Sobre el nuevo antisemitismo y el nuevo despertar del mundo árabe

Antes que nada, disculpen mis colegas y los analistas pesimistas, pero en esta ocasión debo discrepar con los escépticos (que lo son con justa razón, vale la pena aclarar). Ya que, en lo personal, considero que las actuales revueltas árabes que sorprendieron al mundo, pueden ser más beneficiosas para la democracia, la pacificación y la estabilidad de la región, amén de perjudiciales para el odio antiisraelí, de lo que muchos piensan. ¿Por qué? Por el simple hecho de que la guerra y el enemigo externo (“el judío” siempre culpable de todo) ya no constituye una excusa tan válida que puede utilizar el tirano de turno a la hora de distraer a su pueblo de los males internos, para seguir subyugándolo y empobreciéndolo. También están llegando a su fin los argumentos, clichés y el ethos mitológico del neoantisemitismo nazibolchevique, con sus judenrat colaboracionistas y aliados islamofascistas, que señalaban con el dedo acusador a Israel como el responsable principal de esa región tan volátil y violenta. Como dijeron en un post anterior: cambió el foco. Sí, cambio el foco y, gracias a estas revueltas, ya no es políticamente incorrecto llamar a los dictadores por su nombre. Ya no es políticamente incorrecto hablar de los verdaderos enemigos de las naciones árabes: la falta de paz, pan, trabajo y libertad. En definitiva, ya no es políticamente incorrecto decir la verdad.

 –

En un excelente artículo de Daniel Pipes acerca de los judíos antisionistas y detractores de Israel, se aclara de manera bastante obvia que, al igual que un judío no tiene mayor legitimidad que el resto de los mortales cuando defiende a Israel, tampoco debería tener mayor legitimidad quien lo ataca, puesto que los judíos no son mas que seguidores de una fe, no de un movimiento político. Yo quisiera agregar, con perdón al brillante Daniel, que esa definición se queda demasiado corta y conceptualmente es errónea. Puede que el Judaísmo sea una fe, cultura, sistema de valores, tradición o simplemente una religión. Pero los judíos (étnicamente hablando) son un pueblo… y en todos los pueblos hay garcas, autoodiadores y traidores. La supuesta identidad judía de un propagandista antiisraelí es irrelevante. Si un tipo dice mentiras o acusaciones discriminatorias, vamos a discutir lo que dice, no su color, cultura, nacionalidad, religión, origen, orientación sexual o identidad étnica. Eso no le debería otorgar o restar ningún tipo de legitimidad adicional.

 –

Hay que destacar que, para evitar caer en el simplismo metodológico, un antisemita no es únicamente aquel enfermo que desearía acribillar a cualquier hebreo saliendo de una sinagoga en Brooklyn. Por el contrario, para el antisemita (tal vez con la excepción del nazismo) siempre existió una clase de judío aceptable… el que se convertía, el que abandonaba su cultura, el que se iba, el que aceptaba ser marginado, el sumiso que no se defendía, el que renunciaba a su ciudadanía, etc. La única diferencia del reciente antisemitismo “antisionista” con otros tipos de antisemitismo del pasado (ya sea el religioso, helenista, racial, nacionalista o cualquier otro) es que el tipo de judío aceptable pasa por aquel que renuncia a sus derechos nacionales y su autodeterminación como pueblo (básicamente el que niega el derecho del Estado judío a existir). Y cuando hablo de la judeofobia de tipo antisionista, también incluyo al que, bajo la excusa de una supuesta “crítica honesta”, mira con lupa, exagerada y desproporcionadamente, los errores de Israel (reales o inventados), pero relativiza o ignora deliberadamente las barbaridades de sus enemigos u otros actores sin relación con el conflicto (es precisamente lo que solemos denominar DEMONIZACIÓN o doble vara). En otras palabras, de los 192 países del mundo, solamente el judío debe tener una supuesta pureza moral (léase “dejarse matar”), como si tuviera de vecino a Suiza o Dinamarca, para ser “aprobado” por esa intelectualidad “progresista” que considera que el principal problema de Oriente Próximo pasa por una democracia más pequeña que la provincia de Tucumán. Eso constituye las cuatro cosas juntas: discriminación, racismo (humanitario), autismo y antisemitismo.

 –

En algunos casos, los mitos antisemitas de antaño, que tenían como blanco al judío de los individuos, se trasladan directamente al judío de los países: “Israel es el culpable de todos los males del mundo árabe”, “Israel extrae órganos de los haitianos”, “Israel asesina niños palestinos”, “Israel es sanguinario”, “el sionismo es una ideología pérfida y malvada”, “los sionistas no aceptan a su Mesías, Rey de la Humanidad, Salvador e Hijo de Dios (Karl Marx, of course… su dogma siempre tuvo razón, no?), además de los “pequeños mitos” ridículos que perduran aún después de comprobarse su falsedad, llámese “al-Dura”, “masacre de Jenin”, “comercialización de órganos – versión sueca”, “Goldstone” o “los protocolos de los sabios de Sión”. En realidad no importa cuál sea la acusación de turno y qué tan verosímil resulta para la opinión pública, porque todo finalmente deriva en la conclusión criminal, aunque solapada, de que Israel es tan pero tan malo, que no tiene derecho a existir, mucho menos tiene derecho a defender a sus ciudadanos. Independientemente de que al judeófobo se le demuestre empíricamente que todas sus creencias contra Israel son un fraude, siempre encontrará un “pecado original” del judío de las naciones para negarle cualquier tipo de razón o causa justa, llámese “ocupación”, “nakba” o lo que sea. Recordemos que la judeofobia, en su ramificación “antisionista”, no es simplemente “un tipo más” de discriminación antisemita existente en la actualidad. Es EL PRINCIPAL tipo de discriminación antisemita practicada en el mundo contemporáneo, pues se trata de un discurso relativamente nuevo, aparentemente más “legitimado” y potable argumentalmente (promover el antisemitismo, bajo la acusación del deicidio o que los judíos envenenan los pozos, pasó de moda hace rato). No por casualidad ese mismo discurso es copiado incluso por sectores ideológicos dispares que, si bien no lo inventaron, se lo apropiaron de cabo a rabo (el caso de muchos militantes Tacuara-Montoneros o Biondini, por poner ejemplos de quienes afirman ser “solamente antisionistas”).

 –

Por otra parte, a pesar de que los judíos antisionistas son los menos, resulta que ser judío y tirar mierda contra Israel es una fuente segura de prestigio, fama, dinero fácil y salida laboral, especialmente en Europa y ciertos medios masivos de comunicación. Pero lo cierto es que son una minoría bastante reducida entre los judíos, tanto en Israel como en la diáspora. Que ciertos medios repitan permanentemente los apellidos “Brieguer”, “Verbitsky” o “Ilan Pappé”, no significa que ellos sean los únicos intelectuales judíos ni que representen, reciban la simpatía o aceptación de la inmensa mayoría de las comunidades judías.

– 

De hecho, cuantitativa y proporcionalmente, estimo que deben haber muchos más musulmanes que desearían poder expresar respeto u opiniones favorables hacia Israel que judíos antisionistas. Pero no pueden hacerlo porque eso significaría la marginación social en el mejor de los casos o una sentencia de muerte segura para ellos y sus familias en el peor. Afortunadamente cada vez hay más ciudadanos en esos países que piensan que la fuente de sus desgracias no recae en nadie mas que sus propios gobernantes vitalicios y, muy por el contrario a lo que creían o les decían desde pequeños, Israel no es el problema, sino parte de la solución y, en muchos aspectos, un digno ejemplo a imitar.

 –

Deseo que, producto de esta revueltas, no prospere un incremento del fundamentalismo islámico, que se alimenta sádica y cínicamente del atraso y la miseria para llevar más muerte y destrucción a todo el mundo, sino que de esas revueltas nazca una generación de líderes jóvenes, democráticos, astutos, con buenas intenciones, deseosos de traer libertad y prosperidad a sus pueblos, para que los árabes vuelvan a ser la gran nación ilustrada que nunca debió dejar de ser. Porque con esa generación podrá haber una paz segura, real y permanente, que trascienda al régimen de turno. Espero que esa nueva generación tome conciencia, no solamente de que son ellos mismos los responsables de construir su propio futuro, sino también de que pueden aprender del progreso que representa Israel, en vez de querer destruirlo. Después de todo, Israel es un modelo, un instrumento para ayudar a sacar al pueblo árabe de la edad oscura. La esperanza es lo último que se pierde.

 –

“En la Tierra de Israel, quien no cree en milagros, no es realista” (David Ben Gurión)

El foco cambio

Asi es, desde las “rebeliones” en los paises arabes el foco de atencion con respecto a Medio Oriente cambio de la habitual demonizacion de Israel a una progresiva deslegitimacion de las dictaduras arabes que oprimen a sus pueblos. Por primera vez en largo tiempo, no habia contradiccion en decir la verdad sobre esas tiranias y levantar el rating al mismo tiempo.

Ahora le toca a Siria. Recuerdo un documental que vi hace tiempo en TV sobre Bashar el Assad (obviamente pintado como un gran lider) donde su mujer decia: “Bashar hace todo por su pueblo…”. Si justamente. Hasta ahora se registran 200 muertos asesinados por su gente. Tambien se dedicaron a asesinar gente en el funeral de los mismos protestantes que habian matado dias antes. Y esto obviamente afecta al Libano, que probablemente se desestabilizara. La lista de hechos podria seguir pero seria innecesaria. ¿O acaso alguien puede seguir sosteniendo que estos regimenes no son dictaduras (a menos que seas otro tirano con miedo a que se le venga la noche)?

Y aqui vale la pena una aclaracion al respecto de otro tema. Mientras todo esto demuestra a las claras quien es el violador de DDHH en Medio Oriente y destruye el mito de que los arabes estan como estan por Israel (que tiene menos de 25 mil km2 de superficie entre 13 millones de km2 de los estados arabes), hay algunos que aun siguen buscandole la vuelta a la cuestion y recurren (porque ya no les queda otra) al hecho de que hay judios que estan en contra de Israel. Es su ultimo recurso. Si los arabes ya se levantan contra sus propios regimenes, occidente reconoce que estos son dictaduras, y el problema ni toca ni proviene de Israel entonces la unica que queda es que algun judio (al que de alguna forma logran conectar per se con Israel) les justifique el cuento de que Israel aun tiene protagonismo en los males de los arabes. Como el periodista de Haaretz Aluf Ben que afirmo algo asi como que “aunque cesen las construcciones en Ariel no sabemos si las manifestaciones en Marruecos (o Yemen, no recuerdo bien) terminarán”. ¿Que se fumo ese muchacho?. La respuesta logica al respecto de los judios anti-israelies  es: ¿y?.

Daniel Pipes lo dice mejor:

“Es una cuestión obvia, pero es necesario afirmar:

1. No todos los judíos son sionistas. Algunos creen en el socialismo universal, otros apoyan a los palestinos, otros sostienen que sólo Dios puede crear un Estado Judío, y otros se han decepcionado desde que, en 1977, la derecha asumió por primera vez al poder en Israel. Algunos odian abiertamente a Israel, otros fingen su existencia, y los más astutos se presentan como sionistas.

2. Muchos no judíos son sionistas. El sionismo cristiano empezó en el siglo XIX en Gran Bretaña, e incluyó a muchas de las principales personalidades de América, llegando a su máximo punto con Lord Balfour y Harry S. Truman, y hoy, como lo dije en 2003, “además de las Fuerzas de Defensa de Israel, los sionistas cristianos de América pueden ser el principal beneficio estratégico del Estado Judío”.

Por lo tanto, es inexacto suponer que los judíos apoyan a Israel. Suponerlo tendría también dos implicaciones lamentables: que los anti-sionistas judíos tendrían privilegios (“Soy judío, pero…”) aun cuando fueran marginalizados los sionistas no-judíos.

Los judíos son seguidores de una fe, no de un movimiento político. Cuando se refiere a política, se debe hablar de la “comunidad pro-Israel” o de “sionistas”, pero no de “judíos”.”

En defensa de la libertad

En los últimos días celebramos que fuimos liberados de Egipto; antes éramos esclavos y ahora somos libres. Sin embargo, hoy existe otro faraón: el fundamentalismo islámico. Este no se limita al pueblo hebreo, sino que pretende abarcar todo el mundo occidental. Quiere hacernos esclavos de su impulso destructivo, someternos a su ideología totalitaria e inundar nuestras tierras libres con nuestra sangre y la de sus hijos. En el texto que sigue a continuación, Pilar Rahola lo desnuda con preguntas incómodas, lo enfrenta con su singular valentía  y nos recuerda que nuestro mayor enemigo no es él,  sino el silencio de los que, por miedo o indiferencia, prefieren arrodillarse ante su presencia en lugar de levantarse y defender la libertad.      

 

Conferencia de agradecimiento por el premio Morris B. Abram Human Rights Award, que le fue concedido a Pilar Rahola el dia 5 de abril en Ginebra, por la organización UN Watch.

  

Estimados amigos, buenas noches.

“Zog Nit Keyn Mol!” “Nunca digas que esta senda es la final”… Así empieza el himno de los partisanos del gueto de Varsovia, cuya heroica lucha enaltece el alma humana. Al saber que tendría el honor de recibir el premio que lleva el nombre de Morris Berthold Abram, el gran luchador de los derechos humanos, recordé la belleza de este triste himno. ¿Qué debía pensar Morris Abram cuando formó parte del Tribunal de Nüremberg  y los tuvo allí, cerca, ese conjunto de seres humanos convertidos en una masa informe, criminal y malvada? Quizás pensó en el silencio de los buenos, no en vano las mayores crueldades del mundo no se han edificado sobre la maldad de los malos, sino sobre el pesado silencio de los buenos.

Sobre el silencio, sobre la indiferencia y sobre la traición. ¿Cuántas traiciones a los derechos humanos y cuánto silencio acumulan nuestras sociedades libres, nuestros intelectuales, nuestras organizaciones? Miren el magnífico ejemplo de Libia. ¿Nos preocupaban los derechos humanos cuando le dábamos la mano a Gadafi, lo invitábamos a las fiestas y le vendíamos nuestros juguetes bélicos? No. Gadafi solo nos ha preocupado cuando ha puesto en peligro nuestra estabilidad energética. Y es que un dictador en el poder es un amigo, pero un dictador derrotado, es un dictador. Traición y silencio. Miren el silencio y la traición a los derechos que proyectamos sobre las dictaduras del petro-Islam, con sus mujeres esclavas, sus leyes tiránicas, su odio a la libertad. Miren los miles de muertos por la tiranía sudanesa, ¿A quién importan? Miren la locura de Irán, avanzando en su carrera nuclear para poder asesinar masivamente ¿Donde están los ruidosos antiisraelíes que vociferan su solidaridad con las víctimas en las calles del mundo, ante estas atrocidades? ¿Por qué no se pasean con sus flotillas de la libertad por las costas iraníes, por las de Arabia Saudita, por las de Siria? Y la magnífica ONU. ¿Por qué mantiene a algunas de las dictaduras más feroces en sus Consejo de Derechos Humanos? Silencio y traición. Y así miles de víctimas lloran su tragedia al margen de los focos, de las pancartas, de las manifestaciones, de las resoluciones de Naciones Unidas.

Es por ello, estimados amigos de UNWatch, que agradezco enormemente el galardón que hoy me ofrecen. Porque lo interpreto como un premio contra el silencio, contra la indiferencia y contra la traición. Los premiados que me han precedido honran la memoria de Morris Abram con una categoría que no alcanzo y solo puedo sentirme orgullosa de pertenecer a la misma lista de personas como la iraní Nazanin Afshin-Jam, o la ruandesa Esther Mujawayo o la afgana Massouda Jalal, valientes mujeres de nuestro tiempo, auténticas Nelson Mandelas femeninas que han alzado su voz contra el miedo y contra la tiranía. Soy una humilde seguidora de su legado y de su compromiso, convencida de que las mujeres del siglo XXI seremos las grandes portadoras de la bandera de la libertad.

Permítanme que les explique por qué estoy aquí, en esta encrucijada de causas que me animan a alzar la voz. Primero, porque la única condición moral de un intelectual, es la del compromiso. Pero no el compromiso fácil con las pancartas y las consignas previsibles, sino con los valores que nos configuran como civilización. Un compromiso contra los tiranos. Pero también contra los amigos que prefieren mirar hacia otro lado y disparar a las dianas fáciles, porque el miedo o el prejuicio les impiden saber quiénes son los verdaderos enemigos. Es un compromiso con los valores que nacieron en el primer texto fundacional de nuestra historia moderna, las Tablas de la Ley, el inicio de la modernidad. Y siguiendo el hilo rojo de esas Tablas, continuaron con el Derecho Romano, charlaron con Spinoza, construyeron la Ilustración y aterrizaron en la Carta de Derechos Humanos. Ese es el compromiso moral de nuestros tiempos: la defensa de los valores de nuestra civilización. Es el compromiso de Irena Sendler, de Morris Abram, de Baruj Tenembaum, de Nazanin, Esther o Massouda, no importa la religión o la cultura, porque nos unen esos mismos valores… Y sin ese compromiso, nuestra sociedad no existiría. Aprovecho, pues, este extraordinario honor que me otorga UNWatch para denunciar a todos aquellos colegas del mundo de las ideas y del periodismo que callan ante la esclavitud de la mujer en el Islam, ante la persecución de los homosexuales, de los cristianos, de los librepensadores, ante las ideas totalitarias que pueblan el planeta. Y mientras callan contra las dictaduras y sus tiranos, chillan contra dos grandes democracias, quizás porque gritar, por ejemplo, contra Israel o contra Estados Unidos sale gratis. De hecho, contra Israel se vive mejor. Pero alzar la voz contra el Islam fundamentalista, eso sí que resulta un compromiso de riesgo.

También estoy aquí porque creo que los valores de la libertad están amenazados por una ideología totalitaria que nos ha declarado abiertamente la guerra. Y no hablo de una religión o de una cultura, sino de una ideología, la del islamismo fundamentalista. Si en el siglo XX la humanidad tuvo que enfrentarse al reto totalitario del estalinismo y del nazismo, el siglo XXI se enfrenta a una ideología de muerte que contamina a miles de cerebros y mata a miles de personas. Y no solo se trata de organizaciones terroristas escondidas en las montañas del mundo. También se trata de países felizmente sentados en la Asamblea General de la ONU, y cuya maldad legal esclaviza a sus ciudadanos, mientras financia por todo el mundo a imanes fanáticos. Es una ideología que utiliza y vampiriza la tecnología del siglo XXI pero que aspira a volver a la Edad Media, y que usa nuestra democracia para intentar destruirla. Soy una mujer libre de un país libre, pero a mi lado millones de mujeres no pueden amar a quien quieren, pueden ser mutiladas genitalmente, lapidadas, marcadas con ácido, abusadas, despreciadas, sometidas a la maldad feudal. Esa ideología que las odia, nos odia a todos, porque odia la libertad. Este premio lo dedico a ellas, a las mujeres encarceladas en los burkas de unas leyes malvadas. Los países que las esclavizan, se sientan tranquilamente en la ONU, nadie les monta manifestaciones en contra y hasta forman parte del Consejo de Derechos Humanos. Algún día tendremos que preguntarnos a dónde fue a parar el sueño de Eleanor Roosevelt de una Liga de Naciones que tenía que garantizar la libertad de los pueblos. Hoy la ONU es todo lo contrario, es el blanqueador de las oscuras entrañas de muchas dictaduras.

Estoy aquí porque no creo en el choque de civilizaciones, pero creo en el choque histórico entre civilización y barbarie, y creo también que estamos en un momento delicado y trascendente. Estoy aquí porque amo a los disidentes de la dictadura iraní, pero odio a los bárbaros que gobiernan Irán. Porque amo a los intelectuales, los estudiantes, los jóvenes egipcios, pero temo a los musulmanes fanáticos que quieren usar sus revueltas para instaurar leyes feudales. Estoy aquí porque amo a todas las religiones, pero lucho contra aquellos que usan a Dios para el odio, el fanatismo y la muerte. Y el riesgo de contaminar a miles de cerebros que habitan en Europa, o en América o en cualquiera del mundo, es más alto de lo que nos atrevemos a reconocer. Por eso estoy aquí, también, porque la ideología totalitaria que esclaviza seres humanos en las dictaduras teocráticas, también quiere esclavizar sus mentes en las democracias occidentales.

Y sí, estoy aquí porque creo que Israel es la avanzadilla de la lucha por esos valores de libertad. Y que la criminalización que sufre por parte de muchos intelectuales occidentales tiene que ver con una mirada tuerta que ve el mundo al revés y que, en su delirio, está traicionando los valores que dice defender. Estoy aquí porque creo en Albert Camus cuando le dijo a Jean-Paul Sartre que defender a Stalin no era defender la libertad. A los muchos aprendices de Sartre les digo, en homenaje a Camus, lo mismo: defender la libertad no es callar ante las maldades del islamismo fundamentalista, no es minimizar el terrorismo, no es llorar solo por unas víctimas y despreciar a otras, ni es criminalizar a una democracia que lucha por sobrevivir rodeada de dictaduras que quieren verla destruida. Eso no es luchar por la libertad. Eso es perpetuar la peor tradición de izquierdas, la que no lloró por las víctimas de Stalin, miró hacia otro lado con Pol Pot y aún perdona a Castro. Y ahora, del viejo poster del Che Guevara a la kefia palestina, la misma ceguera y la misma inversión de valores: no lloran por las víctimas del terrorismo islamista, miran hacia otro lado con las Sirias y los Irán y aún perdonan a los Hamás y Hezbollah.

Permitan que mencione a Neville Chamberlain y a Irena Sendler. Son los dos polos del comportamiento humano, ante el reto totalitario. Mientras Chamberlain se fue de paseo con Hitler, le dio la mano y decidió mirar hacia el lado oscuro de su conciencia, Irena Sendler dio la mano a las víctimas, se jugó la vida y salvó vidas. Hoy pasa exactamente lo mismo y mientras unos se esconden en sus miedos y creen que dando la mano a los dictadores teocráticos garantizan su vida opulenta, otros dan la mano a sus víctimas. La gran luchadora por las libertades, la siria Waffa Sultan, me dijo hace unos meses en Estados Unidos, “tenemos un proverbio árabe que dice: si me necesitas, te poseo”. ¿Es eso lo que nos ocurre? Que al necesitar su petróleo, poseen nuestro silencio?¿Es tan frágil nuestro sistema de libertades, que se sustenta en el miedo, el apaciguamiento y el silencio? Sin duda eso es hoy Naciones Unidas y eso es también una parte importante de nuestro mundo intelectual, periodístico y político: miedo, apaciguamiento y silencio.

Contra el miedo, premios como los de UNWatch, que dan honor a la lucha por las libertades. Contra el apaciguamiento, el compromiso de Nazanin Afshin-Jam, de Esther Mujawayo, de Massouda Jalal, de tantos y tantas. Y contra el silencio, la palabra libre.

Dijo Winston Churchill, “El coraje es la primera de las cualidades humanas, porque es la que te garantiza todas las demás”. ¡Coraje! Dedico este premio a ellos, a los hombres y mujeres de la historia que han tenido el coraje de luchar contra la barbarie, el dolor y el miedo para defender la libertad. Gracias.

Muchas gracias.

 

Difusion: www.porisrael.org

Jag Sameaj para todos

Desde el Rejunte les deseamos Jag Sameaj a todos, y que tengan un Seder especial donde festejemos una vez más nuestra libertad.

Acá les dejo un video muy gracioso:

y un artículo de Rajel Hendler que fue publicado en Aurora Digital, con un gran mensaje de libertad y sionismo:

“Esclavos fuimos del Faraón en Egipto y Dios nos sacó de allí

Autora: Rajel Hendler

“Esclavos fuimos del Faraón en Egipto y D-os nos sacó de allí con mano fuerte y brazo poderoso; y si D-os, bendito sea, no hubiera redimido a nuestros padres de Egipto, tanto nosotros como nuestros hijos, seríamos esclavos del Faraón en Egipto”¨¨.
Con estas palabras inicia el padre la respuesta de la Hagadá a las cuatro preguntas de sus hijos. Con estas palabras comienza la narración que revela el secreto de la fiesta de Pesaj.
Fuimos esclavos y hoy somos libres; es en esencia el significado de la celebración, que se puede resumir en esta expresión: pasamos de esclavos a hombres libres.
Debemos sentir plenamente el sentido de la palabra libertad, en su concepto profundo de dignidad humana, de auto emancipación y en el sentido amplio de pueblo y nación libre, independiente.
Después de más de medio siglo, podemos nosotros los judíos, al recitar la Hagadá, vivirla plenamente. Una vez más en nuestra milenaria historia se ha operado el milagro de la liberación.
Libre y soberano nuestro Estado de Israel. Porque sus hijos, benditos sean, con mano fuerte y brazo poderoso han luchado, liberado y reconquistado el suelo de Israel.
Y empleando las palabras de la Hagadá: “¨¨Y si estos hijos, benditos sean, no hubieran empuñado el brazo poderoso, nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, esclavos serían”.¨¨
Tal es el valor que hoy y siempre, debe tener la celebración de Pesaj para los judíos del mundo entero. Fundir el pasado con el presente; ambos son impresión sublime del imperecedero espíritu de nuestro pueblo, de nuestra nacionalidad.
Toda la historia hebrea, toda la vida judía y sus acontecimientos, son la síntesis, la resultante de ese espíritu, sediento siempre de libertad, luchando por la dignidad humana.
Entonces surgió Moisés, quién sembró en los esclavizados judíos de Egipto el germen de la liberación, quién los llamó a la rebelión y con mano fuerte los sacó de Egipto.
En nuestros tiempos nació un Herzl, quien llamó a las masas judías de Europa, quien fue el Moisés de esta época, “¨ya que el destino siempre halla un medio para atraer al hombre que necesita para un fin determinado”¨¨ como escribe Stefan Zweig.
También Herzl como Moisés encontraron al principio resistencia a su ansia de emancipación entre sus hermanos, que no lo sentían como su conductor.
Moisés sacó a sus hermanos de la esclavitud en Egipto; en el desierto se abocó a reeducarlos, a inculcarles el sentimiento de dignidad humana; y retó al pueblo que se arrodillaba ante el becerro de oro.
Retó Hertzl a los judíos de su época que se arrodillaban ante el becerro de la asimilación y se creían felices en la Europa de aquellos días, algunos abjurando de su judaísmo, queriendo confundirse con los demás pueblos, deslumbrados por el espejismo de la idea de igualdad.
Moisés llevó a su pueblo la palabra de Dios. Herzl llevó a su pueblo la palabra de Sión.
Murió Moisés sin poder entrar en la Tierra Prometida. “¨¨Y lloraron los hijos de Israel la muerte de Moisés en los campos de Mohab….”¨¨
Dejó de existir Herzl antes de haber realizado el sueño de la vieja-nueva patria.
Zweig, en su libro “El mundo de ayer”,¨¨ describe así el día de la muerte de Herzl: “¨¨Fue un día extraño, un día de julio inolvidable. Porque de pronto, comenzaron a afluir de todas las estaciones de la ciudad, en cada tren, de día y de noche, hombres judíos orientales y occidentales, turcos y rusos. Nunca se sintió más claramente que había sucumbido el dirigente de un gran movimiento, uno de esos forjadores de ideales que se levantan en un pueblo a enormes intervalos”.¨¨
Porque Herzl llevaba en su interior aquella llama inextinguible de libertad que encendió Moisés, cuando vio la zarza ardiente, que nunca se apagó.
En breve celebraremos el aniversario de la proclamación de la Independencia de Israel. Ya la historia está escribiendo la nueva Hagadá de la libertad reconquistada.
Quiera la Providencia que ya se haya cerrado el último capítulo de esclavitud para nuestra historia y la del mundo entero. Quiéranlo los hijos de Israel, las juventudes judías de todas las comunidades; que prosiga el renovado éxodo hacia la Tierra Prometida de todos los confines del mundo para que juntos consolidemos la libertad y soberanía nacional.
Tal es nuestro mensaje de Pesaj, brindando unidos por la paz y la confraternidad.
Jag Sameaj

http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/MundoJudio/20761/

Chau Assad

Chau Assad. Ya está, se te acabó la joda.

¿A cuántas personas más vas a matar? ¿A cuántos activistas más vas a torturar?

Se dice que ya mataste a más de 200… ¿Para qué? ¿Para qué tu familia pueda gobernar por otra semana, por otro mes, por otro año como muchísimo?

¿No te das cuenta que el pueblo sirio no cree en tus “concesiones” ni en tu patética sonrisa de líder “benevolente”?

¿No te das cuenta que con cada bala que sale de tus armas salen 10 personas más a la calle?  

La facebook revolution golpea las puertas de tu castillo, rey; y va a sacarte a patadas antes de que te des cuenta. De hecho, muchos de tus altos oficiales ya evacuaron a sus familias: saben que tu pandilla de fieles y tus fuerzas de seguridad no pueden callar las voces de miles de personas reclamando “libertad”.

Y, a diferencia de mi reacción cautelosa frente a la revolución egipcia, cuando sigas el camino de Mubarak voy a festejar tranquilo. ¿Sabes por qué? Porque sea cual fuera el destino de Siria, su gente y el mundo van a estar mejor que con un promotor del terrorismo islámico, aliado estratégico e ideológico de Irán, intermediario de armas entre Rusia y El Hamas y aspirante a desarrollar armamento nuclear para utilizarlo contra la única democracia que lo rodea.

En la semana de Pesaj, te mandamos un gran saludo desde Elrejunte.il y te despedimos con un fuerte AM ISRAEL JAI   

PD: Esperamos que hayas podido disfrutar de los Altos del Golán cuando eras chico, porque nunca los vas a volver a pisar en tu vida.

El error de Europa

¡Qué error hemos cometido!

Por Sebastián Vivar Rodriguez, periodista español, Barcelona (España). Premio Internacional de Literatura.

Caminaba por la Rambla del Raval (Barcelona) y lo vi claro: Europa murió en Auschwitz. Nosotros asesinamos a seis millones de judíos, para acabar importando 20 millones de musulmanes por lo común integristas. ¿Qué no es posible generalizar?

Bien, en vista de cómo nos han ido las cosas yo creo que sí se puede generalizar. ¿Que si hay excepciones? De acuerdo… pero son excepciones.

Para el resto, es decir, en general debe decirse que en Auschwitz quemamos la cultura, la inteligencia y la capacidad de crear riqueza; quemamos al pueblo del mundo, el que se autoproclama el elegido de Dios. ¡Porque es el pueblo que ha proporcionado a la Humanidad las mayores mentes capaces de cambiar el rumbo de la historia (Cristo, Marx, Eintein, Freud), y grandes momentos de progreso y bienestar! Y es preciso decir también que el resultado de relajar fronteras y del relativismo cultural y de valores bajo el absurdo pretexto de la tolerancia han sido estos 20 millones de musulmanes, a menudo analfabetos y fanáticos que Europa ha dejado entrar y que en el mejor de los supuestos están, como decía, en esta Rambla del Raval, expresión máximo del tercer mundo y del gueto y que en el peor de los casos preparan atentados como el de Manhattan o el de Madrid, en los pisos de protección oficial que les proporcionamos día a día. Hemos cambiado a la cultura por el fanatismo, a la capacidad de crear riqueza por la voluntad de destruirla, a la inteligencia por la superstición.

Hemos cambiado el instinto de superación de los judíos, que ni en las peores condiciones imaginables se han cansado nunca de querer un mundo mejor en paz, por la pulsión suicida de Leganés. Los diamantes como riqueza portátil para la próxima vez que deban huir, por las piedras palestinas contra cualquier intento de paz.

Hemos cambiado el orgullo de sobrevivir, por la obsesión fanática por morir, y de paso matarnos a nosotros y a nuestros hijos.

La población islámica global es aproximadamente 1.200.000.000; eso es UN MIL MILLONES DOSCIENTOS MILLONES o 20% de la población del mundo. Han recibido los premios Nobel siguientes:

Literatura:
1988 – Najib Mahfooz

Paz:
1978 – Mohamed Anwar El-Sadat
1990 – Elias James Corey
1994 – Yaser Arafat:
1999 – Ahmed Zewai

Economía:
(cero)

Física:
(cero)

Medicina:
1960 – Peter Brian Medawar
1998 – Ferid Mourad

TOTAL: SIETE (7)

La población judía global es aproximadamente 14.000.000; éso es CATORCE MILLONES o cerca de 0.02% de la población del mundo. Han recibido los premios Nobel siguientes:

Literatura:
1910 – Paul Heyse
1927 – Henri Bergson
1958 – Boris Pasternak
1966 – Shmuel Yosef Agnon
1966 – Nelly Sachs
1976 – Saul Bellow
1978 – Isaac Bashevis Singer
1981 – Elias Canetti
1987 – Joseph Brodsky
1991 – Nadine Gordimer World

Paz:
1911 – Alfred Fried
1911 – Tobias Michael Carel Asser
1968 – Rene Cassin
1973 – Henry Kissinger
1978 – Menachem Begin
1986 – Elie Wiesel
1994 – Shimon Peres
1994 – Yitzhak Rabin

Física:
1905 – Adolph Von Baeyer
1906 – Henri Moissan
1907 – Albert Abraham Michelson
1908 – Gabriel Lippmann
1910 – Otto Wallach
1915 – Richard Willstaetter
1918 – Fritz Haber
1921 – Albert Einstein
1922 – Niels Bohr
1925 – James Franck
1925 – Gustav Hertz
1943 – Gustav Stern
1943 – George Charles de Hevesy
1944 – Isidor Issac Rabi
1952 – Felix Bloch
1954 – Max Born
1958 – Igor Tamm
1959 – Emilio Segre
1960 – Donald A. Glaser
1961 – Robert Hofstadter
1961 – Melvin Calvin
1962 – Lev Davidovich Landau
1962 – Max Ferdinand Perutz
1965 – Richard Phillips Feynman
1965 – Julian Schwinger
1969 – Murray Gell-Mann
1971 – Dennis Gabor
1972 – William Howard Stein
1973 – Brian David Josephson
1975 – Benjamin Mottleson
1976 – Burton Richter
1977 – Ilya Prigogine
1978 – Arno Allan Penzias
1978 – Peter L Kapitza
1979 – Stephen Weinberg
1979 – Sheldon Glashow
1979 – Herbert Charles Brown
1980 – Paul Berg
1980 – W Gilbert
1981 – Roald Hoffmann
1982 – Aaron Klug
1985 – Albert A. Hauptman
1985 – Jerome Karle
1986 – Dudley R. Herschbach
1988 – Robert Huber
1988 – Leon Lederman
1988 – Melvin Schwartz
1988 – Jack Steinberger
1989 – Sidney Altman
1990 – Jerome Friedman
1992 – Rudolph Marcus
1995 – Martin Perl
2000 – Alan J. Heeger

Economía:
1970 – Paul Anthony Samuelson
1971 – Simon Kuznets
1972 – Kenneth Joseph Arrow
1975 – Leonid Kantorovich
1976 – Milton Friedman
1978 – Herbert A. Simon
1980 – Lawrence Robert Klein
1985 – Franco Modigliani
1987 – Robert M. Solow
1990 – Harry Markowitz
1990 – Merton Miller
1992 – Gary Becker
1993 – Robert Fogel

Medicina:
1908 – Elie Metchnikoff
1908 – Paul Erlich
1914 – Robert Barany
1922 – Otto Meyerhof
1930 – Karl Landsteiner
1931 – Otto Warburg
1936 – Otto Loewi
1944 – Joseph Erlanger
1944 – Herbert Spencer Gasser
1945 – Ernst Boris Chain
1946 – Hermann Joseph Muller
1950 – Tadeus Reichstein
1952 – Selman Abraham Waksman
1953 – Hans Krebs
1953 – Fritz Albert Lipmann
1958 – Joshua Lederberg
1959 – Arthur Kornberg
1964 – Konrad Bloch
1965 – Francois Jacob
1965 – Andre Lwoff
1967 – George Wald
1968 – Marshall W. Nirenberg
1969 – Salvador Luria
1970 – Julius Axelrod
1970 – Sir Bernard Katz
1972 – Gerald Maurice Edelman
1975 – Howard Martin Temin
1976 – Baruch S. Blumberg
1977 – Roselyn Sussman Yalow
1978 – Daniel Nathans
1980 – Baruj Benacerraf
1984 – Cesar Milstein
1985 – Michael Stuart Brown
1985 – Joseph L. Goldstein
1986 – Stanley Cohen [& Rita Levi-Montalcini]
1988 – Gertrude Elion
1989 – Harold Varmus
1991 – Erwin Neher
1991 – Bert Sakmann
1993 – Richard J. Roberts
1993 – Phillip Sharp
1994 – Alfred Gilman
1995 – Edward B. Lewis
1996- Lu RoseIacovino
TOTAL: 129!

Los judíos no practican el lavado de cerebro de los niños en los campos de entrenamiento militar, enseñandoles a ser hombres-bomba explotándose, causando la muerte de judíos y de otros no-musulmanes. Los judíos no secuestran aviones, ni matan atletas en las Olimpiadas, o se explotan en restaurantes alemanes. No hay un solo judío que haya destruido una iglesia. No hay un solo judío que haya protestado matando gente. Los judíos no trafican esclavos, ni tienen líderes que llaman a la Jihad para dar muerte a todos los infieles. Quizás los musulmanes deberían considerar el invertir en educar a su gente y no en culpar a los judíos por todos sus problemas.

Los musulmanes deberían preguntarse qué podrían hacer por la Humanidad antes de exigir que la Humanidad los respete. Independientemente de lo que usted opine sobre la crisis entre Israel y sus vecinos palestinos y árabes, y aunque usted crea que Israel tiene más parte de culpabilidad, la siguiente frase realmente lo dicen todo: ‘Si los árabes depusieran sus armas hoy, no habría más violencia. Si los judíos depusieran sus armas hoy, no habría más Israel. “Benjamin Netanyahu.

Es récord histórico que el Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas, General Dwight Eisenhower, al entrar a los campos de concentracion nazis, y ver las víctimas de los campos de la muerte, pidió que se tomaran todas las fotografías posibles, y que se investigara, grabara y documentara toda informacion de los alemanes de las aldeas circundantes, a quienes se les pidió que dieran sepultura a los muertos, y revelaran toda evidencia o pista que guiara a más informacion sobre este Holocausto. Eisenhower dijo en sus propias palabras: “Consígan que todo este en expediente – consigan las películas – consigan a los testigos – porque en alguna parte del camino de la Historia algún bastardo se levantará y dirá que esto nunca sucedió”. Recientemente, el Parlamento del Reino Unido consideró quitar el Holocausto del plan de estudios de las escuelas porque “ofende” a población musulmana que reclama que el Holocausto nunca ocurrió. Ahora, a más de 60 años la segunda guerra mundial, este e-mail se está enviando como una cadena conmemorativa, en la memoria de seis millones de judíos, 20 millones de rusos, 10 millones de cristianos, y 1.900 sacerdotes católicos que “fueron asesinados, violados, quemados, muertos de hambre, batidos, exterminados y humillados”. Ahora, más que nunca, con Irán, entre otros, reclamando que el Holocausto es “un mito,” es imperativo cerciorarse de que el mundo nunca olvide. ¿Cuántos años pasarán antes de que alguien diga que el ataque contra el World Trade Center “NUNCA OCURRIÓ” porque ofende a los musulmanes?

¡Produce escalofríos imaginar un mundo dominado por fanáticos!

Israel ayuda a Japón

Hoy me llegó este mail:

LOS ISRAELIES LO HAN HECHO DE NUEVO!!! LA CLÍNICA DE LA FUERZA DE DEFENSA ISRAELÍ(FDI) COMENZÓ SU TRABAJO EN LA PREFECTURA MIYAGU, LA CUAL FUE GOLPEADA POR EL TSUNAMI

CNN: “Israel es el primero en instalar una unidad de cirugía en Japón”

● La clínica israelí incluye tratamiento ortopédico, unidad de cirugía, unidad de terapia intensiva, farmacia y habitaciones para pacientes.

● La delegación está formada por 50 doctores.

● Trajeron con ellos: 1. 32 toneladas de equipos, 2. 18 toneladas de ayuda humanitaria —10,000batas de doctores, 6.000 guantes and 150 baños portátiles.

● Con todas sus miles de millones de “petrodólares”, ¿dónde está la ayuda humanitaria de los países árabes?

Respuesta tentativa a la última pregunta:

Para poder brindar ayuda humanitaria, los regímenes árabes deberían aprender lo que significa la palabra “humanitaria”. Después de eso, la parte de “ayuda” viene sola.      

A %d blogueros les gusta esto: