Acerca de la guerra – Rafael Bardaji

Rafael Bardaji escribe sobre un síntoma que padece gran parte del mundo, negar que existe un enemigo y animarse a enfrentarlo, un artículo que debería ser leído por mandatarios de todo el mundo:

Clausewitz es comúnmente recordado por su frase «la guerra es la continuación de la política por otros medios». Sin embargo su pensamiento quedó mucho mejor condensado en otra de sus sentencias: «La guerra es un choque de voluntades».

Hace unos años, el mundo occidental inventó el término «coaliciones de los que quieren» y la Alianza Atlántica se reinventó como un gran almacén de donde sacar los elementos para una operación. Quien quería contribuía y quien lo deseaba actuaba.

Eran los años 90 y la seguridad se había vuelto algo divisible. No todas las amenazas afectaban a todos por igual.

Llegó el 11-S pero ni la OTAN ni la comunidad internacional supieron encontrar en el terrorismo islámico el enemigo común. De hecho, si uno mira a Afganistán hoy más que una coalición de voluntarios de la OTAN lo que se puede ver es, precisamente, lo opuesto: una «coalición de reticentes»: Se contribuye con lo mínimo, si se puede evitar entrar en combate se evita. Los mandos militares de la OTAN claman por más helicópteros de transporte desde hace años, pero nadie de entre quienes se ha pedido, incluida España, está dispuesto a responder con sus aparatos. Que los pongan otros es el lema.


La guerra del futuro ya ha llegado y está aquí entre nosotros. Pero no se quiere ver. Una cadena de atentados terroristas no es más que una secuencia de actos inconexos, sin significado estratégico, cuando en realidad es la expresión de un combate mayor; unos ataques dispersos de los talibanes, unos «disparos de fusilería», como los ha calificado un militar español de la máxima graduación. Napoleón también dijo lo mismo de los españoles, a quien sólo veía como bandoleros y no como los elementos de la guerra de guerrillas que en realidad fue.

Las guerras no se pierden cuando un bando se queda sin armas, sino cuando sus gentes creen que ya no tienen opción alguna de ganarla. El éxito es una cuestión de voluntad sobre todo. Lamentablemente, para muchos aliados de la OTAN, incluida España, la voluntad es lo que falta.

2 comentarios

  1. ¿Voluntad de quien o quienes?

  2. El mundo lamentablemente no ve aún la amplitud del conflicto contra los islámicos. No es sólo “un tema de judíos y yanquis”. Por ahora los terroristas ponen sus esfuerzos para atacar a esos dos grupos, simplemente porque se resisten a caer en la políticamente correcta esfera musulmana. El fin de esta gente es asesinar a todos los que no sean como ellos. Y quedate tranquilo que cuando terminen con los judíos van a seguir con los argentinos. Así hasta que logren imponer un califato mundial.

    En España, la política izquierdista pudo más. Luego del ataque a los trenes, en vez de pisar a fondo el acelerador contra los terroristas, dimitieron y se retiraron de Iraq. Cuando la situación requería exactamente lo contrario. La intención del gobierno de Zapatero fue demostrar que era culpa de los españoles por meterse en esa guerra. Sim embargo, España sigue siendo un blanco predilecto por los terroristas musulmanes para atentar, algo muy distinto de lo que se esperaba. Equivocó se Zapatero de la misma manera con ETA.

    Las acciones unilaterales para promover una paz con guerreros de esta calaña es inútil. La retirada de Gaza, la actitud de Zapatero frente a ETA, la existencia de Hezbollah, la situación en Algeria o Jordania, son sólo algunos ejemplos de ello.

    La lucha internacional -sin tanto apoyo internacional- contra el terrorismo es en el fondo una lucha de voluntades, un choque de ideologías existenciales. Una pelea entre los habitantes del mundo libre contra los opresores del mundo islámico (tanto shias como sunnis).

    No por nada algunos siglos atrás ya se vislumbraba este choque de ideologías en la lucha entre judíos y musulmanes. No casualmente, el judaísmo es libertad y el islamismo es sumisión.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: