Julian Schvindlerman – Jerusalem en el Islam

Julián Schvindlerman relata la historia de Jerusalem en el Islam y la espontanea aparición de un interés supremo en ella, en Jerusalem en el Islam:

En marcado contraste con los insistentes reclamos árabes sobre Jerusalem, los musulmanes han históricamente confinado a la ciudad a los rincones más apartados de sus anhelos. Jerusalem ha sido tan marginal para el Islam que en el Corán no es mencionada ni siquiera una sola vez. Al rezar le dan la espalda: incluso estando en Jerusalem, los musulmanes rezan orientados hacia la Meca. En 700 años de gobierno árabe, Jerusalem no sólo no fue jamás ungida como capital, o al menos convertida en centro cultural de importancia, sino que fue considerada una ciudad menor. El interés musulmán en controlar Jerusalem está basado fundamentalmente en negar el control de la ciudad a terceros, en el caso actual, al pueblo judío, más que en afirmar el propio nexo. Durante los últimos 13 siglos, Jerusalem ha sólo esporádicamente sido de importancia el establishment musulmán, y tal interés errático estuvo basado en consideraciones políticas, no religiosas. La historia testimonia esta aseveración.

Leer artículo completo

4 comentarios

  1. Leer sobre la hipocresía islámica me enoja MUCHO… pero eso no quita que en la mente de una generación entera de árabes Jerusalem es ‘Al-Quds’, y por ende van a luchar por ella…

    … lo cual no significa que haya que entregarla, solamente que hay que asumir que la guerra continuará.

    Cualquier que vio imágenes del Barrio Judío en la época de dominio jordano entenderá por qué Israel no puede entregar el control a los árabes… lo cual no significa que no podamos darles otros terrenos.

    Pero NO entregar Ierushalaim. Sin SION no hay SIONISMO. Y sin Sionismo volvemos a ser un pueblo errante, paria, perseguido…

  2. Jerusalem no se negocia. A los moros no les interesa esa ciudad, solo les interesa la destrucción de Israel. Y aunque Jerusalem fuera la ciudad más sagrada, recontra-sagrada del Islam en todo el mundo, nunca se la daríamos a los árabes, porque es la capital ETERNA e INDIVISIBLE del Estado de Israel y todo el pueblo judío.

  3. “No hay piedra que valga lo que una vida”
    Jorge Drexler

  4. “No hay piedra que valga lo que vale una vida”

    Creo que esa frase constituye la principal razón por la que no debemos entregar ni un milímetro de la ciudad de Jerusalén a los árabes: para salvar vidas inocentes del terrorismo asesino. Y si no… miren lo que pasó en Gaza.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: