Si Vis Pacem Para Bellum

Obama

Recientemente el mundo se levantó con la nueva noticia de que el Premio Nóbel de la Paz era otorgado a nada menos que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama. Las reacciones internacionales fueron diversas, pero en general osciló entre la felicitación puramente formal con pedidos de hacer más, pasando por la absoluta sorpresa hasta el furibundo rechazo. Un par de cosas para comentar…

Es parte del propósito de este post analizar ciertas reacciones de parte de los principales mandatarios palestinos que me parecen dignas de llamar la atención. Mientras del lado israelí Netanyahu, Barak y Peres felicitaron a Obama, del lado palestino tenemos que el Hamás, bajo su portavoz Fawzi Barhoum, proclamó lo siguiente:

Obama no se merece el premio por no haber garantizado a los palestinos sus derechos legítimos. Creemos que tiene que facilitar muchas cosas a los palestinos para hacerse acreedor a este premio, debe cambiar su actitud y ser justo con los palestinos.

Mientras que, desde la Autoridad Palestina, el principal negociador Saeb Erekat afirmó:

Espero que Obama sea capaz de traer la paz a Oriente Medio, devolver a Israel a las fronteras de 1967 y crear un Estado palestino con capital en Jerusalén.

Digo yo a raíz de todo esto… ¿Cómo carajo puede ser que los palestinos sean tan narcisistas y egocéntricos como para creerse que todo lo que sucede en este rincón del universo pasa por sus problemas? Simplemente como si no hubieran más problemas e intereses globales en Medio Oriente o el resto del mundo, a tal punto que el Hamás llega a considerar que el Premio Nóbel no es, como lo establece su estatuto, “para recompensar a las personas que hayan trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración o promoción de procesos de paz“, sino que es en recompensa al imbécil más pro-palestino del año (jeje, se me ocurren un par de europeos hijos de padres con dinero que se consideran el “Lawrence de Arabia del siglo XXI”). Lo mismo vale para Erekat con su visión de la paz… ¿Acaso se cree que la única “paz” posible es la que aspira o considera la Autoridad Palestina como válida? (nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad). Pero claro que este egocentrismo/egoísmo no debe sorprendernos en lo más mínimo, teniendo en cuenta que en realidad lo suelen aplicar todos los días, solo que exactamente a la inversa: todos los males del mundo son culpa de Israel/judíos/conspiración-sionista-internacional (llámelo como se le de la gana).

A veces me dan ganas de decirles: DEJEN SU EGOCENTRISMO PSEUDONAZI DE LADO!! Vamos muchachos! Que hay mayores problemas en el mundo, conflictos mucho peores que el que afecta a los palestinos e israelíes y, sobre todo, pueblos con mucho más sufrimiento que no hicieron nada para merecerlo ni se explotan en autobuses para expresar sus reclamos políticos. Entiendo perfectamente que el conflicto palestino-israelí está sobredimensionado por los medios de comunicación (teniendo en cuenta la repercusión que tiene frente a otros conflictos con mucha mayor cantidad de muertos, heridos, destrozos, duración, tragedias, intereses geopolíticos y habitantes involucrados), pero tampoco como para llegar al extremo de creer que el único que es merecedor de un Nóbel de la Paz es aquel que le sirva en bandeja de plata un Estado a los palestinos y menos que menos de la forma en la que su dirigencia lo exige, después de tanto Oslo y Camp David fallidos. Para el caso sería más fácil bregar por un Estado para el pueblo kurdo, checheno, gitano, tibetano, sioux, vasco o tamilés. No me cabe duda que, si esos pueblos contaran tan solo con la tercera parte de la atención y ayudas que reciben los palestinos, hace rato hubieran construido países maravillosos.

Ahora bien, volviendo al tema del premio a Obama, creo que por el momento no es merecedor de ese premio, por el simple hecho de que Obama no ha logrado nada concreto (en ningún lugar del mundo!) como para recibir el Nóbel de la paz, principalmente porque no tuvo tiempo suficiente, pues dudo mucho que en los tiempos actuales algún presidente (por más que sea el de la primera potencia mundial) sea capaz de resolver conflictos enormes en cuestión de meses. No obstante eso, tampoco creo que Obama sea capaz de llevar la paz dentro de cuatro años, no ya por una cuestión de tiempo, sino debido a que su método de pacificación probó ser en el pasado contraproducente para la paz, mientras que su estrategia de pelearse con los amigos para gustarle un poco más a sus enemigos, seamos sinceros, ha demostrado ser un estrepitoso fracaso (siguieron con el puño cerrado como diría el propio Mr. President), con su mediocridad y “no estoy aquí, pero tampoco allá” ha logrado muchísimo menos que Bush, pues Obama no ha quedado bien con ninguno de los dos bandos. Tampoco ha servido de nada su mea culpa ante el mundo árabe, que le vino como anillo al dedo a una sociedad tan acostumbrado a creer que la causa de sus problemas reside por completo en el exterior (aunque tampoco los ha ayudado demasiado a ellos seguir en esta tesitura que impide el progreso y la autocrítica). De cualquier manera, más allá de todas las críticas, debemos sincerarnos un  poco: si Arafat obtuvo dicho premio, da lo mismo que también se lo lleve Gaddaffi, Chávez o Ahmadineyad (aunque si fuéramos personas con un poco de decencia moral, algo que no sobra en estos tiempos de relativismo moral y post-modernismo, tendríamos que crear un “Castigo Nóbel” para toda esa gentuza). Esperemos un poco y a lo mejor en un tiempo le den a ellos el Nóbel de la Paz (si hasta hablan de Derechos Humanos!).

Por otra parte, quisiera hablar de un tema más… la palabra PAZ. Sí, la “obvia” palabra paz que tanta industria discursiva pedorra mueve en este orbe. A dosis de diario Página/12 y algunas búsquedas en páginas españolas afines al PSOE en momentos de ocio extremo, me pude dar cuenta que el concepto de “paz” que tienen algunos (especialmente en la pijiprogresía mundial), es bastante absurdo. En mi opinión, está claro que la paz no es pasividad o “dejar hacer”, no es bajarse de pantalones y permitir actuar a peligros contra la humanidad como pueden ser los regímenes de Irán, Corea del Norte o Al-Qaeda. Paz no significa diálogo indefinido sin objetivo claro. Paz no significa sumisión o darle la razón ante un enemigo simplemente porque éste sea antinorteamericano. No, no y no; paz no implica negarse a usar la fuerza cuando es necesaria (o para decirlo al revés: darse cuenta que la diplomacia no siempre funciona con todos, todo el tiempo). Y para colmo, contrariamente a ser simplemente una opinión, toda esta concepción de “paz” que detesto, ha demostrado ser un absoluto fracaso para lograr algo de PAZ (la verdadera) en los últimos… digamos setenta años, fácil.

A veces la verdad es políticamente incorrecta. El que no la quiera ver, a menos que sea un estúpido o un malvado, tiene serios problemas conceptuales. Porque lo que yo creo en el fondo de mi corazón, es que todos esos acérrimos críticos de Estados Unidos que se la pasan hablando de paz, lo que en realidad desean – detrás de toda esa máscara de progresía, “paz entre los pueblos y bla bla bla – es el triunfo de los enemigos de Occidente, por eso te dicen “no atacar a Irán”, pero tampoco te dicen “imponerle sanciones”. Pero bueno… más allá de lo psicológico de si habla su subconsciente o no, esa estrategia ha demostrado ser un fracaso y punto. Si bien es cierto que cuando, en un conflicto tan complejo las partes se moderan luego de años de derramamiento de sangre por lo que se puede llevar a un acuerdo pacífico por vías diplomáticas, también es cierto que existe gente con la que no se puede negociar, porque no quieren, así de simple y claro. Y si se sigue insistiendo en decir querer la paz con una bestia cuyo único interés es ganar tiempo, se termina siendo, ya no un luchador por la paz, sino un apaciguador. Y todos sabemos lo que es un apaciguador: alguien que alimenta a un cocodrilo con la esperanza de que será el último en ser comido por él, algo no muy productivo para la paz ni la armonía (morir luchando o morir sin luchar termina provocando la muerte igual, me salió hasta con versito y todo).

Como dijo un personaje que vivió en tiempos oscuros y a quien, más allá de sus imperfecciones, admiro profundamente, en respuesta a los “apaciguadores” del infame Pacto de Munich: “Han sacrificado vuestro honor a cambio de la paz, y no obtendrán ninguno de los dos” (Winston Churchill). Mala, buena, compleja o simple, esta es mi opinión y conclusión. Como dice el título de mi texto: Si Vis Pacem Para Bellum. No es belicismo; es realismo.

Anuncios

4 comentarios

  1. ¡Excelente!

  2. Muchas gracias Ana. Como siempre digo, la paz es el deseo de muchos, pero lamentablemente no de todos. Y con que haya solamente un régimen que desee la destrucción (ni que hablar si se dota con armas nucleares!), hay suficiente razón para no bajar la guardia ni entregar las armas.

  3. Pallywood, las mentiras palestinas

    Vea cómo la prensa izquierdista internacional miente descaradamente y falsifica las noticias para desacreditar a su enemigo Israel. Pallywood es un estudio de cine palestino financiado con dineros de la Comunidad Europea donde se montan las falsas noticias sobre muertos y víctimas palestinas. Vea las mentiras del New York Times, de la CNN, de la agencia France Press y otros medios izquierdistas aliados con Al Qaeda en su campaña antiisraelí, desenmascarados en este documental censurado por la prensa occidental.

    ver el documental
    http://lumenlumine.wordpress.com/2009/10/12/pallywood-las-mentiras-palestinas/

  4. Gobierno palestino reprime y persigue a comunidad cristiana en Gaza

    Pastor bautista narra la situación de los cristianos perseguidos por el gobierno palestino en esta ciudad dominada por la ley islámica. Los seguidores del Islam pueden practicar su fe sin problemas en los países cristianos, pero los cristianos son asesinados en los países islámicos. Los árabes quieren imponer una dictadura islámica mundial.

    video de la denuncia

    http://lumenlumine.wordpress.com/2009/10/12/gobierno-palestino-reprime-y-persigue-a-comunidad-cristiana-en-gaza/

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: