Los “moderados” del Hamas

En el día de ayer, a la hora del café, agarré (solo por curiosidad) el diario Página/12. Cuando llegué a la sección internacional de este periódico, inevitablemente leí la siguiente noticia, provocando de forma inmediata que escupiera el café medio digerido por toda la cocina al cagarme de risa como nunca antes lo había hecho. Quisiera compartir con los lectores de este sitio mi motivo de carcajada:

Salafistas vs. islamistas moderados

Trece palestinos murieron y al menos un centenar resultó herido ayer en la Franja de Gaza en unos enfrentamientos entre la policía del movimiento islamista Hamas, que controla el territorio, y miembros de un grupo extremista. Según el servicio de rescatistas, entre los muertos figura el jefe de la rama militar de Hamas en la región sur de la Franja, Mohammed el Chamali.

Testigos relataron que la policía de Hamas rodeaba una mezquita en Rafah, cerca de la frontera con Egipto, en la que se habían atrincherado miembros del pequeño grupo extremista salafista Jund Ansar Alá (Los soldados de los partidarios de Dios), para quienes el grupo islamista palestino es demasiado moderado. Rafah es el bastión que mantiene en la Franja de Gaza el movimiento salafista, cuya ideología es cercana a la de la red Al Qaida.

Un responsable egipcio de seguridad señaló que un niño de tres años resultó gravemente herido al otro lado de la frontera por una bala perdida. Una fuente médica precisó que el pequeño se encontraba en estado crítico. Según los testigos, los enfrentamientos empezaron cuando la policía de Hamas quiso asaltar la mezquita después de que el grupo salafista proclamase la creación en la Franja de Gaza de un “Emirato Islámico”, desafiando así al grupo islamista.

“Proclamamos hoy la creación de un Emirato Islámico en la Franja de Gaza”, había declarado en la mezquita Abdelatif Mussa, jefe de Jund Ansar Alá. Mussa pronunció esas palabras, rodeado de combatientes armados. Las fuerzas de Hamas, que controlan la Franja hace dos años, evitaron el enfrentamiento abierto y optaron por dinamitar el edificio. El Ministerio del Interior en Gaza emitió un breve comunicado justificando la ofensiva. “Toda persona fuera de la ley que lleve armas para propagar el caos será perseguida y arrestada”, leía el texto.

Jund Ansar Alá es un pequeño grupo radical que quiere que se aplique la sharia (ley islámica) en Gaza. Miembros del grupo han amenazado a los propietarios de cafés con Internet con incendiar sus locales y quieren imponer un mayor pudor y rigor en las playas del territorio palestino. Además, Hamas acusó a Jund Ansar Alá en julio de haber provocado una explosión que hirió a 52 personas en Jan Yunés, en el sur de la Franja de Gaza, durante una boda.

La verdad, Página/12 nunca deja de sorprenderme por su ridiculez. Lo cierto es que el enfrentamiento producido por una pequeña facción islamista ligada a Al-Qaeda y el Hamas no es una cuestión ideológica, sino puramente relacionada con el poder: el Hamas, mantenido por Irán (aunque Hamas también recibió el apoyo de Al-Qaeda cuando perpetró el golpe de Estado que le otorgó el control de Gaza en junio del 2007), no permitirá que otra facción armada palestina relativamente nueva se atreva a retarlo acerca de quién es el amo y señor de Gaza, lo demostrará a los tiros si es necesario, y no es la primera vez que pasa (sucedió con miembros de la Yijad Islámica, el Fatah y otros más; Hamas sabe imponer su poder con toda contundencia). Pues como dije anteriormente, no es una cuestión ideológica de “moderados” y “extremistas” lo que produce este tipo de enfrentamientos entre los “hermanos” islamistas, pues no existe algo así como islamistas “moderados”, y Página/12 debería saber que el que quiere (y de hecho lo está haciendo) imponer la Shaharía en Gaza – permitiendo cosas tan lindas como los asesinatos de honor, castigando con latigazos a quien se atreva a beber alcohol en público, ahorcando homosexuales y prohibiendo a las mujeres vestirse normalmente en las playas (entre otras tantas lindezas) – es nada menos que el Hamas.

Pues, a lo que voy… que un diario afirme que, porque facciones islamistas rivales arreglan sus diferencias a los tiros (como acostumbran a hacer en cualquier sitio), entonces el Hamas ahora son islamistas “moderados” y los otros los islamistas “radicales”, sería tan absurdamente ridículo como afirmar que en 1934 los nazis “moderados” de las SA se enfrentaron con los nazis “extremistas” de las SS. Pues eso… sería triste semejante ignorancia y desinformación si no fuera por lo gracioso que es.

Así que, chicos, ahora ya sabemos quienes son los islamistas “moderados” y los islamistas “extremistas”. Gracias Página/12 por hacernos ver la luz:
FOTO

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: