Durban II: Una estrategia para afirmar la victoria

Con la negativa encabezada por Canada, denunciando el sesgo antisemita en la Conferencia de Revisión de Durban, que ha sido apoyada por Estados Unidos, Israel e Italia. Y además del apoyo de países como Holanda, Gran Bretaña, Australia Dinamarca y la Republica Checa, cuya participación esta condicionada a la redacción final del texto, se puede decir que ha sido una victoria frente a la injusticia de Durban utilizada principalmente para promover el antisemitismo y limites a la libertad de expresión.

La postura de estos países, que de  confirmarse arrastrará a otro conjunto de países a no presentarse y dejará a lugar de la reunión en Ginebra, semi-vacia. Aparentemente el borrado ha sufrido algunos cambios y ha sido modificado dejando a un lado los parrafos señalados por gran parte de la comunidad de países democráticos.

Sin embargo, Gerald Steinberg,  presidente de NGO-Monitor y del departamento de Ciencias Politicas de la Universidad de Bar Ilan, no esta totalmente seguro si aquellos países que han puesto en duda su participación deberian participar aun si el texto es modificado. Este es el panorama:

Ahora que este texto se ha modificado, deberían estos gobiernos, incluido Israel, reconocer esta importante victoria diplomática que obligó a un cambio en el texto – por encima de las cabezas de los funcionarios libios e iraníes – y estar de acuerdo en participar sobre la base del nuevo documento? ¿O es un juego de manos diplomático – un cambio temporal en el lenguaje utilizado para poner fin a la revuelta de las delegaciones democráticas?  Esta victoria, si bien incompleta, es importante y casi única – y puede representar un punto de inflexión en toda la “guerra suave”, incluyendo el boicot contra Israel y el abuso de los derechos humanos como un arma (lawfare). Los esfuerzos de Irán, Libia, Siria y Egipto para ampliar la estrategia de demonización de Durban han sido repudiados en la ONU – el mismo órgano que ha llevado este proceso desde la Conferencia de Durban 2001 original.
Steinberg es claro, la participación de estos países podría desembocar en esto:
Cuando comience la conferencia, Libia e Irán, con el apoyo de Egipto, Siria, Cuba y el resto, utilizará su mayoría para restaurar términos como “apartheid israelí” y de “genocidio”.
La solución también parece clara:
Si bien el debate sobre la estrategia continuará en el próximo mes antes de la apertura de la conferencia, el expediente pone de manifiesto claramente que la única forma de derrotar a la OCI (Organización de la Conferencia Islámica) en este lugar es a través de una amenaza creíble de una retirada masiva. Una conferencia que se limite a la participación a los regímenes árabes e islámicos – entre los peores violadores de los derechos humanos en el mundo – deslegitima todo el proceso.
Es decir, los europeos, de participar de esta conferencia deberán estar listos para retirarse ante algún indicio de que la mayoría que tiene garantizada la OCI intente modificar el texto a su estado anterior.
A %d blogueros les gusta esto: