Hasta la Próxima

Señoras y señores de El Rejunte y aledaños. Después de unos 4 meses de intensa comunicación, quiero darles un saludo de despedida. Me vuelvo para el pago.

Internet es un lugar caótico, lleno de dudas y falto de reglas. Lleno de gente que da la cara y lleno de cobardes anónimos que insultan tras la trinchera casi inviolable de sus teclados. Lleno de gente que busca expresarse y lleno de gente que solamente quiere un poco de atención. Lleno de gente que le pone buena onda y lleno de gente que busca erigirse su dedo acusador políticamente correcto pero a la hora de dar sus propuestas, hacen agua porque el mundo perfecto no existe.

Así es que en cada sitio las reglas son flexibles hasta que se rompen. Entonces el dueño de casa viene y pone orden. Orden que puede gustar o no, pero siempre que tenga el user de admin va a poder tener la última palabra. Es así que cuando me cansé de contestar/leer lo que para mí eran idioteces, en determinado momento saqué los comentarios. Es así como mi blog alrepedo dejó de ser popular y abierto para ser cerrado a gente conocida que entra con user y password. Esas son las reglas que, para bien o para mal, decidí en mis sitios. Así como en IsReal en determinado momento volvieron los comentarios.

El Rejunte no es mi sitio. Fui invitado por Gustavo Perednik a participar y acepté gustoso. Creo que es una buena idea aunar esfuerzos en grupos de gente con un mismo objetivo. Objetivo que mucha gente confunde. En un blog no se viene a informar. Tampoco se viene a debatir. Se viene a mostrar un punto de vista PERSONAL. En los comentarios la gente tiene la opción de dejar el propio. El dueño del blog puede o no hacer uso del derecho a respuesta o ignorarlos olímpicamente. Y hay gente que hace de esos debates una forma de vida. Yo tuve mi época y cometí casi todos los errores que se pueden cometer. Pero bueno, para alguien que abría un blog en Mayo de 2003 no había muchos ejemplos en quién mirarse.

Ahora ya soy grande y no me gusta compartir las decisiones que tomo sobre mis blogs con otros. Puedo compartir un blog con alguien que no piense como yo (hasta en temas de música, como en Tapperware), pero no nací para obedecer reglas que no comparto. Reglas, que es muy diferente que opiniones.

Entonces me retiro de vuelta a IsReal, donde las reglas las pongo yo, para bien o para mal. Ya bastante tenemos para discutir sobre Israel como para tener que discutir si los comentarios se ponen o se sacan. ¡O los posts!

Espero que sigan leyendo los que leían interesados allá o acá. Y espero que se alegren aquellos que vieron El Rejunte manchado por las presencias de mis particulares visiones de Medio Oriente desde el mismo lugar de los acontecimientos, con mi polémica e inaceptable redacción.

Nos vemos por la red (bueno, nos vemos con aquellos que sean hombres para dar la cara, con los demás apenas nos leemos, cuando los dejen comentar)

A %d blogueros les gusta esto: