Tishá Be’av: comunicado del Tzahal y otro sueño sionista hecho realidad

Gaby Ashkenazi habló hoy en el Arco de Tito

19 de julio de 2010

” Las Fuerzas de Defensa de Israel, las cuales me siento orgulloso de comandar, llevan la responsabilidad de asegurar esta independencia. Hoy estamos aquí, en el Arco de Tito en Roma, en la víspera de Tishá Be’av, el día en que el Templo Judío fue destruido por el general romano, para decir, junto a la comunidad judía toda: ‘El Pueblo de Israel está vivo!’ ” – exclamó el Teniente General Gaby Ashkenazi.

Así se dirigió al público esta mañana el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas israelíes, durante una corta ceremonia que se llevó a cabo en el histórico Arco de Tito en Roma, en la víspera del día más triste del calendario hebreo, Tishá Be’av (en el día noveno del mes de Av), el ayuno que recuerda la destrucción del Primer y Segundo Templo Judío en Jerusalem (el primero destruido por los babilonios y el segundo por los romanos, los dos sucesos que trajeron como consecuencia la expulsión de los judíos de su tierra*). En la mañana de hoy, el Ramatkal Ashkenazi se reunió con su homólogo italiano, el General Vincenzo Camporini, para discutir el fortalecimiento de la cooperación entre las fuerzas armadas italianas e israelíes, además de los retos que ambos ejércitos enfrentan en varios aspectos. El embajador israelí en Italia – señor Gideón Meir – el presidente de la Unión de Comunidades Judías de Italia – señor Renzo Gattegna – y el Rabino Principal de Italia se hicieron presentes en la ceremonia.

Durante su discurso, Ashkenazi dijo, “a pesar de toda la miseria y las horribles tragedias que nos acaecieron como nación luego de la destrucción del Segundo Templo, con nuestro consiguiente exilio, el pueblo judío fue capaz de reestablecer su independencia nacional en 1948. Las Fuerzas de Defensa de Israel, al ser un poderoso y disuasivo ejército, que lleva consigo un gran espíritu físico y moral, es la fuerza que yace preparada contra todos nuestros enemigos y aquellos que busquen hacernos daño. Es la fuerza que, cuando sea requerida, se encargará de prevenir tragedias como la que se conmemora en este Arco.

Finalmente, el Comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de Israel agradeció a su anfitrión por la “asistencia del gobierno de Italia y su apoyo a Israel en vista de la reciente campaña de deslegitimación contra las FDI y el movimiento sionista”.

A la noche, Ashkenazi se reunirá con la comunidad judía de Roma.

Extraído del Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel

(*) Dado que otras fechas trágicas para el pueblo judío (¿casualmente?)  también cayeron en esa fecha – como las Cruzadas, el edicto de expulsión de los judíos de España en el siglo XV, la expulsión de los judíos de Inglaterra en el siglo XVII, la promulgación de las leyes de Nuremberg y la Solución Final en la Alemania Nazi, el atentado a la AMIA y otros tantos eventos tristes de la historia – es que también se acostumbra a recordar la fecha como un símbolo del sufrimiento judío en general a lo largo del tiempo.

———————————————————————————————————————

En otras palabras, el líder del renacido ejército hebreo del renacido Estado judío, se postra orgulloso ante el Arco de Tito, donde se recuerda aquella épica victoria romana que dio comienzo al milenario exilio hebreo, para decirle a nuestros enemigos de hoy, que Masada, Beitar, Tel Jai y el Estado de Israel: NO VOLVERÁN A CAER.

¿Qué diría este tipo si hoy estuviera vivo?

Cuenta nuestra Biblia que Josué envió espías a Canaan para evaluar a qué se tenía que enfrentar el pueblo de Israel si quería dejar de vagar por el desierto para entrar definitivamente a la tierra prometida. Al volver los espías de su travesía, casi todos asustaron al pueblo con sus historias de los “gigantes” que habitaban la tierra y el “estéril y yermo suelo” que tenían por delante los hebreos si querían morar allí. Y el pueblo lloró desconsolado ante la terrible noticia. Fue entonces cuando bajó la Providencia de los cielos y exclamó: “Vosotros habéis derramado falsas lágrimas; ahora lloraréis por generaciones enteras”.

¿Ese es el D’s misericordioso de Israel que castiga de semejante forma a su pueblo? Nuestros sabios nos explican: las generaciones de Israel llorarán y sufrirán de allí en más, no por la gracia del Señor, sino porque a lo largo de la vida siempre habrá retos y dificultades que afrontar, contra las que combatir y derrotar. Y si el pueblo de Israel se rinde previamente y llora falsas lágrimas sin haber intentado vencer las adversidades, como sucedió con la generación del desierto, definitivamente no podrá triunfar como nación. La batalla comienza con uno mismo. Solo cuando los propios judíos se den cuenta de su potencial, de su capacidad, de su fuerza y de su voluntad para conseguir lo que les corresponde, es que podrán obtener el resultado deseado y D’s estará a su lado. Esto es lo que sucedió a lo largo de la historia y lo que seguirá sucediendo. Recuerden que nadie nos entregó Medinat Israel en una bandeja de plata, sino que fueron los propios judíos los que presentaron la firme determinación de recuperarla. No debemos olvidar estas palabras ni temer a las dificultades, los enemigos o los obstáculos. Lo importante es confiar en nosotros, porque los Ahmadineyad son pasajeros, pero nosotros tenemos cuatro milenios y nuestro Pacto con el Creador es eterno…

¡ AM ISRAEL JAI VE KAIAM !

¡ EL PUEBLO DE ISRAEL VIVE Y EXISTE!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: