Financiando un futuro incierto

Abu Mazen, Presidente de la ANP, definitivamente no es Yasser Arafat, sin embargo el nuevo aluvión de fondos que llegarán a la ANP en los próximos 3 años, prometidos en la Conferencia de Donantes de París llevada cabo el dia de hoy,  pueden convertirse en un error tan grande como el de haber financiado a Arafat alguna vez.

En el año 2006 una de las razones atribuidas a la victoria de Hamas en las elecciones legislativas fue “el hartazgo de la población palestina de la corrupción existente en Fatah”, en consecuencia no existe indicio alguno de que se haya realizado la reforma necesaria en cualquier agrupación para extirpar la corrupción. Mientras tanto los países europeos, principalmente, donaron mas de 3 mil millones de doláres para evitar que la ANP entre en bancarrota.

Por otra parte la ANP no es sinónimo de estabilidad, la debilidad de Abbas para controlar a las diferentes facciones terroristas palestinas, sumado a la posibilidad de nuevos contactos con Hamas, pueden hacer que la suma millonaria donada se convierta en un envión para el terrorismo y no para un estado palestino, la simetría entre el aumento de la asistencia internacional y el aumento del terrorismo esta comprobada.

Otro aspecto interesante es que al analizar la lista de donantes, los países árabes solo aportan 1/7 de todo lo recaudado, a pesar de sus rentas millonarias por el petroleo y sus lazos históricos-culturales con los palestinos nunca han hecho nada verdaderamente importante para ayudar a los palestinos.

Europa donó una gran suma de dinero para un estado palestino, no aprendieron de la experiencia con Arafat, y si ha de ocurrir lo mismo tendrán que hacerse responsables de las consecuencias que pueda acarrear la mala utilización de ese dinero.

A %d blogueros les gusta esto: