La DAIA donde está?

Si la dirigencia comunitaria de los judíos argentinos armó quilombo y le hizo comer un garrón a nada menos que el Ministro de Economía (un tipo que no tiene nada contra Israel y el pueblo judío), por una comparación tonta pero sin mala intención que hizo entre los testaferros del FMI y el nazismo (comparación por la que pidió disculpas enseguida), yo me pregunto por qué esa misma dirigencia no se mete cuando corresponde: cuando un intelectual hijo de puta escribe en un diario masivo que “el Holocausto tiene prensa en Hollywood porque sirve para justificar la impiadosa política de Israel contra Palestina“. ¿Por qué demonios la DAIA interviene cuando no es necesario que intervenga, pero calla cuando tiene que intervenir para combatir la banalización de la Shoá, el antisemitismo encubierto y en definitiva actuar para lo que se supone que existe?

¿Y el INADI? ¿No se supone que se creó para denunciar cualquier forma de discriminación? Porque si lo que dijo Feinmann no atenta contra la moral y la dignidad de los sobrevivientes del peor genocidio de la historia humana y todo un pueblo, entonces el antisemitismo no existe, así como tampoco existe la banalización/negación del Holocausto.

¿Por qué nadie se mueve?

Anuncios

6 comentarios

  1. Espero que la DAIA no solo se mueva cuando aparece una esvástica lechera detrás de una propaganda de sancor. Espero que la dirigencia comunitaria haga su trabajo cuando se trata de combatir a verdaderos antisemitas y denunciar amenazas o agravios serios al pueblo judío en la Argentina.

  2. Jabotito,
    Entiendo que pueda causar bronca las expresiones de Feinmann, pero que le vas a pedir a la DAIA? Que pida que lo prohiban?
    La DAIA no te puede salvar, desde acá se hacía y se hace un trabajo para suplir todo los problemas de PR que tiene la comunidad judía ya sea desde la representación oficial, como desde la carencia de think-tanks y ongs que abundan en USA y, en menor medida, Europa.

    • ¿Qué exijo de la DAIA? Como mínimo, que le meta una denuncia, pida formalmente una explicación a Página/12 y difunda la noticia en los principales medios de comunicación. Con Boudou se hizo algo parecido y, antes de que pasaran 24 horas, el tipo pidió perdón públicamente y prometió no volver a emitir ese tipo de comparaciones. Obviamente no espero en lo más mínimo una rectificación o aclaración del hijo de puta de Feinmann, pero sí espero que, haciéndole pagar por esto, la próxima vez piense dos veces antes de expresar semejantes barbaridades impunemente, por lo menos sabrá que, ofender de esa manera a todo un pueblo, nunca es gratuito.

  3. Coincido con los dos: con jabotito en que las estupideces e irracionalidades de Feinmann ameritan, además de lástima que uno pueda llegar a sentir o de la lamentable risa de irritación que generan semejantes agravios, una protesta formal. No una censura, ni prohibición, porque guste o no la libertad de expresión es un principio fundamental en cualquier país que se jacte de ser Estado de Derecho, democrático y libre. Pero la queja es completamente admisible y necesaria.
    Con Ariel coincido en la inacción (por no decir la siesta que se pegan varios) y la carencia de reacciones firmes, efectivas, y además, a tiempo. Lo cual con triste orgullo lleva a revalorizar aún más lo hecho desde El Rejunte, un centro de información y opinión netamente Pro Israel que puede servir como referente a todo aquel que quiera y deba interiorizarse con la noble causa sionista

    • En la República Argentina, las frases públicas o actitudes discriminatorias, xenófobas o racistas, están penadas bajo la ley antidiscriminatoria, aunque desafortunadamente el negacionismo/banalización del Holocausto no es considerado por la justicia argentina una forma de judeofobia o antisemitismo. No obstante, la DAIA puede armar quilombo igual, haciéndole pagar a Feinmann un costo moral y de prestigio con acusaciones bien fundamentadas. Vuelvo a lo mismo: la DAIA se metió cuando NO debía, en octubre del año pasado (Boudou, en mi opinión, no había expresado absolutamente nada que amerite una intervención de la comunidad judía), pero aún así logró que, sin volcar necesariamente en contra a toda la opinión oficialista, se dejara un precedente sobre qué tipo de comparaciones no se debían realizar cuando se debaten temas políticos locales. En este caso, que está mucho más que justificada una intervención de la dirigencia comunitaria, nadie hace nada… el mundo al revés.

  4. lo que vos decís al principio es correcto, de hecho en Argentina por racismo y discriminación se admitió constitucionalmente la censura previa. sobre la libertad de expresión doy mi opinión moral, y coincido completamente en que moral es el precio que Feinmann debería pagar; y desacreditar, y siendo tan fácil por las sandeces que dice, refutar su exposición. de eso no hay dudas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: