Hipocresía al mejor estilo turco

Ante las crecientes tensiones diplomáticas entre Turquía e Israel por el repentino viraje del actual gobierno islamista turco en sus relaciones con Occidente, las severas críticas de Ankara por la operación en Gaza y la exclusión turca de Israel en un ejercicio militar internacional, la Cancillería israelí decidió finalmente responder gracias a la última gota que colmó el vaso: una serie de ficción en la televisión pública turca en donde se muestra a un soldado aparentemente israelí (del mismo ejército que salvó miles de vidas turcas durante el terremoto de 1999) disparándole a quemarropa a una niña en Gaza:


En esa epoca se produjo la matanza de un millón y medio de armenios durante el primer genocidio de la historia. Esas personas fueron asesinadas en el genocidio perpetrado por los turcos a principios del siglo XX de la manera más vil, sádica y terrible (trabajo esclavo, decapitaciones, ahorcamientos, hambre, enfermedades, agotamiento, fusilamientos, incluso a las mujeres embarazadas les abrían el vientre con una bayoneta). El primer genocidio sistemático de la historia (es decir, matanza de un grupo social por su pertenencia étnica, religiosa o de nacionalidad) fue este mismo. Por otra parte, están las matanzas turcas contra los kurdos que, si bien lo que sucede con éstos últimos no llega a ser un genocidio, los turcos también oprimen a esa población hasta el día de hoy y muchas masacres fueron perpetradas por el ejército turco contra civiles inocentes desarmados de las aldeas y campos de refugiados kurdos (les recomiendo la lectura del siguiente artículo). Con esto vemos que Turquía no tiene demasiada autoridad legal o moral para hablar de absolutamente nada en lo que se refiere a guerras, matanzas o derechos humanos, mucho menos para juzgar cómo Israel lleva a cabo su lucha antiterrorista. Lo peor de todo es que, a diferencia de las reparaciones de Alemania luego del Holocausto, hasta la actualidad los sucesivos gobiernos turcos se han negado a reconocer el genocidio armenio. Un crimen de lesa humanidad que todavía permanece impune.

Ahora bien, haciendo un poco de autocrítica, me pregunto por qué el gobierno israelí no deja de chuparle las medias a Turquía de una vez por todas (amén de dejar de venderle armas y tecnología israelí de avanzada a ese país, que para esto Turquía no lo boicotea) y le dice todo esto en sus comunicados diplomáticos (como respuesta a las recientes agresiones del gobierno islamista turco pro-terrorista contra Israel). Lo mínimo que tendría que hacer Israel ante todo este atropello injustificado de Turquía, es reparar un injusto error histórico reconociendo que las matanzas perpetradas por Turquía contra los armenios durante la Primera Guerra Mundial fue un GENOCIDIO. No tiene otra expresión o término conceptual. Los grandes genocidios de la historia empezaron con el armenio. Luego siguió la Shoá, la ex-Yugoslavia, Ruwanda y ahora Sudán, eso no quiere decir que no haya habido matanzas étnicas contra civiles en otros lugares o momentos históricos (ya que hablamos del tema, como la limpieza étnica de la población griega que fue deportada de manera forzada de Turquía), pero los anteriormente nombrados constituyen los verdaderos genocidios de acuerdo con la misma definición de la palabra y legislación internacional. De hecho, cuando Hitler preparaba la “solución final” creyó que nadie recordaría el genocidio contra los judíos preguntando a sus generales ¿alguien se acuerda del genocidio armenio?… Israel no le debe nada a Turquía, pero sí le debe algo al pueblo armenio. Se trata de una cuestión de humanidad. Luchemos porque se conozca la verdad de esta tragedia.

Como símbolo para mejorar las relaciones diplomáticas con nuestra querida amiga Turquía, propongo la creación de una bandera que le quedaría muy bien al régimen de Erdoğan…

turkeyflag

(con “amigos” así… ¿quién necesita enemigos?)

http://www.genocidioarmenio.org/

UPDATE: Del excelente blog de Jorge Marirrodriga

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: