A pesar de Ahmadineyad, el pulpo ha elegido

HE AQUI LA PRUEBA:

ISRAEL VENCE

Anuncios

Doble vara hasta en los zapatos

Los zapatos y el destino de los hombres

Julián Schvindlerman

Comunidades 28/7/10

Uno recibió fama, riqueza y gloria; el otro indiferencia y condena

Muntazer al Zaidi no es zapatero, pero ganó fama mundial gracias a un par de zapatos. Específicamente, a sus zapatos, que arrojó uno tras otro al presidente George W. Bush en diciembre de 2008. Al lanzar el primero de ellos, en el marco de una conferencia de prensa conjunta del presidente estadounidense y el premier iraquí Nuri al-Maliki, dijo “¡este es el beso de la despedida del pueblo iraquí, perro!”; al tirar el segundo, gritó “¡esto es por las viudas y por los huérfanos y por todos los asesinados en Irak!”. Bush eludió ambos proyectiles y comentó: “todo lo que tengo para informar es que eran del número 42”.

Durante el juicio, al-Zaidi rehusó disculparse y se declaró inocente de todo cargo. Sus abogados alegaron que su acto se enmarcaba en la libertad de expresión. Fue condenado a tres años de prisión. Unas semanas más tarde, su sentencia fue reducida a un año y al cabo de nueve meses fue liberado. La televisión iraquí Al Bagdadiya que lo empleaba organizó una celebración masiva con música tradicional a modo de bienvenida. Según relató el propio Zaidi, la televisión canadiense lo declaró “hombre del año” y le obsequió un par de zapatos de oro. Sin embargo, el periodista iraquí está decepcionado. “Todas las promesas que oí sobre regalos cuando estuve en prisión fueron vacías”, lamentó. Ante el British Observer se quejó de no haber recibido los autos, dinero, caballos, camellos y mujeres vírgenes que le habían prometido los árabes. Ello motivó una oferta generosa por parte del movimiento fundamentalista Hamas. “Estamos preparados para recibirlo aquí en la Franja de Gaza y cubrir todos los gastos de su casamiento”, anunció Ismael Haniyeh, líder de la agrupación. “Estamos incluso listos para encontrarle una novia aquí. Él es muy bienvenido en la Franja de Gaza”.

Peor suerte corrió Hokman Joma, un joven kurdo que huyó de Siria a España tras el estallido de disturbios étnicos en marzo de 2004, donde la minoría kurda (cerca del 10% de la población) es acosada por las autoridades. El gobierno español negó su pedido de asilo político, con lo cual su situación legal resultó incierta. Emulando a al-Zaidi, Joma arrojó un zapato contra un dignatario foráneo mientras vociferaba consignas poco simpáticas. En este caso, contra el premier turco Recep Tayyip Erdogan, de visita en Sevilla el pasado febrero, al grito de “¡asesino!” y “¡viva el Kurdistán!”. La Fiscalía del Estado presentó cargos contra Joma y logró montar un juicio en tiempo récord. Reclamó tres años y ocho meses de cárcel a la vez que solicitó la pena fuese reemplaza por su repatriación a Siria. “La expulsión significaría la tortura y la pena de muerte de Joma en un país como Siria, que da el peor tratamiento al pueblo kurdo”, apeló su abogado. Dos organizaciones andaluzas de defensa de derechos humanos protestaron “la desproporción” entre el comportamiento del kurdo y el castigo demandado y destacaron su sorpresa ante el hecho de que España tenga el código penal más duro de Europa, “incluso más represivo que el de Irak para manifestaciones como la que realizó Joma”. A fines de junio, el tribunal penal número 9 de Sevilla condenó a Hokman Joma a tres años de prisión pero negó el pedido sustitutorio de repatriación a Siria solicitado por la Fiscalía del Estado. Al menos podrá hallar consuelo en la publicación de un libro titulado El zapato de la dignidad como parte de una campaña solidaria orientada a ganar su libertad.

Para la misma fecha que un juez español eximía a Joma de una muerte segura en Siria, un juez norteamericano salvaba del mismo modo la vida de un desertor palestino. Mosab Hassan Yousef, hijo de un prominente líder de Hamas encarcelado en Israel, recibió la típica educación jihadista digna de tal padre. Atrapado por los israelíes luego de un atentado fallido y alarmado por las brutalidades cometidas por miembros de Hamas en la prisión, se desencantó de la promesa islamista y se convirtió en un informante del Shin Bet, el servicio de contraespionaje israelí. Al salir de prisión se mudó a los Estados Unidos, donde se convirtió al cristianismo, publicó un libro autobiográfico titulado Hijo de Hamas y requirió asilo político. Las autoridades estatales negaron el pedido sobre la base de que él había estado “involucrado en actividad terrorista” y constituía “un peligro a la seguridad de los Estados Unidos”. El Departamento de Seguridad Interna, increíblemente, usó párrafos de su libro como evidencia de su cooperación con agrupaciones terroristas y reclamó su deportación, posiblemente a Cisjordania, donde nació, y donde probablemente moriría. Repudiado por su padre, apóstata del Islam, colaborador de Israel y traidor del Hamas, sus chances de supervivencia en las zonas palestinas serían, podemos razonablemente decir, limitadas. Ante el clamor suscitado, finalmente, el gobierno abandonó sus reparos relativos al otorgamiento de asilo y un juez determinó que Yousef podía permanecer en Estados Unidos.

¿Quién hubiera imaginado que un par de zapatos y un converso en la guerra contra el terror dejarían al descubierto la miopía de las burocracias occidentales?

Jihad contra el pulpo

Ahmadinejad acusa al pulpo Paul de “propaganda occidental”

——————————————————————————

El presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, dijo que el pulpo Paul (foto), el cefalópodo que predijo correctamente el resultado de los partidos de la Copa Mundial 2010 en Sudáfrica, es un símbolo de todo lo que está mal en el mundo occidental.

Durante un discurso pronunciado en Teherán el fin de semana, Ahmadinejad dijo que el pulpo es un símbolo de la decadencia y el patetismo entre “sus enemigos”, y acusó al pulpo de la difusión de “propaganda occidental y la superstición”.

El pulpo Paul se convirtió en una estrella internacional después de predecir con exactitud los resultados de los siete partidos de la Copa Mundial de la selección nacional alemana.

El pulpo, que vive en el Sea Life Centre Oberhausen, en Alemania, también se ganó el corazón de los españoles al predecir su victoria en el Mundial contra Holanda.

“Aquellos que creen en este tipo de cosas, no pueden ser los líderes de las naciones mundiales que aspiran, como Irán, a la perfección humana, basándose en el amor de todos los valores sagrados”, dijo Ahmadinejad.

Por otro lado, el ministro de Defensa iraní, el general Ahmad Vahidi, ha amenazado a Israel con su destrucción total si comete una imprudencia contra Irán, informó la agencia oficial de noticias Irna.

“Cualquier gesto no inteligente del régimen sionista (contra Irán) será un punto de partida para la destrucción total de Israel”, afirmó Vahidi en unas declaraciones efectuadas al margen del consejo de ministros reunido en Teherán.

El titular de Defensa acusó a Israel de intentar ocultar los “muchos problemas domésticos, regionales e internacionales que afronta” con sus ataques a Irán.

Fuente: EFE

Extraído de AURORA

El día que los sionistas crucificaron a Hitler

Impactante título del post, no? Es el nombre del nuevo documental que rodará el brillante Oliver Stone – con la destacada colaboración de historiadores de la talla del obispo Williamson, demócratas como Castro, filósofos como Maradona, catedráticos tipo Biondini, estadistas como Kim Jong-il y pacifistas estilo el ayatolá Komeini – acerca del supuesto genocidio de seis millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial o, como diría el comandante Chávez, “el holocuento”. Claro que semejante documental, al que algunos también denominan “al sur de la pelotudez” o “lástima que Adolfo se quedó muy corto”, parecerá un juego de niños en comparación con las recientes declaraciones del señor Stone.

Dios los cría y ellos se juntan. Oliver hablando de su nuevo proyecto (al Führer le encantó el chiste), mientras los “grosos” celebran, con la presencia del “antiimperialista” Freddy Krueger, el Día del Hijo de Puta en Caracas

El millón y medio de niños que, supuestamente, perecieron en los campos de exterminio, para Oliver deben estar paseando por el muro de los lamentos… lástima que Michael Jackson no está vivo para buscarlos.

Ahora, hablando en serio y antes de que Oliver diga que “lo malinterpretaron” o “lo sacaron de contexto”, me remito a lo que suele decir Pilar Rahola:

Samuel Huntington habla del choque de civilizaciones y se hunde. No es recomendado en ninguna cátedra universitaria ni es tenido en cuenta en casi ningún ámbito del mundo intelectual. Y eso ocurre porque es de derecha. En cambio, los intelectuales de izquierda que dicen las mayores barbaridades son siempre impunes. Un ejemplo claro es el premio Nobel José Saramago, que escribió a favor de Stalin y en contra de la caída del muro de Berlín, que sigue defendiendo a Castro y que integró las listas del jurásico partido comunista portugués en las últimas elecciones. ¿Cómo alguien puede equivocarse tanto y tener tanto prestigio? Eso ocurre porque se sobreentiende que un intelectual de izquierda es bueno. La izquierda monopoliza el prestigio intelectual. Hay que romper el mito que asocia a la izquierda con la pureza. Hay intelectuales de derecha que han ayudado a mejorar el mundo y otros de izquierda que han contribuido a empeorarlo y viceversa. Como yo no me caso con nadie puedo juzgar con libertad.

Ya sabemos que los “intelectuales” se viven equivocando y reciben a cambio más impunidad. En lo personal no me sorprende este tipo de declaraciones del señor Stone, teniendo en cuenta la gente que ha defendido en el pasado. Tampoco me extraña a esta altura que digan lo que realmente piensan sin que su prestigio se arruine, aún si se trata de un tema tan delicado y políticamente jugado como el nazismo y la Shoá. Pues eso… a la semana se “arrepienten” y la gente se olvida que un tipo banalizó el Holocausto y minimizó la figura de Hitler. Me pregunto qué pasaría si esto mismo lo hubiera dicho un tipo cualquiera que sale en televisión y no está cubierto con la aureola de la “intelectualidad”.

En lo personal, prefiero a este intelectual, que por lo menos no dice nada:

UPDATE:

Entrevista radial a Julián Schvlindermann

Oliver Stone en contexto

Que las mentiras periodísticas no nos quiten la alegría

Israel se encuentra entre los diez primeros países más felices del mundo, ocupando el 8 º lugar junto a Australia, Canadá y Suiza, según un estudio realizado por el instituto “Gallup World Poll”. Turquía está en tercer lugar. Irak y Siria en las posiciones 110 y 115, respectivamente.

Extraído de Guysen International News

El 84 por ciento de los jóvenes en Israel afirman que son felices

Itongadol.- El 84 por ciento de los jóvenes en Israel afirman que son felices. Ese dato y otros, surgen de la encuesta realizada para un programa especial del Banco Mundial para el Progreso de la Juventud en Riesgo.

El estudio, desarrollado por el Instituto de Geo – Cartografía, incluyó un modelo, sobre un muestreo de 400 jóvenes de todo el país, entre 12-18 años, definió si la juventud se siente feliz y cuáles son los factores que influencian sobre la sensación de felicidad entre la juventud de Israel.

De la encuesta surge que, los factores más influyentes en la sensación de felicidad entre la juventud son la “Calma emocional”, a la que el 92,7% de los participantes calificó como más importante y la “Salud”, elegida por el 92,5% de los votantes.

Además, el factor vinculado a la “seguridad personal”, fue calificado como alto. A él se refirieron el 91,8% como muy influyente. A cambio, el factor calificado más bajo por su influencia en la sensación de felicidad, es “tener mucho dinero”. El mismo fue electo por el 73,3% solo mientras que, el 26,7% lo definió como no trascendente para nada en su sensación de felicidad.

Otra calificación muy baja es la vinculadaal “futuro asegurado” al que calificaron 80,7% solamente como muy influyente. La “Imagen externa” fue señalada por el 83,2% como muy influyente en la sensación de felicidad.

Extraído de Itón Gadol

Y con toda razón, agregaría yo, que también estuve en Israel y pude comprobar que a grandes rasgos la gente vive tranquila, feliz, segura, con salud, educación, trabajo, buena calidad de vida y un patriotismo envidiable. Todo eso a pesar de la reputación de antipático y descortés que tiene el estereotipo del sabra.

¡AM ISRAEL JAI!

PD: Mientras tanto, a nuestros enemigos no les va tan bien.

Actividades por AMIA

Dejo estos excelentes posts de Internet Judia sobre actividades en Bs As por el Atentado a la AMIA. 1 y 2

Dejo el discurso leido por la Juventud Judia de Rosario en el acto en Rosario, que nos paso un lector del blog:

Una tarde de 1993 en la ciudad de Meshad, Irán, hubo una reunión. Esta no fue una reunión cualquiera.

Un año después, Sebi, un niño que tan solo soñaba con ser algún día presidente, dejo de soñar. Junto a él 84 personas, argentinos, dejaron de soñar. Fueron asesinados. Pero no fue dios quien determino que debían morir. Fue el fundamentalismo islámico representado por la mano asesina de Irán.

Esa tarde en Meshad,  Ali Akbar Hashemi Bahramie Rafsanjani, Ali Fallahijan, Ali Akbar Velayati, Mohsen Rezai , Imad Fayez Moughnieh, Ahmed Reza Ashgari, Ahmed Vahidi y Mohsen Rabbani decidieron que Sebi junto a 84 personas más debían dejar de soñar, sentir, pensar, vivir.

Desde entonces, los gobiernos argentinos intentaron desviar la investigación. En primer lugar tratando de mostrar que fue un atentado a la comunidad judía y no a la Argentina, así fue cuando Menem llamo  a Rabín, primer ministro de Israel de aquel entonces, para darle el pésame. Pero Rabín contesto diciendo que el pésame debería dárselo él. Lo que Rabín entendió en ese llamado telefónico, la Argentina aun no entiende. El atentado fue contra Argentina, y las victimas somos nosotros, los argentinos. En segundo lugar se intento desviar el foco de la atención desde quien fue el culpable hacia la conexión local. No es que esta no tenga responsabilidad en el atentado, sino que es solo un eslabón en la cadena que conduce al autor real del mismo: Irán.

La investigación que determino que Irán es el autor del atentado fue llevada a cabo por la unidad fiscal de investigaciones judiciales dirigida por el fiscal Alberto Nisman. Básicamente lo que hicieron fue reconstruir la planificación y ejecución del atentado, mediante evidencias sumamente concluyentes que pasaron por un proceso de judicialización. Esto último quiere decir que no son meras hipótesis. Por eso es que cuando un antisemita como Luis D’elia, sostiene que su postura de que la derecha israelí hizo el atentado es una hipótesis legitima, no es más que una idiotez y debe ser repudiada.

La labor de la unidad fiscal de investigaciones judiciales se resume en el dictamen de más de 800 páginas, que fue el que la interpol tomo como base para pedir la captura internacional de los que se reunieron aquella tarde en Meshad. Iran se niega a cooperar con la justicia argentina y da refugio a los asesinos.

Es por todo  esto que es ridículo que organizaciones que se autodefinen como progresistas y a favor de los derechos humanos,  carguen banderas del Hizbolla que es el autor material del atentado, que la argentina aun continué manteniendo relaciones diplomáticas con irán y que se tolere que aun después de 16 años se siga sosteniendo que el atentado fue contra la comunidad judía. Y lo que es aún peor, que se siga sosteniendo que no hay culpables. El culpable es Iran.

Ya es hora de que argentina corte relaciones con irán, y los argentinos entendamos que irán nos ataco a todos, que el antisemitismo no es una opinión legitima y que debemos entender de una vez por todas que el fundamentalismo islámico no es un movimiento por la libertad y los derechos humanos. Es una ideología de odio que pretende asesinar por doquier, como lo demuestran los casi 16,000 atentados que se han realizado en los últimos 9 años en nombre del islam.

Si los argentinos, que fuimos golpeados dos veces, no lo entendemos, nadie lo entenderá.

Muchas gracias.

Volante repartido por la Juventud Judia de Rosario en el centro de la ciudad:

BASTA DE RECLAMARLE JUSTICIA AL AIRE!!!

YA ES HORA DE DECIR LA VERDAD!!! SE SABE TODO!!!  IRAN ES EL AUTOR DEL ATENTANDO!!!

La UFI (Unidad Fiscal de Investigaciones Judiciales) dirigida por el valiente Fiscal Alberto Nisman descubrió absolutamente todo lo que paso en AMIA, quien lo hizo y cuando: Y TODO APUNTA A IRAN. Las pruebas fueron corroboradas por evidencias completamente concluyentes y han sido judicializadas, lo que quiere decir que no son meras hipótesis. El resultado de la investigación es un dictamen de mas de 800 paginas, el que Interpol  utiliza como la prueba irreabtible para pedir la extradición de los culpables (que están refugiados en Iran). La verdad plasmada en el dictamen es esta:

Los culpables tienen nombre y apellido:  Ali Akbar Hashemi Bahramie Rafsanjani (Presidente de Iran 1989-97’), Ali Fallahijan (Ministro de Informacion y Seguridad de Iran 1989-97’), Ali Akbar Velayati (Ministro de RREE 1981-97’), Mohsen Rezai (Comandante de las Guardias Revolucionarias 1981-97’), Imad Fayez Moughnieh (Jefe de Seguridad Exterior del Hizballah),  Ahmed Reza Ashgari (Tercer Secretario de la Embajada de Iran 1991-94’), Ahmed Vahidi (Comandante de Las Fuerzas Quds 1989-98’) y Mohsen Rabbani (Agregado Cultural de la Embajada de Iran en el país 1994-98’).  Este ultimo fue quien organizo el atentado en la Argentina y quien consiguió la Traffic para que Ibrahim Hussein Berro (el terrorista suicida del Hizballah que se exploto en la AMIA) pueda sacarle la vida a 85 personas y arruinárselas a otros miles, familiares, amigos y marcar a aquellos que nos sentimos profundamente indignados por el  terrorismo asesino que en nombre de la versión mas extrema del Islam cree tener la legitimidad de matar por doquier. YA ES HORA DE DEJAR DE MENTIR Y DE DESVIAR LO FUNDAMENTAL: EL ESTADO IRANI ORQUESTO EL ATENTADO Y LO REALIZO A TRAVES DE SU MANO ARMADA EN EL EXTRANJERO, EL HIZBALLAH!!!

EXIGIMOS:

-QUE  SE DEJE DE DESVIAR LA CUESTION Y SE DIGA LA VERDAD: IRAN ES EL AUTOR.

-BASTA DE DAR LEGITIMIDAD A JUDEOFOBOS LLENOS DE ODIO COMO LUIS D’ELIA, QUE TRABAJAN PARA EL GOBIERNO IRANI  E INTENTAN CONVERTIR LA VICTIMA EN EL VICTIMARIO DICIENDO QUE “LOS JUDIOS SE HICIERON UN AUTOATENTADO”

-EL GOBIERNO ARGENTINO DEBE CORTAR RELACIONES DIPLOMATICAS CON IRAN. NO EXISTE PAIS EN EL MUNDO AL QUE LO ATAQUEN CON UNA BOMBA Y CONTINUE RELACIONADO CON EL PAIS QUE LO HIZO.

-RECONOCER LA LABOR MONUMENTAL  QUE NISMAN Y LA UFI DEBIERON REALIZAR PARA HACER CONOCER LA VERDAD. BASTA DE TRATAR A ESTOS VALIENTES COMO MENTIROSOS!!!

-QUE SE RECONOZCA DE UNA VEZ POR TODAS QUE NO MURIERON SOLO JUDIOS…MURIERON ARGENTINOS (ARGENTINOS JUDIOS, CRISTIANOS, NIÑOS, ADULTOS Y TODO AQUEL QUE ESTABA ALLI)…UNA BOMBA NO DISTINGUE IDEAS, SOLO MATA…

Jovenes Judios

La nueva judeofobia

Acá van unas palabras donde explico porque el antisionismo es una forma de la judeofobia… 

Desde hace un poco más de dos mil años, la judeofobia es el arma preferida de los pueblos, las ideologías y las personas cuando necesitan destruir la identidad del “otro” para construir la suya. Un arma que no está delimitada por fronteras geográficas ni carece de medios para ampliar sus horizontes. Un arma que no se desgasta con el tiempo ni con las incontables manos que la aferraron. Un arma que fue disparada abierta y orgullosamente por algunos, y que hoy en día es utilizada de una forma mucho más sutil, de una forma que permite esquivar sus obstáculos sin alterar su blanco.

  Ya en el siglo IV,  el “santo” Juan Crisóstomo afirmaba – mientras esparcía su amor por Jesús – que los judíos “sacrifican a sus hijos e hijas a los demonios, ultrajan la naturaleza y trastornan las leyes de parentesco”. Por la misma época, colegas suyos explicaban que los judíos “encarnan la maldad y están poseídos por el demonio”. Tal vez este tipo de declaraciones puedan sonar tragicómicas a nuestros oídos. Pero lo cierto es que durante siglos se convirtieron en la norma, en el combustible de este odio visceral capaz de discriminar, perseguir, expulsar, bautizar forzadamente y matar a los judíos que estaban dispuestos a preservar su identidad.  Cuando los mitos judeofóbicos se agotaban, otros venían a ocupar su lugar. Así fue como los judíos fueron acusados de ser leprosos, deicidas, cometer libelos de sangre y, ya entrados en la edad moderna, dominar o pretender dominar el mundo.  

En el siglo pasado, la conjunción de dos eventos cambió el discurso judeofóbico. El primero de ellos fue la Shoa: el país más culto de Europa engendró un régimen totalitario que puso en marcha un plan sistemático y organizado para matar hasta al último bebe judío del mundo. Mientras la humanidad miraba para el costado, la locura nazi se llevó la vida de seis millones de judíos, un tercio de la población judía mundial. Después de que los nazis fueron derrotados y de que los sobrevivientes dieron a conocer sus crímenes, la necesidad de que los judíos tengan un estado propio dejó de ser el grito ahogado de algunos; el 14 de mayo de 1948 se declaraba la independencia del estado de Israel.  

En este nuevo panorama, donde los judíos son víctimas del genocidio más brutal de todos los tiempos y poseen su propio estado, ser “antijudío” se convirtió en algo políticamente incorrecto y estratégicamente contraproducente. De ahora en más, los judeofobos no van a disparar el arma contra el pobre judío que sufrió mucho, sino contra el nuevo y vigoroso Estado de Israel. De ahora en más, ser “antisionista” iba a constituir la nueva moda, el nuevo disfraz que permite “racionalizar” el odio y descargarlo sin tener de que avergonzarse.

Así llegamos al día de hoy, donde ya no se habla de eliminar al judío de la sociedad, sino de “borrar a Israel del mapa”, en palabras del mandatario iraní Mahmud Ahmadinejad; ya no se acusa a los judíos de chupar la sangre de niños cristianos, sino a Israel de traficar los órganos de niños palestinos[1]; ya no se califica al judío como un “virus”, sino a Israel como “el cáncer del medio oriente”; ya no se acusa a los judíos de someter a los pueblos y dominar el mundo [2], sino a Israel de ser un país “imperialista”, que “ocupa territorios” y mantiene a la población palestina en la miseria. De esta forma, vemos como los viejos mitos son reciclados por el judeófobo contemporáneo que, para colmo, se puede dar el lujo de decir: “yo no tengo nada en contra de los judíos”. Pero resulta que de entre los 192 Estados que hay en el mundo, el único que lo moviliza y carga de adrenalina, el único por el que marcha quemando banderas y al único que permanentemente mira con lupa, le cuestiona su derecho a existir y a defenderse es a Israel: el único Estado judío. Siendo más explícitos, donde más del 80% de la población es judía, donde se habla la lengua judía, donde prevalece el calendario judío y con el cual prácticamente todos los judíos del mundo se sienten identificados.  

Si todavía creemos que esto puede ser una mera casualidad, encaremos la siguiente pregunta: ¿Qué país recibió más sanciones por parte de la ONU?

¿Corea del Norte, gobernada por un régimen comunista opresor y dictatorial?

¿Arabia Saudita, donde las mujeres son tratadas como esclavas y una persona puede ser flagelada por portar una biblia?

¿Irán, que desde la revolución islámica financia grupos terroristas (léase Hamas y Hesbollah) que convierten a chicos de entre 13 y 18 años en máquinas de matar dispuestas a inmolarse en una pizzería o en una fiesta de cumpleaños?

¿Irak, donde bajo la orden del dictador Saddam Hussein fueron asesinados más de 182.000 kurdos?

¿ Siria, Yemen, o alguna otra dictadura árabe, donde sobra el oro negro pero abunda el hambre y la pobreza?

La respuesta es No. El organismo creado luego de que los nazis desmantelaran – como nadie lo había hecho hasta entonces – la naturaleza irracional, sádica y asesina de la judeofobia, sanciona más a Israel que a ningún otro país; castiga despiadadamente al único escudo que tienen los judíos en caso de que esa bestia vuelva a mostrar su esencia.

Al país que, dicho sea de paso, es la única democracia en medio oriente; al país donde su población árabe “oprimida y maltratada” (que consta de más de un millón de personas), puede votar, acceder a bancas parlamentarias y tiene las puertas abiertas a sus universidades; a ese país “imperialista” más chico que la provincia de Tucumán y que ha cedido territorios a cambio de promesas de paz; a ese país “agresor”, que de las siete guerras que combatió no empezó ni una; al país que está a la vanguardia del arte y de las ciencias, que es un verdadero ejemplo en el campo de las tecnologías limpias, que en su corta existencia acumuló nueve premios nobel y que, si fuera por él, tendría como único enemigo al desierto.

Refutar todos los males que se le adjudican al estado hebreo y contrastarlos con sus genuinos logros es entrar en el laberinto dialéctico del judeofobo que, hoy en día, se hace llamar  “antisionista”.  Por más que el interlocutor tenga la mejor de las intenciones, el prejuicio arraigado durante siglos es más fuerte que la razón. Por más que nos sobren los argumentos, que la historia esté bien documentada y que tengamos la realidad cara a cara; el odio tapa los oídos, borra la memoria y enceguece. La única forma de combatir esta nueva forma de la judeofobia es revelándola. La única forma de asegurarnos de que este arma letal se empiece a quedar sin balas es preguntando cómo puede ser que el país más odiado, más temido, más acusado y más observado no sea otro que Israel, el judío de los países.        


[1] Véase el artículo “nuestros hijos saqueados por sus órganos”, del diario sueco Aftonbladet.

[2] Salvo contadas excepciones como la del presidente venezolano Hugo Chávez, que en su mensaje navideño del  2005 conjugó los dos grandes mitos judeofóbicos al declarar que “los descendientes de los que crucificaron a Cristo” se adueñaron de las riquezas del mundo.

A %d blogueros les gusta esto: