Que nos odien, pero que nos teman también

Israel ha regresado

Por Guy Bechor (Yedioth Aharonot) en Guysen International News
Hoy nos enfrentamos a una situación extraña que habíamos perdido de vista durante mucho tiempo. Los enemigos de Israel son presa del pánico – a menos que eso no sea una paranoia -, temen constantemente que Israel les ataque. Hezbolláh está convencido que va a recibir un golpe de un momento a otro, Hamas no ha terminado de curar sus heridas, Siria está muy preocupada y el Ministro de Asuntos Exteriores de Irán ha declarado que Israel es una nación de “locos” con unos dirigentes tan “locos” que pueden en cualquier momento lanzar un ataque.

En paralelo, el Líbano dirige su mirada asustada hacia la ONU, el FINUL, el Presidente Sarkozy… pidiendo la protección de Francia contra el “terrible Israel”. Los franceses se contentaron con decirles que mientras Hezbolláh esté armado, sólo pedirán a Israel que eviten dañar las infraestructuras civiles y nada más. Todo esto ha sido publicado en los medios de comunicación árabes.

Además, nuestras fronteras nunca han estado tan tranquilas durante muchos años. ¿Cómo explicar entonces esta paranoia mezoriental tan sorprendente?

El ejército nunca ha estado tan entrenado en docenas de años. Cada día, de la mañana a la noche, tanques, aviones, helicópteros, soldados entrenando y ejercicios con fuego real. Todo esto es visible a simple vista por los libaneses, por los sirios al otro lado de la frontera. Entonces se preguntan ansiosos. “¿Qué nos preparan esos israelíes, sin que se sepa?”.

La agitación permanente israelí es motivo de preocupación en nuestros enemigos, lo cual es bueno después de todo, y se llama disuasión. Tanto Hezbolláh como los sirios saben que el ejército israelí ha dado un gran paso adelante en materia de defensa desde la Segunda Guerra del Líbano. Este es el único ejército en el mundo en dotar a sus tanques de sistemas anti-misiles, y eso cambia las reglas de la guerra. El IDF se ha equipado con sistemas avanzados de defensa y ataque, mientras que sus enemigos están en la década de los 80/90.

Además, una serie de audaces eliminaciones atribuidas a Israel han causado pánico entre algunos líderes del eje del mal, el cual empieza a tener miedo de su propia sombra y vive en la confusión. Recordemos que Nasrallah, el líder de Hezbollah, vive en la clandestinidad desde hace casi 4 años (Segunda Guerra del Líbano), algo sorprendente para un líder que se ha apresurado en declamar una “victoria divina”.

Según los propios grupos terroristas, Israel se ha infiltrado en todas sus organizaciones, en todos los estados árabes, y puede alcanzar cualquier objetivo. La reputación de los servicios secretos de Israel ha sido restaurada y es temido en toda la región.

Es por eso que los enemigos de Israel no cesan de repetir que Israel está de regreso, luego de haber desaparecido de la escena durante una década y media de “paz”, y en la que fue percibido como “débil”. Hoy Israel está de regreso con plena vigencia.

Los dos últimas guerras son las razones. Si en el pasado la guerra en el Líbano llevó a los palestinos a lanzar sus “intifadas” o atreverse en Gaza, de acuerdo con la teoría de la “tela de araña” de Nasrallah [N.P.: quien defendía que la fortaleza y consistencia de Israel era similar a una tela de araña], hoy es al revés. Hezbollah ha entendido las consecuencias de la “Operación Plomo Fundido” en Gaza, y sus tendencias belicosas han disminuido.

El informe Goldstone, alegando que Israel se ha vuelto “loco” después de haber sido atacado, nos ha causado daño – pero sin exagerar -, porque puede considerarse como una bendición para nuestros enemigos en la región. Si Israel se vuelve “loco”, y destruye todo a su paso, cuando es atacado, se debe ser cuidadoso. No vale la pena provocar a un loco.

La percepción es que Israel, por primera vez en su historia, ha comprendido las reglas que rigen en la región. Un tiempo ya ha pasado, ese en que nuestros enemigos tuvieron ante sí a un país sin honor, dispuesto a ceder ante cualquier proposición, compuesta sólo de humo y fraudulenta. Nuestros enemigos han comprendido que la sociedad israelí ha madurado, ha aprendido el arte de la disuasión, lo que supone que se ha instalado en la región para siempre. Ya ha terminado el tiempo de las falacias, de las ofertas ilusorias, de las palabras que no tienen ningún significado real.

Se dan cuenta de que ya no será más fácil para ellos controlar el país desde el exterior o desplegar sus piezas en el interior, porque la sociedad ha cambiado y ya no tiene confianza en ellos. Están empezando a entender que Israel es más sólido de lo que pensaban o temían. Esta noticia esta en trance de determinar la idea que ellos tienen de sí mismos, y eso les duele, con gran pesar para ellos.

Traducción Safed Tzfat – Reenvia: http://www.porisrael.org

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: