Una clase magistral de Khaled Abu Toameh

La siguiente desgrabación la recomendé hace unas semanas en el blog de Micahel J. Totten, es de una conferencia brindada por el periodista del Jerusalem Post Khaled Abut Toameh, y lo publico completo porque no tiene desperdicio.

La traducción y el resaltado es de PorIsrael.org.

A partir da acá comienza el artículo con una breve introducción del  Totten:

Khaled Abu Toameh no es el típico periodista palestino conocido. Comenzó su carrera en uno de los diarios de Yasser Arafat y hoy en día escribe para el Jerusalem Post. Ha producido videos para emisoras televisivas europeas y hasta «bloggeado» por un tiempo en Commentary Magazine en Nueva York. Es imposible meter a Tomeh dentro de una conveniente caja ideológica, aunque ello no detiene a alguna gente de tratar de hacerlo.

Lo conocí brevemente hace unas pocas semanas durante mi viaje a Israel patrocinado por el American Jewish Committee, cuando dio una charla para mí y mis colegas y respondió algunas preguntas al final. Reproduzco toda la trascripción porque pienso que merece una lectura completa.

Hamas, Fatah, estadounidenses, israelíes, europeos, gobiernos árabes, corresponsales estadounidenses en el exterior – simplemente casi todo aquel envuelto de alguna manera en el conflicto está colocado bajo un bien merecido fuego. Aquí hay algo que, a casi todos, les va a gustar y les va a desagradar, y yo publico lo que dijo sin citar ni seleccionar sus palabras por razones de conveniencia.

Khaled Abu Toameh: Cuando finalicé la escuela secundaria las oficinas de la OLP me contrataron como corresponsal y trabajé siete años para un diario de la OLP durante el cual asistí a la Universidad en Jerusalem. Después de graduarme tuve que tomar una decisión: ¿Vuelvo y trabajo para la OLP o trato de convertirme en un real periodista? Me tomó alrededor de 2 segundos tomar esa decisión. Decidí trabajar con medios internacionales y con medios israelíes.

Cuando digo «trabajar con medios internacionales» ¿Qué es lo que significa? Hay cientos de periodistas extranjeros que vienen a esta parte del mundo – todos los años, todos lo meses y, algunas veces, todas las semanas – para cubrir aquí sus historias. Ahora: aquí hay dos historias. Están aquellas que ocurren dentro de Israel, y están aquellas que ocurren dentro de las áreas palestinas.

Afortunadamente para nosotros, Israel es un país abierto que permite a la gente escribir todo lo que quiera, criticar al Primer Ministro, al Ministro de Defensa, al EDI. Se puede escribir todas estas horribles cosas contra Israel y seguir caminando por el centro de Jerusalem. Pero si se trata de cubrir los territorios palestinos, la historia es completamente diferente. Uno, como periodista extranjero, no puede levantarse a la mañana y conducir por su cuenta un auto adentrándose en un poblado palestino. No puede simplemente presentarse y decir «Buenos días, yo trabajo para el New York Times ¿puedo hablar con Hamas, por favor?». No funciona de esa manera por varias razones. Una: no conoce el idioma y necesita un traductor, otra: no sabe como moverse por la zona. Y lo más importante, no es seguro.

Así es que los periodistas extranjeros que quieren cubrir historias en las áreas palestinas cuentan con «arregladores» (fixers). Lo últimos veinte años, más o menos, trabajé como arreglador, traductor, asesor – llámenlo como quieran – con la mayoría de los medios extranjeros. Y, por supuesto, en esta tarea con los medios internacionales conseguí cantidad de trabajos, uno de los cuales todavía lo estoy haciendo. Hasta tengo colegas aquí. Durante los pasados veinte años he trabajado con NBC News y también estuve bloggeando con Commentary Magazine. Escribí para U.S. News y World Report, ocasionalmente para el Wall Street Journal, y para una cantidad de tabloids británicos. En el curso de este trabajo con los medios internacionales me convertí en escritor y analista de asuntos palestinos y productor de una película para la BBC.

Hace alrededor de ocho años, cuando comenzó la segunda intifada, comencé a escribir para el Jerusalem Post acerca de temas palestinos. Y aún trabajo para los medios internacionales. Mi tarea es servir como ojos y oídos de los medios internacionales.

Algunos de ustedes pueden estar preguntándose que pasa con este tipo que comenzó trabajando como periodista para la OLP y termina escribiendo para un diario judío. Alguna gente me pregunta ¿Cuándo se convirtió en sionista? ¿Cuándo se convirtió en pro israelí? Bueno, yo no soy pro ninguna otra cosa que los hechos y la verdad. Como periodista no tengo ningún problema en trabajar para cualquier diario que me de una plataforma. No me importa si es judío, cristiano, musulmán o aún budista.

Y para ser honesto con ustedes, encuentro irónico que como árabe musulmán viviendo en esta parte del mundo, tengo yo que trabajar para un diario judío o para los medios internacionales a efectos de poder practicar cualquier tipo de periodismo real. ¿Por qué? Por que nosotros no tenemos ningún medio libre. En las áreas palestinas no lo teníamos cuando trabajé en los 1970’s y 1980’s, no lo conseguimos cuando trajimos a Yasser Arafat para comenzar la Autoridad Palestina y, por supuesto, no tenemos medios libres bajo Fatah, Hamas y el resto de las bandas que llevan el espectáculo ahí. Y esto es muy triste.

Algunas veces deseo que el problema con los medios fuera el único problema que tenemos ahí pero, como todos ustedes saben, es una situación muy caótica. Yo soy uno de aquellos que, durante los últimos quince años, hemos argumentado que las cosas han ido en la dirección equivocada en esta parte del mundo. Durante algunos meses después de firmar en Oslo alcanzamos el punto en que muchos judíos y muchos árabes añoraron los buenos viejos tiempos antes que el proceso de paz comenzara.

Ahora, ¿Qué quiero decir con eso? Oslo no estuvo mal. Oslo se basó en la idea de una solución de dos estados y el fin de la ocupación militar de una forma u otra. Así que la idea de Oslo no era mala. Separación entre judíos y palestinos, que no quieren vivir juntos. Y como tal yo la apoyaba. Pensaba que era una buena idea.

Pero la forma en que Oslo fue implementada trajo desastres tanto para judíos como para árabes. Entonces en USA, en Israel, en muchos lugares de Europa, se asumía que si se trae a la OLP y a miles de luchadores de la OLP y se los descarga dentro de la margen occidental y Gaza y se les da millones de dólares y armas, entonces ellos harían el trabajo sucio de policías en la margen occidental y Gaza. Ellos reemplazarían a la ocupación y combatirían a Hamas y la Jihad islámica. Ellos harían todas estas maravillosas cosas. ¿Por qué? Porque están en nuestra nómina.

Así que la comunidad internacional e Israel reunieron a todos estos luchadores de la OLP de alrededor del mundo, liberaron a miles de luchadores de la OLP de las prisiones israelíes, les dieron uniformes y armas y los llamaron fuerzas de seguridad. Y el resultado fue que, gente que nunca había recibido entrenamiento básico, gente que nunca había terminado la escuela secundaria, se convirtió en coroneles y generales en la Autoridad de Yasser Arafat. Él estableció dieciséis diferentes fuerzas de seguridad con la ayuda de los estadounidenses, los europeos y los israelíes. Y ellos comenzaron a derramar dinero dentro de este régimen al que llamaban Autoridad Palestina. Miles de millones de dólares con la esperanza de que Arafat lo distribuyera.

Ahora, no es necesario explicar. Como todos ustedes saben, Arafat resultó ser un ladrón. La mayor parte del dinero que se envió a la Autoridad Palestina, literalmente se fue por el sumidero y las excursiones de compras de la esposa de Arafat que vivía en Paris. En lugar de construir hospitales, Arafat construyó un casino en Jericó, como si la revolución palestina aspirara, durante cuarenta años, a proporcionarnos un casino. Y la jutzpah fue que construyo ese casino enfrente de un campo de refugiados. Así es que los palestinos no vieron los frutos de la paz.

Mi argumentación es como sigue. El hecho que Arafat era deshonesto no nos sorprendía a nosotros los palestinos. Sólo estábamos sorprendidos por el hecho que la comunidad internacional continuara dándole dinero y rehusara hacerlo responsable cuando robaba nuestro dinero. ¿Por qué no invierten algo? No querían creerlo.

Cuando traté de alertar a mis colegas extranjeros en 1995, 1996 y 1997 sobre el hecho de que había corrupción en la Autoridad Palestina, muchos de ellos me preguntaron si yo estaba en la nómina del lobby judío. Yo quería saber donde estaba ese lobby judío. Si había uno, quizás me pagarían.

Yo les decía: «Esto es lo que estoy oyendo. Está escrito en las paredes. Vengan y escuchen lo que los palestinos están diciendo.» Y ellos me dijeron que no estaban interesados en esa historia. Me dijeron que querían historias antiisraelíes porque les hacía la vida más fácil. Me dijeron que no querían escribir nada malo acerca de los palestinos, que Arafat era un hombre de paz y que debía dársele una oportunidad. De paso, escuché esto de boca de importantes periodistas estadounidenses. Periodistas estadounidenses líderes. No les voy a dar sus nombres ahora, pero yo estaba realmente frustrado. Y furioso.

Escuchen. Durante todos esos años habíamos estado atacando la ocupación militar. Así que ¿Por qué es que cuando yo le digo algo que Arafat está haciendo, de pronto usted no quiere informarlo y piensa que es propaganda judía? La mayoría de estos periodistas ni siquiera querían hacer algún esfuerzo.

Privando a ese pueblo del dinero ¿Qué es lo que Arafat hizo? Radicalizó a los palestinos que no veían los frutos de la paz. Así que esa es la razón número uno por que la sociedad palestina está radicalizada.

Pero hay otras razones. La razón número dos es que ustedes le dieron a Yasser Arafat armas y dinero para que pudiera eliminar a Hamas y a la Jihad islámica, pero en lugar de eso dirigió esas armas contra cualquiera que dijera que quería reformas y democracia. Arafat usó vuestras armas, vuestros armamentos, provistos por los Estados Unidos de América, para suprimir a los líderes de un nuevo liderazgo.

Permítanme darles un ejemplo. En 1997, 29 profesores palestinos firmaron una petición demandándole a Yasser Arafat el fin de la corrupción. Se vieron baleados o asesinados o arrojados a la cárcel o tuvieron que escaparse del país. Y, por supuesto, esta no es una historia que se vería en CNN. Pienso que ni siquiera el New York Times lo informó.

Así que Arafat tomó enérgicas medidas contra los reformistas, los demócratas y la gente que quería un buen gobierno. Y envió al resto del pueblo a los brazos de Hamas. Tomó enérgicas medidas contra los reformistas y se rehusó a tomar enérgicas medidas contra Hamas y la Jihad islámica.

Razón número tres. Ustedes le dieron a Arafat dinero para abrir estaciones de radio y televisión. Y en esas estaciones de radio y televisión Arafat decía: «Jihad, Jihad, maten a los cruzados, maten a los judíos, maten a los infieles, maten a todos menos a mí». Ahora ustedes pueden preguntarse ¿por qué Arafat incitaba contra sus socios de la paz en Israel, por qué incitaba contra los estadounidenses y europeos que lo estaban alimentando? Esto no tiene sentido.

Para nosotros esto tiene sentido. Esta es la forma en que nuestros dictadores árabes subsisten. Constantemente culpan de las miserias de nuestro pueblo a los judíos, a los cruzados, a los infieles, al lobby sionista y a los imperialistas. Usan todos estos slogans. Los líderes árabes siempre necesitan asegurarse de que sus pueblos estén ocupados odiando a algún otro, preferentemente los judíos y los estadounidenses. De otro modo sus pueblos podrían rebelarse y, Dios no lo permita, podrían demandar reformas y democracia.

Esto es exactamente lo que Arafat hizo, pero lo hizo en árabe. La comunidad internacional – y también los israelíes – no quisieron escuchar lo que Arafat decía en árabe. Ellos sólo se preocupaban de lo que decía en inglés. Decían que lo que decía en inglés estaba bien.

Yo decía: «Perdónenme, gente, pero en árabe Arafat le dice a la gente que quiere matarlos a ustedes». Pero no quisieron prestar atención a la incitación. La subestimaron. Dijeron: «ustedes los árabes son todos corruptos y no saben nada acerca de democracia así que se merecen una dictadura».

Esa incitacion canalizó a la gente a los brazos abiertos de Hamas. Arafat le decía a la gente lo demoníacos que eran los judíos y entonces la gente decía: «Hamas tiene razón, los judíos son hijos de monos y cerdos. ¿Por qué tengo que hacer la paz con ellos?

Una cuarta razón, que es mucho menos importante en mi opinión, es que los israelíes trajeron a la OLP a las áreas palestinas, armaron a la OLP, ayudaron a crear todas esas milicias de seguridad y gángsters y mafias, y luego dijeron que necesitaban protegerse de sus socios en la paz. ¿Y cómo se protegieron? Imponiendo restricciones y toques de queda, rodeando a las comunidades palestinas con puestos de control. ¿Por qué? Por que necesitaban protegerse de las milicias y las mafias que ellos trajeron a la margen occidental y Gaza. Así que los palestinos perdieron la fe en el proceso de paz.

Todo esto radicalizó a la sociedad palestina hasta el punto que cuando Hamas decidió presentarse en elecciones libres y democráticas bajo la bandera de «cambio» y «reforma», ganaron. La escritura estaba clara en la pared, que cualquiera que desafiara a Arafat en ese entonces… créanme que aún si Ehud Olmert se hubiera presentado en las elecciones palestinas prometiendo cambio y reforma y democracia habría ganado. Por que, en enero de 2006, las elecciones parlamentarias que se llevaron a cabo en la Autoridad Palestina fueron, enormemente, acerca de reformas internas en las áreas palestinas. Hamas estaba preparada para dar a luz. ¿Qué es lo que hicieron? Fueron a los palestinos y les dijeron: «Escuchen, gente, ustedes han probado con toda esta gente de la OLP. Son corruptos. Son malos. Arafat fue un ladrón. Abu Mazen también es un total fracaso. Estos tipos roban vuestro dinero. Estos tipos son agentes de USA, ellos son la CIA. ¿Por que no prueban con nosotros ahora? Les mostraremos que podemos establecer un buen gobierno. Y, de paso, vean lo que hemos hecho por ustedes desde 1968. Hemos establecido una vasta red de servicios educacionales, sociales, de salud y económicos. Arafat construyó un casino y nosotros construimos dos universidades. Arafat le daba a su mujer 100.000 dólares por mes para que pudiera hacer sus compras mientras nosotros le dábamos dinero a la gente pobre. Arafat construyó bares y restaurantes en Ramallah mientras nosotros construimos orfanatos y establecimientos de caridad». Entonces los palestinos dijeron: «Probemos con Hamas. Si acceden al poder no queda nada para robar. No pueden ser más corruptos que la OLP».

Este fue el lineamiento básico. No estoy diciendo que todos aquellos que votaron por Hamas en 2006 lo hicieron como protesta. Tenemos que ser muy cuidadosos. Hamas tiene realmente muchos partidarios. Lo que estoy diciendo es que si no hubiera habido también un voto de protesta contra la OLP, Hamas no habría ganado. ¿Por qué? Por que yo conozco cristianos que votaron por Hamas, conozco palestinos centristas que votaron por Hamas. Conozco hasta gente de la OLP que votó por Hamas porque el nombre del juego en ese entonces era «castiguemos a la OLP». ¿Y cómo se hace? Votando por Hamas, sus principales rivales. Y funcionó. Y Hamas llegó al poder.

Lo que ha venido ocurriendo desde entonces también es muy interesante. El gobierno de USA, con la ayuda de algunos europeos y de algunos israelíes, después que Hamas ganó la elección, fueron a los tipos que perdieron la elección y les dijeron «gente, aquí tienen armas y algún dinero. Vayan y derroquen a este gobierno elegido democráticamente». ¿Y cuál fue el resultado de esta intromisión en los asuntos palestinos? Un tiro por la culata. Jugó a favor de Hamas y elevó la popularidad de Hamas en la calle.

¿Qué pensaron los palestinos cuando Condoleezza Rice y George W. Bush abiertamente hicieron campaña contra este gobierno democráticamente electo? Sus simpatías se volcaron hacia este gobierno democráticamente electo aún si era Hamas. Y cuando los palestinos ven a la gente de la OLP, la gente de Fatah, conspirando abiertamente con los estadounidenses y los israelíes para derrocar a un gobierno democráticamente electo, odiarán a la OLP aún más.

Así que la intromisión de USA y de los europeos en los asuntos palestinos después de la victoria de Hamas fortaleció a Hamas hasta tal punto que en junio de 2007 Hamas dijo: «Todos quieren derrocarme, Nadie me da una oportunidad. El mundo entero está en contra mío. Ustedes, gente corrupta de la OLP conspiran contra mí. Gané en una libre y democrática elección. Si no me creen, pregúntenle a Jimmy Carter. Él supervisó la elección. ¿Qué quieren todos de mí?».

Y montaron un golpe. Alguna gente lo llama un golpe. Echaron a la gente de Fatah fuera de Gaza. Menos de 10.000 combatientes de Hamas derrotaron a más de 70.000 policías de Fatah apoyados por los estadounidenses. La pregunta es: ¿Cómo lo hicieron?

La respuesta es muy simple. Ni bien Hamas comenzó a disparar, esta gente dejó de luchar. Se escaparon. Se rindieron a Hamas. Básicamente fueron a Hamas y dijeron: «No, no, Hamas, por favor. Les daremos todas las armas, todo. Sólo déjennos tranquilos». Y se escaparon.

Primero trataron de escaparse hacia Egipto. Pero Mubarak no es estúpido. Selló la frontera. Yo estaba ahí cuando sucedió.

Israel fue el único país en el mundo que mandó tropas, helicópteros, barcos artillados y ambulancias para salvar a musulmanes de ser sacrificados por musulmanes, para salvar a la gente de la OLP de ser sacrificada por Hamas. Israel los tomó y los llevo a la margen occidental.

¿Y donde estamos parados ahora? Ya les dije antes que yo soy uno de aquellos que apoya una solución de dos estados. Creo que es una solución maravillosa. Pero al final estamos obteniendo una clase diferente de solución de dos estados. Tenemos dos entidades separadas. Una en Gaza y una en la margen occidental.

La de Gaza en un estado islámico gobernado por Hamas y apoyado por Ahmadinejad, Siria, Hezbollah y, dice alguna gente, Al Qaeda y la Hermandad Musulmana. Es una situación muy peligrosa y, como musulmán moderado, ese es el último lugar en este mundo en el que quiero vivir.

Lo que tenemos en la margen occidental es el régimen secular, corrupto, débil de la OLP. Abu Mazen, Abu Shmazen, todos esos Abus. Los compinches de Arafat que le fallaron a su pueblo a lo largo de los pasados quince años. Que perdieron las elecciones de enero de 2006 a causa de la corrupción. Que fueron echados a puntapiés porque fallaron. Que perdieron el control sobre la mitad de los palestinos que viven en esta parte del mundo. Y están asentados en Ramallah. Esta gente esta en el poder sólo gracias a la presencia del IDF (Tzahal) en la margen occidental. Si el ejército israelí dejara mañana a la mañana la margen occidental, esta gente de la OLP colapsaría en cinco minutos y Hamas asumiría.

Lo que deberíamos preguntarnos en la alborada de este escenario es si hay realmente un socio en el lado palestino para un acuerdo, ni hablar de un acuerdo de paz. Cualquier clase de acuerdo. ¿Hay realmente un socio del lado palestino? Y la respuesta es simple. No.

Hamas no es un socio para ningún acuerdo de paz porque Hamas no va a cambiar. Toda esa gente que cree que Hamas va a cambiar algún día su ideología, que líderes pragmáticos surgirán en Hamas, esa gente vive de ilusiones. Hamas no va a cambiar. En su favor debemos decir que su mensaje ha sido muy claro. Es el mismo mensaje en árabe y en inglés. Están siendo muy honestos acerca de eso. Ellos dicen: «Gente, nunca reconoceremos a Israel. Nunca cambiaremos. No abandonaremos la senda de la resistencia». Son muy claros al respecto.

Después que ganaron las elecciones, por ejemplo, la comunidad internacional fue a Hamas y le dijo: «Escuchen. Si quieren que tratemos con ustedes, acepten a Israel y todo andará bien». Y Hamas fue muy honesta. Dijeron: «No. No vamos a renunciar al terrorismo. No reconoceremos acuerdos previos entre los palestinos e Israel. Y no reconoceremos el derecho de Israel a existir». Fueron muy claros al respecto. Y dicen lo mismo hoy en día.

Diez días antes del golpe en Gaza, fui invitado por algunos diplomáticos estadounidenses para hablarles acerca de lo que estaba ocurriendo. Les dije: «Hamas está por echar a patadas a la gente de la OLP fuera de Gaza porque ustedes están abiertamente con la OLP y eso los ha desacreditado en la calle. A ustedes los ven como agentes de la CIA».

Los diplomáticos estadounidenses dijeron: «No sabe de lo que está hablando. La OLP tiene 70.000 hombres. ¿Quién es Hamas? Los destrozarán. Usted verá».

Mi predicción no fue 100 por ciento exacta porque yo esperaba que eso ocurriera en tres semanas. Ocurrió a los diez días. Estaba claramente escrito en la pared.

Hay tantas cosas que son obvias en esta parte del mundo, y que los lideres internacionales, los diplomáticos, toda esa gente en occidente que se ocupa del tema palestino le ponen un ojo ciego y no quieren ver. Antes de que vayamos a las preguntas y respuestas y yo reciba vuestras preguntas, quiera darles un pequeño ejemplo de cómo la gente en Occidente no quiere entender que es lo que pasa aquí.

Antes de las elecciones parlamentarias de 2006, la OLP fue a ver a Condoleezza Rice le dijo: «Usted está cometiendo un enorme error forzándonos a convocar a elecciones libres y democráticas. Nuestro pueblo no confía en nosotros. Somos corruptos y vamos a perder. Hamas va a ganar. Así que, por favor, no convoquemos a elecciones, Este no es el momento apropiado».

«No, no se preocupen», dijo ella. «Dejen que Hamas participe en las elecciones. Hamas no ganará. Todo va a estar bien».

Le preguntaron cómo sabía que Hamas no ganaría. Ella dijo que había advertido a los palestinos que si votaban por Hamas, ella los castigaría.

Esa advertencia, por supuesto, le dio a Hamas más puntos en las elecciones. Hamas tomó la declaración de Rice e hizo enormes carteles que decían Condoleezza Rice le dice no a Hamas.

Así que Rice, sabiendo que Hamas es una organización terrorista, no puso ninguna precondición para la participación de Hamas en las elecciones. Aún en Israel, dicho de paso, los candidatos de Hamas abiertamente hacían campaña en Israel, en Jerusalem. En Jerusalem Este, muy bien, pero en Israel. Hacían campaña abiertamente. Ellos decían: «reformas, democracia y, por supuesto, queremos destruir a Israel».

Lo que Rice hizo, después que ganaron las elecciones, es decir que Hamas es una organización terrorista. ¿Antes de las elecciones no eran una organización terrorista? Ella tiene responsabilidad en el hecho que Hamas esté en el poder. Fue un enorme error. En lugar de aprender de sus errores, después que Hamas tomó el poder continuaron con los mismos errores. Y fíjense en el atolladero en el que estamos ahora.

No sé cómo resolver este problema. Hablar hoy de un estado palestino es un chiste. ¿Sonde se establecería ese estado? Israel controla cerca de la mitad de la margen occidental. Esta gente de la OLP no puede manejarlo. Si Israel entrega la margen occidental, ustedes tendrían que ir a El Cairo o Amman para tomar un vuelo de retorno a los Estados Unidos, porque habrá francotiradores sentados en lo alto de los cerros sobre el aeropuerto Ben Gurión.

Si ustedes mantienen esta política de apoyar a una parte en contra de la otra, Gaza se mudará a la margen occidental y terminaremos en más anarquía e ilegalidad y sabe Dios que otra cosa ocurrirá. Es un panorama muy inquietante. Es muy triste. Lo sé.

Anthony Cordesman, Center for Strategic and International Studies: Veamos si podemos dirigirnos de vuelta al tema de Gaza. Dado lo dicho por usted ¿Cuál será el impacto de esta lucha en Gaza y en la margen occidental?

Khaled Abu Toameh: Toda esa palabrería acerca de cómo Hamas está liquidada o al borde del colapso o que sólo es una cuestión de tiempo antes que los palestinos en la franja de Gaza se alcen contra Hamas. Lamento decirles que no comparto esas afirmaciones. Hamas puede haber sufrido un importante golpe. Muchas de sus instituciones han sido destruidas. Ha sido socavada de muchas maneras. Pero lo que me preocupa es que Hamas goza todavía de mucho apoyo político. Hamas continúa siendo tan fuerte en Gaza como lo ha sido antes.

¿Por qué? Lo he dicho por largo tiempo: la única manera de socavar a Hamas y, eventualmente, lograr su colapso es ofrecerle a los palestinos una mejor alternativa a la de Hamas. No bombardeando sus cuarteles generales y destruyendo sus arsenales militares. Eso es bueno, pero no es suficiente.

Si yo hubiera sido los estadounidenses y los europeos después de que Hamas tomó el poder, habría ido a ver a la gente de la OLP que perdió las elecciones y, en lugar de darles armas y dinero, y les habría dicho: «Escuchen, gente. Hamas está en el poder por causa de vuestra corrupción, vuestra mala administración y porque ustedes, muchachos, son ladrones. ¿Por qué no se reforman, muchachos? Desháganse de toda esa gente corrupta de la OLP y de Fatah. Formen un partido juvenil y desafíen a Hamas en la próxima elección». Ese es un camino.

Pero temo que, bajo las actuales circunstancias, Hamas permanecerá por un largo tiempo. Hoy en día muchos palestinos le dirán a usted que Mahmoud Abbas es un traidor, que toda esa gente estuvo en realidad en los cuarteles generales del IDF observando la guerra. Hamas ya dice que Mahmoud Abbas les daba información a los israelíes acerca de los movimientos de los líderes de Hamas.

Estas acusaciones son muy serias, por supuesto. No sé si ustedes vieron hoy mi historia en el Jerusalem Post acerca de cómo Hamas, en las últimas 48 horas, ha lanzado una masiva ofensiva contra Fatah en Gaza. Asesinaron o hirieron aproximadamente a 100 miembros de Fatah. Los arrastran a las calles y les disparan a las piernas. Hasta le han sacado los ojos algunos de ellos. Puede que ustedes vayan a almorzar más tarde, así que no quiero entrar en descripciones gráficas de lo que le está pasando allá a Fatah. Pero Fatah está realmente bajo ataque y yo no veo a nadie moviéndose para salvarlos.

No veo un movimiento de masas levantándose en contra de Hamas. No ahora. He estado hablando con mucha gente en Gaza. No le oí a ninguna persona ahí culpar a Hamas por la destrucción de su casa. Estoy escuchando muchas voces contra Israel y contra los estados árabes. Y mucha de la rabia está siendo dirigida contra Mahmoud Abbas. Esta operación hace ver a los moderados como tontos. Los hace ver como si estuvieran en el lado equivocado. Cuando se tiene a Al Jazeera, la estación de televisión más popular en el mundo árabe, todos los días y todas las noches, incitando contra los líderes árabes y dándole espacio a gente que dice que los líderes árabes son traidores, que nuestros líderes árabes están en colusión con los israelíes, que los líderes árabes tenían la esperanza de entrar en Gaza sobre tanques israelíes… usted sabe, esto reverbera. La mayoría de las protestas en El Cairo, en Khartoum. En Yemen, donde vaya, oirá a la gente gritando slogans contra líderes árabes y Mahmoud Abbas antes de que griten slogans contra Israel y USA.

Y ahora está toda esa palabrería de llevar a Mahmoud Abbas a Gaza. Discúlpenme, pero si Mahmoud Abbas entrara a Gaza sería ejecutado en la plaza pública en pocos minutos. Están todas esas milicias vagabundeando por las calles. La mayoría de ellos no pelearon. Estaban escondidos. Se transformaron en «civiles» ni bien los israelíes lanzaron su ataque. Todos estuvieron escondidos o vestidos como civiles. Cuando los llevaban a los hospitales estaban sin sus armas. Fueron contados como civiles.

No sabemos exactamente lo que está pasando ahí, pero yo no veo ningún intento de desafiar a Hamas abiertamente por parte de los palestinos locales o de otras fuerzas.

Max Boot, Council on Foreign Relations: ¿Qué hay acerca de la expectativa israelí de que con estos ataques han establecido una disuasión contra Hamas? ¿Piensa que eso es cierto?

Khaled Abu Toameh: Sí. Sí. Mire. La margen occidental estuvo tranquila durante el ataque a Gaza. Ahora, yo estuve hablando con mucha gente. ¿Sabe lo que me dijeron? Y esta es la parte graciosa. «¿Sabe qué?» dijeron. «Los judíos enloquecieron. Este no es el momento de crear confusión con ellos.». Y, usted sabe, cuando se escucha esto de la gente en la calle, esto realmente crea disuasión. A me gustaría mejor ver disuasión de otra manera, pero hoy está esta percepción en la calle árabe de que los judíos enloquecieron, no hay más líneas rojas, nada, no les importa, y nosotros debemos ser cuidadosos. Así que, en ese sentido, sí, hay cierto tipo de disuasión, al menos en el corto plazo.

Antes de esta guerra, cuatro días antes de la guerra, entrevisté a una cantidad de muchachos de Hamas. Lo publiqué en el Jerusalem Post. Y el encabezado fue Hamas Se Burla de la Falta de Respuesta de Israel a los Ataques con Qassam. ¿Qué estaban diciendo los líderes de Hamas? Básicamente que los judíos son cobardes.

Ellos piensan que Israel se escapó del Líbano, que Hezbollah los derrotó. Pensaron que los judíos estaban asustados y que no irían a Gaza. Realmente confiaban que Israel no respondería con un ataque. Realmente. Confiaban. Como mucho, pensaban que Israel enviaría unos pocos tanques a campos abiertos para calmar a la opinión pública israelí. Así que la respuesta los tomó, realmente, por sorpresa, especialmente el primer día.

Así que sí, existe hoy esta percepción en el mundo árabe de que nuestro vecino enloqueció.

Anthony Cordesman: Este verano estuve en la ribera occidental y es asombroso lo que han logrado aún cuando una enorme cantidad de dinero está todavía yendo a manos de los importantes funcionarios y no al pueblo palestino.

Khaled Abu Toameh: El otro día alguien vino por primera vez a esta parte del mundo y me llamó y me pidió que lo llevara a Ramallah. Así que lo conduje al centro de Ramallah y nos estacionamos ahí. El hombre esta choqueado. Decía «¿Dónde están los campos de refugiados? ¿Dónde están las casas de barro? ¿Dónde está la pobreza?»

Yo dije «¿Por qué me pregunta estas cosas?»

El dijo «Estoy choqueado. Mire que lindo es esto»

Sabe, hay allí cosas que son contradictorias y que no tienen sentido. Algunos de los restaurantes de Ramallah son más caros que los restaurantes de Tel Aviv. Hay gente con mucho dinero.

La corrupción no ha sido detenida, pero ha sido reducida. Algunos estadounidenses y europeos continúan derramando dinero sobre la gente de la OLP sin hacerlos responsables con el pretexto de que ese dinero producirá un efecto de moderación.

Max Boot: Parece haber un sentimiento de que la margen occidental está mejor económicamente.

Khaled Abu Toameh: Sí.

Max Boot: ¿Se traduce eso en una mejor política?

Khaled Abu Toameh: No.

Mario Loyola, National Review Magazine: Una estrategia estadounidense en la política exterior de la administración Bush ah consistido en hacer que las condiciones en la margen occidental sean mucho mejores que en Gaza para que la gente comience a decir, «Mira, está mejora bajo Fatah»

Khaled Abu Toameh: Dicen eso. Pero, en definitiva, no van a votar por Fatah. ¿Por qué? Mire. La gente no hará eso por dos razones, o votarán por Hamas por dos razones.

Una, Hamas no es un poder corrupto, no roban dinero. Nadie les dio una oportunidad, así que los palestinos no se pondrán en su contra. Hamas es la víctima a los ojos de los palestinos. Y, como tales, la simpatía del pueblo está con Hamas.

Dos, cuando se fijan en los tipos de Fatal, todos esos Abus asentados en Ramallah, no ven ningún cambio. No ven que la gente de la OLP, la gente de Fatah, hayan extraído alguna conclusión de su derrota. Fatah ha tratado de convocar a elecciones internas a lo largo de los últimos dieciocho años, y fallaron. Mahmoud Abbas prometió convocar a elecciones generales dentro de Fatah, hace dos años, hace tres años, hace cuatro años. La lucha por el poder entre la vieja guardia y la joven guardia dentro de Fatah ha continuado. La gente mira a Fatah y no ve que haya una alternativa viable contra Hamas.

General Tom McInerney, Fox News Military Analyst: ¿Hay un solución para este problema?

Khaled Abu Toameh: Ustedes los estadounidenses siempre nos pregunta eso. ¿Por qué los estadounidenses siempre me preguntan si hay una solución? ¿Una solución para qué?

Michael J. Totten: Para todo el asunto.

Khaled Abu Toameh: ¿Qué es todo el asunto?

Anthony Cordesman: ¿Hay algo útil que podría hacerse este año?

Khaled Abu Toameh: Escuchen. Miren. Tenemos que dejar de sonar acerca del Nuevo Medio Oriente y la coexistencia y la armonía y de transformar esta zona en un Hong Kong y Singapur. Si alguien piensa que un palestino se despertará a la mañana y cantará el himno nacional israelí, eso no va a ocurrir. Si alguien piensa que un judío israelí volverá a hacer sus compras en el centro de Ramallah o ver a su dentista en Bethlehem o comer pescado en la ciudad de Gaza, eso no va a ocurrir. Se ha establecido un total divorcio entre judíos y palestinos. No queremos vernos unos a otros.

Pienso que eso es bueno. La separación es buena. La separación no requiere de armonía y coexistencia. Olvídenlo. No va a ocurrir. Enfoquémonos en manejar el conflicto. En lugar de hablar de paz real, comencemos todos por tratar de frenar la violencia, reducir el nivel de derramamiento de sangre y, pude ser que eso pavimentará el camino para una futura paz. La única solución ahora es la total separación entre estas dos comunidades. Israel no debería estar en los asuntos internos de los palestinos pero, al mismo tiempo, Israel tiene el derecho de velar por su propia seguridad. Deberían desconectarse completamente de los palestinos y decirles: «Escuchen, gente. No se metan nunca más en líos con nosotros. Responderemos atacando si ustedes nos lanzan cohetes. Y si quieren tener a Hamas, Fatah o a quien sea, vayan y háganlo sin nuestra ayuda». Esa es la única manera. No veo que aquí esté surgiendo una paz real. Deberíamos dejar de hablar de eso.

Max Boot: Pero antes usted dijo que si Israel se retira de la margen occidental, Hamas estaría en el poder en cinco minutos.

Khaled Abu Toameh: Lo que digo es que los israelíes deberían retirarse bajo las condiciones apropiadas. Bajo las actuales circunstancias, no deberían retirarse. Sólo si tienen un socio en el lado palestino.

Max Boot: Las circunstancias no van a cambiar en el futuro cercano.

Khaled Abu Toameh: Sí. Muy bien. Así que no hagan nada. ¿Saben qué? Algunos israelíes me preguntan que deberían hacer. Yo digo «Nada. Simplemente siéntense. Y esperen»

Si yo fuera un judío israelí iría a los palestinos y les diría «Escuchen, gente. Estoy preparado para darles un estado palestino y la mayoría de los israelíes está de acuerdo con eso, no porque amemos a los palestinos sino porque queremos deshacernos de los palestinos».

Hoy hay una mayoría de judíos que quiere desarmar la mayoría del asentamiento y quedarse con sólo el dos por ciento de la margen occidental. Mis amigos judíos israelíes me dicen, «Sabes, Khaled. Ustedes los árabes pueden tomar lo que quieran. Solo déjennos en paz. Les daremos lo que quieran si ustedes simplemente nos dejan en paz». Algunos de ellos van aún más allá de eso. Algunos de ellos dicen «Sólo déjennos Tel Aviv, el aeropuerto y la playa».

En la alborada de estos cambios positivos que han ocurrido dentro de Israel, todo lo que ustedes necesitan es un fuerte socio en el lado palestino. Existe alguna esperanza, pero sólo si existe un fuerte socio en el lado palestino.

General Tom McInerney: Pero no Hamas.

Khaled Abu Toameh: No me importa. Si yo fuera israelí hablaría con cualquier palestino que quiera hablar conmigo, y le dispararía a cualquier palestino que me disparara. No preguntaría si son de Hamas. ¿Sabe por qué? Créame, si escucha a Hamas y Fatah en árabe no existe una gran diferencia, especialmente en estos días. Fatah luchó al lado de Hamas en Gaza. Hoy dicen que perdieron 36 combatientes y que lanzaron 900 cohetes contra Israel. Fatah.

Mario Loyola: Hamas pretende que sus bajas son menores y Fatah pretende que sus bajas son mayores.

Khaled Abu Toameh: Miren. Miren. Como dije antes, dejemos de decir «Fatah» y «Hamas». Hablen con cualquiera que quiera hablar. Habla con Hamas no significa que ustedes reconocen a Hamas o que ellos se convertirán en vuestros socios. Lo gracioso es que Israel fue a la guerra contra un partido al que no reconoce. Y al final Israel hizo un alto al fuego unilateralmente y negoció con los estadounidenses y con los egipcios para terminar la guerra. Y Hamas todavía está asentada ahí.

No hay nada de malo con que Israel hable con Hamas si ellos quieren un alto el fuego. Los israelíes no pueden ignorar el hecho de que Hamas está en el poder. Y Hamas continúa gozando de un enorme apoyo ahí.

Dr. Barry Posen, MIT Security Studies Program: Me interesa volver un par de pasos y pedirle su valoración de la estrategia de Hamas de dejar que el lapso del cese al fuego termine y acelerar el lanzamiento de cohetes. Usted ya mencionó que ellos calcularon mal la reacción israelí, pero ¿qué beneficio esperaban obtener? Y ¿Qué le dice eso acerca de disuadir a Hamas en el futuro?

Khaled Abu Toameh: Pienso que esto es algo que mucha gente en Israel y en Occidente no oye. Yo lo oigo en árabe y lo oigo directamente de ellos.

Dr. Barry Posen: Por eso se lo pregunto a usted.

Khaled Abu Toameh: Justo antes de que expirase el cese al fuego, Hamas fue a Egipto y les dijo «Escuchen, gente. Estuvimos de acuerdo con el cese al fuego anterior porque ustedes, los egipcios, nos prometieron que abrirían el paso fronterizo de Rafah. Y eso no ocurrió. Y nosotros, Hamas, nos comprometimos por eso. Hicimos lo mejor posible para honrar el cese al fuego».

Muy bien, hubo algunas violaciones aquí y allá pero Hamas de algún modo honró el cese al fuego. Arrestaron a gente que disparaba contra Israel.

Mubarak dijo «Al diablo con eso. No voy a abrir el paso fronterizo de Rafah a menos que ustedes le permitan a Mahmoud Abbas entrar a Gaza. Hagan lo que quieran. Yo estoy bajo presión de los israelíes, de los estadounidenses y de Mahmoud Abbas para no abrir el paso fronterizo de Rafah».

Mahmoud Abbas fue a ver a Mubarak antes de que el cese al fuego expirara y le dijo «Presidente Mubarak, por favor no reabra el paso fronterizo de Rafah porque eso fortalecerá a Hamas. Si usted quiere que se abra, sólo devuélvame en la línea del acuerdo de 2005 intermediado por USA.».

Y si lo piensa, Mahmoud Abbas y Hosni Mubarak tienen una responsabilidad indirecta por esta guerra. Cuando Hamas vio que no abrirían las fronteras, Hamas dijo «Al diablo con el cese al fuego» y comenzó a lanzar cohetes nuevamente. Israel reaccionó y ahora estamos donde estamos.

Así que volvimos al casillero uno. Hamas está todavía haciendo la misma demanda. Dijeron «Muy bien, accedemos a un cese al fuego, pero reabran la frontera». Siguen diciendo «reabran la frontera».

Max Boot: ¿Piensa que habrá algún cambio en la actitud de Mubarak? ¿Hará algo de utilidad que no haya hecho antes?

Khaled Abu Toameh: No. Volvimos al casillero uno. Miren. Para Mubarak es mejor si esos armamentos van a Gaza y matan judíos, porque si esos armamentos no van a Gaza para matar judíos podrían terminar en las calles de El Cairo. Podrían terminar en las manos de la Hermandad Musulmana.

El contrabando es un negocio. Somos injustos con Hamas diciendo que fueron ellos los que establecieron los túneles. Estos túneles estuvieron ahí desde 1967. En los 1970’s visité algunos de los túneles. En los 1980’s visité los túneles. Cuando Arafat estaba ahí, visité los túneles. Estos túneles son parte de la cultura. Es una cuestión cultural. Si se tiene un túnel propio es como si tuviera su propio negocio. Hamas cobra ahora impuestos y le da a la gente licencias para construir su propio túnel.

Escuchen. Los egipcios son hipócritas. Están ocupados matando refugiados africanos que tratan de obtener asilo en Israel. Abrieron fuego sobre una madre y su hijo africanos que trataban de escaparse de Sudán y trataban de buscar refugio dentro de Israel. No he oído que los egipcios están destruyendo túneles o algo. No lo he oído.

Dr. Barry Posen: ¿Cuál era la teoría de Hamas acerca de cómo funcionaría el fuego de cohetes? ¿Estaba el fuego de cohetes pensado para que los halcones alcanzaran el poder aquí? ¿Trataban de obtener atención nuevamente? ¿Trataban de afectar las relaciones israelíes-egipcias? Porque, de un extraño modo, me parece que esta guerra tenía un objetivo gracioso, que tanto los israelíes como Hamas luchaban a favor de Egipto.

Khaled Abu Toameh: Mire. Pienso que esta Guerra pudo haber sido prevenida. Realmente. Si hubiéramos ido a Hosni Mubarak y a los estadounidenses y les hubiéramos dicho «Muy bien, olvidémonos del acuerdo de 2005. Establezcamos un nuevo acuerdo». A cambio Hamas habría accedido a tener algunos representantes de la Autoridad Palestina en la frontera. Pero nadie quiso escuchar. Todos dijeron «Derroquen a Hamas, derroquen a Hamas».

Para responder a su pregunta, Hamas pensó que si lanzan cohetes contra Israel el público israelí se rebelaría y comenzaría a quejarse e iría con sus líderes y les diría: Vayan y encuentren algún tipo de solución». Los israelíes no quieren la guerra y no pueden soportar tener una guerra en vísperas de elecciones. Así que pensaron que el público israelí se rebelaría, que el gobierno egipcio volvería y negociaría un nuevo cese al fuego en los términos de Hamas. Realmente pensaron que esos cohetes traerían algún tipo de respuesta internacional o una respuesta del público israelí.

Mario Loyola: ¿La violencia, para Hamas, nos es tanto un medio como un fin?

Khaled Abu Toameh: Por supuesto. Por supuesto. Pero en este específico caso usaron los cohetes para poner presión sobre Israel, occidente y los egipcios con la esperanza de que podrían extraer algunas concesiones. Hamas cree que han creado un equilibrio de terror con Israel, y están tratando de imitar a Hezbollah.

Anthony Cordesman: ¿Cuáles serán las actitudes de los palestinos hacia Irán y Siria? Y ¿Qué pensarán los palestinos acerca de los europeos?

Khaled Abu Toameh: Primero de todo, Hamas y Fatah están peleando por quién será el que reciba la ayuda internacional. Esto es muy malo, y todavía se acusan mutuamente de robar algo de la ayuda que ha entrado de occidente y de los países árabes.

Ahora: Irán, Siria, Hezbollah, Al Qaeda, Jihad islámica, Hermandad Musulmana, toda esa gente están jugando un papel muy negativo en esta parte del mundo. Irán no quería que Hamas firmara el cese al fuego. Irán quiere que se luche hasta el último palestino. Y lo harán a través de Hamas, a través de Hezbollah. Tiene su propia agenda, estos iraníes. Hamas no podría haber tomado el control de la franja de Gaza en 2007 si no hubiera sido por el apoyo de Irán y Siria. Ellos tenían apoyo logístico y financiero, lo cual significa armamento. La mayoría del armamento que entraba a Gaza está financiado por Irán y facilitado por Siria.

Así que ¿Cómo están relacionados los palestinos con ellos? Hay algunos palestinos que le dirán que los iraníes son malos, que no los quieren metiéndose en nuestros asuntos, miren lo que han hecho, esos iraníes y sirios son responsables por las divisiones entre los palestinos, ellos incitan a Hamas. Otros le dirán que ellos le dan la bienvenida a Irán. Hay visiones mezcladas. Pero no creo que a la mayoría le gustaría ver ayuda de Noruega, Suiza o Canadá en lugar de Irán y Hezbollah.

Traducción para porisrael.org: Ing. José Blumenfeld

Reenvia: www.porisrael.org

A %d blogueros les gusta esto: