El giro americano sobre Durban II

Cuando algo no me gusta prefiero discutir y explicar porque creo que el otro esta equivocado (aunque esto solo puede suceder si ambos utilizamos argumentos y no insultos), mientras que otros prefieren no discutir para no dar legitimidad  a los dichos de otro. Ambas posiciones son válidas pero creo que la primera es mas efectiva que la segunda  a la hora de enfrentar ideas.

Estados Unidos durante la Administración Bush respecto de la conferencia Durban II había optado por la segunda opción, no ser complice de la continuación de una conferencia que en nombre del  anti-racismo se convirtió en una plataforma para la distintas ONGs denominazaran a Israel y banalizaran el Holocausto, además de escupir expresiones deliberadamente judeofobicas.

La actitud tomada por Bush y Rice a mi entender fue la correcta, no legitimar una conferencia donde se promocione la intolerancia, sin embargo las cosas cambiaron con la Administración Obama que ha decidido tomar parte de los preparativos para la cumbre que tendrá lugar en Suiza. Gran Bretaña y Suiza ya han afirmado que boicotearan la conferencia de no recibir garantías de que no será similar a Durban I. Sin embargo Estados Unidos participó de las preparaciones y Anne Bayefsky, de EyeOnTheUN hace algunos comentarios:

Representantes de Estados Unidos estaban dirigiéndose a una comisión negociadora que estaba tratando el tema de derechos humanos,  la comisión estaba presidida por Libia, con un vicepresidente iraní y un rapporteur cubano. El encuentro del lunes sobre el mismo tema estaba dirigido por Yuri Boychenko, de Rusia. Ante ellos había un proyecto para que sea adoptado como documento final de la conferencia misma. Dicho borrador incluía montañas de referncias ofensivas, limites a la libertad de expresión, disposiciones anti-Israel y anti-judías, e  incendiarias declaraciones de victimización de los musulmanes contra LOS racistas que luchan contra el terrorismo.
La participación americana en dichas reuniones no fue para disputar algunas de las inujuriosas declaraciones preperadas para ser presentadas en la conferencia, sino mas bien han sido perros falderos de “reputados” organizadores, dice Bayefsky:
Asi es como los delegados americanos respondieron a la propuesta que ellos entendieron como incompatible con los intereses de Estados Unidos: (Las “Parentesís” significa no aprobar lo que se esta diciendo) “Odio ser la causa de infelicidad en esta mesa… Sugiero de que la frase se mantenga entre paréntesis y ofrezco mis mas sinceras disculpas”

El artículo también menciona la falta de compromiso de Estados Unidos con la libertad de expresión.

Para tener una idea de la perversión que predominó en la conferencia de Durban en el 2001, este es un extracto de de lo que se podía leer en el borrador del documento de aquella cumbre:

“La Conferencia Mundial reconoce con profunda preocupación el incremento de las prácticas racistas del sionismo y anti-semitismo en varias partes de mundo, asi como el emerger de movimientos racistas y violentos, basados en ideas discriminatorias, en particular, el [movimiento] sionistaviolence que se basa en la superioridad racial.”

Estados Unidos ha decidido participar, y no para intentar cambiar el rumbo de la conferencia, sino para convertirse en complice de ella aún si va en contra de sus propios intereses.

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: