Durban II: Dia 1

La apertura de la Conferencia de Revisión sobre el Racismo, fue llevada a cabo por el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, toda una ironía.

Los diferentes medios han levantado extractos del discurso del único jefe de estado presente en la conferencia:

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, causó este lunes un enorme revuelo en el primer día de la Conferencia de la ONU sobre el Racismo en Ginebra, llamada Durban II, al arremeter contra Israel en un discurso que provocó la salida de la sala de los países europeos presentes.

Ahmadinejad ignoró el llamado del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a no asociar el sionismo con el racismo y subió a la tribuna para denunciar que la creación de Israel privó “de tierras a una nación entera bajo el pretexto del sufrimiento judío”.

Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) “enviaron a emigrantes de Europa, de Estados Unidos y del mundo del Holocausto para establecer un gobierno racista en la Palestina ocupada”, declaró el presidente iraní, que suele criticar con frecuencia a Israel.

Cuando llamó a “hacer esfuerzos para poner fin a los abusos de los sionistas y de (sus) partidarios”, los 23 representantes europeos presentes abandonaron la sala de la sede europea de la ONU, en medio de abucheos, tal como habían acordado previamente en caso de que Ahmedinejad lanzara “acusaciones antisemitas”.

Aquí se puede ver a partir del segundo 22 como se comienzan a retirar los representantes europeos:

Y aquí a los activistas gritandole “racista” a Ahmadinejad vestidos de payasos, dignos personajes de un circo como este:

Argentina, y los demás países latinoamericanos se  quedaron en sus lugares legitimando el discruso de Ahmadinejad.

Sergio Widder, del Centro Simon Wiesenthal hizo declaraciones en este sentido:

En diálogo con la Agencia Judía de Noticias, AJN, Sergio Widder, representante del Centro Wiesenthal en Argentina, desde Durban, calificó de “escandalosa” a la actitud de la delegación argentina de no retirarse, al igual que los representantes de otros países, del foro en el que el presidente Ahmadinejad criticó duramente al estado israelí.

Sergio Widder, en una entrevista telefónica con la Agencia Judía de Noticias, AJN, confirmó desde Ginebra que miembros de delegaciones de naciones de la Unión Europea abandonaron el recinto en el cual el presidente iraní Ahmadinejad pronunciaba un discurso hostil contra el Estado de Israel, y lamentó que “ni la delegación de Argentina, ni las de América Latina hayan reaccionado de la misma manera”.

En su asombro, Widder se acercó al jefe de la delegación Argentina y le cuestionó la reacción de sus miembros, a lo que el último respondió que “es un discurso desagradable pero no lo suficientemente como para retirarse”.

Por este echo, Widder manifestó que “es escandaloso que un país como Argentina, el cual ha denunciado a Irán por su falta de cooperación con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con una presidenta como Cristina, que se negó a ser fotografiada en la Cumbre de los Países Árabes junto con el presidente de Sudán, haya reaccionado de una manera tan pasiva. Nunca me hubiera imaginado semejante pasividad de Argentina”.

“El no repudiar este tipo de discursos como el del presidente iraní es un escándalo y una falta de respeto”, señaló Widder.

No asi fue la actitud de Estados Unidos, Israel, Canada, Italia, Alemania, Polonia, Australia, Holanda  y Nueva Zelanda que han boicoteado a la cumbre de la hipocresía

A %d blogueros les gusta esto: