada por el historiador G. Edward Griffin: “Los años precedente a la
    Segunda Guerra Mundial vieron nacer un cártel internacional, con sede central en Alemania, que controlaba la industria química y farmacéutica en el mundo

    entero, y con el que cooperaron 93 países”. Era una fuerza política y económica muy poderosa en algunos lugares de la Tierra. El cártel se denominaba I. G.

    Farben.
    Las iniciales I. G. (Interessengemeinschaft, que significa “Grupos de intereses”) indicaban únicamente que se trataba de un cártel […] En el momento de

    declararse la Segunda Guerra Mundial, I. G. Farben se había convertido en el grupo industrial más importante de toda Europa y la iniciativa química más

    importante del mundo entero.
    Formaba parte de un cártel de un poder y tamaño gigantesco, hecho único en toda la historia.
    I. G. Farben había desarrollado en 1926 un método para lograr gasolina a partir del carbón, y en 1949 firmó un contrato de licencia con la Standard Oil (de

    Rockefeller). Esta última dio a la I. G. Farben 546.000 de sus acciones ordinarias por valor de más de 30 millones US$.
    Dos años más tarde, I. G. Farben firmó el contrato ALIG con Alcoa-Aluminium. I. G. Farben produjo casi la mitad de la gasolina alemana y, más tarde,

    construyó refinerías al lado de los campos de concentración. Los prisioneros eran obligados a trabajos forzados en las refinerías mientras se producía el gas

    destinado a las cámaras de gas.
    El grupo I. G. Farben fue uno de los más importantes trusts controlados por los Rothschild y vertían enormes sumas de dinero en la economía alemana, y

    concretamente en la futura SS.
    El comité directivo de I. G. Farben contaba entre sus miembros a Max y Paul Warburg del Federal Reserve, que poseían grandes bancos en Alemania y Estados

    Unidos. Otros dos miembros del consejo de administración fueron C. E. Mitchell, miembro del consejo de administración de la Reserva Federal y del National

    City Bank, y H. A. Metz del Bank of Manhattan.
    Herman Schmitz, presidente del I. G. Farber, formaba parte, al mismo tiempo, del comité directivo del Deutsche Bank y del Banco para el Pago Internacional de

    Cuentas. Los hermanos Averell y Roland Harriman (iniciados en 1917 en la Skull & Bones) aportaron, a través del Union Bank, fuertes sumas para financiar a

    los nazis. De igual forma, las filiales de ITT y de General Electric sostuvieron directamente a las SS del Reich. James Martin, jefe del servicio de negocios

    relativos a la guerra económica del Ministerio de Justicia, investigó sobre la organización de la industria nazi y citó los siguientes hechos en su libro All

    Honorable Men (P. 70): “El principal agente de unión entre Hitler y los adinerados barones de Wall Street fue Hjalmar Horace Greely Schacht, presidente del

    banco del Reich, cuya familia estaba estrechamente relacionada con la elite de las finanzas internacionales”. Schacht fue el cerebro del Plan Young (plan de

    reconstrucción por intermedio del agente Morgan, Owen Young) y también del Banco para el Pago Internacional de Cuentas. El plan concebido por Schacht

    funcionó a la perfección y contribuyó a que los acontecimientos se volvieran explosivos en la república de Weimar. El Dr. Fritz Thyssen, industrial alemán,

    explicó
    que sólo se apuntó al partido nazi cuando verificó que para impedir el hundimiento total de Alemania, tenái que luchar contra el plan Young. […] La

    aceptación del plan Young y de sus principios económicos incrementó cada vez más el desempleo; pronto se pudo contar un millón de parados.
    He aquí terreno abonado que la Sociedad Thule sólo tenía que utilizar, sirviéndose de la herramienta de que disponía en la persona de Adolf Hitler.
    Después del crash de 1931, la industria alemana estaba casi en bancarrota. Fritz Thyssen se adhirió oficialmente al partido nazi y apoyó a Adolf Hitler. La

    mayor parte de su fortuna pasó a través del Bank voor Handel, a su vez controlado por el Union- Bank. El Union-Bank era una alianza entre Thyssen y Harriman.

    Lancemos una ojeada
    sobre la lista de directores: cuatro entre ocho eran miembros de la Skull & Bones, y dos eran nazis.
    Harriman financiaba, al mismo tiempo a los soviéticos y a los nazis por intermedio del Brown Bros. Harriman Bank. Uno de sus más próximos colaboradores fue

    Prescott Bush, padre de George Bush, ex presidente de los Estados Unidos. Prescott y George Bush son, ambos, miembros de la Skull & Bones.
    Hasta 1936, más de 100 firmas americanas estuvieron implicadas en la construcción de la maquinaria de guerra alemana. Entre otras, la General Motores, Ford,

    Internacional Harvester y Du Pont. En todo el caso, el interés de los inversores no era el de hacer negocio a corto plazo ya que el contrato entre esas

    firmas y el gobierno alemán
    estipulaba que aquellas no tenían derecho a sacar un solo céntimo de Alemania.
    Las ganancias aparecerían sólo cinco años más tarde, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbour, arrastrando con eso a Estados Unidos a la guerra.

    Evidentemente, todo había sido ya preparado hasta en sus más mínimos detalles. Entre tanto, sólo los iniciados estaban al corriente de los hechos.
    Des Griffin resume los últimos acontecimientos de esta manera: “Los banqueros internacionales y sus agentes se hallan en el origen de la situación que

    desencadenó la Primera Guerra Mundial. De ella obtuvieron suculentos despojos. Financiaron la revolución rusa y consiguieron el control de ese gran país.

    Manipularon los acontecimientos en la Europa de la postguerra para “provocar una situación” (según las propias palabras de Edward Stanton) que

    financieramente hablando les llevó “al séptimo cielo”. Utilizaron fondos americanos que les permitieron embolsarse enormes comisiones para “equipar a la

    industria alemana con instalaciones técnicas de alto
    nivel”, y elevarla así a un segundo puesto de la situación mundial. Esos buitres sin escrúpulos que detentaban los monopolios manipularon y utilizaron a los

    alemanes, explotándoles tanto y tan bien que merecen su encono para siempre. Mientras colocaban bajo sus pies a la industria alemana, luchando al mismo

    tiempo contra el pueblo alemán, iban a permitir la entrada en el escenario político de un hombre fuerte.
    Éste, a su vez, se ganaría a las masas para su “causa” prometiendo librarlos de las rapiñas financieras internacionales. La Alemania de los años 30 era una

    bomba de efecto retardado, fabricada por los banqueros internacionales. Estaba en espera de que entrase en escena y tomase el poder una persona como Hitler.

    Des Griffin: Die Absteiger, P. 176
    Cuando Hitler se entero de la manipulacion Judia en los Protocolos de Sion para la instauracion del caos mundial, esta fue su justificacion para la opresión

    a los Judíos. En pocas palabras los judios sufrieron a causa de la ambicion de poder de otros de su propia sangre.”

    En 1946 la Fundación Rockefeller donó 139.000 US$ para que se presentase al público una versión oficial de la Segunda Guerra Mundial que camuflase el apoyo

    de los banqueros americanos a la edificación del régimen nazi, y que mantuviese también silenciada la ideología mística y oculta de ese régimen. Uno de los

    principales patrocinadores era la Standard Oil Corp. de Rockefeller.

    La guerra abrió camino para la fundación del Estado de Israel, como estaba programado desde 1871. En Europa las heridas cicatrizaban lentamente, y la

    atención mundial se volcó sobre Oriente Medio, donde los sionistas estaban en vías de establecer el Estado de Israel en Palestina. El asesinato de Lord Moyne

    por parte de dos sionistas suscitó una viva reacción en Inglaterra. Con ocasión del Congreso Sionista de 1946 en Ginebra, se decidió recurrir al terrorismo

    para construir el Estado sionista. Así fue como nacieron numerosas organizaciones terroristas en Palestina, cuya finalidad era de crear por la fuerza, el

    Estado de Israel.
    Las dos más importantes fueron el Irgun Zvai Leumi de Menahem Begin, y el Grupo Stern de Yitzhak Shamir. Cuando los árabes hicieron correr cada vez más y más

    sangre atacando a los ingleses en Palestina, se apeló a la ONU, que el 29 de noviembre de 1947 decidió la división de Palestina en dos estados

    independientes: uno árabe, y el otro judío. Este principio de división de un Estado para gobernarlo nos es bien conocido desde los tiempos de Roma: Divide et

    Impera (Divide y vencerás). Es la garantía de discordias que no acaban nunca. Y tal fue el caso. La separación suscitó perturbaciones aún más sangrientas,

    que obligaron a la ONU a retirarse. Los sionistas lo aprovecharon para repartirse arbitrariamente Palestina. El Grupo de Stern y el Irgun Zvai Leumi (bajo la

    dirección de Beguin) atacaron la ciudad de Deir Yasin y degollaron a todas las personas, como señal de advertencia en el caso de que los árabes continuasen

    resistiendo.
    Estos se refugiaron en los países vecinos, salvo algunos que se agruparon bajo la dirección de Yasser Arafat y de la OLP. La declaración de independencia de

    Israel el 14 de mayo de 1948 causó numerosos desórdenes. Desde entonces, Oriente Medio es un foco que fomenta odios y asesinatos. Pero eso encajaba

    perfectamente con las finalidades perseguidas por los Illuminati (Ver el plan N.° 3 de Albert Pike).

  18. Aqui un recuento tomado de algunos libros que recomiendo los lean y corroboren sus datos para asi tener una idea mas clara de lo que sucedio y esta

    sucediendo actualmente. Según los autores muchas sociedades secretas como la masoneria, rosacruces, etc, cuyos origenes como instituciones conocidas al

    publico comun provienen desde Europa, aunque sus origenes pueden llevarse a tiempos remotos, estas estan direccionados por grupos de poder judios desde

    antaño y que alinean los acontecimientos historicos para elevarse en el poder politico y economico del mundo, y como veran, muchas veces a costa del

    sufrimiento de su propia raza. Esta informacion es tomada de los siguientes libros , que recomiendo leery por favor enviar comentarios a mi mail, quisiera

    saber la opinion de ustedes:

    http://www.scribd.com/doc/130823/SOCIEDADES-SECRETAS
    http://www.scribd.com/search?query=biggest+secret (de David Icke)

    “Mayer Amschel Bauer compró el banco de su padre en Frankfurt y cambió su nombre por el de Mayer Rothschild se hizo banquero y manipulador para el Príncipe

    William IX de Hesse – Hanau, y asistieron a reuniones Francmasónicas juntos. De acuerdo con el libro, Judíos Y Francmasones En Europa (1723-1939), el

    hermano menor de William, Karl, fue aceptado como la cabeza de francmasones alemanes y miembros de la dinastía Hesse estaban estrechamente involucrados con

    un grupo Francmasónico de Élite llamado la Estricta Observancia. Este fue después llamado los Caballeros Caritativos De La Ciudad Santa, y era conocido en

    Alemania como Los Hermanos de Juan el Bautista. La Casa de Hesse estaba del lado de Hitler en la Segunda Guerra Mundial y el Príncipe Philip de Hesse era

    mensajero entre Hitler y Mussolini. Después de que tomaron el trono británico William y Rothschild hicieron una fortuna prestando soldados (mercenarios) de

    Hesse a los Hanoverianos alemanes”.
    Otro autor dice esto : “Rothschild se convirtió en banquero personal de Guillermo. Cuando el príncipe Guillermo se fugó a Dinamarca, a causa de problemas

    políticos, depositó en el Banco Rothschild el salario de los mercenarios, es decir, 600.000. £ Nathan Rothschild, el hijo mayor de Mayer Amschel, llevó

    consigo el dinero a Londres, y gracias al mismo también él pudo abrir un banco. El oro que sirvió de garantía provenía de la East India Company. Nathan

    logró una valorización del 400% prestando el dinero al Duque de Wellington, quién financió así sus campañas militares, y vendiendo también, más tarde, y de

    forma ilegal, el oro que debía servir de garantía.
    Estas transacciones fueron el origen de la inmensa fortuna de la familia Rothschild. Fue entonces cuando se inició la banca internacional. Cada hijo abrió un

    banco en un país diferente: Amschel en Berlín, Salomón en Viena, Jacob en Paris y Kalmann en Nápoles. Salomón Rothschild era miembro de los francmasones.
    En otro momento durante la epoca de descontento politico causado por Napoleon el hijo mayor de Mayer Rothschild, Nathan, otro Francmasón como la mayoría de

    ellos, robó 600.000 libras que debían haber sido usadas para pagar a los soldados mercenarios. Las llevó a Londres para fundar un banco Rothschild allí. La

    fortuna que hizo de esto financiando la guerra de Wellington con Napoleón y otras “inversiones” manipuladas formó los cimientos de la dinastía. Tanto

    Wellington como Napoleón fueron manipulados y financiados por las mismas personas que incluían al hermano de Napoleón, José Bonaparte, un Grand Master

    Masónico. Los Rothschilds, incluso de acuerdo con algunas de sus propias historias, financiaron constantemente a ambos lados en las guerras. Tramaron estas

    guerras a través de la red de sociedades secretas y su propia operación de inteligencia que continúa hoy. Es llamada Mossad que es oficialmente el servicio

    de inteligencia de Israel. La dinastía de la banca de Rothschild fue creada por Mayer Amschel Bauer. Estas familias cambian sus nombres para esconder sus

    orígenes y el uso y creación de títulos han sido una gran ayuda en esto. Bauer cambió su nombre a Rothschild que vino del escudo rojo (rotes schild en

    alemán) que colgaba sobre la puerta de su casa en Francfort.

    Alemania tras el Tratado de Versalles, que la obligaba a pagar reparaciones por importe de 123 mil millones de
    marcos-oro, y a entregar anualmente el 26% del valor de sus exportaciones. El derrocamiento de la moneda alemana, tras la exigencia de los pagos por

    reparaciones, estaba pues previsto. ¡Se caminaba hacia la inflación crónica! Sumergida en este caos, Alemania pidió el aplazamiento de los pagos en dinero

    líquido de las reparaciones de los dos años siguientes. Los vencedores rechazaron la petición. El 9 de enero de 1923 votaron tres contra uno (Inglaterra votó

    “no”, por orden de la City) para declarar que el Reich alemán estaba atrasado en sus pagos por
    reparaciones. Dos días más tarde las tropas francesas y belgas ocuparon el Ruhr. Pero los obreros alemanes hicieron un llamamiento a la huelga general en esa

    región y la ocupación de los aliados se malogró. Las tropas salieron de ese impasse cuando Alemania declaró estar de acuerdo en aceptar el compromiso

    conocido por el nombre de Plan Dawes.
    El Plan Dawes había sido elaborado por J. P. Morgan, colega de Rothschild y debía conceder a Alemania un crédito de 800 millones US$ en los cuatro primeros

    años. El Plan Dawes fracasó ya que disparaba los pagos de las reparaciones de Alemania. Fue sustituido por el “Plan Young”, que era el nombre del agente de

    Morgan (Owen
    Young). Para saquear más eficientemente al país, los banqueros internacionales crearon en Suiza el “Banco para el Pago Internacional de Cuentas” (B.I.S. –

    Bank of International Settlements). Esto facilitaba los pagos de las reparaciones de las deudas de la Primera Guerra Mundial. Bastaba una transferencia de

    valores de la cuenta de un país a la cuenta de otro, pues los dos mantenían cuenta en ese banco. De esta manera los banqueros sacaban tajada
    extra beneficiándose de los costes y comisiones de las transacciones. El maestro Quingley relata: “Es necesario observar que este sistema (los planes Dawes y

    Young) fue instaurado por banqueros internacionales, y que el préstamo de dinero a Alemania les resultó muy productivo”.
    Es una de las mejores demostraciones del sistema de Maquiavelo. Por un lado, los banqueros apoyaron a todas las partes involucradas en la guerra, y por el

    otro, prestaron también dinero a los alemanes para los pagos de las reparaciones. Cualquier cosa que Alemania decidiese hacer, se sabía de antemano a quién

    recurriría para pedir
    dinero prestado. Era exactamente al mismo grupo que había programado la Primera Guerra Mundial, que la había financiado, dirigido y que se había llenado los

    bolsillos con ella.
    Pero el juego iba más lejos. Era necesario realizar aún grandes proyectos y conseguir metas importantes. Era el turno de una Segunda Guerra Mundial. Los

    enormes capitales americanos que fueron transferidos a Alemania desde 1924 bajo la cobertura del Plan Dawes y del Plan Young constituían la base sobre la que

    Hitler iba a construir toda su maquinaria de guerra.
    Así lo expone el Dr. Anthony C. Sutton en Wall Street and the Rise of Hitler: ” El dinero suministrado a Alemania por el capitalismo americano antes de 1940

    en vistas a preparar la guerra, sólo puede ser calificado de colosal. Sin duda resultó decisivo para el pertrechamiento militar de Alemania. Las pruebas

    permiten comprender que el sector influyente de la economía americana era realmente consciente acerca de la naturaleza del nazismo, y que estaban dispuestos

    a ayudarlo y apoyarlo económicamente por interés personal, sabiendo que aquello acabaría en una guerra que implicaría a Europa y a Estados Unidos” […]
    Conociendo los hechos es imposible alegar ignorancia. Las pruebas tan cuidadosamente establecidas, y que dan testimonio de la amplia implicación de los

    medios bancarios e industriales americanos para instaurar el tercer Reich, están ahora accesibles al público. Podemos encontrarlas en los balances de cuentas

    y en los informes sobre
    auditorías de gobierno, publicadas entre 1928 y 1946 por las diferentes comisiones del Senado y del Congreso. Entre las pruebas más relevantes se encuentran

    las suministradas por el Sub-Comité del Congreso en su investigación sobre la propaganda nazi (House Sub-Comitee Investigate Nazi Propaganda) en 1934; por el

    informe sobre los cárteles, publicado en 1941, por la Comisión Económica Provisoria Nacional del Congreso (House Temporary National Economic Commitee), así

    como por el Sub- Comité del Senado para la Movilización de Guerra, en 1946
    (Senate Subcommitee on War Mobilization).
    Una parte de esta fascinante historia es revelada por el historiador G. Edward Griffin: “Los años precedente a la
    Segunda Guerra Mundial vieron nacer un cártel internacional, con sede central en Alemania, que controlaba la industria química y farmacéutica en el mundo

    entero, y con el que cooperaron 93 países”. Era una fuerza política y económica muy poderosa en algunos lugares de la Tierra. El cártel se denominaba I. G.

    Farben.
    Las iniciales I. G. (Interessengemeinschaft, que significa “Grupos de intereses”) indicaban únicamente que se trataba de un cártel […] En el momento de

    declararse la Segunda Guerra Mundial, I. G. Farben se había convertido en el grupo industrial más importante de toda Europa y la iniciativa química más

    importante del mundo entero.
    Formaba parte de un cártel de un poder y tamaño gigantesco, hecho único en toda la historia.
    I. G. Farben había desarrollado en 1926 un método para lograr gasolina a partir del carbón, y en 1949 firmó un contrato de licencia con la Standard Oil (de

    Rockefeller). Esta última dio a la I. G. Farben 546.000 de sus acciones ordinarias por valor de más de 30 millones US$.
    Dos años más tarde, I. G. Farben firmó el contrato ALIG con Alcoa-Aluminium. I. G. Farben produjo casi la mitad de la gasolina alemana y, más tarde,

    construyó refinerías al lado de los campos de concentración. Los prisioneros eran obligados a trabajos forzados en las refinerías mientras se producía el gas

    destinado a las cámaras de gas.
    El grupo I. G. Farben fue uno de los más importantes trusts controlados por los Rothschild y vertían enormes sumas de dinero en la economía alemana, y

    concretamente en la futura SS.
    El comité directivo de I. G. Farben contaba entre sus miembros a Max y Paul Warburg del Federal Reserve, que poseían grandes bancos en Alemania y Estados

    Unidos. Otros dos miembros del consejo de administración fueron C. E. Mitchell, miembro del consejo de administración de la Reserva Federal y del National

    City Bank, y H. A. Metz del Bank of Manhattan.
    Herman Schmitz, presidente del I. G. Farber, formaba parte, al mismo tiempo, del comité directivo del Deutsche Bank y del Banco para el Pago Internacional de

    Cuentas. Los hermanos Averell y Roland Harriman (iniciados en 1917 en la Skull & Bones) aportaron, a través del Union Bank, fuertes sumas para financiar a

    los nazis. De igual forma, las filiales de ITT y de General Electric sostuvieron directamente a las SS del Reich. James Martin, jefe del servicio de negocios

    relativos a la guerra económica del Ministerio de Justicia, investigó sobre la organización de la industria nazi y citó los siguientes hechos en su libro All

    Honorable Men (P. 70): “El principal agente de unión entre Hitler y los adinerados barones de Wall Street fue Hjalmar Horace Greely Schacht, presidente del

    banco del Reich, cuya familia estaba estrechamente relacionada con la elite de las finanzas internacionales”. Schacht fue el cerebro del Plan Young (plan de

    reconstrucción por intermedio del agente Morgan, Owen Young) y también del Banco para el Pago Internacional de Cuentas. El plan concebido por Schacht

    funcionó a la perfección y contribuyó a que los acontecimientos se volvieran explosivos en la república de Weimar. El Dr. Fritz Thyssen, industrial alemán,

    explicó
    que sólo se apuntó al partido nazi cuando verificó que para impedir el hundimiento total de Alemania, tenái que luchar contra el plan Young. […] La

    aceptación del plan Young y de sus principios económicos incrementó cada vez más el desempleo; pronto se pudo contar un millón de parados.
    He aquí terreno abonado que la Sociedad Thule sólo tenía que utilizar, sirviéndose de la herramienta de que disponía en la persona de Adolf Hitler.
    Después del crash de 1931, la industria alemana estaba casi en bancarrota. Fritz Thyssen se adhirió oficialmente al partido nazi y apoyó a Adolf Hitler. La

    mayor parte de su fortuna pasó a través del Bank voor Handel, a su vez controlado por el Union- Bank. El Union-Bank era una alianza entre Thyssen y Harriman.

    Lancemos una ojeada
    sobre la lista de directores: cuatro entre ocho eran miembros de la Skull & Bones, y dos eran nazis.
    Harriman financiaba, al mismo tiempo a los soviéticos y a los nazis por intermedio del Brown Bros. Harriman Bank. Uno de sus más próximos colaboradores fue

    Prescott Bush, padre de George Bush, ex presidente de los Estados Unidos. Prescott y George Bush son, ambos, miembros de la Skull & Bones.
    Hasta 1936, más de 100 firmas americanas estuvieron implicadas en la construcción de la maquinaria de guerra alemana. Entre otras, la General Motores, Ford,

    Internacional Harvester y Du Pont. En todo el caso, el interés de los inversores no era el de hacer negocio a corto plazo ya que el contrato entre esas

    firmas y el gobierno alemán
    estipulaba que aquellas no tenían derecho a sacar un solo céntimo de Alemania.
    Las ganancias aparecerían sólo cinco años más tarde, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbour, arrastrando con eso a Estados Unidos a la guerra.

    Evidentemente, todo había sido ya preparado hasta en sus más mínimos detalles. Entre tanto, sólo los iniciados estaban al corriente de los hechos.
    Des Griffin resume los últimos acontecimientos de esta manera: “Los banqueros internacionales y sus agentes se hallan en el origen de la situación que

    desencadenó la Primera Guerra Mundial. De ella obtuvieron suculentos despojos. Financiaron la revolución rusa y consiguieron el control de ese gran país.

    Manipularon los acontecimientos en la Europa de la postguerra para “provocar una situación” (según las propias palabras de Edward Stanton) que

    financieramente hablando les llevó “al séptimo cielo”. Utilizaron fondos americanos que les permitieron embolsarse enormes comisiones para “equipar a la

    industria alemana con instalaciones técnicas de alto
    nivel”, y elevarla así a un segundo puesto de la situación mundial. Esos buitres sin escrúpulos que detentaban los monopolios manipularon y utilizaron a los

    alemanes, explotándoles tanto y tan bien que merecen su encono para siempre. Mientras colocaban bajo sus pies a la industria alemana, luchando al mismo

    tiempo contra el pueblo alemán, iban a permitir la entrada en el escenario político de un hombre fuerte.
    Éste, a su vez, se ganaría a las masas para su “causa” prometiendo librarlos de las rapiñas financieras internacionales. La Alemania de los años 30 era una

    bomba de efecto retardado, fabricada por los banqueros internacionales. Estaba en espera de que entrase en escena y tomase el poder una persona como Hitler.

    Des Griffin: Die Absteiger, P. 176
    Cuando Hitler se entero de la manipulacion Judia en los Protocolos de Sion para la instauracion del caos mundial, esta fue su justificacion para la opresión

    a los Judíos. En pocas palabras los judios sufrieron a causa de la ambicion de poder de otros de su propia sangre.”

    En 1946 la Fundación Rockefeller donó 139.000 US$ para que se presentase al público una versión oficial de la Segunda Guerra Mundial que camuflase el apoyo

    de los banqueros americanos a la edificación del régimen nazi, y que mantuviese también silenciada la ideología mística y oculta de ese régimen. Uno de los

    principales patrocinadores era la Standard Oil Corp. de Rockefeller.

    La guerra abrió camino para la fundación del Estado de Israel, como estaba programado desde 1871. En Europa las heridas cicatrizaban lentamente, y la

    atención mundial se volcó sobre Oriente Medio, donde los sionistas estaban en vías de establecer el Estado de Israel en Palestina. El asesinato de Lord Moyne

    por parte de dos sionistas suscitó una viva reacción en Inglaterra. Con ocasión del Congreso Sionista de 1946 en Ginebra, se decidió recurrir al terrorismo

    para construir el Estado sionista. Así fue como nacieron numerosas organizaciones terroristas en Palestina, cuya finalidad era de crear por la fuerza, el

    Estado de Israel.
    Las dos más importantes fueron el Irgun Zvai Leumi de Menahem Begin, y el Grupo Stern de Yitzhak Shamir. Cuando los árabes hicieron correr cada vez más y más

    sangre atacando a los ingleses en Palestina, se apeló a la ONU, que el 29 de noviembre de 1947 decidió la división de Palestina en dos estados

    independientes: uno árabe, y el otro judío. Este principio de división de un Estado para gobernarlo nos es bien conocido desde los tiempos de Roma: Divide et

    Impera (Divide y vencerás). Es la garantía de discordias que no acaban nunca. Y tal fue el caso. La separación suscitó perturbaciones aún más sangrientas,

    que obligaron a la ONU a retirarse. Los sionistas lo aprovecharon para repartirse arbitrariamente Palestina. El Grupo de Stern y el Irgun Zvai Leumi (bajo la

    dirección de Beguin) atacaron la ciudad de Deir Yasin y degollaron a todas las personas, como señal de advertencia en el caso de que los árabes continuasen

    resistiendo.
    Estos se refugiaron en los países vecinos, salvo algunos que se agruparon bajo la dirección de Yasser Arafat y de la OLP. La declaración de independencia de

    Israel el 14 de mayo de 1948 causó numerosos desórdenes (Incluido actividades terrosristas con asesinatos – esta nota es tomada del Encarta). Desde entonces, Oriente Medio es un foco que fomenta odios y asesinatos. Pero eso encajaba

    perfectamente con las finalidades perseguidas por los Illuminati (Ver el plan N.° 3 de Albert Pike).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: