Detrás de los últimos ataques terroristas

A continución un artículo de Caroline Glick traducido por mí. Una vez más, halago a Caroline por su claridad conceptual y, sobre todo, por su incansable esfuerzo en la defensa de Israel.

¿Cómo se explica que nadie se haya declarado responsable del atentado del miércoles en Jerusalem?

El atentado del miércoles no fue un evento aislado; fue parte del nuevo terrorismo palestino que recién está saliendo a la vista. Mientras Israel decide cómo contener esta situación, es importante destacar la diferencia entre los recientes ataques y sus predecesores.

En el plano militar, las tácticas que los palestinos han adoptado hasta ahora son una combinación interesante entre misiles de último modelo y cuchillos y bombas en casetes pasados de moda; entre armas iraníes y células terroristas locales. Los ataques también se caracterizan por su dispersión geográfica y por la ausencia de atentados suicidas, hasta ahora.

Para el público, las nuevas tácticas no son interesantes y su mensaje tampoco es nuevo. Con o sin terroristas suicidas, los israelíes entienden que están entrando en un nuevo período de miedo, donde saben que corren peligro estén donde estén. Ya sea si estamos durmiendo en nuestra cama, en nuestro camino a la escuela o al trabajo, sentados en un parque o en un restaurante; ya sea si estamos en Rishon Lezion, Sderot, Jerusalem, Itamar o Beersheba, estamos en la mira de los terroristas palestinos. Todos nosotros somos “colonos”. Todos estamos en peligro.                         

Las innovaciones militares son importantes para los comandos del IDF, ya que deben decidir cómo responder ante la demanda de seguridad por parte de los israelíes. Van a tener que elaborar conclusiones sobre la diversidad en las tácticas empleadas.

Ahora bien, a pesar de que en el plano militar encontremos diferencias, la nueva guerra del terrorismo palestino es, como las dos anteriores, una guerra política. Al igual que en el caso de sus dos predecesoras (que empezaron en el 1987 y en el 2000), el principal propósito de esta nueva guerra no es asesinar judíos – matarlos es solo una recompensa -, sino debilitar a Israel políticamente para que eventualmente colapse.                 

Y es en el contexto político donde se explica la renuencia de los grupos terroristas palestinos a atribuirse el atentado del miércoles. En el pasado, Fatah, Hamas y la Jihad Islámica se apresuraban por adjudicarse las masacres que realizaban.

Inicialmente parecía que ésta práctica iba a continuar en la nueva ronda de asesinatos. Al-Aksa (brigada terrorista de Fatah), por ejemplo, se adjudicó rápidamente el asesinato de la familia Fogel en Itamar el 12 de Marzo. Hamas también parecía competir por acreditarse esta masacre cuando sus fuerzas la celebraron el 13 de marzo en la ciudad de Gaza. Pero cuando Fatah dejó de adjudicarse la responsabilidad, Hamas nunca la volvió a reclamar.        

En lo que respecta a los misiles y a los cohetes, Hamas también se atribuyó haber lanzado 58 misiles desde Gaza hacia el sur de Israel el sábado pasado. Pero luego dejó que la Jihad Islámica se adjudicara los ataques más prolongados a Rishon Lezion, Beersheba, Gedera y Ashdod – todos ocurridos durante esta semana. Pero, otra vez, ninguno se hizo cargo del atentado del miércoles en Jerusalem.

¿Qué nos está diciendo este brote de modestia? ¿Qué estrategia tienen en mente los ingenieros del terrorismo palestino?

En las dos guerras previas, los distintos grupos terroristas tenían dos motivaciones para adjudicarse los ataques. La primera era para expandir su popularidad. En la sociedad Palestina, mientras más judíos matás, más popular sos.

En mayor medida, Hamas ganó las elecciones en el 2006 porque los palestinos creyeron que su agenda terrorista fue responsable del retiro israelí de Gaza en agosto del 2005. A pesar de que Fatah mató más judíos entre en el 2000 y el 2005, Hamas obtuvo un beneficio político mayor porque Israel “premió” su accionar.

La segunda motivación que tenían los terroristas palestinos para adjudicarse los ataques era para mostrarle a sus Estados sponsor que estaban haciendo un buen uso de sus armas, entrenamiento y financiamiento. Saddam Hussein y la realeza Saudí pagaban altas recompensas a las familias de los terroristas muertos o capturados. Durante las últimas décadas, Irán, Siria y Hizbullah gastaron cientos de millones de dólares armando, entrenando y financiando a las células terroristas palestinas de Fatah, Hamas y la Jihad Islámica.      

El hecho de que ni Hamas ni Fatah estén interesados en adjudicarse el atentado del miércoles en Jerusalem o de la familia Fogel es una señal de que algo fundamental está cambiando en la dinámica política entre las dos facciones. Antes de considerar cuál es este cambio, vale la pena explicar brevemente qué es la Jihad Islámica.         

La Jihad Islámica nace como un brazo de Irán en 1988. A diferencia de Hamas y Fatah, la Jihad Islámica no tiene aspiraciones políticas. No tiene operadores políticos y se contenta con limitar sus operaciones al terrorismo. Después de que el mucho más grande y poderoso Hamas haya subordinado su control y mando a Irán en el 2005, la Jihad Islámica no sirvió más que como un subcontratista. Realiza y se adjudica los atentados que Hamas no quiere adjudicarse.

Internamente, existen dos explicaciones plausibles para comprender el silencio de Fatah y de Hamas, y no son mutuamente excluyentes. La primera es que la reciente conversación entre Fatah y Hamas para formar un gobierno único es seria. El anuncio de Fatah el jueves, donde declaró que arrestó a dos terroristas de la Jihad Islámica en conexión con el atentado del miércoles, va en esta dirección. Señala que tras 4 años de combatir a las fuerzas del Hamas en Judea y Samaria, Fatah está buscando a otro grupo de sospechosos, uno más conveniente.

La segunda causa que uno podría formular es que Hamas y Fatah saben quién cometió los ataques,  pero están usando esa información para obtener una ventaja comparativa en la mesa de negociación. Si Hamas está perpetuando los ataques, sus líderes los estarían usando para fortalecer su posición a la hora de negociar (Fatah sabe que si Hamas se adjudica los ataques, su popularidad va a aumentar en Judea y Samaria). Y si Fatah está perpetuando los ataques, sus líderes los estarían usando para mostrarle al Hamas que están verdaderamente dispuestos a unificarse.    

Si bien la dinámica interna de la arena política palestina es interesante, no es el principal juego en cuestión. Tanto Fatah como Hamas saben que la audiencia más importante es Europa. Pero antes de discutir cómo la visión palestina de Europa está conectada con la renuencia de los grupos terroristas a adjudicarse la responsabilidad de los últimos ataques, resulta necesario considerar el objetivo político de esta nueva ofensiva bélica.

Fatah busca obtener apoyo internacional para declarar unilateralmente un Estado Palestino en Septiembre. Desde la perspectiva israelí, esta campaña es amenazante por dos motivos. En primer lugar, el unilateralmente declarado “Estado Palestino” estaría, de facto, en un estado de guerra con Israel. Segundo, si los palestinos obtienen el reconocimiento internacional para declarar su Estado en Jerusalem, Judea, Samaria y Gaza; los 500.000 judíos que viven en la zona deberían desplazarse, ya que – como dice Abbas –  no se admitiría la presencia de un solo judío en la zona.

La discusión sobre este objetivo político estuvo principalmente centrada en si el presidente Barack Obama vetaría o no una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que avale la declaración Palestina. Basados en el comportamiento de Obama hasta la fecha, los palestinos tienen buenos motivos para creer que él apoyaría esta medida. Pero en verdad, la respuesta de Obama no es el eje de la cuestión. El punto central no es involucrar al Consejo de Seguridad, sino buscar que Europa destine nuevas sanciones en contra de Israel.          

Y esto nos trae otra vez a la nueva política palestina de no asumir la responsabilidad de los ataques, y a la decisión de lanzar una nueva guerra terrorista a nivel general. A primera vista, parecía que en este momento diplomáticamente sensible, los palestinos querrían mantener la vieja rutina de “Fatah es bueno, el Hamas es malo” y dejar que el último se acredite los atentados. De hecho, uno podría suponer que los terroristas palestinos se abstendrían de realizar nuevos ataques hasta que declaren la independencia de su Estado.

 Pero el hecho de que ni Fatah ni Hamas hayan esperado hasta septiembre para atacar y de que no pretendan diferenciarse uno de otro, indica que los palestinos no tienen la necesidad de oponerse al terror para buscar la simpatía de Europa.   

Los palestinos estiman que Europa está yendo al punto donde ya no es necesario pretender ser justos con Israel. El voto británico, alemán y francés a favor de la resolución anti-israelí el mes pasado fue la última señal de que los gobiernos centrales europeos han adoptado medidas abiertamente hostiles en contra de Israel    

 Más importante aún, está política no es la consecuencia de los esfuerzos del lobby palestino y, en consecuencia, no se puede esperar cambiarla con un contra lobby pro-israelí. La creciente injusticia por parte de Europa hacia Israel es el producto de la realidad en su política doméstica. Entre el expansionismo demográfico y político de las comunidades musulmanes europeas y la posición virulentamente anti-israelí de casi toda la prensa, los gobiernos europeos deciden adoptar medidas cada vez más hostiles contra Israel para apaciguar al público anti-israelí.            

Tomemos el ejemplo del primer ministro Británico, David Cameron. Cuando Cameron llamó a Gaza “una cárcel a cielo abierta” el año pasado, no fue porque recién había hablado con el líder de Fatah Mahmoud Abbas. Y tampoco creía cierto lo que decía. Seguramente, Cameron sabía que estaba diciendo una completa mentira. Y seguramente, también sabía que el Hamas es un grupo terrorista que comparte la misma ideología de Al-Qaida.

Pero para Cameron, más importante que la prosperidad de Gaza y los objetivos genocidas del Hamas, era el hecho de que el Comité Musulmán de Relaciones Públicas de Inglaterra (MPAC-UK) había logrado forzar la salida de 6 miembros del parlamento británico que habían expresado su apoyo a Israel.    

Los palestinos reconocen que ya no necesitan ser las víctimas para lograr el apoyo de Europa. Después haber recibido un buen lavado de cerebro por parte de los medios y de haber sido intimidados por las comunidades musulmanas, gran parte de los europeos desarrollaron una respuesta unánime con respecto a Israel: cada vez que se la menciona la odian. No importa si el cuento es sobre la masacre de chicos israelíes o sobre el bombardeo de sinagogas y escuelas. Pase lo que pase, Israel es la parte culpable y debe ser castiga.

Lo que el silencio palestino nos dice sobre los últimos atentados es que en esta nueva guerra, los palestinos creen que no pueden perder. Con Europa en el medio del  juego, Fatah y Hamas se siente libres de combinar sus fuerzas y avanzar tanto en el plano militar como en el plano político.

Anuncios

15 comentarios

  1. Yo no se cuan acertado es este comentario de modo que mi propósito no es rebatirlo sino expresar mi asombro por el hecho que la comentarista no tiene el menor interés en analizar la posibilidad de que estos nuevos y espantosos actos terroristas puedan estar vinculados (o TAMBIÉN vinculados) con los tremendos sacudones políticos que está sufriendo el mundo árabe. Y es interesante el hecho (leyendo su autobiografía) que la autora se identifique como vocero de la extrema derecha israelí. Porque es precisamente esta derecha la que está profundamente disgustada con estos cambios que amenazan un statu quo que tanto ha beneficiado -y beneficia- a Netanyahu, Avigdor Liberman y compañía.

    • “la comentarista no tiene el menor interés en analizar la posibilidad de que estos nuevos y espantosos actos terroristas puedan estar vinculados (o TAMBIÉN vinculados) con los tremendos sacudones políticos que está sufriendo el mundo árabe.”
      Eddie, lamentablemente, la comentarista no tiene tiempo para responder todas las alucinaciones que emanan de la izquierda postmoderna. La llamo izquierda con error, porque ya ni siquiera responden a una base ideológica. Más bien, son una gran familia de resentidos y trasnochados inconcientemente siucidas que, tras la caída del muro de Berlín, perdieron todos sus horizontes. Como djio una vez mi amigo Jabotito, se les cayó el muro real y erigieron un muro mental.
      Y como preguntó una vez mi amigo zionist1948, ¿Falta mucho para que culpes a Netanyauh por el sismo en Japón?
      Saludos y Shabat Shalom

      • Que flor de paliza!! Habra que explicarle al alucinador que el famoso “statu quo” “que beneficia a Netanyahu y Lieberman” es un tratado de paz!! Sera que el y la izmierda prefieren la guerra??

        • ¿Que tratado de paz? Los únicos tratados de paz que Israel tiene son con Egipto y Jordania y ninguno de los dos son mérito de Netanyahu o Liberman; los heredaron de reales estadistas israelíes que pensaban en asegurar el futuro y no en mostrar que machos que eran. El statu quo a que me refiero es el círculo vicioso de violencia y contraviolencia en que basan su poder los belicistas que detentan circunstancialmente el poder. Y, de paso, aprendé a no insultar porque así sólo demostrás que tu único argumento es tratar de silenciar al otro ofendiéndolo pero que, salvo eso, no tenés nada que decir.

        • Ah si? Y en que medida puede cambiar el “circulo de violencia y contraviolencia” la caida de Mubarak?!

  2. ¿Pero vos leíste lo que yo digo antes de sacar del baúl tus rutinarios insultos? Mi planteo es que el comentario suena incompleto si no toma en cuenta cuanta influencia puede tener en la conducta actual de los grupos terroristas el batifondo que hay en varios países de la Liga Arabe, que son finalmente los proveedores de armas y dinero de esos terroristas. Que tiene que ver eso con “izquierdas”, “Muro de Berlín” y otros desahogos tuyos es un misterio para mí. Y no soy quien para acusar a Netanyahu de nada. Si es que ha cometido algún crimen (yo no sé) aconsejale vos que confiese. Se va a sentir mejor.

    • Tenés razón, mi respuesta fue innecesariamente agresiva. Me pareció injusto que trates de descalificar a la autora diciendo que se identifica como “vocera de la extrema derecha israeli” (te agradecería la fuente si sostenés que no mentiste) y por eso te respondí – erróneamente – con la misma moneda.
      Por otra parte, tu planteo lo acabas de plantear…. Antes apenas lo habías mencionado para después lanzar acusaciones contra la “extrema derecha”.
      Tal vez la autora no mencionó el tumulto árabe porque el principal sponsor de los grupos terrorista que están atanco a Israel es Irán, y por ahora el régimen sigue intacto.
      Realmente me gustaría que podamos discutir en un plano argumental, dejando las descalificaciones de lado, te parece?

      • No es necesario pedir disculpas. O acaso el necesita justificarse cuando dice que Liberman, Netanyahu y los demas “extremistas derechosos” se “benefician” de las dictaduras arabes. Precisamente serian los primeros beneficiados en que en lugar de esos tiranos esten democracias liberales. Todos se benefician. Pero no! Y caroline glick vocera de la extrema derecha…por favor! A veces me pregunto que si a Netanyahu que es un liberal lo meten en la “extrema derecha” que queda para Moshe Feiglin o Baruj Marzel…Estos que serian: supermegaultrasuperduperderechistas???? Y el rav kahane donde estaria???? a 500000000 años luz a la derecha???? Esa tendencia a utilizar definiciones donde no caben es precisamente la que demuestra la validez de su discurso. Y despues nosotros tenemos que pedir disculpas. Por favor! Ni te gastes sebinisra91

        • Es verdad… Desde hace 20 años que vienen dándonos lecciones sobre cómo hacer llegar a la “paz”, lecciones que solamente nos llevaron a baños de sangre; y ni una sola palabra de humildad o modestia o arrepentimiento, nada. Y encima somos siempre nosotros, los de la “extrema derecha”, los que siempre tenemos que disculparnos… Esa epocá ya se acabó.

  3. Completamente atinado el artículo. No me había percatado en el hecho de que ningún grupo terrorista haya reivindicado la bomba en Jerusalem, como solía suceder hace más de siete años en forma rutinaria. Yo me atrevo a afirmar que se trata de una cuestión de prudencia para evitar las represalias israelíes contra la organización responsable y un intento para evadir la mala publicidad… pues si bien es cierto que poco importa en Europa las víctimas israelíes, para muchos sectores de la prensa infame, poner una bomba en un autobús de Jerusalem es mucho menos tolerable que el asesinato a cuchilladas en Itamar de una beba que duerme en su cuna durante Shabat (ya que, para esos medios, se trataría de una “beba-colono”… y encima religiosa).

  4. ES MUY BUENA

  5. Para “David”:
    No es sólo la caída de Mubarak. Es Túnez, es Bahrein, es Siria, es Libia, es casi todo el mundo árabe-musulmán. Mirá: mi punto es muy sencillo y lógico: que al evaluar y tratar de entender las acciones terroristas contra Israel no debe dejarse fuera del análisis la influencia que un Medio Oriente súbitamente MUY alterado puede tener sobre la mente y las acciones de esos terroristas. Y señalé que, lamentablemente, el comentario de esa señora Glick omite toda mención a ese factor para centrarse en otros de cuya importancia no dudo pero que que quizás no alcanzan para una explicación completa. De ninguna manera trataba yo de provocar ninguna respuesta violenta; simplemente introducía otro factor para comentar. Pero varios de ustedes reaccionaron como vos -insultando y patoteando como si alguien los estuviera atacando. Se me hace difícil entender para que publican el blog si cada vez que se les propone discutir civilizadamente algo van a tratar al otro como si fuera el enemigo. ¿O tienen el blog sólo para recoger adhesiones? Si es así, pongan un cartelito: “Si no pensás exactamente igual que nosotros no nos interesa tu opinión; rajá de acá”.
    Eddie

    • No te hagas la vícitma.
      Te pedí fuentes y no me las diste.
      Te propuse discutir civilizadamente y no me respondiste.
      Y mientras te quejás por como te tratan, sos el primero en descalificar con agravios como “extrema derecha” a todo aquel que piensa diferente a vos. ¿O necesitas que te recuerde que, en un comentario anterior, nos comparaste con los que perpetuaron el atentado a las torres gemelas? Y aún después de ese insulto (el peor que recibí en mi vida), sigo respondiendo con mucha paciencia todos tus comentarios. Si eso no te parece fomentar el debate y la discución, lo podés llamar como se te de la gana.
      Y te digo otra cosa más: no sos mi enemigo Eddie. No sos un terrorista ni querés destruir el Estado judío.
      Pero, como vos decís, tenés que entender que podemos pensar diferente.
      Esa es la esencia de la democracia, Eddie.
      Eso el lo que, entre otras cosas, queremos fomentar con este blog.
      Como una vez la escuche decir a Pilhar Rahola, te digo: tal vez a veces nos equivoquemos con nuestro discurso o con nuestras formas, pero sabemos que estamos del lado correcto; del lado que defiende la libertad humana y la democracia frente al fundamentalismo islámico que quiere destruirla.
      Ojala que logres entender eso. Y sino, sinceramente, me importa un bledo.

    • Sabes que? tenes razon. Yo tambien te pido disculpas si heri tus sentimientos. La verdad es que como veras a mi me encanta debatir y por mas patotero que haya sido te segui respondiendo.

      El tema es que -sin ofenderte- hay cosas que son indebatibles.

      Todavia no entiendo que cazzo tienen que ver las caidas de dictaduras con un posible tratado de paz.

      Es mas, te la deje servida con la de Mubarak y te hiciste el gil diciendome que no es solo el.

      Pero, si no es Mubarak que tenia frontera con Israel y Gaza e hizo de mediador entre Israel-ANP, Israel-Hamas y ANP-Hamas ,quien podra influenciar el “circulo de violencia”?!! que tienen que ver Tunez y Marruecos con ese “circulo”?!!!

      Claro, te hiciste el gil porque la UNICA manera que puede influenciar la caida de Mubarak con el “circulo de violencia” es para mal.

      A- Dejando de cooperar y mediar entre las partes (alejando un posible acuerdo), B- Apoyando a Hamas politicamente y con armas (lo cual solo puede llevar a MAS violencia) y C- Anulando el tratado de paz.

      La pregunta que nos hacemos nosotros es: Es esto un interes solo de la “derecha” Israeli?? Es que vos y el zurdaje estan esperando que alguien le de “una buena leccion” a Israel para que “baje los humos” y se retire de Iehuda y Shomron sin ningun compromiso a cambio?? Esa es la manera que tenes de terminar con el “circulo de violencia”??!!

      Bueno ademas de que es inaceptable y traidora tu propuesta y ademas de que es totalmente antisemita y desalmada, te tengo una mala noticia: Eso NO va a terminar con la violencia sino todo lo contrario, la va a EMPEORAR.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: