Oh Jerusalem!

El otro día vi una película que no sé cómo llegó a mis manos. Era una versión doblada en castellano, via españa.
Cuenta la historia de dos amigos que viajan a “Palestina” en 1947, cuando todavía los británicos mandaban por estas tierras. Los dos vienen por el “mismo” motivo: se corre la bolilla que van a votar la partición en la ONU. Solo que el judío viene a defender lo que se viene venir como un ataque masivo de países árabes, y el otro amigo, que es árabe, viene para… impedir que nazca el estado de Israel.

La historia ya la conocen y saben quién ganó, claro. Pero la película muestra como ambos se van cruzando en medio de las batallas que se dieron por defender a Jerusalem cuando en 1948 Israel declara su independencia en la mitad otorgada por la ONU y los 5 vecinos se lanzan al ataque.

Teniendo en cuenta que el director es Francés, no me extrañó ver en la película:

– Cuando muere un árabe protagonista, lo mata el protagonista judío.
– Cuando muere un judío protagonista, lo mata ¡un policía británico! Nunca un árabe.
– Cuando vienen los jordanos a Latrún y ven el despelote que hicieron con los judíos, miran con cara de buenos y dicen “yo no quería esta carnicería!”. Seguramente quería ir a jugar al truco a la casa del Rabino.
– Cuando los árabes copan Latrun, van y le piden gentilmente a los sacerdotes que los dejen asentarse en el monasterio como cuartel general. Parecían los chicos del orfanato pidiendo colaboración.
– Al tío de Said (el protagonista árabe) lo mata el protagonista judío (¡y no cualquiera!)
– Pero Said le prohibe a su gente que le toquen un pelo al judío (su amigo) so pena de muerte.
– El Rey Abdula de Jordania es el que pide el cese de las hostilidades (¿sabrá quién las empezó?)
– Cuando llegan a un encuentro en medio de la guerra, los jordanos se apiadan de la poca cantidad de judíos que eran en realidad, y en vez de matarlos, mandan a curarlos con médicos a todos, ¡y los abrazan!
– Y al final de la película, cuando Jerusalem es liberada del asedio árabe, no se muestra una sola imagen de festejo ni de alivio judío. Es más, si te agachaste a levantar un pochoclo que se cayó en la alfombra y te levantaste, por ahí te perdés el final y no queda claro quién ganó la guerra.

Menos mal que tenemos los libros de historia y el canal palestino de TV que nos recuerda semana a semana quién se comió los mocos y se tuvo que ir a buscar la llave a lo del vecino.

Bueno, sí, esa última frase es un poco fuerte para vos que no captás el canal de TV palestino. Sori. Sé que no estás acostumbrado a estas cosas.

oh

34 comentarios

  1. “No conozco al tal Shlomo Sand”

    No te preocupes, Andres. Cachito tampoco leyo nada de el. Estan casi iguales…

  2. Alita,
    ¿qué te lleva a pensar que no sé leer en hebreo?

  3. “Oh Jerusalem” es una pelicula malisima. No la vi, eh… pero yo soy como Cachito doy mi opinion sobre obras que ni vi, ni lei…

  4. Caradura!

  5. che, disculpen que no siga la discusión. Es que estoy leyendo un libro de Platón buenísimo. Me lo recomendó mi amigo Carlos Saúl.

    saluditos!

    PD: yo se los avisé en agosto cuando me uní al rejunte. Ahorren tiempo y no discutan alrepedo.

  6. Sam, ya que sos defensor de pobres y desamparados ( en este caso un desamparado que por lo visto nunca provoca, ni agrede, ni ofende, ni descalifica ni hace mofa ) te aclaro que jamás insulto a nadie que antes no me haya insultado.

    Alita, vos no me conocés y yo a vos tampoco. Cuidá lo que decís tan a la ligera porque en una de esas quedás pagando.

  7. Ehmmm….Josi, ejem, te comento que Platón escribió unos cuantos libros. No sé qué te recomendó Carlos Saúl pero yo te recomiendo Diálogos, aunque sé que tiene demasiadas páginas para vos. De nada, eh…

    P.D.: che, te bato para otra vez que quieras hacerte el chistoso, el que no dejó escritos fue Sócrates.
    Muackis!!

  8. bien cachito eso!
    con esa nos olvidamso que recomendaste libros que no leiste.

    tambien nos olvidamos que aunque nunca te hablo (esta es una ultima excepción?) me llamaste “salame” sin que yo te haya insultado.

    bajate del pedestal del politicamente correcto porque además de todo lo que ya te expusiste, por ahí te lo crees y eso es lo peor.

    hasta siempre

  9. “Alita, vos no me conocés y yo a vos tampoco. Cuidá lo que decís tan a la ligera porque en una de esas quedás pagando”

    Flaco, acepta que no leiste el libro de Sand, sos un berreta…

  10. Mirá Alita, yo acá vengo a comentar, no a rendir exámen ( rendí muchos y aprobé unos cuantos ). No sé si sos o no sos berreta, pero sí sé que hablás al pedo sin ningún temor a quedar pagando. Leí el libro de Sand y punto.

    Josi, ignoraba que tu extremadísima susceptibilidad podía llegar a sufrir tanto ante el “insulto” que supone ser llamado salame, precisamente vos que llamás de tan variadas formas a todo el que no suscriba tus opiniones. Perdoname che, y no sufras más.

  11. “Leí el libro de Sand y punto”

    Sos un berreta, no lo leiste…

  12. yo no sufro. lo que vos me decís me resbala. Solamente estaba mostrando que mentís al hacerte el hiperrrrrespetuoso diciendo que nunca insultás a quien no te insulta.
    Bueno, pero no es la única mentira que dijiste. Así que ya van viendo de qué madera estás hecho.

    los dejo que me voy a leer un libro de gengis khan en mandarín autografiado.

  13. Chiste para distender(?): Cachito, si te imaginás quien es Alita, dudo que alguna vez quede pagando algo.

    No se vayan a enojar, que es un chiste, eh!

    Vamos, amiguensennn, dense un beso.

    Slds!

  14. Quedó patente que te resbala.
    Ah, te felicito…por fin vas a leer un libro. ¡¡Ánimo!!

    P.D.: Jamás insulto a nadie que no me haya insultado.

    P.D.: Sam, sin necesidad de imaginarme nada, tengo claro que Alita es un/a necio/a.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: