América y el mal francés – Thomas Sowell

Byniamin Netanyahu, ex-Primer Ministro de Israel, insiste que el mundo vive una situación similar a la de Europa en 1936, esta vez Irán reemplaza a la Alemania Nazi en esta amenaza a toda la humanidad, Thomas Sowell refleja esto en este artículo:

En la década de los 30, los Gobiernos de los países democráticos sabían lo que estaba haciendo Hitler; y sabían que tenían la fuerza militar suficiente para pararle en seco. Pero no lo hicieron. Lo que hicieron fue recurrir a las “negociaciones”, ese mantra que aún hoy se sigue entonando con denuedo.

Jamás hubo un líder democrático más popular que el premier británico Neville Chamberlain a su regreso de la Conferencia de Múnich (1938). Agitando en la mano el acuerdo que había suscrito con Hitler, afirmó: “[Representa] la paz para nuestro tiempo”. En la Cámara de los Comunes lo jalearon tanto los suyos como sus adversarios políticos.

Ahora sabemos qué poco duró ese “tiempo”: la II Guerra Mundial estalló en Europa un año después, y acabó extendiéndose por todo el planeta. Se cobró la vida de decenas de millones de personas, y redujo a escombros numerosas ciudades de Asia y el Viejo Continente.

“Nunca hubo una guerra más fácil de evitar con una acción oportuna”, dijo después Winston Churchill. Cuanto antes de hubiera actuado, menos habría costado. De hecho, aseguraba Churchill, pudo haberse parado a Hitler sin disparar “una sola bala”.

¿Cuándo? En 1936, es decir, tres años antes de que estallara la guerra. Cuando Hitler, en violación de dos tratados internacionales, mandó sus tropas a Renania. En ese momento Francia era, por sí sola, tan poderosa que los generales alemanes tenían órdenes de retirarse inmediatamente en cuanto tuvieran el menor atisbo de que los franceses se disponían a intervenir. El propio Hitler confesó más adelante que sus fuerzas se habrían tenido que retirar “con el rabo entre las piernas”, pues no estaban en disposición de oponer siquiera una resistencia simbólica.

Leer artículo completo

(Gracias Nicolas por el envío de este artículo)

Anuncios

Una cumbre de propaganda

En estos días se esta hablando de una cumbre de paz en la región, más que una cumbre de paz yo la veo como una cumbre de propaganda, varios regímenes quieren participar de esta mientras al mismo tiempo siguen inflamando desde su gobierno el odio a Israel, es entonces la hora de pedir acciones y luego de demostrar un compromiso con la paz convocar una cumbre con aquellos involucrados, sino ocurre lo que pasa ahora con Siria, Assad se muestra como una persona dispuesta a conversar con Israel, pero a la misma vez en un discurso para el ejercito habla de “reconquistar todo el Golán”, todos pueden hablar sobre paz pero muy pocos la buscan:

El primer ministro Ehud Olmert hizo escuchar hoy palabras optimistas respecto a que no habrá ninguna guerra, “ni en verano ni en otoño”. Mientras tanto, el presidente sirio Bashar Assad parece caminar en la dirección contraria. “El ejército y el pueblo sirios están hoy más fuertes que nunca y Siria está decidida a recuperar cada pizca de su tierra conquistada”, escribió Assad en una carta especial enviada a sus soldados al cumplirse 62 años de la fundación del ejército sirio.

En dicha carta, Assad advierte a los enemigos de su país que no se atrevan a medir sus fuerzas. “Hoy en día – gracias a nuestro pueblo y nuestro ejército – somos más fuertes que en el pasado y estamos decididos a mantenernos firmes en nuestros principios nacionales, sin ninguna relación con la supremacía de una u otra parte sobre las decisiones de la comunidad internacional”, escribió el presidente. “La fuerza no anula los derechos de los pueblos, esos derechos no prescriben y la historia demuestra que la voluntad de los pueblos es el más fuerte y es el que finalmente vence”.

“Los acontecimientos de los últimos años y sus consecuencias posteriores demuestran que Siria no se deja doblegar por las presiones y que las amenazas no la amedrentan, tal como no se deja presionar por las tentaciones que atentan contra la justicia y los derechos”, escribió Assad, que también ejerce como Comandante en Jefe del ejército. “Los derechos de nuestra Nación y los intereses de nuestro pueblo son nuestro objetivo y sólo ellos definirán nuestros movimientos, posturas y principios”.

En la misma carta, el presidente sirio aclaró que no piensa renunciar a las Alturas del Golán, que definió como “conquistadas”. “Siria eligió por sus derechos y eligió el camino de una vida con honor, y permanecerá fiel a sus principios, y está decidida a recuperar cada grano de su tierra porque es tierra ocupada . Porque la tierra es una cuestión de soberanía, honor y derechos”, escribió Assad. El presidente sirio también asegura en su carta que no aceptará ningún tipo de concesión en este tema.

Segunda Guerra del Líbano: Se les acabó el sueño

Todo el mundo (en realidad la sobre-representada extrema izquierda/derecha solamente) que estaba regodeándose con la supuesta “victoria divina” de Hezbollah sobre Israel el año pasado se les terminó el sueño de una supuesta victoria islamista, un funcionario de Hezbollah se apartó del guión impuesto por su lider, Hassan Nasrallah, y dijo algo mas cercano a la verdad:

“El cese del fuego actuó como un salvavidas para la organización [al final de la Segunda Guerra del Líbano],” dijo un funcionario de Hezbollah en una entrevista

En la transcripción de la entrevista, que salió al aire por el Canal 10 israelí, el funcionario anónimo dijo que los hombres de Hezbollah se hubiesen rendido si la guerra hubiese durado 10 dias más de los que duró.

De acuerdo a la transcripción del Canal 10, el funcionario dijo que los miembros operativos de la organización estaban quedándose sin comida ni bebida y una rápida disminución de la provisión de armamento.

El funcionario también dijo que muchos comandantes de Hezbollah recibieron ordenes de esconderse antes que comience la guerra, mientras que los hombres armados que que quedaban fueron obligados a disparar cohetes katyusha desde poblaciones urbanas debido a la eficiencia del ejercito israelí solo minutos después de haber detectado un lanzamiento

También dijo que los “guerrilleros” de Hezbollah fueron reubicados dentro de ciudades y pueblos, ellos sabian de los civiles que no eran parte del conflicto iban a ser heridos como consecuencia de sus acciones.

El rápido arribo de los jets de la Fuerza Aerea de Israel a los sitios de lanzameinto, a veces solo 4 o 5 minutos luego de que habían sido lanzado los katyushas, “sorprendió” a los lideres de Hezbollah.

Esta noticia será archivada en la sección de Lectura Obligada

Cómo miente Chomsky – Daniel Rodriguez Herrera

Daniel Rodriguez Herrera desenmascara al ídolo de la izquierda y extrema-izquierda mundial, explicando como hace para poder justificar y fundamentar los injustificable, recomiendo leer el artículo completo esto es solo la introducción :

Noam Chomsky es, para el New York Times, “probablemente el intelectual vivo más importante”; para el Chicago Tribune,”el autor vivo más citado del mundo”, y para la Rolling Stone “uno de los más respetados e influyentes intelectuales del mundo”. Chávez proclama su adoración por él en la ONU. Los “afamados” guionistas Ben Affleck y Matt Damon alaban su panfleto Fabricando consensos en la película El indomable Will Hunting. Una búsqueda en Google de su apellido ofrece aproximadamente 13.400.000 resultados. Para poner esto en perspectiva hay que indicar que sobre Lenin y Stalin “sólo” hay, según el mismo buscador, 14 y 15 millones de menciones en internet, respectivamente.

Chomsky dice considerarse anarquista. Sin embargo, su supuesta ideología no tiene realmente importancia ni para él ni para sus seguidores, de ahí que el hecho de que haya invertido su considerable fortuna capitalista de dos millones de dólares en fondos de inversión a nombre de sus hijos, para evitar los impuestos a la muerte, que oficialmente deplora, no haya provocado hecatombe alguna entre sus fanáticos. No, el lingüista debe su popularidad a sus análisis de política internacional, que dan un barniz aparentemente académico a la religión preferida entre la progresía: el antiamericanismo, con su compañero inseparable, el “antisionismo”. Para alcanzar su estatus de icono izquierdista Chomsky sólo ha tenido que trasladar el prestigio ganado en el campo de la lingüística a la política y, en esta nueva ocupación, mentir. Eso sí, con mucha clase.

Un académico honrado, aun cuando parta de ideas preconcebidas, las reexamina a partir de los datos que va encontrando y las modifica, o no, dependiendo de lo que la realidad le enseñe. Chomsky emplea el método opuesto. Parte de unas conclusiones comunes a todos sus escritos: que Estados Unidos e Israel son los causantes de todo el mal en el mundo, a partir de ellas busca los datos que puedan confirmarlas y desecha los demás. Eso, en el mejor de los casos. En el peor, simplemente se los inventa.

Leer el artículo completo.

(Gracias Nico por el artículo)

Prevenir que Occidente conozca la Jihad – Walid Phares

Didáctico artículo de Walid Phares sobre la jihad y lo que realmente es, a continuación el artículo completo:

En los años que siguieron al 11 de Septiembre, dos fenómenos han venido caracterizando el entendimiento del público occidental de la ideología terrorista. La primera característica se deriva de las declaraciones realizadas por los propios jihadistas. Más que nunca, los militantes islamistas y los grupos jihadistas no pierden comba afirmando, aclarando, explicando y detallando el significado de su aqida (doctrina) y sus intenciones de aplicar el jihadismo por todos los medios posibles. Desafortunadamente para ellos, no obstante, esos medios extremadamente violentos alteraron a la opinión pública mundial: el público ahora está convencido de que la ideología del jihadismo existe, y de que sus adherentes hablan en serio en todo el mundo.

Desde Aymán al Zawahiri en árabe hasta Azzam al Amriki en inglés de acento americano, pasando por todas las grabaciones realizadas por “mártires” en Gran Bretaña, Irak o Afganistán, el público obtuvo todas las pruebas necesarias. En contra de toda la literatura académica fraudulenta de los años 90, las declaraciones de los propios jihadistas son muy convincentes.

El segundo fenómeno de ayuda al público fue la aparición de la nueva literatura redactada por académicos, analistas, periodistas, expertos e investigadores alternativos que, procedentes de distintos países y contextos, llenaron algunos de los vacíos en “estudios jihadistas”. Difundiendo libros, artículos y blogs desde Europa, la India, Oriente Medio y Norteamérica, una clase académica mixta nacida en el Tercer Mundo y formada en Occidente comenzó a proporcionar “la pieza que falta” en cuanto a qué es realmente el jihadismo. Estos factores se unieron para alterar el debate, de “la jihad es un yoga espiritual” a “¿por qué no sabíamos que es también algo más?” Y esto ha provocado en respuesta una de las tentativas más recientes por impedir que se comprenda la jihad.

En los años que siguieron al 11 de Septiembre, dos fenómenos han venido caracterizando el entendimiento del público occidental de la ideología terrorista. La primera característica se deriva de las declaraciones realizadas por los propios jihadistas. Más que nunca, los militantes islamistas y los grupos jihadistas no pierden comba afirmando, aclarando, explicando y detallando el significado de su aqida (doctrina) y sus intenciones de aplicar el jihadismo por todos los medios posibles. Desafortunadamente para ellos, no obstante, esos medios extremadamente violentos alteraron a la opinión pública mundial: el público ahora está convencido de que la ideología del jihadismo existe, y de que sus adherentes hablan en serio en todo el mundo.

Desde Aymán al Zawahiri en árabe hasta Azzam al Amriki en inglés de acento americano, pasando por todas las grabaciones realizadas por “mártires” en Gran Bretaña, Irak o Afganistán, el público obtuvo todas las pruebas necesarias. En contra de toda la literatura académica fraudulenta de los años 90, las declaraciones de los propios jihadistas son muy convincentes.

El segundo fenómeno de ayuda al público fue la aparición de la nueva literatura redactada por académicos, analistas, periodistas, expertos e investigadores alternativos que, procedentes de distintos países y contextos, llenaron algunos de los vacíos en “estudios jihadistas”. Difundiendo libros, artículos y blogs desde Europa, la India, Oriente Medio y Norteamérica, una clase académica mixta nacida en el Tercer Mundo y formada en Occidente comenzó a proporcionar “la pieza que falta” en cuanto a qué es realmente el jihadismo. Estos factores se unieron para alterar el debate, de “la jihad es un yoga espiritual” a “¿por qué no sabíamos que es también algo más?” Y esto ha provocado en respuesta una de las tentativas más recientes por impedir que se comprenda la jihad.

En los años 90, la literatura de apología intentó convencer a los lectores y la audiencia de Occidente de que la Jihad era “exclusivamente experiencia espiritual, y no una amenaza” [1]. Esa explicación ha sido hecha pedazos ya por Bin Laden y Ahmedinijad. De modo que en la era post-11 de Septiembre ha evolucionado una segunda estrategia para retrasar el entendimiento público del jihadismo y así ganar tiempo para que sus fieles logren sus objetivos. Se podría denominar estrategia “del poli bueno, poli malo“. A lo largo de los últimos años, ha comenzado a echar raíces en Washington y el resto del aparato de la defensa nacional una versión nueva. Un grupo de académicos y grupos de presión están difundiendo la idea de que en realidad, la Jihad se puede desarrollar de dos maneras: la Jihad buena y la Jihad mala.

La práctica de no utilizar “Jihad” y “jihadismo” era defendida recientemente por los académicos de la National Defense University [2] que basaban sus argumentos en un estudio difundido por un miembro de un lobby de Washington, Jim Guirard.[3] El 22 de junio del 2006, Jim Garamone, escribiendo para el servicio de prensa de las fuerzas americanas, publicaba el estudio de Douglas Streusand y Harry Tunnel bajo el título “Los términos árabes pobremente interpretados pueden promover la ideología del enemigo“. Streusand decía a la CNN que “Jihad es un término de importancia enorme y positiva en el islam. Se define comúnmente como lucha o esfuerzo de lucha, y puede significar una lucha interna o externa por la fe”. [4]

El artículo fue publicado bajo el título “La ignorancia cultural conduce al uso erróneo de términos islámicos” por la organización islamista radicada en Estados Unidos CAIR. [5] Desde entonces, “el concepto” de desviar la atención del estudio del jihadismo ha penetrado en grandes segmentos de los círculos de la defensa y es omnipresente en el estamento académico. Más problemático no obstante es el hecho de que académicos que han visto la amenaza estratégica de al-Qaeda y Hezbolá hayan caído desafortunadamente en la falacia de la Hiraba. El profesor Michael Waller, del Instituto de Política Mundial de Washington decía recientemente que “la Jihad se ha visto secuestrada“, al tiempo que basaba su argumentación en los escritos interesados de Jim Guirard.[6] Satisfechos con que esta tendencia eche raíces en los círculos de la Inteligencia de defensa de América, los intelectuales y activistas islamistas se están precipitando a apoyar esta táctica nueva.

La guerra santa buena es cuando las autoridades políticas y religiosas acertadas la declaran contra el enemigo correcto y en el momento adecuado. La Jihad mala, también llamada Hiraba, es la guerra incorrecta, declarada por personas malas (e irresponsables) contra el enemigo inadecuado (por el momento), y sin la autorización oportuna por parte de la “verdadera jefatura” musulmana. Según esta tesis, los musulmanes que emprenden la Hiraba, la guerra santa mala, se llaman mufsidún, “expoliadores” en árabe. Los defensores de esta ridícula farsa recomiendan que Estados Unidos y sus aliados dejen de llamar a los jihadistas por su nombre y de identificar el concepto de jihadismo como el problema. Sostienen en definitiva que “la Jihad es buena pero los mufsidún, los malos y terroristas, estropearon el sentido legítimo original”. [7]

Cuando se investiga, resulta que esta teoría está inventada por los clérigos wahabíes del reino de Arabia Saudí y la Hermandad Musulmana como plan para evitar que la Jihad y el jihadismo sean presentados por la comunidad internacional y Occidente como actividades ilegales y por tanto punibles. A continuación se instruyó a los grupos de presión radicados en América y Occidente para que la extendieran dentro de Estados Unidos y particularmente dentro del aparato de seguridad y defensa. Tamaño engaño confunde más la percepción nacional norteamericana ante el enemigo y hunde a las democracias en el “agujero negro” de los años 90. Esta tentativa más reciente por nublar la visión de las democracias puede evidenciarse mediante el conocimiento de las estrategias y tácticas del terror jihadista, las conocidas como Taqiya, doctrinas de engaño y camuflaje. [8]

En primer lugar, el argumento de “la Jihad buena” plantea la pregunta para empezar de cómo puede existir un concepto de guerra religiosa legítimo en pleno siglo XXI.

Históricamente, la Jihad era “tan buena” como cualquier otra guerra religiosa de los últimos 2000 años. Si la “Jihad buena” es la que está autorizada por el califa y se dirige bajo sus auspicios, entonces los demás líderes mundiales también pueden emprender una “cruzada buena” a voluntad, mientras cuente con la licencia de la autoridad apropiada. Pero en la práctica, todas las guerras religiosas están proscritas por el derecho internacional, punto.

En segundo lugar, los autores de esta teoría inventada por los lobbys afirman que la Jihad mala se llama Hiraba. Pero en la historia árabe musulmana, la Hiraba (conflicto bélico sin autorización superior) tenía lugar cuando un grupo de guerreros se enfrentaba al enemigo sin órdenes del mando real. Obviamente, esto implica que está teniendo lugar realmente una guerra “genuina” contra un enemigo real, y que estos soldados impetuosos simplemente han actuado sin tener órdenes. Por este motivo, esta astuta explicación pone “el acento” en la Jihad, pero deja completamente intacta la idea central del jihadismo. Los “expoliadores” se salen del plan, atacan prematuramente, y causan perjuicio a los planes a largo plazo del califato. Éstos mufsidún “fallan” a sus superiores desatando una guerra por su cuenta en lugar de aguardar órdenes.

Este panorama conviene a las relaciones de los jihadistas globales, que son los regímenes y los grupos internacionales que planean ganar poder lentamente contra los infieles y el “impetuoso” Osama bin Laden. Así, los promotores de la teoría de la Hiraba y los mufsidún representan las opiniones de la Hermandad Musulmana y los wahabíes clásicos, en su cuestionamiento del “gran salto cualitativo” realizado por bin Laden. Pero al convencer a los occidentales de que al-Qaeda y sus aliados no son jihadistas verdaderos sino renegados, los defensores de esta escuela de pensamiento estarían haciendo que la visión de defensa occidental se empañase de nuevo con el fin de poder ganar más tiempo a manos de una oleada mayor y más poderosa de jihadismo que presagia su momento para atacar a su elección, bajo una dirección internacional coherente.

Ahmadinejad explica la mentalidad de los yihadistas

Creo que Ahmadinejad dijo una cosa clave para entender cualquier conflicto ya sea entre musulmanes o entre musulmanes y no-musulmanes, hablo del “martirio”:

El Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad dijo el lunes que la derrota no tiene sentido para aquellos que creen en el martirio.

Dirigiéndose a funcionarios a cargo de la ceremeonia conmemorando el “martirio” de 36 000 comandantes del ejercito durante ocho años de sagrada defensa, dijo que los que buscan el martirio son los que tienen el mejor refugio contra las armas enemigas y las ametralladoras y nadie podrá confrontar a una nación con una moral tan alta.

“El que busca la cultura del martirio nos protegerá contra todos los problemas sociales” dijo

No estamos ante guerras convencionales, y no lo estaremos mientras el enemigo de la humanidad sea el islamofacismo, no es cuestión de matar la mayor cantidad de personas, sino se trata de generar cambios estructurales desde dos perspectivas desde arriba y desde abajo, desde abajo me refiero a la educación y al futuro, evitar generar más fanáticos en las madrasa es decir prevenir la exposición de los chicos a los islamistas y por otra parte desde arriba, deponer los regímenes dictatoriales que abundan en el mundo islámico para evitar que esto no tenga fin y luego terminen saliendo victoriosos solo por una mera cuestión numérica. Y mientras tanto seguir aguantando para frenar la expansión islamista.

Nota: Para los que no son habituales lectores de este blog recuerden que islamismo no es lo mismo que islam.

21 Horas en Munich

Daniel de Herut, subió esta pelicula alemana llamada 21 horas en Munich, que a diferencia del film de Steven Spielberg, se centra en el secuestro de los atletas israelíes, fue filmada en los lugares reales donde acontecieron los hechos:

P.D: La película fue  eliminada de Google Video, ahora pueden verla acá.

A %d blogueros les gusta esto: