Carlos Escudé y Luis D’elia, sobre Iran

Waldo, de internet judía grabó y editó las parte mas interesantes de un debate entre el analista internacional Carlos Escudé y el ya conocido Luís D’elia:

¿Si le voy a responder a D’elia desde este blog?  No, ya fue todo dicho

14 comentarios

  1. Muy interesante bien por Waldo, saludos

  2. El señor Carlos Escudé, en política internacional, defiende a Israel. Pero no lo hace por ser amigo de los judíos, sino por ser un agente del Imperio Británico.
    Los argentinos judíos y progresistas deben repudiar a individuos como Escudé, que tanto daño hacen al país con su prédica en favor de los emprendimientos militares del “mundo occidental y cristiano”

  3. Debemos ser agradecidos con todo el que defiende el estado de Israel. Sobre todo si no es judío.

  4. ¿Un agente del imperio británico? Muchas peliculas de espías…

  5. Gabriel:
    Ver muchas películas de espías no me lleva a sostener que Escudé trabaja para el Reino Unido. Lo que me lleva a sostenerlo es la lectura de los libros de Escudé, el conocimiento de su trayectoria y el espectáculo lamentable que nos brinda con sus aportes periodísticos en televisión y en el diario “La Nación”.
    Infotzion:
    ¿Agradecidos a cualquiera que defienda a Israel? ¿Debemos agraderle a Bush y a sus halcones genocidas que “en defensa de Israel” hayan matado cientos de miles de iraquíes con el pretexto de las armas de destrucción masiva (que se les prohíbe tener a los iraquíes, quienes además no las tenían, pero no a los aliados de EEUU, como Israel)? ¿Debemos agradecerles si mañana atacan Irán? Yo no saco la conclusión que vos sacás cuando veo a un monstruo defender a Israel. Lo que yo hago es preguntarme: ¿qué clase de estado es el estado Judío, que sus defensores son personajes como Bush o Escudé?

  6. En el caso de que Bush proteja a Israel, por supuesto que voy a estar agradecido por hacerlo. Después que hace o que no hace en Irak es otro tema, ahí no tenga nada que agradecerle. Aunque tengo mis dudas de que Bush realmente proteja a Israel, pero si lo hizo o lo hace, solo por eso le estare agradecido.

  7. En el caso de Escudé tengo la oportunidad de conocerlo personalmente y disiento en muchas cosas con el. Pero soy agradecido a la hora que defiende Israel.

  8. Sionista:

    ¿No te cabe en tu cabeza la idea de que Escudé piensa distinto que vos? O sea, para vos toda la gente que no cree en las mismas cosas que vos, o que no tiene la misma ideología que vos, pasa a ser un “agente del imperio británico”, o “agente del imperio yanqui”, etc.

    ¿No te cabe la posibilidad de pensar que la gente tiene opiniones distintas, sin necesidad de ser “un agente de..”?

  9. Chicos, les escribe este agente del “Imperio Británico”, que por supuesto sigue en su esplendor y aún merece tal título.

    ¿Supongo que mis libros “Gran Bretaña, Estados Unidos y la Declinación Argentina, 1942-1949” (1983, Belgrano, cuatro ediciones, la última aún disponible) y “La Argentina vs. las Grandes Potencias: el precio del desafío” (1986)habrán convencido a algunos de que soy tal agente? “Sionista” dice haberlos leído, pero evidentemente no los leyó, porque yo allí culpo a EE.UU. y a Gran Bretaña de algunas cosas que le pasaron a Argentina (no de todas, por supuesto). Pero es fácil pretender haberme leído frente a gente que no me leyó.

    Otro tanto pasa con mis artículos en La Nación. ¿Se puede saber cuál de ellos le dejo tal impresión a “Sionista”? No leyó ninguno. Reproduzco abajo el artículo más reciente en el que hago mención de Gran Bretaña para que juzguen ustedes. Es de 2005, se titula “Renegociaciones con Trampa”, y allí justifico el canje de deuda articulado por Kirchner, diciendo que no es diferente de la manera en que nos estafaron los británicos cuando nos vendieron los ferrocarriles, cambiándolos por la deuda que ellos entonces tenían con nosotros.

    Todo esto, por supuesto, está RIGUROSAMENTE documentado en el primero de los libros que cito, basado en documentos desclasificados (antes secretos) de los archivos británicos.

    ¿Saben una cosa? No creo que Sionista sea sionista. Abajo copio el artículo mencionados. Saludos. Carlos Escudé

    RENEGOCIACIONES CON TRAMPA
    Por Carlos Escudé
    Para LA NACION

    El exitoso canje de la deuda materializado por el gobierno de Néstor Kirchner, que ahorra ingentes sumas de divisas al país a cambio de una violación de principios vinculados con el derecho de propiedad, obliga a recapacitar sobre algunos episodios de la historia contemporánea argentina. Me refiero específicamente al proceso por el que nuestro país pasó de acreedor a deudor neto, a fines de la década del 40 y principios de la del 50.

    A principios de la Segunda Guerra Mundial, las relaciones financieras entre Gran Bretaña y la Argentina se regularon por un modus vivendi negociado en octubre de 1939. Porque se sabía que mientras durara la guerra, los británicos no podrían liquidar en efectivo sus saldos comerciales deficitarios, el acuerdo incluyó una garantía de reserva en oro para los saldos bloqueados que se acumularan en nuestra cuenta en Londres.

    Pero el 25 de octubre de 1940 esta garantía fue sustituida por otra, de revaluación en oro. De esta manera, el Banco de Inglaterra adquiría mayor capacidad financiera, ya que su capacidad de endeudamiento no estaría limitada por su capacidad para reservar oro. A la vez, la Argentina se tornaba más vulnerable a la casi necesaria inconvertibilidad de la libra, que sobrevendría cuando llegara el momento de cobrar las sumas adeudadas.

    Este fue el primer eslabón de la trampa financiera por la que, literalmente, la Argentina fue estafada en sus acreencias algunos años más tarde. Durante la guerra y la inmediata posguerra nuestros favorables saldos aumentaron vertiginosamente, ya que Gran Bretaña no podía exportar los bienes de capital que el gobierno argentino deseaba adquirir para su plan de industrialización, ni tampoco las cantidades de carbón y textiles que exportaba antes de la guerra.

    Para regularizar esta situación, el 17 de septiembre de 1946 se firmó el acuerdo Eady-Miranda, que establecía que los saldos previos permanecerían bloqueados, excepto para la repatriación de deuda pública y de inversiones británicas (como los ferrocarriles). Pero el comercio y los pagos “futuros” habrían de ser libremente convertibles a dólares.

    De esta manera, la Argentina podría continuar su tradicional triangulación del comercio, comprando en los Estados Unidos con libras ganadas en Gran Bretaña.

    Además, el Reino Unido se comprometía a comprar el saldo exportable de carne de la República Argentina, y a cambio se hacía de una provisión para la formación de una empresa de propiedad conjunta para la explotación de los ferrocarriles.

    Este fue el segundo elemento de la trampa en que, en ese entonces, cayó el gobierno argentino. Hacia 1946, los ferrocarriles se habían convertido en una carga para los británicos, ya que no se habían realizado inversiones en ellos desde la gran depresión de 1930, debido, en parte, al temor de sus dueños de que los impuestos que se les cobraban aumentaran fuertemente cuando en 1947 caducara la ley Mitre, que los limitaba.

    Yo descubrí intentos británicos de vender los desvencijados ferrocarriles desde 1943, pero existen anteriores, de 1939 y 1940. La nueva condición de la Argentina como país acreedor abría nuevas oportunidades, que estuvieron en la mira británica desde muy temprano, y el proyecto de vender a la Argentina se convirtió en objetivo estratégico secreto a partir de una reunión en el Tesoro británico, del 15 de noviembre de 1945, en la que participaron el Banco de Inglaterra, el Foreign Office y el Consejo de Comercio.

    El acuerdo Eady-Miranda montaba el escenario para concretar este anhelo británico, pero la situación financiera del Reino Unido era tan precaria que el 20 de agosto de 1947 se vieron “obligados” a violarlo, suspendiendo unilateralmente la convertibilidad de la libra, lo que en la práctica significaba un default respecto de la deuda con la Argentina.

    La deuda británica total, principalmente con los Estados Unidos, era tan pesada que si la cláusula de convertibilidad seguía vigente universalmente, la libra esterlina colapsaría y las fuerzas británicas en Europa tendrían que replegarse. Antes de violar los tratados, los británicos consultaron, por supuesto, con los Estados Unidos, pero con nadie más.

    Recibieron el visto bueno norteamericano y nos dejaron en la estacada, un poco como nosotros ahora estafamos con sus acreencias a ahorristas italianos y japoneses. Esto constituyó una negativa ilegal por parte del Reino Unido a pagar sus deudas a países débiles, a no ser que esa deuda se saldara con los bienes o productos que los británicos estuviesen dispuestos a vender. Se aceptaba o se rechazaba, corriendo el riesgo de nunca más ver el dinero, un poco como el canje que ahora les impusimos a tenedores de bonos locales y extranjeros.

    Nosotros terminamos comprando los ferrocarriles, “voluntariamente”. Los tenedores de bonos terminaron aceptando el canje, también “voluntariamente”.

    En situaciones de emergencia los países serios hacen estas cosas. Cuando son poderosos se salen con la suya. No son aconsejables para los Estados débiles porque los costos suelen ser mayores que los beneficios. Pero en el caso actual, considerando la abyecta miseria de la mitad de los 40 millones de argentinos, el Gobierno sólo amerita la más entusiasta de las felicitaciones.

  10. Estimado Escudé: si es Ud. realmente y se acercó al REJUNTE, lo felicito, y de paso felicito a Klovs por tener un blog tan grosso que escritores reales vienen y comentan… si es alguien firmando con ese nick, también es muy bueno…

    En cuanto a Sionista, no sólo NO es Sionista (en otro post comentó estar en contra de todas las definiciones posibles de sionismo), sino que además parece ser bastante ignorante:

    * Gran Bretaña fue, durante muchos años, el enemigo número uno del Sionismo: favoreció a los árabes de “Palestina”, prohibió la inmigración durante la época del nazismo (Libro Blanco), lo que impidió que millones de judíos europeos se salvaran de la muerte. Arrestó constantemente a los líderes del “ishuv” (asentamiento judío en Eretz Israel), mantuvo a algunos durante largos tiempos en la cárcel y mató a varios. A sobrevivientes del nazismo que llegaban al fin de la Segunda Guerra o los mandaban a campamentos en Chipre o los encerraban en un símil de campos de concentración (aunque sin camaras de gas, obvio!) que quedaba en Atlit.
    * Al independizarse Israel, no sólo hizo las cosas más difíciles para el nuevo estado, sino que armó y dirigió al Estado de Transjordania en su ataque a Israel.

    Pero claro, “ISRAEL se creó como punta de lanza del imperialismo británico, bla bla bla”…

  11. Aprovecho este espacio que de repente parece haber adquirido tanta categoria, para hacer una humilde reflexion desde mi poca informacion de primera mano con respecto a este tema.
    Las opiniones vertidas por cada uno de quienes escriben en este sitio son respetables aunque aparentemente poco fundamentadas en algunos casos.
    Me pareceria interesante hacer una division entre como deberia ser la politica exterior de los paises, o mejor dicho como justifican su accionar en pos de una legitimidad ya sea interna o internacional, y como resulta en realidad.
    Esperando no pecar de realista o pragmatico sin remedio, creo que las lineas de politica internacional por parte de los estados son llevadas a cabo por intereses ulteriores a quienes la dirigen, ya sean estos de caracter defensivo (estrategico-militar) o economico.
    Para ser breve tambien me gustaria señalar que no me parece correcto ubicar los intereses de manera homogenea y monolitica, tanto historica como espacialmente.

    Saludos. Mariano

    PD: no existe tal cosa como un agente al estilo KGB en este caso, aunque es innegable la influencia occidental en todos nocotros desde muchos puntos de vista.

  12. Escude es un tipo interesante de escuchar y leer cuando no esta en el rol de propagandista de cuarta. Rol que asume en el 95% de sus apariciones mediaticas.

    El argumento de que era mas facil invadir Venezuela que Iraq es propaganda de cuarta. A EEUU no le interesa el petroleo…sino el CONTROL geoestrategico, lo que implica dominio.

    Con Venezuela no tiene problemas en cuanto a suministro y comercio de petroleo…En Iraq tiene agarrado de los huevos a las potencias europeas, japon, china…

    Saludos

  13. […] que parece curioso que D’Elía, un izquierdista de pura cepa argentina, se alíe al fundamentalism…, una teocracia que en el lenguaje aparente de su tribu idiotógica podría calificarse como de […]

  14. Escude es un Judio Mason que va a vivir lo suficiente para sufrir un nuevo holocasusto, si hay que incendiar Europa, que asi sea, pero les aseguro que mis nietos van a quemar a los suyos

    Y no soy Aleman, soy hijo de Irlandeses . 🙂

    JUDIOS HIJOS DE PUTA VIVA EL HOLOCAUSTO Y EL ATENTADO EN LA AMIA.

    AMIA =BOOM!!!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: