¿Solo Guerra?

No, claro que no, como lo expresa este excelente articulo reproducido en guysen.es:

Llegó la hora del desfile de tomates
Por Ben Dror Yemini (Maariv 20/4/10) en Guysen International News
Jueves 24 junio 2010 – 18:31
Existen países que exportan drogas: Afganistán con la protección de los Talibán, Líbano con el amparo de Hezbollah. Un kilo de heroína significa unos 50 mil dólares al exportador. Israel, a diferencia de ello, exporta un producto agrícola: semillas de tomate, de un tipo, en especial, mejorado. Un kilo cuesta mucho más que oro: 350 mil dólares. Ya no hay que decir: “Vale como el oro en polvo” sino que se debe decir: “Vale como los tomates”. No existe, en el mundo, otro país que obtenga esos precios. No se necesitan traficantes ni se precisa fraccionarlo, en pequeñas porciones, para aumentar los beneficios.

Es necesaria una cabeza que “nos” invente patentes (nos [Israel] ubicamos en el tercer lugar mundial en el registro de patentes por persona). Cuando un virus mortal dañó los campos fértiles en China (la mayor productora de tomates del mundo, 32 toneladas al año), fue la pequeña Israel la que creó un antídoto para el virus, que reconstruyó la producción de la enorme nación.

Israel es mucho más de lo que nos dibujan los informes de los medios. Por tanto conviene, por un momento, dejar los problemas corrientes, la crisis con Obama, la corrupción del gobierno, los subsidios para la infancia y la construcción en los asentamientos. Esas son las cosas que nos ocupan todos los días del año.

Hoy nos es posible alejarnos, un momento, de los problemas corrientes para concentrarnos en la impresionante creación que tiene lugar aquí y su nombre es Estado de Israel. ¿Impresionante creación? Sí. No es un error de escritura.

La Israel real está alejada “años luz” de su imagen. Es un país efervescente, desarrollado, gozoso, festivo y en especial, que crea y desarrolla. Si nos detenemos a pensar cómo Israel exporta semillas de tomate, cuyo valor alcanza como 16 de oro, se debe recordar que, el gasto, en concepto de investigación y desarrollo se ubica en el orden del 4,6% de su PBI. Se trata del primero, en el mundo, incluso después de los recortes, Israel continúa siendo líder. El número de investigadores, en relación a la población, es de 6 por cada 1000 (segundo lugar mundial); el porcentaje de investigadores en el sector de negocios es del 2,1% (primer lugar mundial) y número de artículos científicos en relación al tamaño de la población es de 800 por cada millón (tercer lugar mundial).

Quien quiera continuar, click aqui.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: