El Auto-odio Judio

Los recientes comentarios que intercambiamos con Gabriel Bortnik, que comento en el post anterior, me hizo pensar que seria interesante un post acerca del odio que muchos judios sienten hacia sus raices, y que vuelcan actualmente hacia el Estado de Israel. Tal vez por resentimiento, tal vez por problemas no resueltos de la infancia, aquellos judios no pierden oportunidad para atacar a Israel, y precisamente alli reside su fama. A nadie lo alarmaria demasiado un Gomez o un Garcia quemando banderas de Israel, pero en cuanto un Cohen o un Levi salen a decir que Israel es un estado genocida todos escuchan atentamente. Y es ahi donde reside el problema, en la creencia de que si un judio dice algo contra los judios sera mas legitimo, mientras la realidad es que no lo va a hacer menos judeofobo que uno que de judio no tenga nada. Y ahi entran los islamistas y los fanaticos de izquierda de turno citando a dichos judios a-judaicos para legitimar sus posturas judeofobicas. “Ven, el judio lo dice…no todos los judios piensan asi, vea a este judio…o yo, antisemita??? si esto lo dice Cohen, que es judio, etc.”. El termino correcto para estos judios es judio a-judaico y cito textualmente de La Naturaleza de la Judeofobia (de Gustavo Perednik):

…como en el título del libro de Isaac Deutscher publicado de 1968, un ano después de su muerte. El judío ajudaico es un revolucionario radical quien, aunque no tiene conexión alguna con el judaísmo, es percibido como “el judío” por la sociedad que aspira a destruir. El judío ajudaico simpatiza con todo perseguido, siempre y cuando no sea judío. Así lo definía Rosa Luxemburgo en una carta de 1916: “?Para qué vienes a mí con tus penas judías? Me sicerca de las desdichadas víctimas de las de las plantaciones de caucho en Putumayo, o de los negros del Africa con cuyos cuerpos los europeos juegan a la pelota… No tengo un rincón para el ghetto reservado en mi corazón: me siento en mi hogar en todo el mundo, doquiera que haya nube, y pájaros y lágrimas humanas”. En retrospectiva, esos judíos del ghetto en 1916 habrían gustosamente cambiado su destino con los trabajadores brasilenos o africanos. Pero como lo dijera Irving Howe “aún en el más cálido de los corazones hay un lugar frío para los judíos”…

Y de estos hay de todos lados, desde el fanatico de izquierda hasta el fanatico religioso de Neturei Karta. Y la cuestion con ellos es que son una minoria que no representa a nadie, y el jueo de los judeofobos es presentarlos como si fueran la voz autorizada de muchos y que de alguna forma solo por el hecho de nacer judios, sus opiniones en contra de Israel ya son legitimas de por si. Lo curioso de la cuestion es porque la opinion de un judio en contra de Israel es legitima y la del judio a favor no. Aqui les dejo un articulo de Gustavo Perednik, “Una Revision del Autoodio Judio”, que habla precisamente de este tema. En la lista hay muchos, desde locales como Pedro Brieger (que hace unos años si mal no recuerdo gano el “Premio Puaj” de la web malas noticias precisamente por esto) o Jose Pablo Feinman (hay un articulo en este blog sobre su frase “steven spielberg y su nariz de talmud”) hasta extranjeros como Noam Chomsky (vea el link del post anterior), Norman Finkelstein (famoso negador de la shoa) e israelies como Ilan Pappe (teorico del llamado “postsionismo”).

La conclusion es que ser judio no deja a nadie exento de ser un judeofobo, y el termino es judio a-judaico. Y la realidad es que por mas que pretenda ser mas judio que Moshe (Neturei Karta) o un defensor de los derechos humanos (Noam Chomsky) un judio que sostengan lo que afirman estos personajes no va a ser menos judeofobo que un no judio que diga lo mismo. Y reconocerlo es la primera cosa que podemos hacer para que terminen de una vez por todas con esa farsa de legitimar idioteces con judios que escupen al cielo (y que tarde o temprano, como Arthur Trebitsch, van a terminar mojandose)

Saludos

Aclaracion: Arthur Trebitsch fue un judio a-judaico austriaco que colaboro con los nazis y finalmente termino asesinado por ellos, junto con sus 6 millones de odiados miembros de su pueblo. Recomiendo al respecto de este tema esta excelente “Carta Abierta a los Judios Europeos”.

Anuncios

8 comentarios

  1. Yo recomiendo otro excelente texto de Gustavo Perednik acerca de los judíos a-judaicos.

    Por otra parte, con la excepción del Nazismo, históricamente siempre para el antisemita existieron “judíos buenos”…. los judíos que se convertían al Cristianismo, los judíos que abandonaban su cultura, los judíos que se convertían en ciudadanos y abandonaban sus raíces, los judíos que se convertían en marxistas, los judíos que eran expulsados o se iban, terminando en el judío antisionista que le niega el derecho a la autodeterminación (solo) a los judíos… sin ir más lejos, actualmente uno de los argentinos neofascistas y antisemitas que defienden la dictadura militar, de nombre Vicente Massot, se hizo compinche de su “amigo judío” (el imbécil de Bergman, que de “rabino” no tiene nada), porque se oponen al oficialismo de la mano (una medida típica para ocultar el origen antisemita, racista y fascista del señor Massot, gran prócer de gentuza como Biondini, este último quien también dice ser “solamente antisionista”, porque en definitiva el fascismo de ultraderecha no es tan antagónico de la ultraizquierda). Es decir, todos los antisemitas, tal vez con la excepción del 100% nazi alemán, consideraron históricamente que hay una categoría de “judío” aceptable para ellos (cada uno según su cosmovisión antisemita). Con otros grupos de odio puede suceder algo parecido (me hace gracia recordar que un pianista afroamericano que se hizo famoso por televisión era amigo íntimo de uno de los líderes del Ku Klux Klan; cuando le preguntaron por esta contradicción, contestó algo parecido al relativismo sostenido por Bortnik: “se puede ser amigo de una persona y no estar de acuerdo ideológicamente con ella”… es decir, para él, linchar y colgar negros es una diferencia ideológica aceptable).

    No obstante ello, me parece que, antes que negar la condición judía de un judeófobo como Chomsky, que en definitiva no conduce a nada y constituye un error gramatical, habría que llamarlo por su nombre: judío judeófobo (o antisemita)… o mejor dicho “de origen judío” (como el caso de Finkelstein, cuya madre es cristiana).

    De esta forma, en vez de debatir lo que implica y qué es la identidad judía, se pasará a apuntar sobre el debate correcto: por qué un judío sí puede ser antijudío.

  2. Qué injusto es calificar de judeofobos a los judíos que no cumplen con lo que uds creen que los judíos deben opinar…

  3. Dos incorrecciones del post:

    Me acabo de percatar recién ahora… ¿por qué carajo el filósofo José Pablo Feinman está etiquetado como antisemita? según tengo entendido, él no es judío ni antisemita y no he tenido constancia de que siquiera haya criticado alguna vez a Israel… cuidado con las lecturas equivocadas, porque Feinman suele jugar mucho con la ironía y alguna gente lo puede mal interpretar. He leído muchas críticas que acusaban algunos artículos suyos de antisemitas, cuando en realidad después de leerlos yo mismo comprobé el contexto del cual estaban sacados y no encontré resabio antisemita alguno, más bien todo lo contrario. Además me parece un excelente pensador y en muchos análisis suyos me siento plenamente identificado, aunque por supuesto muchas cosas que piensa él, yo no las comparto en lo más mínimo (no me refiero a, como creería el Sr. Bortnik, barbaridades como creer que Israel no tiene derecho a existir o todo es relativo, sino diferencias aceptables). Eso es importante aclararlo, porque no todos los anarkos son la misma mierda, Skape no es lo mismo que Feinman.

    Con respecto a Pedro Brieger, honestamente no creo que sea judeófobo. Sí creo que es un imbécil maniqueísta que considera que todo lo que haga Israel y Estados Unidos está mal. Un analista al que muchos respetan pero carece de información y nula complejidad contextual en sus escritos. No obstante, no considero que sea lo mismo que Noam Chomsky (de hecho, Brieger relativizó y equiparó el terrorismo de Hezbolá y las intenciones genocidas del régimen ayatolá con las imperfecciones de países democráticos, pero nunca defendió a Ahmadineyad o Nasrala como el antisemita norteamericano). Ahora bien, un tipo no necesariamente tiene que ser judeófobo para decir cosas inmorales o difamar injustamente a Israel, como el caso de Brieger. Aunque, según tengo entendido, Brieger tiene un rencor muy grande a raíz de una mala experiencia laboral que tuvo en Israel y en la comunidad judía argentina (esto no lo afirmo sin dudas, tal vez esté equivocado, pero me llegó esa información de su vida personal).

  4. A mi Feinmann me parece ridiculo, jamas lo escuche decir 2 cosas coherentes seguidas, aunq no me consta su antijudaismo, lo q se es q su madre no fue judia.

    Otra cosa, me parece q se fue un poco el tono Jabo, de onda te lo digo.

    En lo otro estoy de acuerdo, no cada judio antiisraeli es automaticamente judeofobo y no estoy seguro q Brieger lo sea, de Chomsky no me queda ninguna duda, los neturei karta son profundamente fanaticos y creen ferviente e irracionalmente q la destruccion del estado (MEDINAT israel y no ERETZ) es lo MAS beneficioso para todos los judios y el judaismo y por lo tanto confian q ahmadinejad no puede significar un peligro (pq sirve a ese interes) solo pq asi lo dijo su rebe. Osea ellos buscan el bien o creen q hacen bien al pueblo judio.

    • Con el debido perdón a los lectores, yo prefiero un Norman Finkelstein mucho antes que un Naturei Karta. Esa secta ultraminoritaria de fanáticos enfermos, ya excomulgados mundialmente por los propios Jasidim, se reune cotidianamente con gente que derrama sangre judía para darle su apoyo absoluto (incluyendo fascistas, marxistas, islamistas, terroristas y racistas del Ku Klux Klan), consideran que el Holocausto fue un justo castigo divino que purgó al pueblo judío por las ideas malignas y el sionismo, además de que les encantaría que alguna bombita atómica lloviera sobre la “entidad sionista” para dejarla bien “purificada” y así terminar rápido el trabajo a medio terminar, para así quedar como los únicos “judíos verdaderos” de esta tierra.

      Es decir, con todo respeto, creo que el judeófobo de Norman Finkelstein, con todo su negacionismo/banalización de la Shoá y odio al Estado judío, le hace mucho menos daño a mi pueblo que un Naturei Karta.

      Claro… ellos nos quieren matar, pero solamente por nuestro bien…. Personalmente, me importa una reverenda mierda que se llamen o sean antisemitas o no, al igual que me paso por el or… como les guste llamarse a ellos (“solo antisionistas” seguramente). Lo que quieren hacer en definitiva es exterminar a la mayoría del pueblo judío (¿o te crees que consideran posible hacer desaparecer al Estado judío mediante una encuesta radial entre los israelíes?). Tal vez no en la autoproclamada misión divina, pero al menos en el objetivo a largo plazo de esos descabellados de Naturei, el plan maestro de Hitler no le tiene nada que envidiar. La muerte del único país, la independencia, el derecho a la autodeterminación, la libertad y la dignidad del pueblo judío, si fuera por los Naturei, tendría que ser completamente aniquilada (si para eso es necesario la muerte de millones de hebreos, no tienen problema alguno).

      Creeme que he hablado con montones de rabinos en Argentina e Israel, pasando desde los reformistas extremos hasta los más fanáticos y cerrados ultraortodoxos lituanim… todos me dijeron lo mismo (tal vez en distintas palabras): Los Naturei Karta no son más que una banda de herejes. Esto me lo dijeron incluso los ortodoxos que se proclamaban antisionistas (claro, ellos no le tienen ninguna simpatía al movimiento sionista secular, pero tampoco consideran lógico ni aceptable juntarse con lo peorcito de la humanidad o ir a darle un besito al enano de Teherán).

      Gente loca y enferma hay en todos lados, de todas las religiones, de todos los pueblos, de todos los colores, de todas las etnias, nacionalidades e ideologías. Pero afortunadamente los Naturei son entre mil y cino mil personas en todo el mundo (viven esparcidos entre Jerusalem, Londres y Nueva York), cuando el resto de los judíos somos más de trece millones a nivel mundial. Creo que eso lo dice todo… pero claro, seguramente esos poquitos miles constituyen la categoría de “judío aceptable” para la inmensa mayoría de los antisemitas, el judenrat con la cabeza agachada.

      • Te digo la vdd, se pasaron la raya reuniendose con enemigos y odiadores de israel. Osea si todo su accionar hubiera quedado en hacer propaganda para convencer a la gente q haga “teshuba”, es una cosa. Arriezgar la vida de los judios? terminaron psicopatas asesinos. En eso tenes toda la razon, no hay duda.

  5. Vos me ponés como ejemplo del auto odio judío? Es una pregunta, no una afirmación.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: