Perlitas de Wikileaks y DEBKA

Tiempos agitados, estos. Parece que la red WikiLeaks esta publicando algo asi como 250000 documentos clasificados de diversas agencias estatales de los EEUU. Hillary ya dijo que “nunca mas se volvera a repetir y esto es una violacion a las leyes de EEUU, que pone a decenas de personas en peligro”. Aun asi el caso no deja de ser interesante. Mas que nada las novedades del tema son confirmaciones de sospechas anteriores (entre otras cosas me alegra que DEBKAfile pueda tener ahora documentos que prueben muchas de sus afirmaciones anteriores). Entre otras cosillas interesantes tenemos:

1-Israel no es el unico que teme un Iran nuclear. Arabia Saudita habria presionado a EEUU para que detenga el programa nuclear irani, incluso operando como base para los aviones israelies que neutralizarian las plantas nucleares en Iran.

2-Meir Dagan (ex director del Mossad, Bibi nombro a Tamir Pardo) habria preferido detener o demorar el programa nuclear irani desde dentro de Iran a traves de sabotajes, asesinatos selectivos (de cientificos, sin ir muy lejos el ultimo hace unos dias) y organizaciones anti-regimen como Jundallah. En otras palabras, Dagan preferia derrocar el regimen desde adentro.

3-Ver mas aqui y aqui.

En otros temas Hariri termino su visita a Teheran y parece que estaria de acuerdo en que el Ejercito Libanes estreche lazos con Hizballah. Lo unico positivo que tiene esto es que cuando los muchachos entren en guerra con Israel, por lo menos la excusa de que Libano no ataco a nadie y no tiene nada que ver con Hizballah no la van a tener (aunque a decir verdad tampoco la tenian en 2006).

Y para terminar con una frase que nos deja DEBKA sobre un documento publicado por WikiLeaks:

Ehud Barak (Ministro de Defensa de Israel) dijo que “After the end of 2010, he warned, an attack would cause inestimable damage.” traduccion simple: si se va a atacar Iran, tiene que ser antes del fin de 2010.

La verdadera cara de Human Rights Watch

A continuación un artículo de G.steinberg, que encabeza la ONG ngo-monitor (recomiendo entrar, la página tiene muchos recursos y es excelente).  Lo traduje con algunas modificaciones de forma, aunque conservé el formato original. Los comentarios en cursiva son mios, saludos!

 La exposición de la fachada de los derechos humanos
Por Steinberg G.
11/24/2010 23:16

Treinta y tres años después de haber fundado Helsinki Watch, que posteriormente se convirtió en Human Rights Watch, Robert Bernstein empezó su segunda vida. En octubre de 2009, el hombre de 87 años denunció a HRW y a sus líderes por distorsionar y explotar los derechos humanos para atacar a Israel.

  Ahora, Bernstein fue más lejos en pos de revertir la inmoralidad de HRW y de todos los grupos que se envuelven con la bandera de los derechos humanos para corromperlos a su antojo. En la Universidad de Nebraska, repartió y denunció un panfleto judeofóbico, más conocido como el informe Goldstone, y contrastó los valores democráticos de Israel con la ausencia de los mismos en regímenes árabes (salvo Irak, son todas dictaduras) e Irán. Aún así, la democracia hebrea es la única que soporta una guerra de deslegitimación permanente; liderada por HRW, Amnistía Internacional, el Centro Carter y otros grupos afines que, junto con órganos corruptos de naciones unidas, disparan acusaciones contra Israel como el Hamas dispara sus cohetes.   

Human Rights Watch nace en 1970, año en que el régimen soviético le negó la visa a Bernstein para evitar que escriba sobre el científico disidente Andrei Sahharov.

Después de la guerra fría, Bernstein se interesó por los derechos humanos en China y dejó HRW en manos de líderes sínicos que, desde ese momento hasta el día de hoy, fueron hostiles hacia Israel (¡y hacia ningún otro de los 191 Estados que hay en el planeta!). Cuando esta tendencia se acentuó, a la par que terroristas palestinos se explotaban en micros y pizzerías israelíes, el fundador de HRW decide volver a tomar un rol activo uniéndose a la división de África Medio Oriental.         

 Notó muy rápido la cooperación entre HRW y el departamento de derechos humanos de la ONU, que era “tan crítico de Israel que cualquier persona promedio los hubiera descalificado”, aclara Bernstein. Además, estos grupos recurren a “judíos prominentes por su antisionismo” – como Richard Falk, que comparó el trato de Israel hacia los palestinos con el de Hitler hacia los judíos. Cuando Israel objetaba esto, HRW comparó a Israel con Corea del Norte por su falta de cooperación con las naciones unidas. (Si esto no es judeofobia pura, ¿cómo se explica?)       

 El texto que defendía a Folk fue escrito por Joe stork, quién ocupó el cargo de director en la división de Medio Oriente. Como nos recuerda Bernstein, Stork era editor de un diario pro-palestino antes de ser contratado por HRW. (Sin comentarios…)

 La mayoría de las declaraciones en contra de Israel no están basadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino en una interpretación subjetiva sobre las leyes de guerra, la convención de Génova y la ley internacional humanitaria. Además, HRW no menciona en sus acusaciones infundadas que Israel está luchando una guerra asimétrica, ni que los ataques terroristas que recibe provienen de los dos brazos armados de Irán (Hezbollah y Hamas). Por el contrario, Bernstein observa que a la hora de relatar el conflicto, “HRW describe a Israel como el principal agresor”. 

 Al principio, Bernstein, como la mayoría de los periodistas, académicos y diplomáticos, creía que HRW estaba reporteando. Sin embargo, “a medida que los ataques de HRW fueron cada vez más frecuentes y más hostiles, empecé a pensar si su enfoque sobre la guerra era el correcto”. (A pesar de que, hoy en día, se sabe que las imputaciones de HRW  son completamente falsas, su éxito es rotundo: te acusan, te obligan a defenderte, te defendes y, antes de que te des cuenta, te vuelven a acusar. Los judíos estuvieron en el banquillo de los acusados durante más de dos mil años. Ahora está Israel, el judío de los países)         

 Bernstein decidió romper definitivamente con su organización luego de que ésta promoviera que Richard Goldstone – miembro de HRW – escriba el informe previamente mencionado. En palabras de Bernstein, “Human Rights Watch fue, por lejos, el principal impulsor de esta campaña para acusar a Israel de crímenes de guerra”.

Como cabrá de esperar, las declaraciones de Robert Bernstein fueron rotundamente refutadas por la manada de corruptos que transformó una organización abocada a la defensa de los derechos humanos en una plataforma política para deslegitimar, agraviar y atacar a Israel. En otras palabras, la institución que clama defender los derechos humanos y la democracia está sentando las bases para asegurar la destrucción de estos principios morales.   

 

Israel: de los más avanzados entre los avanzados

Publicado 04/11/2010

Economía

Nuevo informe de la ONU revela progresos y enormes brechas

Israel entre los países de mayor desarrollo humano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El informe anual sobre el desarrollo humano en 2010, difundido en la ONU, revela algunos progresos y enormes desigualdades dentro y entre países, así como profundas disparidades entre mujeres y hombres en una amplia gama de indicadores de desarrollo.

Con el nombre de “La verdadera riqueza de las Naciones Unidas: Caminos hacia el desarrollo humano”, distribuido en diez lenguas en sus versiones impresa y digital, el informe subraya que hay una prevalencia de la pobreza multidimensional extrema en Asia meridional y África subsahariana.

Recoge también los efectos de la crisis financiera de 2008, a la que califica como la “peor” de varias décadas por haber destruido 34 millones de puestos de trabajo y hacer que otros 64 millones de personas vivan por debajo de la línea de pobreza con 1,25 dólares al día.

“Todavía existe la amenaza de volver a entrar en recesión después de un breve período de crecimiento y podrían pasar varios años antes de lograr la plena recuperación”, alerta la ONU.

Sus expertos han añadido tres nuevos índices que complementan el de desarrollo humano (IDH) tradicional, que se refieren a la desigualdad en general, a la desigualdad de género y a la pobreza multidimensional (IPM), que se han analizado en 169 países.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, la administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, y el premio Nobel de Economía Amartya Sen, que junto con el fallecido economista Mahbub ul Haq, ayudó a elaborar el primer Índice de Desarrollo Humano (IDH) en 1990, presentarán el documento en conferencia de prensa posterior en Naciones Unidas.

“Las pruebas son claras y concluyentes en un aspecto fundamental: los países pueden hacer muchísimo para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, aun en situaciones adversas”, señala Clark en el documento, en el que también afirma que los avances “nunca son automáticos: exigen voluntad política, liderazgo y el compromiso permanente de la comunidad internacional”.

Para elaborar este índice del desarrollo humano los expertos de la ONU utilizaron nuevas metodologías y más datos, como sustituir el de Producto Interior Bruto (PIB) per cápita por el “ingreso nacional bruto per cápita”, que incluye los ingresos por remesas y la asistencia internacional para el desarrollo, por ejemplo.

Así veinte años después de la elaboración del primer IDH sigue siendo válida su afirmación de que “la verdadera riqueza de una nación está en su gente”, y aunque el mundo es hoy un lugar mucho mejor que en 1990 o en 1970, “la brecha en desarrollo humano sigue siendo enorme”.

El documento agrega que “los países que han logrado ser ricos son los que invirtieron enormes recursos en salud y educación”.

El IDH señala progresos en esperanza de vida, escolarización, alfabetización e ingresos y subraya que de los países analizados desde hace 40 años sólo República Democrática del Congo, Zambia y Zimbabue, tienen menor desarrollo humano hoy que en 1970.

Los que avanzan menos son los afectados por la epidemia del sida en África subsahariana y los de la ex Unión Soviética, donde la mortalidad de adultos va en aumento, con una esperanza de vida actual menor que en la década de los setenta.

Los que más avanzan en IDH son “los conocidos por la naturaleza ‘milagrosa’ de su crecimiento económico: China, Indonesia y Corea del Sur”, aunque también lo han hecho Nepal, Omán y Túnez.

Los 20 países con mayor desarrollo humano se corresponden con las economías más ricas, con Noruega a la cabeza, seguida por Australia, Nueva Zelanda, EEUU, Irlanda, Liechtenstein, Holanda, Canadá, Suecia, Alemania, Japón, Corea del Sur, Suiza, Francia, Israel, Finlandia, Islandia, Bélgica, Dinamarca y España.

Con un alto IDH se sitúan buena parte de los latinoamericanos como Chile (45), Argentina (46), Uruguay (52), Panamá (54), México (56), Costa Rica (62), Perú (63), Brasil (73), Venezuela (75), Ecuador (77) y Colombia (79), mientras que en la zona media están El Salvador (90), Bolivia (95), Paraguay (96), Honduras (106), Nicaragua (115) y Guatemala (116) y en la baja, Haití (145).

También señala en el África subsahariana se halla la mayor incidencia de la pobreza multidimensional, con un promedio del 65%, con un mínimo del tres por ciento, en Sudáfrica, al 93% de Níger.

El informe indica que la mitad de la población pobre del mundo, está en los países de Asia del Sur (844 millones), en comparación a un total de 458 millones de pobres que habitan en los países del África subsahariana.

Igualmente señala que desde 1980 la desigualdad en la distribución de los ingresos se ha profundizado en muchos más países que en los que ha disminuido, y “por cada país que ha reducido la desigualdad en los últimos 30 años, más de dos han empeorado”.

Además, unos 1.750 millones de personas viven en situación de pobreza multidimensional, lo que refleja privaciones en salud, educación o nivel de vida y son 1.440 millones los que viven con menos de 1,25 dólares diarios. EFE

FUENTE: AURORA

Más información aqui

Pregunta y reflexión final… si no fuera por el antisemitismo/antisionismo/antiisraelismo existente en el mundo, Israel no debería ser una nación admirada y respetada en todo el planeta? Independientemente del grupo geográfico, étnico, religioso o ideológico al que pertenezca cada nación, personalmente creo que un pequeño país, más chico que la provincia de Tucumán y sin recursos originales de ningún tipo, que logró semejante desarrollo en tan poco tiempo con tantas dificultades, merece ser considerado al menos un ejemplo a seguir (especialmente por sus vecinos quienes, si estuvieran menos dispuestos a aniquilar y más deseosos de aprender, podrían lograr grandes progresos para sus respectivas sociedades). Una de las causas relacionada con la envidia que explican el impuslo destructor que tienen ciertos líderes o individuos con respecto al Estado judío, tal vez pueda encontrar explicación en el hecho de que Israel, les guste o no, es el espejo opuesto de su propio fracaso. Después de todo, uno de los motores que hacen mejorar a un pueblo, es precisamente la autocrítica… afortunadamente los judíos tienen mucho de eso, desde tiempos de los profetas.

Homenaje a Jack Stroumsa

El 14 de noviembre falleció Jack Stroumsa en la ciudad de Jerusalem, la tierra que le permitió reconstruir su vida después de haber sobrevivido a los siervos de la muerte. “Ellos, los criminales nazis, necesitaban músicos, sobre todo violinistas. Fue una gran sorpresa para mí cuando la primera noche en Auschwitz, uno de los oficiales preguntó si había entre nosotros alguien que tocara bien el violín. Dije que tocaba el violín y así pasé a formar parte de ese grupo”, explicaba el hombre de Salónica, Grecia, nacido en 1913 y deportado a Auschwitz-Birkenau II (Polonia) cuando tenía 30 años de edad. Llegó a Birkenau el 8 de mayo de 1943, junto con otras 2500 personas. De ellas, a 815 les tatuaron un número en el brazo izquierdo. Al resto (1.685) los llevaron a las cámaras de gas y quemaron sus cuerpos en el crematorio. “Así desaparecieron mi joven esposa, embarazada de ocho meses, y mis queridos padres y los padres de mi esposa. Así perecieron millones de personas”. (Fuente)

En el comunicado que emitió Yad Vashem (museo histórico del Holocausto), se lee el siguiente poema:

Jack, el joven de Salónika,

Jack,  con su violín que le salvó la vida en Birkenau,

Jack, del idioma Ladino que tanto amo,

Jack, el ingeniero en Paris y en Jerusalén,

Jack, un «gentelman»,

Jack, el hombre del testimonio,

Jack, que escribió su biografía: «Y eligirás la vida» ,

Jack, de todos nosotros.

 

Se fue de nosotros un hombre de contextura  pequeña, pero gigante en su espiritu,

Se fue de nosotros el testimonio ultimativo,

Se fue de nosotros un hombre que aprendimos a amar con todo nuestro corazón,

Se fue de nosotros, el abuelo de todos,

Se fue de nosotros el mensaje de la Shoáa, el símbolo ejemplar.

 

Hasta el último día se presentó en Yad Vashem para dar su testimonio apasionado.

Al comienzo venía con su violin,

después ya no pudo tocar más.

Más adelante no oía mucho y tampoco veía bien,

pero él siguio viniendo…

 

Descanza en Paz, Jack.

La antorcha  pasó a tus alumnos.

 

Descanza en Paz.

 

            Sus alumnos somos nosotros, y la antorcha no es una palabra de consuelo, un día de duelo o un canto a la tolerancia. La verdadera forma de homenajear a Jack Stroumsa y al resto de los judíos que padecieron en carne propia la esencia de la judeofobia es desnudando y combatiendo a los judeófobos que, gozando de la impunidad que les confiere el occidente pluralismomaníaco, reemplazaron la palabra “judíos” por “sionistas”. En esta línea, aplaudamos el recientemente difundido Protocolo de Ottawa y la valentía del primer ministro de Canadá, un justo entre naciones hipócritas. Porque el día que estas iniciativas se diluyan, los valientes se tapen los ojos y la antorcha se apague… bueno, mejor cambiemos de tema.

UNESCO y la Provocacion de Israel

Resulta que Israel declaro hace unos dias de interes nacional a La Cueva de los Patriarcas y La Tumba de Rajel. La cuestion es que eso enojo justamente a la UNESCO, que inmediatamente declaro su desaprobacion y afirmo que Israel deberia dar marcha atras con esta medida provocadora. Uno se preguntara que es lo provocador del caso como para que Israel, el Estado Judio, no pueda declarar a sitios de la historia judia, visitados por judios, creados por judios, preservados por judios, donde estan enterrados figuras historicas y religiosas del pueblo judio, hacia donde pergrinan los judios y muchos etc. que tienen que ver con los judios, como sitios nacionales. Pero bueno, como dice la frase: “No es que Israel sea provocativo…que Israel sea es provocativo.” Y aparentemente a Israel no le interesa demasiado.

Bibi se refirio a esto hace unos dias en uno de sus discursos:

“…Yo quiero que la gente joven visite el lugar donde David Ben Gurion declaro nuestra independencia asi como quiero que ellos visiten el lugar donde nuestros patriarcas y matriarcas, las madres y padres de la nacion judia, estan enterrados. Hablando de distorsiones, pueden ustedes imaginar que la UNESCO intento negar la conexion judia con la Tumba de Rajel proxima a Jerusalem y con la Tumba de los Patriarcas en Hebron? Este absurdo por intentar borrar nuestro pasado fracasara cuando nosotros reconectemos a una nueva generacion de judios con su historia. Nuestra gente joven sabra que nosotros no somos intrusos extraños en nuestra propia patria. Ellos sabran algo que nuestros enemigos y los organismos internacionales politizados no pueden lograr admitir: El pueblo judio no son extraños en la Tierra de Israel. Israel es nuestro hogar. Ha sido siempre nuestro hogar y siempre sera nuestro hogar…”

Diga lo que diga la UNESCO, Am Israel Jai!

Discurso del maestro Bibi en New Orleans

Traducción al español del discurso

Una lección importante

 

Empiezo diciendo que no estoy contento con que Obama haya recibido una “paliza” (en sus palabras) por parte de los republicanos, aunque nunca haya simpatizado con él. No estoy contento porque, de acá a los próximos dos años, el congreso y el senado de los Estados Unidos van a estar sumergidos en una verdadera guerra. Con los republicanos queriéndose “vengar” porque en estos dos últimos años fueron desterrados de la arena política; con los demócratas “enfurecidos”, creyendo que los republicanos lograron capitalizar políticamente los síntomas de una crisis económica que tiene sus raíces en la era Bush (ósea, la era de los republicanos); con conflictos internos de ambos lados; y todos de cara a una campaña electoral que – mientras el juego político siga siendo una cuestión de ángeles y demonios – no va a tener un pelo de limpia. Este caos político va a generar a una sola cosa: parálisis. Y un Estados Unidos políticamente paralítico es un occidente políticamente rengo. Un occidente políticamente rengo es un Vladimir Putin que no tiene límites, es un Ahmadinejad que gana tiempo, es un Osama Ben Ladeen más peligroso de lo que ya es, y los nombres se multiplican. No resulta tan difícil imaginar cómo puede seguir la cadena de causalidades…    

El otro escenario, el de los más optimistas, es que, por un lado, los republicanos van a empezar a jugar más limpio y que, por el otro, el presidente Obama va a abrir un poco más sus oídos, recuperar la confianza en la gente (empezando por los demócratas), sacarse el traje de abogado y ponerse los zapatos de estadista. Sobre lo primero, dudo. Sobre lo segundo, no tengo muchas dudas: el rostro de Obama no es el de un hombre que está arrepentido de sus errores y dispuesto a corregirlos (¡espero equivocarme!). Es el rostro de un hombre que está triste, de un hombre que logró seducir los corazones del mundo entero, particularmente los de su pueblo, y que hoy en día seduce, como mucho, a su esposa.

¿Cómo se llegó a esto? ¿Cómo puede ser que, en tan solo dos años, la tortilla se haya dado vuelta de esta forma? ¿Es responsabilidad del presidente Obama, que no supo escuchar al pueblo americano? ¿Es responsabilidad de los republicanos, que, en vez de apostar por sacar al país adelante, se dedicaron a boicotear cualquier proyecto de ley firmado desde la casa blanca? ¿Es la propia coyuntura económica, que en el 2008 se volcó a favor de Obama y ahora en contra?

En los últimos días no tardaron en llover los análisis que trataron de responder estas preguntas. Como cabe esperar, las interpretaciones varían si se trata de periodistas del New York Times, que con esa dosis de progres sabelotodo describen mejor que nadie lo “equivocado” que está el pueblo americano al votar a los republicanos…, o del Washington post, que ven al presidente Obama, y solo al presidente Obama, como el responsable del último resultado electoral.

En un artículo de the economist, una revista inglesa que – salvo cuando se trata de Israel – es más de centro, la explicación está estructurada en tres partes: el legado envenenado que recolectó de Bush, la distracción con la reforma de salud y la desilusión de la gente con el hombre que atrajo todas sus esperanzas (en este artículo, se describen algunos de los errores de Obama a los que, previamente, hice mención).

Otra hipótesis plausible que uno podría formular es que Obama encarnó la imagen de “cambio” que el pueblo americano necesitaba ver después de haber padecido la peor crisis económica desde 1929 – esto es, el colapso de Lehman Brothers, el sistema financiero hecho pedazos, GM y Chrysler a punto de cerrar sus puertas, pronósticos de desempleo llegando a las dos cifras, etc.  Pero esa imagen de tipo duro con la cabeza fría para sacar al país adelante nunca se correspondió con la realidad. En otras palabras, Obama no desilusionó al pueblo americano cometiendo errores políticos graves; sino que el pueblo americano necesitaba de un héroe épico que pueda rescatarlo de todos sus problemas, y terminó votando lo más parecido a eso que había: un senador de Illinois, relativamente joven y carismático, que hablaba muy bien. Partiendo de esta explicación, la derrota electoral de Obama confirma que nadie tiene la pastillita mágica para sacar a un país adelante.

Como fuera, más allá de encontrar La causa, me gustaría extraer una lección importante del fenómeno Obama: no se puede caerle bien a todo el mundo. Si no nos falla la memoria, cuando Obama asumió como presidente contaba con un 80% de nivel de aceptación en Estados Unidos; lo votaron demócratas y republicanos; lo elogiaron desde Chávez hasta Uribe; la izquierda lo clamó como uno de los suyos y la derecha (o una parte de ella) lo vio como un hombre moderado, suficientemente responsable como para afrontar una crisis económica que, según creen muchos, fue fruto de ese laisser faire neo-clásico que caracterizó al gobierno de Bush.

Hoy en día – se lee en el artículo que cité – la izquierda lo ve como un político demasiado cauteloso. Además de sentir que el estímulo económico fue “débil” y la reforma de salud “muy poco valiente”, ésta esperaba cambios en la política inmigratoria, una salida más rápida de Afganistán y acciones concretas en relación al calentamiento global, entre otras cosas. Por su parte, la derecha que alguna vez confió en él lo ve como un socialista que está destruyendo el sistema de libre comercio y violando la constitución de los Estados Unidos. Y los de centro, para no dejar a nadie afuera, piensan que fue una decepción.

Este enfoque doméstico lo podemos circunscribir a su política internacional. Los ayatolas, que quieren tener su bomba atómica sin que ninguna potencia extranjera interfiera en sus planes, junto con gran parte del mundo musulmán, al que a menudo alude en su retórica multicularista, lo ven como “un Bush cualquiera”. Los que estamos preocupados por la seguridad de occidente en general y de Israel en particular, pedimos que Obama intercale sus discursos orgásmicos con acciones (¡no con palabras!) más duras contra los ayatolas. Y los que quieren “paz”, sin hacer mucho énfasis en cómo se llega a la paz con un régimen que adiestra terroristas, están desilusionados con el hombre que, desde que asumió como presidente, está tratando de justificar ese premio nobel.     

La tecnología parecería haber achicado el mundo, pero en términos sociales, culturales e ideológicos, el mundo sigue siendo inmenso. Si este humilde blog puede generar amor en algunos y odio en otros, imaginemos lo que puede despertar el presidente de la primera potencia mundial. En estos dos primeros años de mandato, Obama trató de englobar al mundo en un solo discurso, en un ente indivisible que comparte los mismos desafíos, las mismas necesidades y los mismos valores. Nos guste o no, por más bello, conmovedor y apasionado que sea el discurso; el mundo es, y va a seguir siendo, demasiado grande como para abarcarlo en un micrófono. Esperemos que el reciente fracaso electoral de Obama nos deje esa lección a todos, principalmente a él. Tal vez así, el hombre que en el 2008 saludaba a las multitudes y que ahora dio la cara solo va a ganarse algo mejor que un premio noble de la paz: el título de estadista.

Cartas Bomba y Novedades Explosivas

Ciertamente a nadie habra sorprendido la nueva ola de atentados fallidos (b”h) por parte de nuestros siempre queridos amigos islamo-fascistas. Los “sobres bomba” enviados desde Yemen son un recordatorio para todos los que olvidan facilmente, que la Jihad no se toma vacaciones. Zahar (un gran hamasnik amigo nuestro) afirmo que “Los judios seran pronto expulsados de Palestina” (lo cual creo que ya hemos escuchado varias veces). Este mes ya se cometieron 181 atentados terroristas que enviaron a 600 muchachos mas a Allah, que completan unos bellisimos 16350 (atentados, los muertos son un poquito mas) desde el 9/11/01. En otros temas, Hizballah esta mostrando su poderio y de apoco se perfila con mayor probabilidad a un golpecillo de estado en Libano y a una posterior guerra contra el “ente sionista”. Paralelamente, mayores tropas y buques de guerra se posicionan cerca de Iran.

Mmmmm, igualmente estas noticias dejan un deja vu al lector, por lo que no podia dejar de comentar otras cuestiones:

-Nuevo articulo de Gustavo Perednik sobre un egipcio, defensor de los derechos individuales (Maikel Nabil Sanad):

“…Un caso mucho más edificante es el de un egipcio del veinticinco años de edad, Maikel Nabil Sand, quien hasta ahora no había cumplido con el servicio militar en su país porque estaba concluyendo sus estudios universitarios. Ya graduado de veterinario, ha publicado en su blog una larga nota (20-10-10) que no tiene precedentes en el mundo árabe. Siguen los principales párrafos:…” Deberan seguir el link para leer sus maravillosas y valientes expresiones.

-Israel es la economia n° 29 mas propensa a nuevos negocios de 188 paises, de acuerdo a un informe del Banco Mundial.A su vez tiene el puesto 30 por esfuerzos anti-corrupcion de una lista de 178 paises.

-El Rab Steinsaltz completo su monumental obra de 450 volumenes de traduccion y comentario del Talmud de Babilonia (esto si que es un logro).

Despues de todo no hay solo malas noticias.

Una cosa mas: dejo este excelente informe del Prof. Shmuel Trigano sobre los judios expulsados de paises arabes que aclara la cuestion a la hora de escuchar los reclamos de los refugiados arabes sobre Israel. La diferencia es que unos continuaron con su vida mientras que los otros fueron sometidos a ser las marionetas de los dictadores de turno y sus caudillos democraticos:

“…Between 1920 and 1970, 900,000 Jews were expelled from Arab and other Muslim countries. The 1940s were a turning point in this tragedy; of those expelled, 600,000 settled in the new state of Israel, and 300,000 in France and the United States. Today, they and their descendents form the majority of the French Jewish community and a large part of Israel’s population…”.

Asi que cuando escuche que los arabes palestinos reclaman el retorno de los refugiados, recuerde que los judios tambien reclaman que les devuelvan los bienes valuados en U$S 30000 millones y propiedades por una extension de 120000 km2 (5 veces la superficie actual de Israel, ¿paradojico no?), que les fueron expropiados por los mismos que intentaron realizar un genocidio de judios en el 48′ y luego lloraron por el problema de refugiados arabes palestinos que ellos mismos crearon y nunca solucionaron.

Sí, Estado judío

¡Y dale con “Estado judío”!

 

¿A qué se debe, de verdad, la negativa palestina y de todo el mundo árabe a reconocer a Israel como Estado del pueblo judío?

Por Marcelo Kisilevski


Las dos partes en las negociaciones, Israel y los palestinos, se enfrentan actualmente en torno a dos puntos no elevados anteriormente como condición para negociar: en este rincón, la exigencia palestina de continuar con el congelamiento de la construcción en los territorios. En el otro, la exigencia israelí del reconocimiento palestino de Israel como estado judío.

 

Ninguna de los dos puntos había trabado antes las negociaciones. La construcción en los territorios es un punto central de ellas, no está fuera de ellas. Es cierto: ya había sido uno de los hitos de la Hoja de Ruta, luego que los palestinos atinaran a desmantelar todas las organizaciones terroristas. En Cisjordania, el terrorismo ha descendido a niveles nunca conocidos, de la mano de una verdadera persecución policial de la Autoridad Palestina contra los miembros de Hamás, y una “movida” general de construcción de un eventual estado viable en los territotorios gobernados por Mahmud Abbas y Salam Fayad.

 

Pero las organizaciones terroristas siguen vivas y coleando: el Hamás no sólo existe, incluso gobierna la Franja de Gaza. La Jihad Islámica está muy lejos de desaparecer. El Tanzim y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, los brazos armados del partido oficial Fatah, tampoco se han llamado a disolución. Eso solo ya libera a Israel, a nivel legal, de tener que paralizar los bulldozers en la Margen Occidental.

 

Pero, como quiera que sea, con construcción o sin ella, con “estado judío” o sin él, esto no había detenido antes las negociaciones. Los palestinos, de Oslo a esta parte, habían negociado a la sombra de más y más asentamientos. Los israelíes elevan en cada etapa –lo hizo Barak, lo hizo Olmert- la exigencia de reconocimiento de Israel como Estado judío, pero aun así, nunca dejaron de avanzar en el proceso.

 

Dicho sea de paso, para aquellos que todavía siguen sosteniendo el supuesto fracaso de Oslo: hoy, todo el mainstream israelí, incluido el mismísimo Likud de Biniamín Netaniahu, acepta la fórmula de “dos estados para dos pueblos”. Seguirá llevando tiempo –y sobre todo vidas humanas, lamentablemente- pero hacia eso vamos. Cuando este escriba iniciaba su carrera periodística en Nueva Sión, a fines de los ’80, se trataba de una frase “subversiva”.

 

Más allá de las estratagemas de Mahmud Abbas y de Netanyahu para empantanar las negociaciones, lo que resulta extraño es la negativa palestina a reconocer a Israel como estado judío. La exigencia israelí no fue elevada en Oslo, y luego fue rechazada sin que Israel se escandalizara, pero la negativa palestina no deja de ser enervante. Pues la fórmula de “dos estados para dos pueblos” es una copia de la votada en la ONU en noviembre de 1947: un estado judío y otro árabe en lo que se conoce como Palestina. Israel aceptó la Partición entonces, y vuelve a aceptar dicha fórmula hoy en día. En los círculos progresistas, nos hemos resistido a formular preguntas: ¿por qué los palestinos la rechazan? ¿Cuáles son las motivaciones palestinas profundas para rechazar el derecho de autodeterminación del pueblo judío en Israel, como reflejo especular directo del derecho de autodeterminación del pueblo palestino en el mismo lugar? Para los palestinos, se debe crear un Estado palestino en Cisjordania y Gaza. Pero Israel no puede ser del otro pueblo: debe ser binacional. Quien crea en la autodeterminación de los pueblos, de todos los pueblos, podría sopesar seriamente la posibilidad de enviar a los palestinos delicadamente a freír espárragos.

 

Como se diría en Israel, algunos argumentos de esta negativa hacen levantar las cejas. Dijo el canciller egipcio, Ahmed Abu Gheit, en una entrevista televisiva: “La demanda de Israel de ser reconocido como un Estado judío es preocupante”, y la equiparó con la decisión iraní de llamarse “República Islámica de Irán”. Saeb Erekat, jefe del equipo negociador palestino, fue más lejos: “No existe país en el mundo en el que las identidades nacional y religiosa estén entrelazadas”.

 

Existe un pequeño problema: se trata de una vil mentira, y los palestinos lo saben. No sólo porque la Constitución griega diga que la religión “imperante” allí “es la de la Iglesia Ortodoxa Oriental de Cristo”, y así en muchos países pequeños y alejados del tema, sino porque en la propia constitución de la Autoridad Nacional Palestina se lee, en el artículo 4, que “el Islam es la religión oficial de Palestina” y que “los principios de la Shaaría Islámica (equivalente a la Halajá judía, M.K.) serán la principal fuente de legislación”. De Irán no hace falta hablar. Y en la bandera de Arabia Saudita se puede leer la fórmula de fe islámica “Alahu Ajbar” (Alá es el más grande), y así sucesivamente.

 

Y eso es sólo si permitimos que los palestinos definan al judaísmo como religión. El judaísmo es una entidad histórica y nacional, con un componente religioso fuerte. Otra vez, como en las épocas más oscuras, otros vienen y nos definen desde afuera. La totalidad de los países árabes pertenecen tanto a la Liga Árabe como a la Organización de la Conferencia Islámica. La organización que los define como “pueblo árabe” y la que les da carácter religioso musulmán. Nuevamente: a freír espárragos.

 

La pregunta se repite, ensordecedora: ¿qué es lo que hace, a ojos de los palestinos y demás países árabes y musulmanes, que su definición como tales sea aceptable y legítima, mientras que la definición de Israel como judío sea inadmisible?

 

Los palestinos aducen varios argumentos: que ello pondría en peligro a la minoría árabe en Israel, por ejemplo, y por lo tanto se trata de una exigencia que acerca a Israel a los límites del fascismo. Vamos: ninguna minoría del Medio Oriente está más segura que la árabe israelí. Usted no quisiera ser parte de una minoría en ningún otro país árabe. Con todos los problemas que quedan por resolver, ni los propios árabes israelíes desean ser parte de ningún otro estado árabe.

 

Las razones no declaradas tienen que ver, precisamente, con la naturaleza totalitaria del Islam al que adscriben todos los países del Medio Oriente sin que nadie se atreva a acusarlos de oscurantistas, pues ello sería cometer el pecado capital de “imperialismo cultural”, Dios nos libre.

 

Pero las cosas deben ser dichas. Desde un punto de vista teológico, existe una estrecha vinculación entre la ley islámica y la soberanía política, de un modo que no se da en el cristianismo ni en el judaísmo. El Corán divide al mundo entre Dar El Islam (Casa de la Paz) y Dar el Harb (Casa de la Guerra). La Casa de la Paz consiste en todos aquellos territorios donde ya gobierna o ha gobernado alguna vez el Islam. Así, tanto Israel como Al Andaluz (toda la Península Ibérica), deben ser reconquistados primero. La Casa de la Guerra está compuesta por todos aquellos territorios que aún no han conocido el gobierno de Alá. La paz universal llegará cuando todos los hombres acepten a Alá, o bien se sometan al gobierno del Islam mediante la condición de “dhimmi” (minoría tolerada y protegida) y el pago de la “jizya“, el impuesto de los no musulmanes.

 

La aceptación de una soberanía no musulmana en Palestina, cuyo territorio es parte de Dar El Islam, va contra las leyes del Corán y la Shaaría. Lo comprendió muy bien Anwar Sadat en el momento de ser asesinado brutalmente por los Hermanos Musulmanes en 1981, luego de aceptar el Estado de Israel a cambio de la Península del Sinaí. Cuando se le preguntó a Arafat por qué no aceptaba la oferta sin precedentes de Barak en Camp David versión 2000, dijo sin ambajes: “Si yo no vuelvo con la bandera palestina flameando en el Monte del Templo y con el derecho al retorno de todos los refugiados, a mí me matan”. Tenía razón: la soberanía es teológicamente fundamental, y el derecho al retorno de los refugiados acabaría con el carácter judío de Israel.

 

Podríamos haber esperado que con el ascenso del Panarabismo en los años ’50, todo el paradigma islámico de Dar El Islam-Dar El Harb se hubiera suavizado, “europeizado”, para dar paso a las posturas, quizás no menos totalitarias, incluso expansionistas, pero sí más moderadas teológicamente, en los estados que llevan la voz cantante en la región. El no reconocimiento de Israel como expresión de la autodeterminación judía, pone esta supuesta moderación histórica en tela de juicio, y acerca las posturas palestinas a las más reaccionarias y premodernas concepciones islámicas fundamentalistas.

 

Netanyahu no se equivoca en la esencia de su demanda, pero la banaliza, al utilizarla para “franelear” a los palestinos y a Estados Unidos: el reconocimiento de Israel como estado judío no debe ser una mera “precondición” para seguir negociando, sino que debe ser elevado como uno de los puntos centrales de las tratativas, al mismo nivel como lo son Jerusalem, la delimitación de las fronteras, los asentamientos y el destino de los refugiados palestinos.

 

He aquí una base, poco tratada hasta hoy por el “campo de la paz”, para una paz duradera entre los pueblos: la del reconocimiento mutuo, verdadero, profundo y justo.

 

Publicado en Nueva Sión N° 955, noviembre 2010

Extraído del blog de Marcelo
A %d blogueros les gusta esto: