El foco cambio

Asi es, desde las “rebeliones” en los paises arabes el foco de atencion con respecto a Medio Oriente cambio de la habitual demonizacion de Israel a una progresiva deslegitimacion de las dictaduras arabes que oprimen a sus pueblos. Por primera vez en largo tiempo, no habia contradiccion en decir la verdad sobre esas tiranias y levantar el rating al mismo tiempo.

Ahora le toca a Siria. Recuerdo un documental que vi hace tiempo en TV sobre Bashar el Assad (obviamente pintado como un gran lider) donde su mujer decia: “Bashar hace todo por su pueblo…”. Si justamente. Hasta ahora se registran 200 muertos asesinados por su gente. Tambien se dedicaron a asesinar gente en el funeral de los mismos protestantes que habian matado dias antes. Y esto obviamente afecta al Libano, que probablemente se desestabilizara. La lista de hechos podria seguir pero seria innecesaria. ¿O acaso alguien puede seguir sosteniendo que estos regimenes no son dictaduras (a menos que seas otro tirano con miedo a que se le venga la noche)?

Y aqui vale la pena una aclaracion al respecto de otro tema. Mientras todo esto demuestra a las claras quien es el violador de DDHH en Medio Oriente y destruye el mito de que los arabes estan como estan por Israel (que tiene menos de 25 mil km2 de superficie entre 13 millones de km2 de los estados arabes), hay algunos que aun siguen buscandole la vuelta a la cuestion y recurren (porque ya no les queda otra) al hecho de que hay judios que estan en contra de Israel. Es su ultimo recurso. Si los arabes ya se levantan contra sus propios regimenes, occidente reconoce que estos son dictaduras, y el problema ni toca ni proviene de Israel entonces la unica que queda es que algun judio (al que de alguna forma logran conectar per se con Israel) les justifique el cuento de que Israel aun tiene protagonismo en los males de los arabes. Como el periodista de Haaretz Aluf Ben que afirmo algo asi como que “aunque cesen las construcciones en Ariel no sabemos si las manifestaciones en Marruecos (o Yemen, no recuerdo bien) terminarán”. ¿Que se fumo ese muchacho?. La respuesta logica al respecto de los judios anti-israelies  es: ¿y?.

Daniel Pipes lo dice mejor:

“Es una cuestión obvia, pero es necesario afirmar:

1. No todos los judíos son sionistas. Algunos creen en el socialismo universal, otros apoyan a los palestinos, otros sostienen que sólo Dios puede crear un Estado Judío, y otros se han decepcionado desde que, en 1977, la derecha asumió por primera vez al poder en Israel. Algunos odian abiertamente a Israel, otros fingen su existencia, y los más astutos se presentan como sionistas.

2. Muchos no judíos son sionistas. El sionismo cristiano empezó en el siglo XIX en Gran Bretaña, e incluyó a muchas de las principales personalidades de América, llegando a su máximo punto con Lord Balfour y Harry S. Truman, y hoy, como lo dije en 2003, “además de las Fuerzas de Defensa de Israel, los sionistas cristianos de América pueden ser el principal beneficio estratégico del Estado Judío”.

Por lo tanto, es inexacto suponer que los judíos apoyan a Israel. Suponerlo tendría también dos implicaciones lamentables: que los anti-sionistas judíos tendrían privilegios (“Soy judío, pero…”) aun cuando fueran marginalizados los sionistas no-judíos.

Los judíos son seguidores de una fe, no de un movimiento político. Cuando se refiere a política, se debe hablar de la “comunidad pro-Israel” o de “sionistas”, pero no de “judíos”.”

Anuncios

8 comentarios

  1. La excusa contra Israel es la más fácil y económica: como constituye clichés y slogans, no exige esfuerzo intelectual para elaborarla ni inversión significativa de tiempo y facultades racionals para entenderla; por otro lado, vende rápido y bien, a los habituales consumidores del producto conocido como el demonio israelí.
    De hecho, como explica Ana Jerozolimski en un artículo que postearé en breve, si hay un perjudicado en cierta medida, por la revolución egipcia, es Israel, ya que el actual gobierno egipcio es más flexible con Hamas y de ahí la última escalada de violencia que provocó destrucción y pérdida de vidas en nuestra querida Medinat.

    Muy adecuado razonamiento de zionist1948 en su posteo, denunciando además, a aquellos judíos que creen que por separarse del sionismo y sumarse a los criticones anti-Israel, van a salvar las papas.

  2. Es lamentable que no se mencione en esa clasificación que se hace en este artículo a un grupo importante (y crecientemente numeroso): los judíos sionistas que tanto dentro como fuera de Israel opinan que la manera en que la Administración Netanyahu conduce su política exterior es torpe, desastrosa y compromete el futuro de Israel en el mediano y largo plazos. Estos judíos no aceptan que se confunda su posición política con desinterés por la suerte de Israel; por el contrario: precisamente porque Israel les importa mucho confían en que sus dirigentes actuales cambien el rumbo. O que sean democráticamente reemplazados por otros que sepan hacerlo.
    Sería bueno que se tenga en cuenta que estos judíos existen. Existimos. Y de la misma manera que no dudamos de la sinceridad ni de las buenas intenciones de los judíos que no piensan como nosotros, tampoco aceptamos que se dude de las nuestras.
    Espero que en próximas clasificaciones no se olviden de nosotros.
    Eddie

    • ¿Qué tiene que ver Netanyahu con este post?
      Netanyahu ya fue y es elegido democráticamente por el parlamento israelí, y los miembros del parlamento son elegidos por la sociedad israelí, donde impera la libertad de prensa, libertad de expresión, libertad ideológica, religiosa, de orientación sexual, etc.; a diferencia de lo que sucede en las dictaduras árabes donde, recién ahora, la población se está despertando y se está dando cuenta de que quiere vivir de otra forma. Gracias a la globalización, a Internet y a las personas que creen que la democracia no debería ser un patrimonio del mundo occidental, sino de toda la humanidad.
      ¿Que tiene que ver todo esto con los sionistas que critican a Netanyahu?
      Solo ustedes pueden saberlo.

  3. Eddie, creo que el grupo que mencionas (en el que te incluis) esta dentro de la redaccion de Pipes:
    ” otros se han decepcionado desde que, en 1977, la derecha asumió por primera vez al poder en Israel. Algunos odian abiertamente a Israel, otros fingen su existencia, y los más astutos se presentan como sionistas.” O no? Ademas el mundo se mide por resultados, no por buenas intenciones. Nadie duda que los Acuerdos de Oslo tenian buenas intenciones. Pero de ahi salio un baño de sangre, tanto de arabes como de judios. Se necesitan resultados, no intenciones. La paz es un hecho, no un deseo. Y la paz es que no te maten. Si vos queres otra paz adelante, pero con quien?
    Saludos

  4. No, yo no me encuentro en ese grupo que consta de: 1) “otros se han decepcionado desde que, en 1977, la derecha asumió por primera vez…” – no estoy aquí: que en 1977 la derecha haya formado gobierno no me hizo sentir decepcionado… 2) “odian abiertamente a Israel” -tampoco habla de mí: quien pretenda eso es ciego o miente. 3) “otros fingen su existencia” -¿la de quien?, yo no finjo nada; 4 ) “los más astutos se presentan como sionistas” -yo no me presento como, yo soy sionista (además de no entender para que esa astucia de que habla el articulista.) En ninguno de esos puntos está mi posición. Comparto lo que dice J Street: “Reconocemos y apoyamos a Israel como el Hogar del Pueblo Judío, una nación democrática con iguales derechos para todos sus ciudadanos y que tiene el derecho de defenderse contra amenazas externas”. Pero creo -insisto- que el actual gobierno israelí no persigue el camino adecuado para asegurar la paz y el bienestar de la nación en el largo plazo. No confundo Gobierno con Nación; los primeros pasan, la Nación queda, debe quedar. Y soy, sigo siendo judío y sionista. Y por eso adhiero a organizaciones que, según mi criterio, son también judías y sionistas. Yo respeto tu posición aunque de sobra sabes que no la comparto. Pero ese señor Pipes va demasiado lejos; para él los que pensamos como yo no somos sionistas, parece. Y directamente nos ningunea. Está mal.
    Eddie

    • Eddie,
      Vos tenés todo el derecho del mundo a adherir a organizaciones que, según tu criterio, son “judías y sionistas”; y el señor Pipes tiene todo el derecho del mundo a opinar que, según su criterio, esas organizaciones se presentan como judías y sionistas para deslegitimar a Israel con total impunidad.
      ¿Por qué está mal eso?
      Si no estás de acuerdo con él, lo que deberías hacer es argumentar por qué J-Street es una organización “judía y sionista”. Lo que único que te aclaro es que transcribiendo lo que dice J-Street no estás refutando el argumento del señor Pipes.
      Saludos

    • Me acabo de dar cuenta de otra cosa.
      En el primer comentario decís esto:
      “Es lamentable que no se mencione en esa clasificación que se hace en este artículo a un grupo importante (y crecientemente numeroso): los judíos sionistas que tanto dentro como fuera de Israel opinan que la manera en que la Administración Netanyahu conduce su política exterior es torpe, desastrosa y compromete el futuro de Israel en el mediano y largo plazos.”
      Y en el último comentario decís “no confudo gobierno con nación”
      ¿Estás seguro que no confundís gobierno con nación?
      Porque Pipes tampoco menciona a los sionistas que están en contra de Tzipi Livni o de Shas, ni a los sionistas que comen pizza los domingos.
      Los sionistas aluden a la nación judía y llevan más de 100 años poblando la tierra, mientras que Netanyahu es el primer ministro de turno que lleva dos años de mandato. Aún así, para vos sólo es “lamentable” que Pipes no haya hecho una clasificación especial para los sionistas que critican a Netanyahu.

  5. Yo no tengo que demostrar nada y el señor Pipes tampoco tiene que demostrar nada. Yo me limité a señalar que el señor Pipes nos ninguneaba a los judíos sionistas que no pensamos como él. Y el “argumento del señor Pipes” que vos mencionás no existe. Él no argumenta; afirma una posición a través de una omisión, nada más. Evidentemente detrás de eso hay una afirmación: los que no piensan como nosotros no son sionistas y nosotros tenemos el monopolio de decidir quien es y quien no es, posición que él tiene todo el derecho de adoptar pero que para mí es absurda, estrecha y con un tufillo totalitario. Allá él; ni en Americans For Peace Now ni en J street vamos a desesperarnos si él no nos “legitima”. Eso sí, personalmente lamento que esa posición de Mr. Pipes -a la que ustedes adhieren 100%- haga imposible poder dialogar con tu grupo.
    Eddie

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: