Sin ideas

Poseo un bloqueo mental para postear (mas alla de que seguramente varios piensen que mi bloqueo mental fue desde el comienzo)…

Yo sigo aqui, cuando se me ocurra o suceda algo relevante sobre lo que escrbirir prometo que vuelvo.

Los sucesos de Beit HaShalom

El controvertido desalojo de Beit HaShalom, una casa en Hebron ocupada ilegalmente por “colonos” segun la Corte Suprema de Israel, ha tenido como consecuencia unos reprochables incidentes ocasionados por los israelíes expulsados de “La Casa de la Paz” en Hebron.

Moshe Arens, en el Jerusalem Post, se enfoca en estos sucesos y explica de como las acciones del gobierno israelí en Gush Katif, Gaza,  han sido la consecuencia de este comportamiento criminal y violento por parte de los jovenes israelíes:

Traducción: Jose Antonio

Todo lo que debe ser dicho de condena por el comportamiento criminal de estos jóvenes con tirabuzones al viento, que se reunieron en torno al controvertido inmueble situado en la ruta hacia la Cueva de los Patriarcas en Hebrón, y que participaron en actos de vandalismo, en ataques contra los palestinos de la zona, y contra la policía enviada para restablecer el orden y luego desalojar el edificio, ya está dicho.

Durante mucho tiempo todos los israelíes continuarán sintiéndose avergonzados de que jóvenes israelíes, hombres y mujeres, hayan cometido esos actos. Una pregunta quedará entre nosotros: ¿Quienes son estos jóvenes, la mayoría de ellos criados en casas religiosas, en las casas de idealistas colonos sionistas de Judea, Samaria y Gush Katif, hijos de familias que en los últimos años enviaron a sus hijos a las unidades de elite del IDF a formarse como soldados y oficiales ejemplares? ¿Dónde y qué ha ido mal? ¿Dónde están los sociólogos y psicólogos que proporcionarán la respuesta a esta pregunta?

A la espera de los resultados de esas investigaciones, uno puede aventurar algunas educadas conjeturas. El punto de inflexión que ha desviado a estos jóvenes hacia esa deriva ha sido muy probablemente la retirada de Gush Katif, el desarraigo de 8.000 colonos israelíes de sus hogares, y el uso del IDF para llevar a cabo esa evacuación forzosa. En muchos sentidos, ese es el pecado original, por el que Israel seguirá sufriendo en los años venideros. El golpe, dirigido contra los colonos de Gush Katif, se sintió como dirigido hacia ellos por parte de todos los colonos de Judea y Samaria y de sus familias, sobre todo porque el primer ministro señaló que la intención del gobierno Kadima era proseguir el proceso de evacuación con los asentamientos en Judea y Samaria. Los jóvenes de esos asentamientos miraron a sus mayores y advirtieron que lo consideraban como una catástrofe, y sus mayores, con el respaldo de una buena parte de la población de Israel, invocaron al gobierno y organizaron una masiva manifestación con la esperanza de que prevaleciera la sabiduría. Y se detuvieron antes de utilizar la violencia para oponerse a la evacuación. No se derramó sangre en esos traumáticos días y noches de agosto del 2005, y no debido a la sensibilidad y a la determinación mostrada por el ejército y la policía, sino porque los dirigentes del movimiento decidieron abstenerse de alentar una resistencia violenta a la expulsión de los colonos de sus hogares. ¿Es de extrañar que muchos de los jóvenes de los asentamientos considerarán que los mayores no habían sabido proteger sus hogares, y que algunos de ellos comenzarán a considerar otros medios de prevenir en el futuro la destrucción de los suyos?

Lo que es realmente sorprendente es que ni los dirigentes del país que ordenaron al IDF llevar a cabo la retirada de Gush Katif, ni los simples de espíritu que afirmaron que se libraba una cruzada en pro de un Estado judío democrático, ni los magistrados del Tribunal Superior de Justicia que aprobaron la violación flagrante de los derechos civiles de los que estaban siendo desarraigados de sus hogares, parece que se hayan dado cuenta de que habían puesto en marcha un proceso de alienación de una parte significativa de la sociedad israelí desde el mismo Estado y desde sus instituciones, y en cuya periferia marginal una franja lunática está emergiendo. Tampoco se han dado cuenta de que estaban creando una fisura en la sociedad israelí que pondría en peligro la unidad del pueblo de Israel.

Hay, por supuesto, aquellos de entre nosotros que esto no les importa. Los que detestan a los religiosos. Los que no odian a musulmanes y cristianos religiosos, sino solamente a los judíos religiosos. Los que muestran un gran respeto por los lugares sagrados dentro de nuestra tierra santa de la religión musulmana y cristiana, pero que no mueven un sólo dedo por los lugares sagrados del judaísmo. La adopción de medidas que podrían alienar a los judíos religiosos que viven en los asentamientos de Judea y Samaria, o incluso a sus simpatizantes que viven dentro de la “Línea Verde”, no parece que les afecte mucho. El acceso de los judíos a Hebrón, la ciudad de nuestros antepasados, o a la Cueva de los Patriarcas, o incluso al Monte del Templo, parece de poco interés para ellos. Pero para el resto de nosotros sabemos que se trata de un grave problema.

Cuando los sociólogos y psicólogos eventualmente lleguen a investigar en torno a estos acontecimientos, podremos saber qué se encuentra detrás de estas bochornosas escenas que presenciamos recientemente. En cualquier caso, no augura nada bueno para nuestra sociedad.

Cuestion de lenguaje

Tom Gross en el Wall Street Journal:

What is the motivation of journalists in trying to mangle language — such as going out of their way to refer to terrorists as “militants,” as one Mumbai story on yesterday’s Times of London Web site seemed to do? Do they somehow wish to express sympathy for these murderers, or perhaps make their crimes seem almost acceptable? How are we going to effectively confront terrorists when we can’t even identify them as such?

For some time, many have argued that an element of anti-Semitism has distorted the way the BBC covers the Israeli-Palestinian conflict. But now, following the Mumbai events, we can perhaps see that anti-Semitism may even be at work in the way the BBC covers foreign news in general. For much of the Mumbai siege, the BBC went out of its way to avoid reporting that the Jewish community center was one of the seven targets. At one point viewers were told that “an office building” had been targeted (referring to the Jewish center as such).

Leer articulo completo

Funerales de las victimas del ataque contra Jabad House en Mumbai

Rav Gavriel Holtzberg  HY”D y su esposa, a cargo del Jabad House en Mumbai:

Leibish Teitelbaum HY”D :

Norma Shvarzblat Rabinovich HY”D :



Requisito para la paz

Este post será re-escritura de un post de ayer poco claro.

Los rumores que vinculan a Israel en negociaciones de paz secretas con Siria son casi un hecho. Sin embargo Israel se esta embarcando, de tener exito las negociaciones, en un acuerdo al estilo de esos acuerdos en los que participaba Arafat. Es decir, se firmaba la paz, pero el firmante por la parte arabe no estaba comprometido ni dispuesto a cumplir el tratado, siguiendo con la incitacion a la violencia en los medios en árabe.

Las negociaciones con Siria parecen ir por el mismo lado, en primer lugar desde el diario del gobierno en Siria se sigue fomentando la judeofobia:

En este caso el personaje caracterizado como judío religioso le arroja tiburones al ahogado (en su mano dice Gaza), mientras tanto una flecha (representando a la “resistencia”) mata a esos tiburones.

Por otro lado el presidente sirio, Bashir al-Assad, condecoró al multiple asesino libanés Samir Kuntar:

Ahora bien, para poder firmar un acuerdo de paz no solo los gobiernos tienen que acordar, sino que estos deben también responder ante las demandas de sus gobernados, y si el regimen de Assad ha promocionado una politica basada en el sponsoreo del terrorismo palestino e intenta inculcar esa idea mediante los medios de comunicacion estatales y su propio gobierno, entonces por mas acuerdo que se firme la beligerancia seguira presente.

Es por eso que Israel antes de ponerse a negociar o firmar acuerdo alguno debería exigir al gobierno sirio que de señales claras a los sirios de que esta dispuesto a firmar la paz y que el pueblo israeli no es mas, o no sera mas, su enemigo.

A %d blogueros les gusta esto: