¿La Economia Es El Principio?

Nuestro amigo Ezequiel Eiben acaba de publicar un excelente articulo donde ataca la ridicula afirmacion de que es “La Economia” el punto de partida principal del terrorismo palestino, y no el islamismo. A esto se le suman otros puntos que vale la pena leer. (negritas son mias)

interrogantes antes de emprender el camino hacia la paz

¿La paz económica?
Se pueden encontrar torrentes de justificaciones de varios autores para la violencia por estar sus practicantes hundidos en condiciones de pobreza. La razón económica es casi siempre la primordial que aducen en sus teorías.
El progresismo e izquierdismo internacional ponen en práctica estos estandartes al evaluar guerras y enfrentamientos, y el conflicto palestino-israelí no es la excepción. La figura de un Israel conquistador, opresor, imperialista y dominador que desposeyó a los palestinos y controla la economía manteniéndolos en la pobreza, es el punto de partida que emplean para justificar el terrorismo asesino, suicida y cobarde de los radicales palestinos. Pareciera ser que, o bien voluntariamente ,o por olvido, dejan de lado un factor trascendental en la mentalidad terrorista palestina que es el ideológico: la no aceptación de la existencia del Estado de Israel.
En estos errores también ha caído en las últimas décadas la izquierda israelí. Quienes le tiran flores a Shimon Peres mientras arrasan despiadadamente con Avigdor Lieberman son los defensores de los acuerdos de Oslo y de enfoques aspirantes a firmar la paz a toda costa basándose en la economía. La visión de dos pueblos en guerra que se llevarán bien a partir de la cooperación económica, sin importar que el gobierno de uno de los pueblos (Hamás) quiere borrar al otro pueblo (Israel), choca de frente contra la realidad y ni mil airbags pueden resistir el impacto y salvar esa idea…”

Un buen principio para comprender porque esta obsesion por “la economia” y no la ideologia islamista que subyace al terrorismo palestino es este ensayo de Julian Schvindlerman, donde se explica claramente como la izquierda posmoderna debe sustituir al viejo proletariado oprimido por el actual musulman oprimido. La relacion con la economia y la justificacion del terrorismo por la pobreza es entonces evidente, ya que la ultraizquierda debe acoplar sus ideas trasnochadas a la realidad moderna y mediante la vieja maxima “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” se alian a lo mas retrogrado del planeta para atacar a su enemigo comun: EEUU, la democracia liberal e Israel.

5 comentarios

  1. Quiero hacer una aclaración: este análisis economicista no es propio de absolutamente toda la izquierda en el mundo, sino específicamente la sudamericana, que aplica un análisis marxista de “estructura-superestructura” a todo conflicto que existe en el globo. Porque, en efecto, el único prisma ideológico con el que se diferencia la izquierda y la derecha en Latinoamérica, es el socio-económico (más intervención estatal en el mercado VS menos intervención estatal… más o menos es eso). Todavía me río al recordar cómo algunos estudiantes de la facultad de sociales buscaban explicaciones económicas para entender por qué se perpetró la Shoá. Lo que no le entra en la cabeza a esa gente es que la Guerra Fría por suerte terminó! (aunque no se enteraron). El mundo no se divide en dos y la realidad es más compleja, no tiene nada que ver con el discurso panfletario, no tiene nada que ver con “ricos y pobres”, no todo conflicto en Oriente Próximo tiene la palabra mágica (“petróleo!”) como explicación de su origen o persistencia. Más aún si hablamos de una región como la mesooriental, donde pesan tantas rivalidades políticas, étnicas, territoriales, históricas e ideológicas, sin una vinculación estrecha con el dinero. Pero hacerle entender esto a un tipo del PO es como tratar de enseñarle biofísica cuántica a un gato. La ideología islamista no tiene explicación socio-económica, afecta a todas las clases sociales y es en gran parte independiente del tema de la pobreza o la riqueza en esta vida.

    Una de las formas más sencillas de tirar abajo el castillo de naipes de “buenos-malos” que los progres arman en torno a su discurso economicista para explicar cualquier cosa en cualquier lado en cualquier momento, es demostrarle que, por poner un ejemplo básico, la mayoría de los terroristas palestinos que se inmolaron durante la Segunda Intifada tenían una posición económica privilegiada en su sociedad, al igual que Bin Laden (uno de los diez hombres más ricos del mundo) o el terrorista nigeriano que intentó hacer explotar un avión comercial estadounidense en la navidad del año pasado.

  2. sin embargo, existe una correlación entre economías abiertas y la paz.
    Aquellas economías integradas al mercado mundial, abiertas al mundo y sin politicas proteccionistas son menos proclives a tener enfrentamientos militares que aquellos que restringen el comercio y controlan la economía .

    De todas maneras, para este caso, un analisis que parta desde lo economico es un error y demuestra bastante ignorancia sobre el tema.

  3. no estoy de acuerdo en que sea solamente los analisis de la izquierda sudamericana los que caigan en ese error. Leer las opiniones del socialismo español, del partido de Zapatero, es leer falacias parecidas muy marcadas. Incluso socialdemócratas suecos pueden pecar de ignorantes en ese sentido también.
    Tampoco creo que el unico prisma ideológico que distingue izquierda de derecha en latinoamérica sea mayor o menor intervencion estatal (hay que echar un vistazo al caso de Argentina, para ver que están divididos también entre montoneros y militares, más allá de lo económico, sino también ideología y medios para conseguir fines políticos)

    Si estoy de acuerdo en el segundo argumento de jabotito sobre la segunda intifada y bin laden, que el islamismo no se limita a posiciones sociales. y estoy de acuerdo con ariel en que las economias integradas al mercado mundial son menos proclives a los enfrentamientos. a eso, le agregaría que aparte de la economía integrada, debe desenvolverse en una sociedad libre, como sociedades libertarias, o con principios republicanos (por más que Chavez integre su economía para comerciar con potencias, si a su gente la mantiene sometida y hace alianzas con tiranos, la violencia es más predecible). Como escribe Kant en “la paz perpetua”, entre republicanos, hoy democracias, hay menos posibilidades que se den guerras.

    • Entre democracias NO hay guerras, así de simple es la cuestión. Si pensamos en algún contraejemplo, no lo vamos a encontrar.
      Las guerras solamente se producen entre dictadura vs dictadura (son las más salvajes de todas) o entre dictadura vs democracia. El mejor ejemplo actual para ilustrar esto es el caso de Venezuela: el dictador Hugo Chavez (que haya tenido legitimidad de origen no signfica que tenga legitimidad de ejercicio) necesita de una amenaza o un conflicto para enterrar y justificar las miserias en las que se encuentra sumergida la población venezolana como consecuencia de su pésima gestión. Mientras los yankis quieran invadirlos y los sionistas dominen el mundo, la presencia del tirano es indispensable y la inflación junto con el desemplo no constituyen un obstáculo suficiente para moverlo del trono.

      • muy de acuerdo. Afirmación de que entre democracias no hay guerras también hecha en “Tierras por paz, tierras por guerra” de Julián Schvindlerman,prestigioso autor también citado en este posteo

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: