Alá maldiga las vuvuzelas

En el Islam, las fatwas son edictos proclamados por autoridades de esa religión que generalmente rigen para la vida cotidiana, algo parecido a las leyes de la Halajá en el Judaísmo. Estos edictos islámicos suelen tener mala fama en el mundo occidental, dado que se los asocia con persecuciones a apóstatas e individuos que se atreven a cuestionar al Corán, pero resulta que cuando las fatwas no están dirigidas a decapitar, torturar, reprimir y matar gente, puede surgir algo bueno de ellas… me acabo de enterar que una eminencia religiosa de uno de los países que quiere atacar a Irán, los Emiratos Árabes Unidos, dictaminó un límite al uso de esa mierda cuyo ruido se asemeja a mil panales de abejas y cuya presencia en cada partido de fútbol hizo que disfrutara menos de ver en alta definición el mundial (a excepción del respiro de los entretiempos). Aquí está la noticia:

El Mundial de Sudáfrica terminó, pero las vuvuzelas amenazan con quedarse. Por las dudas, los Emiratos Árabes ya se preparan para su eventual exportación. La Dirección General de Asuntos Islámicos de ese país emitió una fatwa, es decir, un edicto religioso, para declarar que las famosas y alargadas trompetas de plástico son pecado si superan los cien decibeles. Según la disposición, sólo se podrán usar en los estadios y únicamente en caso de que no excedan el límite auditivo establecido.

¡MUERTE A LAS VUVUZELAS!

A %d blogueros les gusta esto: