La teoría de juegos en el conflicto árabe-israelí

El Conflicto de Israel como Teoría de Juegos
Por el Profesor (Premio Nobel) Israel Aumann en Guysen International News
Domingo 31 octubre 2010 – 07:44
Dos hombres – llamémosles Rick y Steve – son puestos en una pequeña habitación donde hay una maleta llena de billetes, por un total de 100.000 dólares. El dueño de la maleta anuncia lo siguiente: “Les daré el dinero de la maleta con una condición: ustedes deben negociar un acuerdo sobre cómo dividirlo. Esa es la única manera en que estaré de acuerdo en darles el dinero”. Rick es una persona racional y se da cuenta de la dorada oportunidad que se ha cruzado en su camino. Se vuelve a Steve con la sugerencia obvia: “Toma la mitad y yo tomaré la mitad, de esa manera cada uno de nosotros tendrá $50.000”. El conflicto árabe-israelí bajo esta perspectiva…

Para su sorpresa, Steve frunce el ceño y le dice, en un tono que no deja lugar a duda: “Mira, no sé cuáles son tus planes para el dinero, pero no tengo intención de salir de esta habitación con menos de $90.000. Si aceptas eso, bien. Si no, ambos podremos ir a casa sin nada de dinero”.

Rick apenas puede creer lo que escucha. “¿Qué ha sucedido con Steve?”, se pregunta. “¿Por qué debería él obtener el 90% del dinero y yo sólo el 10%?” Decide tratar de convencer a Steve para que acepte su punto de vista. “Seamos lógicos”, lo insta, “Estamos en la misma situación, ambos queremos el dinero. Dividamos el dinero por igual y ambos nos beneficiaremos”.

Steve, sin embargo, no parece perturbado por la lógica de su amigo. Escucha con atención pero, cuando Rick termina, dice, aún más enfáticamente que antes: “90-10 o nada. Esa es mi última oferta”.

La cara de Rick se pone roja de rabia. Está a punto de golpear a Steve en la nariz, pero se reprime. Se da cuenta de que Steve no va a ceder, y que la única manera de salir de la sala con dinero es rendirse. Se acomoda la ropa, toma $10.000 de la maleta, estrecha la mano de Steve y sale humillado de la habitación.

Este caso se denomina, en la teoría de juegos, “La Paradoja del Chantajista”. La paradoja es que el racional Rick se ve obligado a comportarse de manera irracional por definición, con el objeto de lograr el máximo resultado, a la luz de la situación que se ha desarrollado. Lo que lleva a este extraño resultado, es el hecho que Steve está seguro de sí mismo y ni parpadeó al hacer su exorbitante demanda. Esto convenció a Rick de que debía rendirse para sacar el mejor partido de la situación.

El conflicto árabe-israelí

La relación entre Israel y los países árabes se lleva a cabo siguiendo las líneas de esta paradoja. En cada etapa de la negociación, los árabes presentan posiciones imposibles, inaceptables desde el comienzo. Actúan seguros de sí mismos y como si creyeran totalmente en lo que están pidiendo, y le dejan en claro a Israel, que no hay ninguna posibilidad de que den marcha atrás.

Invariablemente, Israel acuerda con sus chantajistas demandas porque, de lo contrario, saldrá de la habitación con las manos vacías. El ejemplo más patente de ello son las negociaciones con Siria, que se han llevado a cabo, con negociadores de diferentes niveles, durante años. Los sirios se aseguraron de dejar claro desde el principio que no comprometerían ni un milímetro de la Alturas del Golán.

La parte israelí, ansiosa de obtener un acuerdo de paz con Siria, internalizó tan bien la posición siria, que el público israelí está seguro de que el punto de partida para futuras negociaciones con Siria tiene que incluir la completa retirada de las Alturas del Golán, a pesar de su crítica importancia estratégica, para garantizar fronteras seguras para Israel.

La Solución Perdedora

De acuerdo con la teoría de juegos, Israel tiene que cambiar ciertas percepciones básicas, con el objeto de mejorar sus posibilidades en el juego de las negociaciones con los árabes y ganar la lucha política a largo plazo:

a. Voluntad de renunciar a los acuerdos

La posición política de Israel se basa en el principio que los acuerdos con los árabes deben alcanzarse a cualquier precio, que la falta de acuerdos es insostenible. En la Paradoja del Chantajista, el comportamiento de Rick es el resultado de su sensación de que debe salir de la habitación con algo de dinero, no importa cuán poco sea. Rick no puede imaginarse a sí mismo saliendo de la habitación con las manos vacías, es presa fácil para Steve, y termina saliendo con una cierta cantidad de dinero, pero en el papel de perdedor humillado. Esto es similar a la forma en que Israel lleva a cabo las negociaciones, su estado mental la hace incapaz de rechazar las sugerencias de no resignar sus intereses.

b. Tomar en cuenta la repetición

La teoría de juegos se refiere a las situaciones de una sola vez, de manera diferente que a las situaciones que se repiten. Una situación que se repite a lo largo de cualquier período de tiempo, crea, paradójicamente, una paridad estratégica que lleva a la cooperación entre las partes enfrentadas. Esta cooperación se produce cuando ambas partes se dan cuenta de que el juego va a repetirse, y dado que deben sopesar la influencia que los actuales movimientos tendrán en los juegos futuros, hay un factor equilibrante en el juego.

Rick vio su problema como un evento de una sola vez, y se comportó en consecuencia. Si le hubiera dicho a Steve, en cambio, que no renunciaría a la cantidad que se merecía, aunque ello significara una pérdida total, habría cambiado el resultado del juego por un tiempo indefinido. Probablemente sea cierto que habría dejado el juego con las manos vacías, pero en la próxima reunión con Steve, este último recordaría la sugerencia original de Rick y trataría de llegar a un compromiso.

Así es como Israel debe comportarse, mirando a largo plazo con el fin de mejorar su posición en futuras negociaciones, incluso si esto significa continuar en un estado de guerra y dejar pasar un acuerdo.

c. Fe en tus opiniones

Otro elemento que encaja en la “Paradoja del Chantajista” es la firme creencia en su opinión de una de las partes. Steve es un ejemplo de eso. Esa fe le da a un competidor, confianza interna en su causa desde el inicio y, finalmente, convence a su rival también. El resultado es que el bando contrario quiere llegar a un acuerdo, incluso a expensas de la rendición irracional, que está considerablemente distanciada de su posición de apertura.

Hace varios años, hablé con un oficial de alto rango que afirmaba que Israel debe retirarse de las Alturas del Golán en el marco de un tratado de paz, porque el Golán es tierra sagrada para los sirios y nunca renunciarán a ella. Le expliqué que primero los sirios se convencieron de que el Golán era tierra sagrada para ellos, y luego procedieron a convencernos a nosotros también. La fe inquebrantable de los sirios de que están en lo correcto, nos convence de rendirnos a sus dictados. La única solución a eso es que nosotros creamos, inquebrantablemente, en la justicia de nuestra causa. Sólo la fe completa en nuestras demandas, puede tener éxito en convencer a nuestros adversarios sirios de que tomen en cuenta nuestra opinión.

Al igual que en toda ciencia, la teoría de juegos no toma partido en juicios morales y de valor. Analiza estratégicamente el comportamiento de las partes enfrentadas, en un partido que juegan uno contra el otro. El Estado de Israel está en medio de un tal partido frente a sus enemigos. Como en todo juego, el partido árabe-israelí incluye intereses que crean el marco del juego y sus reglas.

Lamentablemente, Israel hace caso omiso de los principios básicos de la teoría de juegos. Si Israel fuera lo suficientemente sabia como para comportarse de acuerdo a esos principios, su estatus político y de hecho y su estatus de seguridad, mejorarían sustancialmente.

Copyright Israel Aumann

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld – Difusion: http://www.porisrael.org



La Imagen de Israel

Primero, un excelente video sobre el campeonato de pesas de Polonia en el que Sergio Britva (levantador de pesas israeli) resulto ganador, seguido por un irani y un aleman. La cuestion es que el israeli le dio la mano al irani, quien se la negó. Luego igualmente seria sancionado por el democratico gobierno de Teheran por pararse junto a un israeli (puaj!).

Segundo, un articulo de Julian Schvindlerman sobre “los boicots musicales a Israel”:

El boicot musical a Israel

Por Julián Schvindlerman

Comunidades 27/10/10

En una carta abierta al grupo de rock Guns N´ Roses, fechada 19 de octubre último, la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural de Israel, una organización asentada en Ramallah, expresaba “desazón al leer reportes de que ustedes están considerando dar un concierto en Israel este año” y lo instaba a no ser cómplice del “lavado de imagen de la ocupación, apartheid y crímenes de guerra de Israel”. Esta es una carta estándar que recibe prácticamente todo artista famoso que anuncie un viaje a Israel.

Algunos han cedido, como lo han hecho este año el cantante de pop Elvis Costello, el poeta rapero Gil Scout Heron, el músico de folk Devendra Banhart, la banda de rock alternativo los Pixies, y las menos conocidas Gorillaz y The Klaxons. (El guitarrista Carlos Santana canceló su performance en Israel pero no quedó claro el motivo).

Otros han mantenido sus planes para este año -o al menos han declarado así hacerlo al momento de recibir la presión de los saboteadores- como los músicos Rod Stewart y Elthon John, el ex-Beatle Paul McCartney, el cantante y poeta Leonard Cohen, la modelo y cantante de Rythm & Blues Rihanna, la guitarrista Joan Armatrading, la rapera Missy Elliott, la banda de Heavy Metal Metallica y la pianista de Jazz (y esposa de Costello) Diana Krall.

Otros han elegido una especie de punto medio, como el director de orquesta Daniel Barenboim, quien al visitar Israel usualmente regala a la audiencia frases pro-palestinas y óperas wagnerianas, o como Roger Waters, quien durante su estadía en Israel en el 2006 pintó graffitis sobre la valla de seguridad cerca de Belén. (El mes pasado, Waters acompañó un concierto suyo en los Estados Unidos con pantallas que mostraban una animación de aviones B52 arrojando bombas con forma de Estrellas de David seguidas de dólares, y también crucifijos, medialunas con estrellas, los logo de Shell y Mercedes Benz, y el Martillo y la Hoz). Para ciertos artistas el asunto de viajar a Israel- o en su caso, Palestina- es decididamente ideológico: la bella estrella libanesa de pop, Haifa Wehbe, quiso navegar a bordo de un barco hacia Gaza para quebrar el bloqueo marítimo israelí el pasado junio, pero los organizadores de la travesía, Hizbullah, lo impidieron debido a que su “desnudez… y vestir inmodesto dañará la reputación de todas las mujeres que forman parte del viaje”.

Desde su nacimiento y durante las primeras décadas de existencia, Israel ha enfrentado un boicot diplomático y económico de la Liga Árabe y demás naciones islámicas aliadas. Con el correr de los años, la Organización de las Naciones Unidas fue cooptada en pos de la batalla política contra el estado judío. Posteriormente, presiones fueron ejercidas sobre compañías relacionadas con Israel, por haber instalado fábricas en zonas disputadas, o por meramente haber listado Jerusalem como capital de Israel en sus folletos comerciales. En años recientes, agrupaciones palestinas han lanzado campañas de boicots académicos contra el estado judío. Esta ofensiva cultural es parte de este añejo ejercicio de sabotaje anti-israelí.

Para los israelíes, estos conciertos no son solamente entretenimientos musicales. Son confirmaciones de su integración a la aldea global, manifestaciones artísticas de que –finalmente- la existencia israelí ha sido normalizada, de que el largo esfuerzo en pos de la aceptación mundial ha sido recompensado, de que la meta del sionismo político en cuanto a que los judíos serían respetados al acceder a su propio estado y que serían tratados como una nación y no solamente como individuos, ha sido alcanzada. Cada concierto confirmado y cada concierto cancelado equivalen -en la apta caracterización de un israelí consultado por Yedihot Aharonot– a “un barómetro de nuestra resiliencia nacional”. Por eso, cada acontecimiento es celebrado, y cada anulación lamentada, exageradamente.

Pero es necesario ver las cosas en perspectiva. Israel prevalecerá aún sin Elvis Costello y The Pixies. Ellos pierden dinero y dignidad, y sus fans en Israel la oportunidad de escucharlos. Eso es todo realmente. En la sinfonía de la vida nacional, una nota disonante no estropea el concierto.

—Fe de erratas sobre nota anterior: Mario Vargas Llosa  no siempre fue crítico de Israel, como he escrito en mi última columna. Tuvo un lejano pasado pro-israelí décadas atrás. Se llamó mi atención al respecto una vez publicada la nota, aquí la enmienda.

UPDATE:

Artículo de Eli Cohen

Las caras del terror “humanitario”

Usualmente no es recomendable republicar material de otro blog, pero en este caso creo justificable hacer una excepción. Aquí están algunas fotos de los “pacifistas” del Mavi Marmara (no solamente turcos), publicado en el blog Patria Judía:

Otra buena

Parece que los grupos especiales de las SS ayatolás (los Guardianes de la Revolución Islámica iraníes) no son tan inexpugnables como aparentan. El Mossad le reventó un arsenal de Shahab-3 en sus propias narices. Bien hecho muchachos! De todas formas, recuerden que son medidas temporales que retrasan el problema, pero no lo resuelve definitivamente. Mientras tanto, la Unión Europea reforzó las sanciones.

En otras noticias, el Tzahal ya hizo los arreglos finales para que Israel sea el primer país, después de los Estados Unidos, en adquirir los excelentes aviones caza furtivos F-35. Esto asegura la superioridad aérea israelí en la región y lo prepara mejor para hacer frente al enano de Teherán. Más información aquí.

Malas y buenas noticias

Guysen dice “En caso de fracaso de las conversaciones directas, el 41% de los palestinos apoyaría la reanudación de la Intifada armada, según una encuesta conjunta divulgada el jueves por el Instituto Harry S. Truman de Investigación para la Promoción de la Paz, la Universidad Hebrea de Jerusalén y el Centro Palestino de Política e Investigación de Encuestas de Ramallah.” Aclara las cosas, no? No quisiera ser pesimista, pero creo que tengo un deja vu…del 2000.

En otros temas, Ruben Kaplan nos explica acerca de la triangulacion del armamento defensivo ruso a Iran a traves de Venezuela. Como si nadie se daria cuenta…

Un estado judio, por que?

Y para terminar una buena noticia (Gracias Herut), cientificos israelies podrian haber encontrado la forma de curar el SIDA. Si, ya se, igual es un estado que debe ser destruido por el bien de la humanidad.

Lectura recomendada (2)

Si a alguien le quedaba alguna duda de que el rotundo fracaso en las negociaciones de paz entre Israel y la Autoridad Palestina es responsabilidad de ésta última, sáquesela.

En otro tema (o mejor dicho, en otra faceta del tema), Julián Schvlinderman analiza el No de Ahmadinejad a la propuesta de juzgar en un tercer país a los iraníes acusados – por la justicia Argentina y con el aval de Interpol – de haber cometido el atentado a la AMIA, un atentado que fue un preludio de lo que algunos autores llaman “la tercera guerra mundial”. 

¿La Economia Es El Principio?

Nuestro amigo Ezequiel Eiben acaba de publicar un excelente articulo donde ataca la ridicula afirmacion de que es “La Economia” el punto de partida principal del terrorismo palestino, y no el islamismo. A esto se le suman otros puntos que vale la pena leer. (negritas son mias)

interrogantes antes de emprender el camino hacia la paz

¿La paz económica?
Se pueden encontrar torrentes de justificaciones de varios autores para la violencia por estar sus practicantes hundidos en condiciones de pobreza. La razón económica es casi siempre la primordial que aducen en sus teorías.
El progresismo e izquierdismo internacional ponen en práctica estos estandartes al evaluar guerras y enfrentamientos, y el conflicto palestino-israelí no es la excepción. La figura de un Israel conquistador, opresor, imperialista y dominador que desposeyó a los palestinos y controla la economía manteniéndolos en la pobreza, es el punto de partida que emplean para justificar el terrorismo asesino, suicida y cobarde de los radicales palestinos. Pareciera ser que, o bien voluntariamente ,o por olvido, dejan de lado un factor trascendental en la mentalidad terrorista palestina que es el ideológico: la no aceptación de la existencia del Estado de Israel.
En estos errores también ha caído en las últimas décadas la izquierda israelí. Quienes le tiran flores a Shimon Peres mientras arrasan despiadadamente con Avigdor Lieberman son los defensores de los acuerdos de Oslo y de enfoques aspirantes a firmar la paz a toda costa basándose en la economía. La visión de dos pueblos en guerra que se llevarán bien a partir de la cooperación económica, sin importar que el gobierno de uno de los pueblos (Hamás) quiere borrar al otro pueblo (Israel), choca de frente contra la realidad y ni mil airbags pueden resistir el impacto y salvar esa idea…”

Un buen principio para comprender porque esta obsesion por “la economia” y no la ideologia islamista que subyace al terrorismo palestino es este ensayo de Julian Schvindlerman, donde se explica claramente como la izquierda posmoderna debe sustituir al viejo proletariado oprimido por el actual musulman oprimido. La relacion con la economia y la justificacion del terrorismo por la pobreza es entonces evidente, ya que la ultraizquierda debe acoplar sus ideas trasnochadas a la realidad moderna y mediante la vieja maxima “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” se alian a lo mas retrogrado del planeta para atacar a su enemigo comun: EEUU, la democracia liberal e Israel.

A %d blogueros les gusta esto: