La DAIA se equivocó con la magnificación de la banalización

Hoy quiero comentar una noticia que me llegó en la mañana. Resulta que el ministro de economía argentino, Amado Boudou, equiparó a dos periodistas opositores, que pedían sanciones del FMI contra su propio país, con los colaboracionistas en la época del nazismo. La DAIA protestó y se reunió con el ministro, quien poco tiempo después aclaró que fue una comparación desafortunada y se disculpó públicamente con aquellos que pudieran haberse sentido ofendidos (o algo por el estilo). Hicieron un comunicado conjunto y fin de la historia.

Primero y principal, es necesario aclarar que las polémicas comparaciones ad hitlerium en la política argentina y mundial, son algo bastante común. Por más que no nos guste, lo cierto es que no es la primera vez ni será la última que una figura pública realiza comparaciones con el nazismo para deslegitimar a sus rivales. Sucede con la oposición, quien acusa de “nazi y fascista” al kirchnerismo (“Hitler = Kirchner” Carrió dixit… “los panelistas de 6, 7, 8 son como Goebbels”, Leuco dixit… “la senadora Negre de Alonso es nazi”, Pichetto dixit), y ahora sucedió con un funcionario oficialista. Lamentablemente no es nada nuevo. Tampoco es nada nuevo dentro de nuestro pueblo, si recordamos que hace muy poco tiempo el “brillante” intelectual judío Chiche ‘bombón’ Gelblung equiparó las muestras de ADN tomadas de la ropa interior de los hijos de Herrera de Noble, con los prisioneros que se desvestían en los campos de exterminio nazis antes de entrar a las cámaras de gas (eso sí me parece un poquito más zarpado que lo anterior). La dirigencia comunitaria que padecemos, todo ese tiempo, estuvo callada. No se molestó ni protestó en lo más mínimo. Pero, como sucede siempre, los Donzis de turno se meten cuando no hay que meterse, gastando municiones para preocuparse por tipos honestos y respetables como Boudou, pero se involucran poco o nada cuando sí se necesita reaccionar porque hay un ataque organizado y deliberado contra la comunidad por parte de gente brava con cierto poder.

Antes de que me acusen de defender o respetar los dichos del ministro, creo que ni hace falta aclarar lo desacertado e incorrecto – histórica, moral y académicamente – de la comparación de Boudou. Por supuesto que se equivocó. Obviamente no es lo mismo un periodista opositor con poco patriotismo, que un francés de Vichy o un húngaro de la Guardia de Hierro durante los años ’40. Pero, honestamente pregunto ¿acaso alguna persona medianamente informada, con dos dedos de frente y algo de buena fe, puede considerar que un señor como Boudou hizo esa comparación con la intención de banalizar el Holocausto u ofender a los judíos? Hay que ser un poco absurdo, o tener intereses oscuros bastante perversos, para saltar como leche hervida por eso cuando tenemos tantos enemigos y tantas cosas por las que preocuparnos en el día a día. La idea no es ganarnos enemigos con odio gratuito ni hasbará sin sentido. Es una reacción absolutamente desproporcionada y exagerada la de nuestra dirigencia, en mi humilde opinión. La paranoia a veces es perjudicial e injustificada, incluso si se trata de un pueblo perseguido como el nuestro. Esto me recuerda cuando la DAIA protestó contra una empresa lechera porque en una de sus propagandas se veía a una vaca leyendo en una biblioteca y en la misma aparecía, en segundo plano, un libro con una pequeña esvástica en su lomo (ver aquí). Más ridículo y contraproducente, imposible.

Pero eso no se acabó ahí. Para nuestra desgracia, a raíz de este comportamiento miope y obtuso de nuestros supuestos representantes, lo peor de todo es que pareció ser que la DAIA salió en defensa de los periodistas “agraviados” y Clarín aprovechó toda esta movida para su guerra contra el gobierno. Yo me asombro de la hipocresía a la que puede llegar una corporación mediática… ¿Justamente la lacra de Clarín, uno de los principales referentes mediáticos del antisemitismo/antisionismo/antiisraelismo en la República Argentina (junto con la basura gráfica de Página/12), ahora se proclama la abanderada de los judíos y la memoria del Holocausto por darle manija a esta pedorrada? ¿Cualquier tontería les viene bien para darle con un caño al oficialismo? Lo más indignante es que la DAIA le siguió el juego y, nos guste o no, gran parte del público argentino no-judío considera que esta organización es la representante de cómo pensamos todos los judíos, cuando no sería descabellado suponer que la mayoría de los judíos tienen una imagen negativa de ese periódico y no aprueban el comportamiento de la DAIA en esta ocasión particular. Puede parecer una obviedad, pero es importante dejar en claro que no todos los judíos pensamos igual. Por eso escribo este texto.

Como si fuera poco, no nos faltan razones para quienes sospechamos sobre las causas verdaderas que llevaron a la DAIA a reaccionar con tanta vehemencia ante el comentario erróneo, pero inocente, de Boudou (ahora solo espero que el ministro no le tome bronca a toda la comunidad por este pequeño affair), para supuestamente ponerle fin a las comparaciones con los nazis en la política y los medios (¡enhorabuena!), cuando estuvo tan tan tan calladita durante tanto tiempo. Espero que no se manden más cagadas a costa de toda la colectividad, porque están perjudicando la imagen de cientos de miles de personas.

Es hora de que cierta gente se ponga las pilas y proteste contra quienes hay que protestar enserio, en vez de quejarse porque un tipo dijo que “pepito es un nazi”. Este hombre no es nuestro enemigo y no tiene nada contra nosotros. Son estos nefastos personajes, por poner los ejemplos más conocidos, contra los que la DAIA debería movilizarse y lanzar revuelos mediáticos, políticos y sociales:

(De izquierda a derecha de arriba hacia abajo: “kaki” Biondini, el nazi hijo de puta por excelencia; D’Elía, el desagradable embajador iraní que odia a todo el mundo; Chávez, la alfombra roja y el puerto de entrada para los ayatolás en Latinoamérica; Moshen Ali, el que refugió a los asesinos que perpetraron el atentado a la AMIA; Quebracho, patota al servicio del terror)

Conclusión: Tenemos mucho trabajo por delante como para cometer este tipo de sandeces en el camino. Concentrémonos en lo relevante y nos irá mucho mejor.

Anuncios

10 comentarios

  1. Me parece un comentario muy sensato, los ejemplos que das no justifican reclamos públicos, quizá algún tipo de llamado privado a quien inadvertidamente banalizó la tragedia del Holocausto. Si de alguna forma se puede corregir el error como el del libro de la propaganda, debe hacerse. Porque pienso que el que calla otorga, de algún modo hay que hacer que la gente la próxima vez tome conciencia antes de hablar. Lo de Gelblung es más criticable porque no se puede hacer esa comparaciòn por más que lo que hicieron con esos muchachos fue una barbaridad que no se justifica de ninguna manera. En cuanto a esos personajes tan notorios y bravos, merecen todo el reclamo público cada vez que expresan sus posiciones en contra de la comunidad judía, eso sí no hay que dejarlo pasar para que la gente sepa la posicion no sólo de las organizaciones judías sino de todo el pueblo que no comparte esos disparates. Así comenzó el desastre en Alemania, primero fueron las palabras…

  2. Algunas autocorrecciones del post:

    – Lo que dijo literalmente Boudou fue que esos periodistas eran como “los ayudantes que preparaban las cámaras de gas para los nazis”. Afortunadamente, el ministro es un tipo inteligente, no se tomó la reacción exagerada de Donzis como yo suponía en un principio, pidió disculpas y entendió que se fue de boca, lanzando un comunicado conjunto en el que se rectificaba.

    – Fue la oposición la que salió en defensa de los periodistas, no la DAIA. Fue Clarín, no nuestra dirigencia comunitaria, la que le dio manija al tema para su guerra personal contra el gobierno, independientemente del tema de la banalización de la Shoá.

    – Si la intención del señor Donzis era ponerle punto final a las comparaciones con los nazis en la política y los medios argentinos, me parece acertado. No obstante, sigo estando en desacuerdo con el momento, la persona y la forma elegida para ello.

    – En dos días el tema desaparece de los diarios. Pero yo voy a recordar perfectamente todo esto que pasó… y quiero aclarar que yo personalmente voy a ser EL PRIMERO en exigirle a la dirigencia de la DAIA que arme un quilombo terrible cuando estalle la guerra en Líbano y el malparido de D’Elía se atreva nuevamente a calificar de “nazis” a los israelíes.

    • Jabotito, me pareció muy bueno tu post.
      Estoy de acuerdo en que la reacción de la DAIA fue desproporcionada. Creo que los donzis deberían invertir su tiempo en resaltar que la judeofobia de hoy encauza su odio contra Israel (salvo contadas excepciones), más que mirar con lupa las declaraciones de cualquier persona medíatica que, lejos de ser una consecuencia del odio, son un producto de la ignorancia.
      Creo, como zionist1948, que este no es el ámbito para emitir opiniones sobre el gobierno, sino, prinicipalmente, para defender a Israel. Asi que esta va a ser la primera y la última vez que toque este tema.
      A mi me cuesta entender a la gente que tiene simpatías con este gobierno, principalmente cuando se trata de personas con acceso a un cierto nivel de educación e información que permita juzgar criticamente la realidad. Cuando hablo de la realidad, me refiero a lo siguiente:
      – Este gobierno es brutalmente corrupto: los 500 millones de pesos que desaparecieron de Santa Cruz, las tierras fiscales vendidas a todos sus amigotes a precios irrisorios, la movida con los casinos y con el fútbol, los 400 millones de pesos que tiene declarados el ex chofer de Kirchner (se ve que manejaba muy bien) y muchas cosas más que merecieron un libro (“El dueño”, de Luis Majul) hablan por si solas.
      – Este gobierno es autocrático: permanentemente hostigan a los medios, a los periodistas, a la justicia, a los opositores, al campo, a la gente que reclama seguridad y a cualquiera que se atreva a criticarlos. En el limitado diccionario kirchnerista, todos pueden engloblarse en una sola palabra: enemigos. El video que muestra a Moreno gritando en Papel Prensa, los silencios ante las declaraciones de personas como Delia (que si bien hoy está alejado de los Kirchner, viajó varias veces en el Tango 01) y Hebe de Bonafini (que se sienta en primera fila en cualquier acto polítco), la impunidad que tienen a la hora de mentir – con el índice de precios, con los anuncios de obras públicas que nunca se hacen, etc. – y cualquier discurso de Kirchner hablan por sí solos.
      – Lo único que hizo este gobierno (léase Kirchner) desde que llegó al poder fue asegurar y cimentar su futuro político. Se puede rescatar el desendeudamiento y una buena política con respecto al desempleo, pero sacando eso, nada.
      A la hora de elegir entre seguir el camino de Chavez o el de Lula, Kirchner empezó a caminar por el primero.
      Pero bueno, volviendo a lo nuestro, esperemos que los representantes de la DAIA se lean cada tanto algún artículo de Gustavo Perednik…demasiado ambicioso, no?

  3. Jabotito, el problema a mi criterio no es que hayan saltado ahora por la banalizacion del Ministro, sino mas bien que no salten nunca con otras banalizaciones. Lamentablemente la DAIA es asi. Seria bueno publicar al respecto un articulo de Schvindlerman sobre la falta de reaccion de la DAIA.
    Igualmente este gobierno no es ni pro-judio ni pro-israeli, y eso es innegable. Lo unico bueno que han realizado es no poner trabas a Nisman y la UFI, pero aun en ese tema dejan mucho que desear (no han cortado relaciones con Iran, subsidian y mantienen a personajes nefastos como D’elia, son aliados de siniestros tiranos como Chavez, Evo Morales, Correa y el resto de la banda, todos aliados de Iran, y asi podriamos seguir con la lista). Ademas afirmar “tipos honestos y respetables como Boudou” me parece bastante desacertado, de hecho en ocasiones (casi siempre, y el casi esta de mas) no para de emitir afirmaciones ridiculas desde el punto de vista economico. O nos toma de idiotas o es directamente un ignorante. Es otro miembro de este gobierno corrupto y saqueador. De cualquier forma como habiamos quedado hace tiempo cuando escribi un post acerca del gobierno, este no es el ambito para emitir opiniones sobre el gobierno, sino para defender a Israel. Entiendo que te enojes por DAIA, pero mezclar con eso al gobierno, a Clarin y la oposicion creo nos va a llevar a una discusion sin fin que aqui es irrelevante. Igualmente estamos de acuerdo con respecto a la triste realidad de la DAIA. Saludos

    • Como bien sabes, estoy en desacuerdo con tus opiniones sobre el gobierno, no porque lo considere infalible ni porque me haya vuelto peronista repentinamente, sino porque lo considero mucho menos imperfecto que todo el resto del arco político argentino e incluso me parecen muy positivas varias de sus medidas principales. Dentro del gobierno hay gente que respeto (Aníbal Ferández, Amado Boudou, Timerman) así como hay gente que no me agrada (Moreno), al igual que hay gente de la oposición que respeto mucho (Alfonsín) y otros que desprecio profundamente (los zurdos). Y yo nunca dije que el oficialismo argentino fuera pro-israelí (aunque hay elementos pro-israelíes en sus filas, también como los hay antisionistas). Ahora bien, ¿acaso eso lo hace antiisraelí? ni en pedo! El gobierno tiene buenas y cordiales relaciones con Israel (más que eso no esperes de un país como la Argentina, independientemente del gobierno de turno que ocupe la casa rosada). No por juntarse con Chávez y compartir una visión sobre el papel que debe jugar Latinoamérica en el mundo, hace que Cristina sea automáticamente lo mismo que un aliado de Irán ni un enemigo de EE UU. Además me parece que este gobierno tiene una excelente relación con la comunidad judía y, de hecho, esto es aprovechado por la presidente para intentar acercar puentes entre los judíos venezolanos y el gobierno chavista (aunque sean puentes superficiales, por lo menos Cristina muestra interés, cuando no tiene la responsabilidad ni el deber de hacerlo). Por otra parte, me parece que hace bastante tiempo, ya se demostró que D’Elía está más alejado que nunca del oficialismo y no le dan ni cinco de pelota en el gobierno (comparar a ese hijo de puta con Boudou es simplemente una estupidez monumental).

      Y no se por qué te agarró “cosita” cuando insulté a Clarín… ¿no éramos nosotros los que puteábamos de arriba a bajo a ese diario por sus tendenciosos “informes” sobre Israel, mucho antes de que Kirchner siquiera fuera electo presidente? No es propio de nuestra gente olvidar las cosas fácilmente.

  4. No es el punto de mi comentario discutir con vos acerca de mi posicion sobre el gobierno, ya que no es el lugar para hacerlo. Aqui defendemos a Israel, y eso es lo que habiamos aclarado en el post de mi autoria que mencione. “comparar a ese hijo de puta con Boudou es simplemente una estupidez monumental”, aclaro con respecto a esta frase que no compare a Boudou con D’elia y esta bastante claro, no se si supondras otra cosa. Con respecto a Clarin, no hay dudas que es el medio judeofobico del pais por excelencia. Pero justamente ese no es el punto, yo simplemente dije “Entiendo que te enojes por DAIA, pero mezclar con eso al gobierno, a Clarin y la oposicion creo nos va a llevar a una discusion sin fin que aqui es irrelevante”. Eso no significa que defienda a Clarin en lo mas minimo ni me interesa expresar mi opinion aqui al respecto. Lo que digo es: meter cuestiones de politica argentina al blog no creo que sea apropiado para el objetivo fundamental del mismo, que es Israel y Hasbara. Simplemente debatir asuntos que no tienen que ver con el objetivo del blog no creo que nos lleve a nada constructivo en este ambito. Generar debates sobre estos temas aqui no lo veo relevante. Obviamente podes estar en desacuerdo y respeto tu opinion. Yo por mi parte me ahorrare posts sobre politica nacional a menos que tengan que ver con Israel o el judaismo argentino (por eso en este caso aclare que compartia tu opinion sobre DAIA hasta cierto punto, pero que mencionar demas cuestiones del gobierno no me parecen relevantes). Saludos

  5. No se como alguien puede decir que Boudou es una persona honesta y respetable, y ademas justificar sus dichos siendo que este blog se dedicaba entre otras cosas a denunciar la judeofobia en nuestro país.
    Sacando lo de Chiche Gelblung, a diferencia, de acusaciones de fascismo o nazismo al actual gobierno, que desde el punto de vista economico son muy atinadas, Boudou acusó a los periodistas de ser aquellos que limpiaban los crematorios nazis, y NO PIDIO PERDON AL RESPECTO, simplemente evadió el tema diciendo que nadie debería hacer esas declaraciones.

    Una verguenza.

    • El ministro Boudou no es ningún judeófobo ni dijo esas cosas por mala fe. Pudo haberse equivocado como cualquiera de nosotros se puede equivocar. Con las disculpas públicas que emitió junto a la DAIA y no volviendo a cometer el mismo error, el asunto queda terminado.

  6. ¿Olvidé mencionar que la DAIA no dice nada cuando los zurdos utilizan permanentemente la figura de Hitler, el nazismo, el fascismo, el genocidio y la dictadura para denostar a absolutamente todos sus adversarios?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: