A la alianza islamismo-izquierda radical se le suma la derecha retrograda

La alianza generada entre dos grupos que detestan la libertad como los islamistas y la izquierda rádical se le suma un nuevo grupo. Aplicando la máxima de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” un nuevo componente se viene sumando a la alianza roja y verde, es decir entre la izquierda radical y los islamistas, la derecha retrograda nacionalista.

Esto se puede decir luego de observar un nuevo artículo publicado en el sitio web de la Organización Islámica Argentina, obtenido de un sitio web de extrema-derecha y judeofobo llamado Tsunami Político.
Esta no es la primera vez que existe una alianza entre la extrema-derecha argentina y la OIA, textos del autor del sitio web judeofobico de extrema-derecha, Adrian Salbuchi, ya existen en el site de la Organización Islámica Argentina, en él se puede ver una carta de lectores escrita por Salbuchi.

El artículo en cuestión no es mas que un artículo mas entre el montón de artículos con ese estilo conspiracionista donde todo el mundo se acabará en algunos pocos meses por las decisiones de Estados Unidos e Israel. Pero lo preocupante es esta nueva alianza entre los sectores islámicos más radicalizados y la extrema-derecha capaz de escribir, en el siglo XXI, cosas como estas:

[Los judíos] en realidad buscan la dominación mundial, al igual que los Khazares, pero ya no les interesa que los gentiles se conviertan al judaísmo, y menos aún que los judíos se conviertan al Cristianismo, como es la intención del Sumo Pontífice, según el dogma de la Santa Iglesia.

Las ayudas e indemnizaciones eternas son muy bien vistas y recibidas en Israel, sin cuestionamientos sobre la idea final —cual es la Conversión. No tienen el menor interés en ser Católicos. Su ideología no es ahora la destrucción de los pueblos gentiles, como cuando eran virulentos guerreros expansionistas, sino su sometimiento por otros medios.

La revolución de 1917 fue judeo marxista, y es un hecho histórico, desapareció la nobleza rusa y las Cruces fueron bajadas de las cúpulas y de los altares. Los bolcheviques asesinaron a 100 millones de personas, y más del 30 % de los revolucionarios eran judíos, lo que también es un hecho histórico.

En la Argentina donde vivimos también el 25% de los terroristas de los años ’70 eran descendientes de los Khazares, tanto en ERP como en Montoneros. Miriam Lewin lo era, Marcos Osatinsky, Horacio Verbitzky, Carlos Kunkel y demás… El Poder Judicial está infiltrado por los Rozanski o los Skidelski, campeones de los “derechos humanos” patibularios. La nueva oligarquía financiera de la patria también está repleta de “caucásicos”, a través de los Midlin, los Werthein, el grupo Esquenazi y muchos más. Y esto también es un hecho —lamentablemente— trágico, a la vez que innegable e histórico.

A %d blogueros les gusta esto: