Durban II: Estados Unidos y otros en el camino correcto

Pancartas desplegadas en la Conferencia de Durban de 2001

Pancartas desplegadas en la Conferencia de Durban de 2001

Ya mencioné el mes pasado un sorpresivo giro en cuanto a la participación de Estados Unidos en la conferencia denominada informalmente Durban II, cuyo objetivo es analizar los objetivos y avances de la Conferencia contra el Racismo organizada por la ONU en la ciudad de Durban, Sudafrica en 2001. La conferencia en si ya ha sido tratada varias veces en este blog, pueden leer posts anteriores acá.

Afortunadamente la postura del nuevo gobierno americano de involucrarse en la conferencia Durban II que se llevará a cabo en Ginebra el mes que viene fue revisada y modificada:

Estados Unidos boicoteará una conferencia de Naciones Unidas sobre el racismo por no estar de acuerdo con una documento que está siendo preparado para la reunión que menciona a Israel.

Representantes estadounidenses viajaron a Ginebra para participar en la elaboración del documento que reemplaza a un controvertido borrador escrito en 2001 en una conferencia en Durban, Sudáfrica.

Sin embargo, los representantes norteamericanos no lograron superar objeciones relacionadas con la inclusión de Israel en el documento.

“El documento negociado fue de mal en peor y el actual texto del borrador del documento no es salvable”, dijo el portavoz en funciones del Departamento de Estado Robert Wood en una declaración emitida hoy.

“Como resultado, Estados Unidos no se comprometerá en futuras negociaciones sobre ese texto, ni participaremos en una conferencia basada en ese texto. Una conferencia basada en ese texto será una oportunidad perdida para hablar claramente sobre el persistente problema del racismo”.

Otra noticia positiva porviene de tierras italianas, donde también han decidido sumarse a Estados Unidos, Israel y Canada:

Italia no participará en la conferencia de la ONU sobre el racismo conocida como Durban II, anunció oficialmente este viernes un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores.

“El ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, decidió retirar la delegación de Italia debido a que no aprueba el proyecto de declaración final, el cual contiene frases inadmisibles, agresivas y antisemitas”, declaró a AFP un portavoz de Exteriores.

Italia no excluye participar en la conferencia en el caso de que se supriman esos párrafos de la declaración final.

La Primera Conferencia Mundial de Naciones Unidas Contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y la Intolerancia, que se realizó en Durban (Sudáfrica) en 2001, acabó con el abandono de Estados Unidos, Israel y Canadá, que consideraron como anti-israelí la tentativa de algunos países árabes de condenar el sionismo.

El Reino Unido también ha condicionado su participación a la remoción de dicho párrafo. El Congreso Judío Mundial también se ha expedido sobre este tema.

Por ota parte la Unión Europea en su conjunto ha amenazado con boicotear la conferencia si se mantiene con los objetivos de promover limitar la libertad de expresión y el antisemitismo:

Varios países europeos señalaron el miércoles que temen que el derecho universal de la libertad de expresión quede en peligro si la conferencia sobre el racismo que celebrará la ONU en abril emite una petición para prohibir la “difamación de la religión”.

También advirtieron, en discursos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que no podrán aceptar un castigo a Israel por “racista” ni ninguna promoción del antisemitismo en ese encuentro, que se celebrará en Ginebra del 20 al 24 de abril.

“La libertad de expresión debe ser la piedra angular de nuestra lucha contra el racismo”, dijo el delegado sueco Frank Belfrage. El ministro británico de Derechos Humanos, Mark Malloch Brown, dijo que limitar la libertad de expresión sería socavar la tolerancia.

Esta semana, Australia, Francia, Suiza, Polonia, Holanda, Alemania y la República Checa expresaron opiniones similares ante el consejo, en nombre de las 27 naciones de la Unión Europea, entre otros.

Las cuestiones de la libertad de expresión y el antisemitismo han sido fijadas por algunos países occidentales, entre ellos Estados Unidos, como sus “condiciones” para participar en el encuentro, denominado Durban II

Un gran avance sin dudas para exponer a los promotores del antisemitismo en una conferencia que se propone combatir el racismo, sin embargo para Natan Sharansky esto no es suficiente

Volante repartido en Durban en 2001, que plantea que si Hitler hubiese ganado hoy no habría Israel.

Volante repartido en Durban en 2001, que plantea que si Hitler hubiese ganado hoy no habría Israel.

Pero incluso sin la participación de los EE.UU. y Canadá (que se retiró el año pasado), Durban II, sin embargo, tendrá  lugar en territorio del mundo libre, con la financiación del mundo libre, y bajo los auspicios de la instituciones del mundo libre .  Al igual que Durban I ,  se celebrará en la mejor tradición de doble sentido orwelliano: Bajo el lema de la lucha contra el racismo y la discriminación, la conferencia estará dedicada  a  satisfacer a las peores formas del nuevo antisemitismo, la demonización y deslegitimización de Israel.

Para terminar, Michael Ross que trabajaba para la unidad contra-terrorista de Israel en Durban, da testimonio de la situación generada por las ONGs  en las que se replicaba los sentimientos expresados en el borrador oficial:
Una amplia selección de literatura de odio vilipendiando a los judios e Israel se difundió durante la Conferencia de Durban. Algunos del “material de protesta”incluian caricaturas de estilo nazi de Judios con la nariz aguileña. La única diferencia fue que la propaganda actualizada mostró judios con las manos manchadas de sangre de palestinos mientras…  se sentaban en sus pilas de dinero. Hubo varias pancartas y carteles que mostraban a los israelíes llevando uniformes nazis y otra parafernalia relacionada con los autores del Holocausto.
A %d blogueros les gusta esto: