Homenaje por Iom Hazikarón

Jaim Weitzman, personaje histórico del sionismo y primer presidente del Estado de Israel, acuñó la frase “a un pueblo no se le entrega un Estado en bandeja de plata”. Con esto hacía referencia a los arduos esfuerzos que realizaba el pueblo judío, ya fuera en el plano político o militar, para conseguir la tan ansiada independencia en Eretz Israel.
Hoy, que los judíos ya tenemos un Estado que cumplirá orgullosamente 63 años, no solo festejamos el épico logro conseguido, sino que hacemos un espacio para homenajear y recordar en Iom Hazikarón a quienes dieron su vida por la causa sionista, y a quienes la perdieron víctimas del terrorismo perpetrado por los enemigos de Israel.
Recordamos a los valientes caídos que lucharon en los grupos clandestinos de autodefensa antes de que se declarara la Independencia del Estado. La Haganá (y el Palmaj), el Etzel y el Leji se desempeñaron como organizaciones militares nacionales que defendieron cada una por su parte y a su manera (y durante breve tiempo en forma conjunta y coordinada) los intereses de las facciones sionistas, protegiendo a la población judía que residía en Eretz Israel. De ellas recordamos a los justos luchadores, y condenamos a quienes recurrieron al terrorismo.
Recordamos a los jaialim caídos de Tzahal, las Fuerzas de Defensa de Israel, que una vez establecido el Estado, pelearon con alma y vida para ganar todas y cada una de las guerras que tuvo Israel, que siempre salió airoso y triunfante.
Y recordamos también a las víctimas del terrorismo, inocentes personas que vieron truncadas sus vidas por el propósito de fanáticos asesinos, frente a quienes Israel combate sin cesar como quien combate contra una de las mayores amenazas a la paz mundial.
Natan Alterman toma la frase de Weitzman y escribe inspirado un poema que honra a quienes hoy tenemos presentes en nuestro corazón, los luchadores que dieron todo, incluso su vida, por Israel. En él, los valientes responden al superar los desafíos y concretar el gran objetivo: “Somos la bandeja de plata sobre la que se concedió el Estado Judío”.

Ezequiel Eiben

Anuncios

Una respuesta

  1. También se recuerda a todos los miembros de las fuerzas de seguridad (incluyendo los servicios de emergencia) que perdieron la vida en accidentes de tráfico o laborales en cumplimiento del deber. Por ejemplo, en este Yom Hazikaron, el peor episodio en pérdida de vidas que se recuerda es el incendio del Karmiel que se extendió a todo el norte, acontecido en diciembre del año pasado, que costó la vida de varias decenas de bomberos y oficiales del servicio penitenciario que perecieron en los trágicos accidentes producto del siniestro. Tal vez, superficialmente, no suena tan “heroico” hablar de un oficial que perdió la vida en un accidente automovilístico en comparación con un soldado que murió en el frente de batalla con rifle en mano, pero no hay que olvidar que Israel y el pueblo honramos a todos los caídos sin distinción. D’s y la nación los guarden en su memoria.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: