Hezbollah armando su propio estado, sin que nadie se lo prohiba

En estos dias se esta cumpliendo un año de la Resolución 1701 de la ONU, como era de esperarse nada cambió Hezbollah se sigue rearmando con la ayuda de Iran y Siria, mientras que continúan fortaleciéndose en el sur del Líbano mientras las pasivas “fuerzas de paz” siguen observando tranquilamente. La presencia de Hezbollah es cada vez más fuerte:

 El diario inglés Sunday Telegraph informa que Hezbolla está comprando tierras al norte del río Litani, en el Líbano, de manos cristianas y drusas, y está mudando allí, en su lugar, a chiítas que les son fieles. El líder druso Walid Jumblat denuncia: “Están creando un país dentro de otro”.

La organización Hezbollah comenzó a adquirir grandes terrenos al norte del río Litani en el sur del Líbano. Lo informa el diario británico Sunday Telegraph. Las compras son parte de los esfuerzos de esa organización pro-iraní por recomponer sus fuerzas con vistas a un nuevo enfrentamiento con Israel.

Al sur de dicho río, 13.000 efectivos de la fuerza internacional de la ONU, y otros 20.000 soldados del ejército regular libanés efectúan, según el diario inglés, cientos de patrullas por día, en un intento desesperado por evitar el contrabando de armas para Hezbollah. Pero el mandato de la fuerza no incluye que puedan actuar al norte del Litani. Los soldados libaneses, por su parte, la mitad de los cuales son chiítas, hacen la vista gorda de lo que Hezbollah hace allí.

A raíz de todo ello, la organización continúa actuando sin molestia, armándose y entrenándose, en preparativos para un eventual nuevo choque bélico con Israel. Sus misiles tienen actualmente un alcance que puede llegar a las ciudades del norte de Israel (a 10 kilómetros de la frontera norte israelí), y se encuentran en valles boscosos que convierten a la zona en ideal para la lucha de guerrillas, en la que los milicianos de Hezbollah son expertos.

“Los cristianos y los drusos venden sus tierras y abandonan el lugar, mientras que los chiítas los reemplazan”, dijo Edomnd Rizek, ex parlamentario cristiano libanés, representante de esa zona. “Se está produciendo allí un cambio demográfico inédito”, agregó. A las aldeas en la zona llegaron musulmanes chiítas de otras zonas del sur del líbano dominadas por Hezbollah.

El cronista de Sunday Telegraph llegó hasta las afueras de una de dichas aldeas y se topó con un cartel: “Prohibida la entrada: zona de Hezbollah”, y con dos jóvenes armados con rifles Kalachnikov, y equipados con aparatos de radio, que le bloquearon la entrada al lugar. Uno de ellos le dijo que “el lugar está cerrado por razones de seguridad”.

El líder druso Walid Jumblat denunció: “Se trata de un plan de Hezbollah para fundar un país dentro de otro”. También señaló la ruta de cuatro carriles construida entre el bastión de Hezbollah Nabatíe, al sur, con el sudoeste del Valle del Líbano. A lo largo de la ruta han puesto carteles en los que declaran abiertamente: “510 km de nuevas rutas financiadas por la organización iraní como participación en la construcción del Líbano”.

3 comentarios

  1. Fue un gran error estratégico retirarse tan rápido del sur del Líbano el verano pasado, como lo fue en su día la retirada que ordenó el laborista Barak en el año 2000. Todo aquel que conozca un poco la realidad de Oriente Medio sabía que ni la corrupta e ineficaz ONU ni el inexistente ejército libanés, iban a garantizar que el grupo terrorista Hezbollah siguiera rearmándose y preparando la próxima agresión contra Israel. En mi opinión, Israel debe concentrarse en preparar su escudo antimisiles Domo de Hierro para que en la próxima guerra un tercio de la población de Israel no tenga que abandonar sus casas.

  2. la ONU como otras organizaciones internacionales estan al servicio de los terroristas, disuelvanla!!!!!!!!!!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: