Los Simpson en Israel

Lejos uno de los mejores capitulos de Los Simpson. Hace un tiempo jabotito (si mal no recuerdo), nos habia anticipado la llegada de los simpson a Israel, con la voz de Sacha Baron Cohen como guia. El capitulo, de hace unas semanas, es excelente y muy gracioso. Para todos los que sepan ingles (no pude encontrar traduccion ni subtitulos), aqui les dejo el link a la web desde donde podran verlo.

La Nacionalizacion del Libelo de Sangre

Excelente articulo de Gustavo Perednik en el Catoblepas que explica como los mitos que antes atacaban al judio, ahora atacan al pais judio:

Cabe señalar un par de aspectos de las Pascuas que se festejan en estos días. Uno tiende puentes entre el pueblo hebreo y la cristiandad: que la Última Cena fue precisamente el «Séder de Pésaj», la celebración hogareña de la pascua hebrea.

El otro, por el contrario, remite a los momentos más negros de las relaciones judeocristianas: durante siglos, miles de judíos fueron asesinados bajo la acusación de que usaban ritualmente sangre humana.

En efecto, el denominado «libelo de sangre» es uno de los tres mitos más difundidos (junto con el del deicidio y el del poder hebreo mundial) de una decena que conforma la mitología judeofóbica y que, hoy en día, se descarga usualmente contra «el judío de los países.

Hemos mencionado en nuestro último artículo la calumnia de que los médicos israelíes que viajaron a asistir a Haití, habrían tenido en realidad el sibilino objetivo de apropiarse de los órganos vitales de los sufridos haitianos. No llegamos a imaginarnos, empero, que una patraña de este tipo sería recogida y difundida por las Naciones Unidas. Éstas desde 1981 reconocen a la ONG llamada EAFORD, creada en Libia y dedicada casi exclusivamente a la deslegitimación de Israel (responde curiosamente a las siglas de «Organización internacional para la eliminación de todas las formas de discriminación racial»).

La EAFORD (que acusa a Israel, entre otras, de «limpieza étnica, masacres, y secuestros de palestinos») ha llevado al debate de la ONU la denuncia de que el Estado hebreo comercia con órganos de jóvenes árabes.

Por ello logró que el asunto se debata en la Decimotercera Sesión del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU, que se lleva a cabo en Ginebra, y en cuya página web puede leerse ampliamente el libelo.

Las «pruebas» que se ofrecen del tenebroso comercio son formuladas con una lógica impecable: «Los órganos de los palestinos pueden ser una fuente de inmensa riqueza por medio de su tráfico en el mercado mundial. Médicos israelíes, rabinos y el ejército israelí pueden estar involucrados… Los médicos pueden remover los órganos que consideren comercializables, y los soldados entierran los cuerpos en tumbas anónimas». Todo ello, y más, en una página de las Naciones Unidas.

EAFORD convoca a un boicot de la medicina israelí y requiere del Secretario General Ban Ki-Moon que se traslade el «reclamo» a una corte internacional.

Un precedente cercano de las acusaciones fue publicado a mediados de agosto de 2009 por Donald Bostrom en el principal diario sueco, el Aftonbladet. Eventualmente, Bostrom admitió que su única fuente fue la queja de algunos palestinos, pero jamás se desdijo ni pidió disculpas a Israel.

Los cientos de libelos de sangre a lo largo de la historia respondieron a un esquema similar. Cuando se hallaba un cadáver de un niño en fecha cercana a la Pascua, se acusaba a los israelitas de haberlo asesinado para extraer su sangre, y se detenía a los principales rabinos o líderes comunitarios. Torturados hasta que confesaran el crimen, se terminaba por expulsar a toda la comunidad de esa comarca, o expeditamente masacrarla.

Los primeros casos tuvieron lugar en la aldea alemana de Würzburg en 1147, y el la de Norwich, Inglaterra, en 1148, en la que se esgrimió que «los judíos compraron al niño mártir William antes de la Pascua, lo torturaron como a nuestro Señor, y durante el Viernes Santo lo colgaron en una cruz».

En 1290, los judíos fueron expulsados de una Inglaterra enrarecida por la difusión de los libelos. También la expulsión de España fue precedida por una atmósfera hostil. El libelo de La Guardia aconteció en 1491, y de inmediato se instituyó el culto del Santo Niño mártir.

Cabe recordar que el primer libelo español data de 1182, en Zaragoza, y terminó por incluirse en la ley. El Código de las Siete Partidas (1263) reza: “Hemos oído decir que en ciertos lugares durante el Viernes Santo los judíos secuestran niños y los colocan burlonamente sobre la cruz”.

En Inglaterra, un siglo después de la expulsión, cuando ya no había israelitas, Geoffrey Chaucer recogió la calumnia en uno de sus prólogos a los Cuentos de Canterbury. También sin judíos, España produjo casi cada siglo una obra literaria que reiteraba el tema: en 1583 Fray Rodrigo de Yepes escribió la Historia de la muerte y glorioso martirio del Santo Inocente, que llaman de La Guardia (después de casi un siglo sin judíos en España) y el argumento sirvió de base para la obra de Lope de Vega El Niño Inocente de La Guardia. En el siglo XVIII José de Canizares lo adaptó en La Viva Imagen de Cristo y Gustavo Adolfo Bécquer (1830-1870) en La rosa de pasión. En 1943 fueron republicados por Manuel Romero de Castilla bajo el título de Singular suceso en el Reinado de los Reyes Católicos.

La impávida irracionalidad

Los libelos de sangre muestran la inquebrantable irracionalidad del embate judeofóbico. Así, después del libelo de Fulda (1235), el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico II de Hohenstaufen, decidió clarificar el caso definitivamente a fin de proceder: si los judíos eran culpables se los mataría a todos; si eran inocentes, se los exoneraría públicamente.

El emperador convocó a un sínodo que, después de investigar exhaustivamente el caso, se expidió así: “No puede hallarse, en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento, que los judíos requieran de sangre humana. Por el contrario, esquivan la contaminación con cualquier tipo de sangre”. El documento cita varias fuentes hebreas y aduce que “hay una alta probabilidad de que aquéllos para quienes está prohibida incluso la sangre de animales permitidos, no pueden desear sangre humana”.

A los pocos años también el Papa Inocencio IV se pronunció por escrito (1247): “algunos cristianos acusan falsamente… que los judíos llevan a cabo un rito de comunión con el corazón de un niño asesinado; y en cuanto se encuentra el cadáver de una persona en cualquier sitio, se les hace recaer maliciosamente la responsabilidad”.

Lo curioso es que la desaprobación de papas y emperadores no impidió que los casos de libelos se multiplicaran, sobre todo en Polonia, en donde el Consejo de las Tierras, órgano representativo de los judíos, envió un delegado al Vaticano, y logró que el cardenal Lorenzo Ganganelli (más tarde Papa Clemente XIV) emprendiera otra investigación exhaustiva y condenara los libelos.

En Rusia hubo decenas de casos, uno de ellos muy famoso en 1911. El acusado, Mendel Beilis, permaneció dos años en prisión y, a pesar de su ulterior exoneración, fue objeto de un acalorado debate en la sociedad rusa: si acaso los judíos son infanticidas.

La proliferación de los libelos a pesar de las pruebas y reclamos en contra, puede explicarse por el hecho de que el mito responde a la necesidad del judeófobo, quien en aras de golpear a mansalva se aferrará a cualquier mentira.

Así, la desaparición en 1669 de un niño cristiano en la aldea francesa de Glatigny, fue suficiente para que Raphaël Lévy, quien cumplía funciones rabínicas en la cercanía, fuera detenido. El tribunal de Metz lo encontró culpable de matar al niño con propósitos rituales, lo condenó a morir en la hoguera, y exigió la expulsión permanente de los judíos de la ciudad… a pesar de que interín ¡el cadáver del niño fue hallado devorado por lobos! Lévy fue quemado en Metz el 17 de enero de 1670. Poco tiempo después el Consejo Real de Luis XIV admitió que se había tratado de «un error judicial». Pero los instintos habían sido satisfechos.

Al más importante de los mitos modernos le tocó un destino similar: aunque fuera refutado una y otra vez, cundía por doquier. La patraña del dominio judío mundial se generó en Francia en 1807 para explicar la Revolución Francesa, y reapareció hacia 1850 en muchos diarios alemanes que buscaban misteriosas raíces a la Revolución de 1848.

En Rusia, después del asesinato de Alejandro II (1881), la policía secreta Ojrana se propuso explicar ideológicamente el clima de violencia desatado, y con ese fin actualizó la vieja tradición demonológica. Como venía señalándose a París como el centro de la supuesta confabulación judaica, allí se instaló el agente Orgeyevsky para «documentar» las siniestras actividades israelitas. El ministro Peter Stolypin primero descartó varias propuestas por “propaganda inadmisible», y finalmente se aceptó un panfleto del místico Sergei Nilus escrito hacia 1902.

El libro imaginariamente contenía los «verdaderos» protocolos del congreso efectuado en Basilea un lustro antes (el Primer Congreso Sionista Mundial) que, aunque supuestamente había fingido el objetivo de establecer un hogar nacional para los judíos, en realidad había sido convocado para un plan de dominación mundial. En dichos Protocolos de los Sabios de Sión, rabinos y líderes expresaban sin vueltas su sed de sangre, maquinaciones y ansias de poder.

Durante los primeros quince años, los Protocolos tuvieron poca influencia. Su suerte cambió cuando salió publicado un artículo en el Morning Post de Londres (del 7 de agosto de 1917) que sugería la existencia de un gobierno judío secreto e internacional. Los rusos decidieron enviar copias de los Protocolos a numerosos diarios europeos para «corroborar» la hipótesis. El éxito de la farsa no tuvo precedentes. Millones de ejemplares se vendieron en más de veinte idiomas. En los EEUU su gran mentor fue el magnate del automóvil, Henry Ford, quien durante los años veinte difundió la mentira en su diario The Dearborn Independent. También The Spectator londinense requirió en 1920 que se designara una Comisión Real para revisar si existía una confabulación judía internacional para destruir el cristianismo. De ser probada su existencia, «se justificará nuestra cautela para admitir judíos a la ciudadanía… Debemos arrastrar a los conspiradores a la luz, y mostrarle al mundo cuán malvada es esta plaga social».

La pregunta era más moderna, pero sonaba como la del sínodo del año 1235: ¿Beben los judíos sangre cristiana; nos dominan secretamente?

La Comisión Real nunca fue erigida, gracias a que un corresponsal del diario The Times, Philip Graves, descubrió casualmente la novela en base de la cual se habían fraguado los Protocolos. Era una sátira contra Napoleón III escrita medio siglo antes (en 1865), Diálogos en el infierno de Maurice Joly, en la que los franceses (no los judíos) acumulaban poder. De 2.560 renglones, 1.040 habían sido copiados literalmente por Nilus, palabra por palabra. El fraude había sido desenmascarado. El editorial del Times del 18 de agosto de 1921 fue una resonante admisión del macabro error. Los Protocolos eran falsos y la conspiración judía mundial un nuevo mito judeofóbico.

Pero tal como había sucedido con el libelo de sangre, o a fines del siglo XIX con el caso Dreyfus, el hecho de que la patraña fuera racionalmente desenmascarada no ayudaba a disminuir el odio.

Durante aquellos días en Francia, André Chevrillon relató que un médico se atrevió a decir del inculpado: «Me gustaría torturarle». Su procaz confesión, lejos de despertar estupor, motivó a una dama a responder: «Y a mí, me gustaría que fuese inocente, porque así sufriría más».

En su patente irracionalidad, la judeofobia no admite pruebas en contrario. Así procede hoy en día la demonización de Israel, país que padeció la abrumadora mayoría de las condenas del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU.

Ante la nueva acusación, el portavoz israelí de Exteriores, Yigal Palmor consideró «indignante» que semejantes cargos sean parte de una página de la ONU, «en donde ganan respetabilidad las mentiras más surrealistas… absurdas, ridículas y horrendas… el único órgano robado es el cerebro de algunas personas».

Así de ladrona fue la judeofobia por milenios, aunque hoy en día el objeto del encono tiene más defensas a su alcance.

¿Y Shalit?

El domingo 25 de abril, el grupo terrorista Hamas hizo circular un video donde se burla de la familia de Guilad Shalit, insinuando que si no se cumplen sus exigencias de intercambio de prisioneros terroristas, entregarán a Guilad Shalit… en un cajon.

El padre de Guilad (quien ya esta secuestrado hace mas de 1400 dias) respondio: “es lamentable que los dirigentes de Hamás traten por enésima vez de librar una guerra psicológica contra nuestra familia y contra la opinión pública israelí, en lugar de aprobar el canje de prisioneros, cuya propuesta está sobre la mesa hace ya cuatro meses”. (guysen.es) Hamas amenazo nuevamente con secuestrar soldados israelies, pero esta vez a gran escala.

Es evidente que son los ultimos manotazos del ahogado. Como saben que el gobierno de Israel no va cumplir con todas las arbitrarias exigencias de entregar terroristas convictos, tienen que recurrir a estas amenazas ridiculas. Es obvio que si se les ocurre volver a secuestrar un soldado israeli la respuesta seria la destruccion del gobierno del Hamas en Gazastan. Aun asi este video es un paso detestable que han tomado, uno mas en su larga lista de perversiones. Sin embargo, es a mi forma de ver, una pruea de que les queda poco tiempo.

La situacion del 16 de Mayo de 1948 y 62 Años Despues

“Vamos a abrir la primera reunión del gobierno provisional y escuchar un informe de Moshe Shertok (Sharett). Asumo como evidente, si es que aun no ha habido una decisión sobre este asunto, que cualquier debate durante estas reuniones, ya sea importante o no, es, sin duda confidencial y no se permite a nadie hablar de ello con nadie, ni siquiera sus amigos más cercanos o confidentes, ya que estos son asuntos de Estado y no de las personas presentes en estas reuniones”.

Ben Gurión explicó a continuación, los sucesos en el frente. “La situación en Tel Aviv es bien sabida – explosiones”, dijo. También hubo algunas malas noticias procedentes del Néguev, pero las noticias de Jerusalén fueron las de mas alta moral.”Hemos conquistado casi toda Jerusalén, desde el corazón de la entrada a la Ciudad Vieja, que esta llena de judíos casi por todas partes. Los judíos en la Ciudad Vieja están sitiados por los árabes”, reveló.

Ben Gurión luego pasó a la lista de los ministros, 12 en total. El termino “ministro”, fue de por si un tema de debate en aquella reunión. “Sugiero que nos comportemos como lo hacen otros países. Si se trata de un gobierno, entonces sus miembros son ministros”, dijo el ministro de Finanzas, Eliezer Kaplan.

El Ministro de Policía, Bejor Shalom Shitrit, ofreció una solución bíblica. “Yo sugiero un nombre de la Biblia – Sar (ministro en hebreo)”, dijo. Ben Gurión respondió apoyando el título de “gobernador”, pero Shitrit finalmente venció.

Lo antedicho ocurrio el domingo 16 de mayo de 1948, dos dias despues del nacimiento del Estado de Israel, que ahora festeja sus 62 años y fue publicado por la Secretaría de Gobierno hace unos dias, mostrando  documentos exclusivos de la asamblea del primer Gobierno en Israel. De lo que se lee pueden extraerse datos interesantes, que indican la naturaleza de Israel. En primer lugar la discusion, que puede existir en cualquier pais, sobre la denominacion de los funcionarios publicos. En segundo lugar la naturaleza judia de Israel, ya que se elige el termino “Sar”, para los mismos. Y en tercer lugar el contraste entre la normalidad de una democracia y la Guerra Impuesta al reciente Estado, que aun continua. Y la conclusion que se extrae de estos datos es bastante ilustrativa: Israel es un estado judio y democratico, lo fue y lo seguira siendo; siga o no la agresion contra el. Y aun mas importante, si bien algunos siguen deseando “bailar sobre las ruinas de Tel Aviv”, que sepan que hace 62 años que muchos repiten lo mismo. Recomiendo este documental de la BBC (Bastante raro por ser de la BBC) sobre el nacimiento de Israel y la Noche de los Cristales Rotos, que refleja bastante del texto de arriba con respecto a la terrible situacion que se vivio en el momento. Y como dije antes, festejemos y Jag Haatzmaut sameaj para todos!

Am Israel Jai

Iom Hashoa y La Ruta de las Ratas

En estas fechas se conmemora Iom Hashoa veHagvura (Dia de la Shoa y la Valentia), y si bien ya muchos medios reprodujeron informacion al respecto creo necesario ponerlos al tanto de este excelente documental de la television alemana llamado “La Ruta de las Ratas”. Si bien no es nuevo, creo que es importante conocer el escape de las bestias nazis hacia diversos lugares: Medio Oriente o Latinoamerica. En especial la Argentina fue el destino predilecto de los asesinos, y por supuesto como no tenian apellido judio se los dejo entrar como si se tratara de honorables señores. Conocer la historia de su escape, las actividades de hombres como Simon Wiesenthal (que se ocupo de buscar y juzgar a la mayor cantidad de nazis hasta que fallecio hace unos años) y la ayuda brindada a los asesinos por parte del Vaticano y hasta la Cruz Roja (que para ayudar nazis siempre esta disponible; pero para aceptar al Maguen David Adom tarda decenas de años, con restricciones y todo para no ofender la sensibilidad de la poblacion de varios paises por el uso de la estrella de david). Para finalizar les digo que vean el documental, que no tiene desperdicio. Resaltar la labor de quienes buscaron y juzgaron a los nazis tambien es honrar a las victimas, y ver este documental es darle un debido tiempo a esa gente que dedico su vida a hacer un poco de justicia.

¿Nuevo Chamberlain?

El articulo del genial Alan Dershowitz habla por si solo y no tiene desperdicio.

El legado de Obama y la bomba iraní
Por Alan M. Dershowitz (The Wall Street Journal) en Guysen International News
Miércoles 31 marzo 2010 – 08:50
Neville Chamberlain fue recordado por apaciguar a Alemania, no por sus programas sociales progresistas. La amenaza más grave que enfrenta el mundo hoy es un Irán con armas nucleares. De todas las naciones capaces de producir armas nucleares, Irán es el único que podría utilizarlas para atacar a un enemigo. Hay varias formas en las que Irán podría utilizar armas nucleares. La primera es lanzar una bomba atómica sobre Israel, tal como sus dirigentes han amenazado en repetidas ocasiones en hacer.

Hashemi Rafsanjani, un ex presidente de Irán, en 2004 se jactó de que un ataque iraní mataría a tantos como cinco millones de judíos. El Sr. Rafsanjani estimó que incluso si Israel respondiera con sus propias bombas nucleares, Irán probablemente perdería alrededor de 15 millones de personas, lo cual él dijo que sería un pequeño “sacrificio” de los [más de] mil millones de musulmanes en el mundo.

La segunda manera en que Irán podría utilizar armas nucleares sería dárselas a sus sustitutos, Hezbollah o Hamas. Una tercera vía sería que un grupo de terroristas, como Al Qaeda, pusiera sus manos sobre el material nuclear de Irán. Podría hacerlo con el consentimiento de Irán o al trabajar con elementos renegados dentro del régimen iraní.

Por último, Irán podría usar sus armas nucleares sin tener que detonar una bomba. Con la constante amenaza a Israel con la aniquilación nuclear, podría generar tanto miedo entre los israelíes como para incitar a la emigración masiva, la fuga de cerebros, o a una disminución significativa de personas que se trasladan a Israel.

Estas son las formas específicas con que Irán podría utilizar armas nucleares, principalmente contra el Estado judío. Pero hay otras formas en las que un Irán con armas nucleares pondría en peligro al mundo. En primer lugar, podría causar una carrera armamentística en la que todas las naciones del Oriente Medio procurarían obtener armas nucleares.

En segundo lugar, es casi seguro que provocaría a Israel a lanzar sea un ataque preventivo o uno de represalia, y así inflamar a toda la región o incitar a nuevos ataques contra Israel por parte de Hezbollah y Hamas.

En tercer lugar, proporcionaría a Irán un paraguas nuclear en virtud del cual podría acelerar sus esfuerzos en pos de la hegemonía regional. Si Irak hubiera operado bajo un paraguas nuclear cuando invadió Kuwait en 1990, las fuerzas de Saddam Hussein todavía estarían en Kuwait.

En cuarto lugar, alentaría a los elementos más radicales en el Medio Oriente a continuar su guerra de palabras y de acciones contra los Estados Unidos y sus aliados.

Y, por último, inevitablemente desencadenaría la ley de consecuencias no deseadas: en pocas palabras, nadie sabe el alcance de los daños que un Irán armado nuclearmente podría producir.

En estos sentidos, permitir que Irán obtenga armas nucleares es de algún modo análogo a la decisión de los vencedores de la Primera Guerra Mundial en permitir a la Alemania nazi que se rearmarse durante la década de 1930. Incluso los nazis estaban sorprendidos por esta complacencia. Joseph Goebbels esperaba que los franceses y los británicos impidiesen que los nazis reconstruyeran la maquinaria de guerra alemana.

En 1940, Goebbels le dijo a un grupo de periodistas alemanes que si él hubiera sido el primer ministro francés cuando Hitler llegó al poder, habría dicho: “El nuevo canciller del Reich es el hombre que escribió Mein Kampf, que dice esto y aquello. Este hombre no puede ser tolerado en nuestra vecindad. ¡O bien desaparece o marcharemos!”.

Sin embargo, Goebbels continuó, “no lo hicieron. Ellos nos dejaron solos y permitieron que nos deslizáramos a través de la zona de riesgo, y fuimos capaces de navegar por todos los arrecifes peligrosos. Y cuando terminamos, y estábamos bien armados, mejor que ellos, ¡entonces comenzaron la guerra!”.

La mayoría de la gente hoy no es consciente de que el primer ministro británico Neville Chamberlain ayudó a restaurar la estabilidad financiera de Gran Bretaña durante la Gran Depresión y que adoptó legislación para ampliar las prestaciones de desempleo, pagar pensiones a los trabajadores jubilados y ayudar a los más afectados por la economía en desaceleración. Pero la historia recuerda su fracaso para hacer frente a Hitler. Ése es el legado perdurable de Chamberlain.

También será la construcción por parte de Irán de armas nucleares, si consigue hacerlo en los próximos años, el legado perdurable del presidente Barack Obama. Independientemente de su logro de la reforma sanitaria e independientemente de si se restaura el empleo y ayuda a recuperar la economía, el Sr. Obama será recordado por permitir que Irán haya obtenido armas nucleares. La historia no tratará amablemente a cualquier líder que permita la acumulación de tanto poder en manos de la primera nación-suicida del mundo; una nación cuyos dirigentes no sólo han expresado, sino, durante la guerra Irán-Irak, demostrado su disposición a sacrificar a millones de su propia gente en aras de una misión de destrucción apocalíptica.

Si Irán se convirtiera en una potencia nuclear, habría un montón de culpas que repartir. Un informe de Inteligencia Nacional, publicado bajo el mandato del presidente George W. Bush, distorsionó la verdad por medio de la sugerencia de que Irán había puesto fin a su búsqueda de armas nucleares. También retuvo el hecho de que la inteligencia de EE.UU. había descubierto una instalación nuclear cerca de Qom, Irán, que sólo podía utilizarse para la producción de armas nucleares. Chamberlain, también, no era totalmente culpable de los triunfos iniciales de Hitler. El se convirtió en primer ministro después de que sus predecesores le permitieron a Alemania rearmarse. No obstante, es Chamberlain quien ha llegado a simbolizar la falta de prevención del ascenso de Hitler. También simbolizará el señor Obama el fracaso de Occidente si Irán adquiriera armas nucleares en su tiempo.

Conclusion: De la historia hay que aprender.

El legado de Obama y la bomba iraní
Por Alan M. Dershowitz (The Wall Street Journal) en Guysen International News
Miércoles 31 marzo 2010 – 08:50
Neville Chamberlain fue recordado por apaciguar a Alemania, no por sus programas sociales progresistas. La amenaza más grave que enfrenta el mundo hoy es un Irán con armas nucleares. De todas las naciones capaces de producir armas nucleares, Irán es el único que podría utilizarlas para atacar a un enemigo. Hay varias formas en las que Irán podría utilizar armas nucleares. La primera es lanzar una bomba atómica sobre Israel, tal como sus dirigentes han amenazado en repetidas ocasiones en hacer.

Hashemi Rafsanjani, un ex presidente de Irán, en 2004 se jactó de que un ataque iraní mataría a tantos como cinco millones de judíos. El Sr. Rafsanjani estimó que incluso si Israel respondiera con sus propias bombas nucleares, Irán probablemente perdería alrededor de 15 millones de personas, lo cual él dijo que sería un pequeño “sacrificio” de los [más de] mil millones de musulmanes en el mundo.

La segunda manera en que Irán podría utilizar armas nucleares sería dárselas a sus sustitutos, Hezbollah o Hamas. Una tercera vía sería que un grupo de terroristas, como Al Qaeda, pusiera sus manos sobre el material nuclear de Irán. Podría hacerlo con el consentimiento de Irán o al trabajar con elementos renegados dentro del régimen iraní.

Por último, Irán podría usar sus armas nucleares sin tener que detonar una bomba. Con la constante amenaza a Israel con la aniquilación nuclear, podría generar tanto miedo entre los israelíes como para incitar a la emigración masiva, la fuga de cerebros, o a una disminución significativa de personas que se trasladan a Israel.

Estas son las formas específicas con que Irán podría utilizar armas nucleares, principalmente contra el Estado judío. Pero hay otras formas en las que un Irán con armas nucleares pondría en peligro al mundo. En primer lugar, podría causar una carrera armamentística en la que todas las naciones del Oriente Medio procurarían obtener armas nucleares.

En segundo lugar, es casi seguro que provocaría a Israel a lanzar sea un ataque preventivo o uno de represalia, y así inflamar a toda la región o incitar a nuevos ataques contra Israel por parte de Hezbollah y Hamas.

En tercer lugar, proporcionaría a Irán un paraguas nuclear en virtud del cual podría acelerar sus esfuerzos en pos de la hegemonía regional. Si Irak hubiera operado bajo un paraguas nuclear cuando invadió Kuwait en 1990, las fuerzas de Saddam Hussein todavía estarían en Kuwait.

En cuarto lugar, alentaría a los elementos más radicales en el Medio Oriente a continuar su guerra de palabras y de acciones contra los Estados Unidos y sus aliados.

Y, por último, inevitablemente desencadenaría la ley de consecuencias no deseadas: en pocas palabras, nadie sabe el alcance de los daños que un Irán armado nuclearmente podría producir.

En estos sentidos, permitir que Irán obtenga armas nucleares es de algún modo análogo a la decisión de los vencedores de la Primera Guerra Mundial en permitir a la Alemania nazi que se rearmarse durante la década de 1930. Incluso los nazis estaban sorprendidos por esta complacencia. Joseph Goebbels esperaba que los franceses y los británicos impidiesen que los nazis reconstruyeran la maquinaria de guerra alemana.

En 1940, Goebbels le dijo a un grupo de periodistas alemanes que si él hubiera sido el primer ministro francés cuando Hitler llegó al poder, habría dicho: “El nuevo canciller del Reich es el hombre que escribió Mein Kampf, que dice esto y aquello. Este hombre no puede ser tolerado en nuestra vecindad. ¡O bien desaparece o marcharemos!”.

Sin embargo, Goebbels continuó, “no lo hicieron. Ellos nos dejaron solos y permitieron que nos deslizáramos a través de la zona de riesgo, y fuimos capaces de navegar por todos los arrecifes peligrosos. Y cuando terminamos, y estábamos bien armados, mejor que ellos, ¡entonces comenzaron la guerra!”.

La mayoría de la gente hoy no es consciente de que el primer ministro británico Neville Chamberlain ayudó a restaurar la estabilidad financiera de Gran Bretaña durante la Gran Depresión y que adoptó legislación para ampliar las prestaciones de desempleo, pagar pensiones a los trabajadores jubilados y ayudar a los más afectados por la economía en desaceleración. Pero la historia recuerda su fracaso para hacer frente a Hitler. Ése es el legado perdurable de Chamberlain.

También será la construcción por parte de Irán de armas nucleares, si consigue hacerlo en los próximos años, el legado perdurable del presidente Barack Obama. Independientemente de su logro de la reforma sanitaria e independientemente de si se restaura el empleo y ayuda a recuperar la economía, el Sr. Obama será recordado por permitir que Irán haya obtenido armas nucleares. La historia no tratará amablemente a cualquier líder que permita la acumulación de tanto poder en manos de la primera nación-suicida del mundo; una nación cuyos dirigentes no sólo han expresado, sino, durante la guerra Irán-Irak, demostrado su disposición a sacrificar a millones de su propia gente en aras de una misión de destrucción apocalíptica.

Si Irán se convirtiera en una potencia nuclear, habría un montón de culpas que repartir. Un informe de Inteligencia Nacional, publicado bajo el mandato del presidente George W. Bush, distorsionó la verdad por medio de la sugerencia de que Irán había puesto fin a su búsqueda de armas nucleares. También retuvo el hecho de que la inteligencia de EE.UU. había descubierto una instalación nuclear cerca de Qom, Irán, que sólo podía utilizarse para la producción de armas nucleares. Chamberlain, también, no era totalmente culpable de los triunfos iniciales de Hitler. El se convirtió en primer ministro después de que sus predecesores le permitieron a Alemania rearmarse. No obstante, es Chamberlain quien ha llegado a simbolizar la falta de prevención del ascenso de Hitler. También simbolizará el señor Obama el fracaso de Occidente si Irán adquiriera armas nucleares en su tiempo.

Discurso de Netanyahu en AIPAC

Esto sucedió la semana pasada, cuando Bibi estaba en Estados Unidos. Para el que sepa inglés, realmente no tiene desperdicio, es sencillamente una maravilla. Sin más preámbulo, les paso los links del impecable discurso con el que nos deleitó el genio que afortunadamente tenemos de Primer Ministro en Israel:

Algunos fragmentos del discurso traducidos al español:

[…]En un momento en el que el mundo enfrenta desafíos monumentales, se que Israel y los Estados Unidos los enfrentarán en conjunto. Estamos juntos porque nos mueven los mismos ideales y nos inspira el mismo sueño – el sueño de obtener seguridad, prosperidad, y paz[…]

[…]Este sueño, parecía imposible para muchos judíos hace un siglo atrás.
Este mes, mi padre celebró su cumpleaños numero cien. Cuando el nació, los zares lideraban a Rusia, el Imperio Británico se extendió en el mundo y los otomanos dominaban en Oriente Medio. Durante su vida, todos estos imperios han colapsado, otros se erigieron y cayeron, y el destino judío cambió desesperación por una nueva esperanza – la creación del Estado Judío[…]

[…]Por primera vez en dos mil años, un pueblo judío soberano puede defenderse contra los ataques en su contra. Antes de eso estuvimos siempre sujetos a un salvajismo inimaginable: el derramamiento de sangre en la Edad Media, la expulsión de los judíos de Inglaterra, España y Portugal, las masacres a los judíos en Ucrania, los pogroms en Rusia; culminando con el mal mas grande de todos – el Holocausto.
La fundación de Israel no acabó con los ataques a los judíos. Tan solo nos dio el poder de defendernos contra esos ataques[…]

[…]Pero existen aún aquellos que continúan atacándonos y que llaman abiertamente a nuestra destrucción. Buscan llegar a su cometido a través del terrorismo, ataques con misiles y, mas recientemente, con el desarrollo de armas nucleares. La reunificación del pueblo judío en Israel no ha disuadido a estos fanáticos. De hecho les ha causado más apetito[…]

[…]Los lideres de Irán dicen que `Israel nos cuesta tan solo una bomba`. La cúpula del Hizboláh dice: `Si todos los judíos se unen en Israel, nos ahorrarán el esfuerzo de perseguirlos globalmente`.
Estos son hechos desagradables. Pero son los hechos. La más grande amenaza para cualquier organismo viviente o nación es no reconocer el peligro a tiempo[…]

[…]Un régimen iraní radical armado con armas nucleares puede traer el fin de una era de paz nuclear en el mundo, de la cual se ha disfrutado los últimos 65 años.
Tal régimen puede proveer armas nucleares a terroristas y pueden de hecho tentarse a usarlas. Nuestro mundo nunca sería el mismo.
El descarado intento iraní de desarrollar armas nucleares es, primero y principal, una amenaza directa para Israel; pero es también una grave amenaza para la región y el mundo.
Israel espera que la comunidad internacional actúe rápidamente y con decisión, para impedir este peligro.
Pero siempre nos reservaremos el derecho a defendernos[…]

[…]Existe hoy día la alegación que intenta describir a los judíos como colonialistas extranjeros en su propia tierra, una de las más grandes mentiras de los tiempos modernos.
En mi oficina, tengo un anillo grabado que me fue prestado por el Departamento de Antigüedades de Israel.
El anillo fue encontrado al lado del Muro de los Lamentos, pero data de unos 2,800 años atrás, 200 años después de que el Rey David convirtiera a Jerusalén en nuestra ciudad capital.
El anillo es el sello de un oficial judío, y su inscripción en hebreo es su nombre: Netanyahu. Netanyahu Ben Yorash.
Ese es mi apellido. Mi primer nombre, Biniamín, data de 1,000 años antes, a Biniamín, el hijo de Yaacov.
Uno de los hermanos de Biniamín se llamaba Shimón, que justamente es el nombre de mi buen amigo, Shimón Peres, el presidente de Israel.
Hace unos 4,000 años atrás, Biniamín, Shimon y sus diez hermanos andaban por las colinas de Judea.
Señoras y señores, la conexión entre el pueblo judío y la tierra de Israel, no puede ser negada.
La conexión entre el pueblo judío y Jerusalén, no puede ser negada.
El pueblo judío construía Jerusalén hace 3,000 años y el pueblo judío sigue construyendo Jerusalén el día de hoy.
Jerusalén no es un asentamiento. Es nuestra capital.
En Jerusalén, mi Gobierno ha mantenido las políticas de todos los gobiernos desde el año 1967, incluyendo las políticas marcadas por Golda Meir, Menajem Beguin e Itzjak Rabin.
Hoy día, casi un cuarto de millón de judíos, casi la mitad de la población judía de la ciudad, viven en barrios que están más allá de la línea de armisticio de 1949.
Todos estos barrios se encuentran a 5 minutos en auto de la Knéset.
Conforman una parte íntegra e indivisible de la Jerusalén moderna.
Todo el mundo sabe que ellos serán parte de Israel en cualquier arreglo de paz. Por lo tanto, construir en ellos no se opone de ninguna manera a la solución de dos Estados[…]

[…]Mi gobierno ha removido cientos de bloqueos de carreteras, barreras y puntos de chequeo, facilitando el movimiento palestino. Como resultado, hemos ayudado a crear una mejora fantástica en la economía palestina.
Hemos anunciado una moratoria sin precedentes sobre nuevas construcciones israelíes en Judea y Samaria.
Esto es lo que mi gobierno ha hecho por la paz. ¿Y que ha hecho la Autoridad Palestina por la paz?
Ha puesto condiciones previas a las negociaciones, ha financiado una despiadada campaña internacional para deslegitimar a Israel y han promovido el Informe Goldstone, que acusa falsamente a Israel de cometer crímenes de guerra.
La paz requiere reciprocidad. No puede ser una avenida de una sola mano, en la cual solo Israel realiza concesiones. Israel está listo para realizar los compromisos necesarios para llegar a la paz. Pero esperamos que los palestinos se comprometan también[…]

A %d blogueros les gusta esto: