Agradecimiento a Estados Unidos por haber matado a Osama Bin Laden

Agradecimiento a Estados Unidos por haber matado a Osama Bin Laden

El agradecimiento a Estados Unidos por haber matado a Osama Bin Laden, de parte de los que amamos la libertad, es alegre y estruendoso. “Sos un hipócrita” me dicen varios progresistas, “lo que escribís con la mano lo borras con el codo” me aleccionan ciertos izquierdistas. Puede sonar fuerte y hasta contradictoria la línea con la cual se abre este artículo. Pues bien, es muy fuerte; pero para nada contradictoria. No hay hipocresía en ser liberal y espiritualmente haber acompañado los festejos en la Casa Blanca y en el Ground Zero que espontáneamente colorearon la noche norteamericana ante la sacudida  provocada por tamaña noticia. Quienes apoyamos la lucha en su máxima expresión (es decir, lucha armada) contra el terrorismo internacional, somos favorables a las acciones militares que acaban con los jihadistas que planificaron y planifican el asesinato en masa de cientos de miles de inocentes. Queremos ver pueblos libres y no oprimidos ni masacrados, queremos relaciones pacíficas entre hombres pacíficos, pero no pacifistas. Afirmó Ludwig Von Mises: “El pacifismo completo e incondicional equivale a una rendición incondicional ante los tiranos más despiadados”. Y los liberales y amantes de la libertad no nos vamos a rendir ante el chantaje terrorista, que busca arrebatar concesiones en vez de renunciar a las armas y a la ideología totalitaria para cambiarlas por la sincera mesa de negociación; ni permitiremos que nos ataquen ilegítimamente alegando justas razones cuando en verdad no tienen más que putrefactas excusas. A quienes pretenden nuestra destrucción, les avisamos que no los dejaremos cumplir con su cometido y que intentaremos derrotarlos primero.
Hipócrita sería si me quedo hablando de libertad mientras insensato dejo que los terroristas acribillen a la humanidad. No voy a incurrir en las falacias de los negadores de la realidad y de los apologistas del terrorismo islamista. Además, tampoco hay contradicción en querer libertad y paz y a la vez sentirse alegre y tranquilo por la muerte de Bin Laden. Quien ha sido abatido no es un inocente, es un terrorista. Es un asesino. Y como tal, enemigo. Su muerte no es el resultado de una política de asesinato por doquier y fanatismo sanguinario propulsado desde las bases de la intolerancia religiosa como la que su propia doctrina promovía, siendo Al Qaeda fiel expresión. Su muerte es el resultado de la defensa propia de una democracia contra quien financiaba y ejecutaba aniquilaciones macabras y suculentas. Es la búsqueda de justicia para hacer pagar al culpable de la desaparición física de miles de personas.
Es más que claro que a la libertad, luego de los milenarios y tortuosos procesos atravesados por el hombre para conseguirla, hay que defenderla de los tiranos cuya máxima preocupación es verla reducida hasta la insignificancia e intrascendencia. La filosofía objetivista de Ayn Rand explica que nadie tiene derecho a iniciar la fuerza física contra otro. Y en este caso siguiendo la coherente línea de pensamiento sabemos que la agresión causada por el terrorista islamista merecía una retribución, una respuesta contundente en defensa de intereses vitales y contra pretensiones genocidas. La acción militar del ejército de los Estados Unidos que acabó con la vida de un agresor enemigo de la libertad, está justificada. Bin Laden era eso, un agresor enemigo de la libertad. Quienes estén cegados por los prejuicios y por las artificiosas construcciones teóricas que aplican el reduccionismo e intentan comprender el fenómeno jihadista de Bin Laden solamente como una manifestación contra Estados Unidos, o contra los judíos, o contra los capitalistas occidentales y sus colaboracionistas orientales, se equivocan groseramente. El expansionismo de la jihad, no solo a través de Al Qaeda, sino de numerosas organizaciones terroristas más, busca imponer su ley a todos, sin excepción. Y a todos sin excepción, significa a la humanidad en plenitud. El objetivo de alzar un Gran Califato Mundial con la Sharia coaccionando incluso cada bocanada de aire que intentemos dar, es el objetivo islamista final.

Muchos se han preguntado horrorizados cómo es posible que un Presidente ganador del Premio Nobel de la Paz como Barack Obama haya dado un discurso hablando de justicia y satisfacción cuando alguien ha sido eliminado militarmente. A ellos hay que preguntarles: ¿acaso ser ganador del Nobel de la Paz debe implicar ser un estúpido?, ¿acaso hay que arrodillarse desprotegidos y resignados a ver cómo asesinan al pueblo inocente por haber recibido un galardón que no significaría nada si su ganador no estuviera dispuesto a luchar por la paz? Refrescando un poco la memoria, cuando Obama recibió su premio aseveró, entre otras cosas, que “los instrumentos de la guerra tienen un papel que jugar para mantener la paz”, “la creencia de que (la paz) es necesaria raramente es suficiente para lograrla”, “las negociaciones no pueden convencer a los líderes de Al Qaeda de que deben deponer las armas”, y que “decir que la fuerza es a veces necesaria no es un llamamiento al cinismo, es reconocer la historia”. No tengo problemas en afirmar que a mi gusto la premiación de Obama fue inmerecida por no haber hecho suficiente, y que soy muy crítico de su política en la arena internacional, pero nobleza obliga y reconozco también cuando está acertado.
La idea de capturar a Bin Laden (como el recordado episodio de Saddam Hussein) y enjuiciarlo, que según fuentes informativas y portavoces era la prioritaria, no habría sido errónea para llevarse a la práctica. Pero frente a imposibilidades materiales, que se haya podido liquidar a este enemigo, no es para lamentar. Si bien el líder de Al Qaeda no gravitaba en el ambiente al nivel de antaño, sus malignos designios continuaban siendo llevados a cabo por las células que respondían a su nombre. Su muerte, más allá de las implicancias que pueda tener a nivel político y dentro del contexto de la amenaza jihadista mundial, es trascendentalmente simbólica. Envía un claro mensaje al terrorismo: Estados Unidos no olvida lo que hiciste, Occidente no se rendirá a tus macabras elucubraciones; terroristas agresores, los iremos a buscar para acabar con sus ataques. No importa si Bin Laden estuviera haciendo más, o estuviera haciendo menos: lo que hizo ya era motivo suficiente para interceptarlo.

A tener en cuenta, la alerta de Pilar Rahola sobre lo que sucederá en los medios: “Veremos cómo Bin Laden no estará muerto y los estadounidenses serán los autorresponsables de los atentados que los matan. Y es que es posible que internet sea el invento del siglo, pero la cantidad de cretinos, extremistas e ignorantes que acumula es también una de sus grandes características. Y, cuando se trata de despreciar a los yanquis y minimizar a los fanáticos radicales, el ejército de paranoicos es inmenso”. Querer echarle la culpa a Estados Unidos por acabar con quien ocupaba un asiento en la hilera de los peores enemigos de su historia, y un puesto de honor en el muro de los acérrimos y violentos enemigos de la libertad con diploma en asesinato de hombres, mujeres y niños, es ridículo. Los relativistas morales que vociferan contra el imperialismo, justifican el 11/9 y se quejan por las represalias norteamericanas, solo son coherentes con su inestable y atrofiada ideología, pero bochornosos para con los valores más elevados a los que puede aspirar el espíritu humano.
Para finalizar, también soy muy crítico de ciertas acciones e injerencias políticas promovidas por sucesivos gobiernos estadounidenses; pero apoyo al país en el ejercicio de su derecho a defenderse, valoro su coraje, y pido por bendiciones para su búsqueda de justicia. Felicito especialmente hoy a quienes estuvieron involucrados en el operativo militar que ya es de antología.
Como también han dicho respecto de otros nefastos asesinos: la muerte de Bin Laden contribuye a hacer del mundo un lugar un poco más seguro.

Ezequiel Eiben
5-5-2011
1 de Iyyar 5771

Fuentes:
El presidente Obama defiende la necesidad de la guerra
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/26019/

– El asesino está muerto – Pilar Rahola
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20110504/54148172264/el-asesino-esta-muerto.html

– Remarks by the President on Osama Bin Laden
http://www.whitehouse.gov/blog/2011/05/02/osama-bin-laden-dead

El Facho-Budismo

Si señores, se destapo el facho del Dalai Lama.

“LOS ANGELES — The Dalai Lama seems to suggest the United States was justified in killing Osama bin Laden.

Speaking Tuesday to about 3,000 students at the University of Southern California, the 75-year-old Tibetan leader says bin Laden, as a human being, may have deserved compassion and even forgiveness.

But the Los Angeles Times says the Dalai Lama added: “Forgiveness doesn’t mean forget what happened.”

He says it is sometimes necessary to take counter-measures.”

Uy no! Que le pasa al mundo? Falta que Siddharta coma en McDonald’s y use zapatillas Nike!

Ya se veia venir, desde ese Rolex que usa el Dalai Lama (y con un sionista imperial al lado)…

Ahhhh no no perdone mi comandante, usar Rolex no es de capitalistas imperiales!!!

Excelente comentario de Julian Schvindlerman

No hace falta agregar mas:

Osama Ben Laden y la Real Academia Española

De los creadores de mánayer, sexi y exmarido llega ahora… ¡Usama Ibn Ladin!

En medio de la conmoción internacional creada por la eliminación del terrorista más buscado del planeta, con extraños cuestionamientos a la legalidad o ilegalidad del operativo comando, con la absurda atención al detalle si el asesino de tres mil civiles en suelo estadounidense estaba armado o no al preciso instante en ser abatido (el tiroteo sugiere que alguien más que los comandos portaba armas en el refugio), con el desubicado cuidado de la Casa Blanca en no divulgar fotografías del cuerpo de Ben Laden (en medio de un clima de ebullición de teorías conspirativas a propósito de la veracidad de todo el asunto en el Oriente Medio y más allá) para no herir sensibilidades musulmanas (hemos de asumir que los jihadistas quedarán muy impresionados, entre la decapitación de un rehén occidental y otro, por las imágenes del líder muerto), encuentro adorable la intervención de la Real Academia Española para aclarar que el modo correcto de escribir el nombre del difunto Sr. Jihad en español es Usama Ibn Ladin.

Que alguien avise al Pentágono.

–Julián Schvindlerman”

Mi mensaje a los “Progres”: Respiren Hondo

El ajusticiamiento del terrorista asesino en masa Osama Bin Laden le genero a la progresia mundial una especie de revoltijo en el estomago. Datos del razonamiento progre a tener en cuenta:

1-Si, era un asesino. Pero de yanquis.

2-Si asesinaba yanquis entonces esta  a favor de la libertad de los pueblos.

3-El solo quiere que los yanquis y el capitalismo salvaje se vayan de los paises arabes.

4-En realidad es un socialista que tiene una cultura diferente a la nuestra y que hay que respetar. Diversidad cultural y derechos humanos!!!

5-Quiere promover la vida en la naturaleza y con lo basico, sin la industrializacion imperial promovida por occidente y sus secuaces que esta destruyendo nuestro planeta!!!

6-Lo de la Jihad Global y el terrorismo internacional es un chamuyo del Imperio para robarles el petroleo a los arabes.

Por lo tanto… que decimos si USA liquido al muchacho??? Claro, que eso no es de un pais civilizado. Obviamente tendrian que haber dejado que mueran varios de la SEAL y despues invitarlo a Osama a tomar un te con galletitas para luego meterlo en un avion y mandarlo a New York a una corte publica a juzgarlo. Por supuesto, teniendo en cuenta que habia que mostrar en juicio las pruebas de que fue el, y no otro, el que ideo el 9/11 y los demas muertos que dejo Al Qaeda en los ultimos 20 años (Capaz que fue Bush). Ademas habia que darle un trato justo.

Pero y si lo mataron igual tendrian que haber mostrado el cuerpo y un video, no vaya a ser que sea todo mentira. Como me dijo un amigo (riendose): “Tendrian que haber creado un evento por Facebook (“Arresto de Osama”) y OBL obviamente habria puesto “asistire” y “me gusta esto” desde su facebook”

Y ademas los malvados yanquis salen a la calle a festejar. Bueno si es cierto que en los paises arabes hacen lo mismo, con bebes, prenden fuego banderas y tiran con sus respectivas Kalashnikov. Pero es otra cultura, de occidente esperamos mas tanto que se jactan. Igual no es creible que lo liquiden a Osama… si ya se que Al Qaeda no hubiera tardado 5 minutos en salir a comunicar que estaba vivito y coleando, pero bueno capaz hay algo detras…es obvio que es una conspiracion de la sinarquia internacional y el Imperio.

Mi mensaje a los progres: Respiren Hondo! pueden seguir diciendo una idiotez atras de la otra que EEUU se va a encargar de atrapar y ajusticiar a los asesinos perversos que quieren matarnos a todos. Dense el gusto de hacerse los buenos de la peli muchachos! Como siempre!

Un ejemplo de lo anterior (mas gracioso que ver “Little Fockers”):

“Un signo más de los muchos que ilustran la profunda crisis moral de la “civilización occidental y cristiana” que Estados Unidos dice representar lo ofrece la noticia del asesinato de Osama bin Laden. Más allá del rechazo que nos provocaban el personaje y sus métodos de lucha, la naturaleza de la operación que terminó con su muerte es un acto de incalificable barbarie perpetrado bajo las órdenes directas de un personaje que con sus conductas cotidianas deshonra al Nobel de la Paz.

“En realidad, lo que se hizo fue abatir y “desaparecer” a una persona, presuntamente Bin Laden, siguiendo una práctica siniestra utilizada sobre todo por la dictadura genocida que asoló a la Argentina entre 1976 y 1983.

Y aca nos dice de paso que si siguen matando gente, la culpa es de USA obviamente:

Acto inmoral que no sólo ofende las creencias musulmanas sino a una milenaria tradición cultural de Occidente, anterior inclusive al cristianismo. Como lo atestigua magistralmente Sófocles en Antígona, privar a un difunto de su sepultura enciende las más enconadas pasiones. Esas que hoy deben estar incendiando a las células del fundamentalismo islámico, deseosas de escarmentar a los infieles que ultrajaron el cuerpo y la memoria de su líder. Barack Obama acaba de decir que después de la muerte de Osama Bin Laden el mundo es un lugar más seguro para vivir. Se equivoca de medio a medio.

Un amigo mio diria: “No se que esta fumando este muchacho, pero que comparta!”

Yom HaShoah


Esta semana se conmemora en Israel y las comunidades judías de todo el mundo, el día internacional del Holocausto, cuando otro líder genocida intentó borrarnos del mapa (y casi lo logra). Vaya como homenaje a las víctimas, este histórico documento audiovisual del legendario juicio a Adolf Eichmann, hace exactamente medio siglo, que ya pertenece a toda la humanidad…

VIDEO

Y vaya la siguiente noticia como demostración de que, el antisemitismo milenario que provocó el horror del Holocausto, sigue siendo un asunto reciente (del aquí y el ahora), que debe ser tratado y combatido internacionalmente:

Desciende un 46 % el antisemitismo; pero la oscura tendencia persiste

Los ataques de carácter antisemita experimentaron en 2010 un descenso del 46 %, pero las cifras más que una caída muestran un retorno a la situación normal, según un trabajo difundido por el Instituto contra el Antisemitismo y el Racismo de la Universidad de Tel Aviv.

El estudio, presentado anualmente a los medios de comunicación en la víspera del Día del Holocausto, que se conmemora a partir de esta noche en Israel, indica que en 2010 hubo en el mundo 614 incidentes y agresiones que pueden ser tipificados como “actos antisemitas”.

“El núcleo del antisemitismo aún consiste en el estereotipo de atribuir al judío cualidades negativas, (formulación) adoptada no sólo por grupos neonazis y de ultraderecha sino también por musulmanes fundamentalistas”, dijo uno de los investigadores al presentar el informe.

“En su conjunto -agregó- ambos grupos se ven a sí mismos frente a un enemigo común: el pueblo judío allá donde estén sus miembros”.

Las cifras de 2010 reflejan un pronunciado descenso en comparación con las estadísticas de 2009, año récord en el que fueron denunciados 1.129 agresiones, en una buena parte relacionadas con la ofensiva militar israelí “Plomo Fundido” contra Hamás en Gaza a comienzos de ese año.

Con ello, destacan los investigadores, la cifra de 2010 es la tercera más alta desde que comenzaron a recogerse los datos a finales de los años ochenta.

El 40 % de los ataques consistieron en agresiones físicas a ciudadanos judíos o confundidos con judíos, alrededor de un 20 % en la destrucción material de propiedad privada, un 15 % fueron ataques y pintadas a sinagogas, y otro 15 % contra a cementerios y monumentos judíos.

Por países, Gran Bretaña, Francia y Canadá concentraron en conjunto el 60 % de todos los sucesos.

Sobre España, explicó Lidia Lerner, una de las investigadoras, el número de ataques no llega a ser “alarmante”, pero es mucho más preocupante para el futuro la difusión de ideas antisemitas.

“En España sobresale el antisemitismo en la web, que propaga muchísimo la banalización del Holocausto o simplemente su negación, así como las comparaciones entre el nazismo e Israel, sin una separación clara, y todo ello entremezclado con el antisemitismo más clásico (de origen religioso cristiano)”, declaró.

“De violencia física no me acuerdo de ningún caso de resonancia, más bien se trata de material de difusión antisemita por todas las vías”, agregó.

Incrementos considerables se registraron también en algunos países de América Latina, entre ellos Chile, y que los investigadores atribuyen al hecho de que en ese país resida una importante comunidad palestina.

“Los altibajos en el conflicto de Oriente Medio suelen tener un impacto directo en las estadísticas de ataques contra blancos o intereses judíos por el mundo”, según Lerner, quien insiste en la constante expansión del material antisemita que se difunde por internet y que conducen a la deslegitimación de los judíos y de Israel.

También resalta el informe un nuevo fenómeno al que denominan “antisemitismo honorable”, y que procede de las altas esferas políticas en distintos gobiernos nacionales y municipales y de círculos intelectuales de prestigio.

La publicación del informe coincide con el Día del Holocausto que comienza esta noche en Israel, y en el que este país recuerda a los seis millones de judíos asesinados en los campos de concentración y guetos del régimen nazi entre 1938 y 1945.

Los actos comienzan al anochecer en el Museo del Holocausto de Jerusalén con el encendido de seis antorchas, una por cada millón de víctimas.

Mañana, el ulular de una sirena paralizará durante un minuto las actividades por todo el país, dando inicio a decenas de actos oficiales y escolares. EFE y Aurora

Justicia

“Justicia: Dar a cada cual lo suyo” Ulpiano

Fue ajusticiado el lider fundador de Al Qaeda por fuerzas especiales de EEUU. No hace falta decir mas.

Reproduzco una parte de un post antiguo que ilustra a la perfeccion lo que yo y muchos otros sentimos al respecto, regocijo:

“También la utilización de la palabra “regocijo”  me hace acordar a esta escena de la pelicula Munich que citaron en el blog de la Revista Stam el otro dia:

Avner: Tomen un poco de vino, estamos celebrando.
Carl: Esa vieja historia de Pesaj. Los ángeles se están regocijando que los Egipcios se ahogaron en el Mar Rojo.
Avner: Yo no dije que nos estuviéramos regocijando, yo dije que estamos celebrando.
Carl: Y Di’s le dice a los ángeles: ¿Por qué se alegran? Acabo de matar a una multitud de mis creaciones.
(…)
Avner: No terminaste la historia. Los ángeles le responden a Di’s: “estamos celebrando, Di’s, porque cuando la gente escuche lo que sucedió a los Egipcios entenderán Tu punto”
Carl: ¿cuál es ese punto?
SteveDON’T FUCK WITH THE JEWS. Yo no se ustedes, pero yo no voy a celebrar. Yo me voy a regocijar.”

Si bien lo anterior hace alusion a la muerte de terroristas asesinos de judios, solo cambiando unas palabras lo adaptamos a la perfeccion: “DON’T FUCK WITH THE USA, DON’T FUCK WITH THE WEST”.

Y que mejor que caiga hoy, para Iom Hashoa.

Israel frente a la reconciliación entre El Hamas y La Autoridad Palestina

               

Finalmente, La Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas firmó un acuerdo de paz… Pero no con Israel, sino con el Hamas, el grupo terrorista que lanza misiles y cohetes para matar civiles israelíes, elogia a los asesinos de bebes (ver caso Itamar), infunde odio hacia judíos y cristianos entre la población infantil palestina, honra a los mártires, alienta a los jóvenes palestinos a seguir su camino y, en el cenit de su locura, pretende reemplazar el Estado judío por una tierra musulmana donde impere la misma doctrina islamo-fascista que vienen instalando en Gaza desde el 2006.

Si nos remitimos un poco a la historia, no debería sorprendernos que la Autoridad Palestina haya decidido reconciliarse con el Hamas en vez de apostar por una paz genuina con Israel. Como señala Caroline Glick en su última columna, la AP tomó la misma decisión en el 2000 cuando rechazó las ofertas israelíes de paz y de un Estado palestino, y juntó sus fuerzas con el Hamas para lanzar una guerra contra la democracia hebrea. Tomó la misma decisión en el 2005 cuando, luego de que Israel abandonó Gaza, incrementó 10 veces la cantidad de misiles y cohetes sobre la población civil del Negev. Tomó la misma decisión en el 2008 cuando, nuevamente, rechazó las ofertas israelíes de paz y de un Estado palestino. Y tomó la misma decisión en el 2010 cuando se rehusó a retomar las conversaciones de paz con Netanyahu, empezó a coquetear con el Hamas y emprendió una campaña diplomática para obtener el reconocimiento internacional de un Estado palestino sin sentarse a negociar con Israel.

 No obstante, uno podría preguntarse: ¿A dónde fue a parar esta estrategia? ¿No sabe Mahmoud Abbas que Estados Unidos, la Unión Europea y hasta Naciones Unidas consideran que el Hamas es una organización terrorista? ¿No sabe que Estados Unidos – aún bajo el mando del presidente más pro-palestino de toda su historia –siempre vetaría la proclamación de un Estado salvaguardado por terroristas? ¿No sabe que su jugada va a atenuar la presión internacional contra Israel? ¿No sabe que, volviendo a mostrar su verdadera cara, a sus socios intelectuales de occidente les va a resultar más difícil justificar y promover su cruzada diplomática?

Por supuesto que Abbas sabe todo esto, no es tan tonto como parece. Entonces, ¿Cómo se explica que se haya reconciliado con el Hamas (¡el mismo grupo que hace 4 años trató de asesinarlo!)? Y acá viene la respuesta desalentadora, pero indefectiblemente cierta, que la cada vez más chica izquierda israelí, los occidentales “bienintencionados” que piden paz cuando Israel se defiende y los organismos internacionales “imparciales” que los cobijan – como la ONU -; tratan de esconder debajo de las recetas pacifistas orientadas pura y exclusivamente hacia el Estado judío. Acá viene la respuesta de los que hablamos con claridad y con los pies en la tierra: el pueblo palestino no está preparado para hacer la paz con Israel;  gran parte del pueblo palestino se siente identificado con los objetivos del Hamas y con los medios que utiliza para alcanzarlos.

Si Abbas no se hubiera suicidado estratégicamente, habría sido víctima de un asesinato político (acá estoy hablando metafóricamente, no en el sentido literal); porque el poder y la popularidad del Hamas crece – no solo en Gaza, sino también en Cisjordania –, mientras que la de él cae estrepitosamente. Lógicamente, los palestinos aplaudieron la reconciliación, al igual que los Ayatollahs; éstos últimos, felices de que no haya más oposición interna al buen uso de las armas y técnicas terroristas que el Hamas adquirió de ellos.

En este nuevo panorama, Israel no debería estar pendiente del baile diplomático; con su última jugada, Abbas apagó la música. Israel debería maximizar sus medidas de seguridad, ejercer su derecho a una legítima defensa si la atacan y decirle a los que gratuitamente le muestran su dedo acusador que ningún actor internacional – llámese otro Estado, ONU u ONG – tiene la autoridad moral ni legal para entrometerse en los asuntos de una democracia rodeada de vecinos abocados a destruirla.

Para aquellos que piensan que esta postura puede aislar a Israel, vale la pena aclarar cuatro puntos. En primer lugar, con la administración Obama y una Europa que, en su mayoría, sigue siendo eminentemente anti-israelí, Israel ya está diplomáticamente aislada. Segundo, las resoluciones de la asamblea general de la ONU que puedan surgir por la “falta de cooperación Israelí” para, por ejemplo, congelar la construcción de viviendas en su capital y entregar parte de sus tierras a un grupo terrorista, no tienen ningún peso legal.  Tercero, a pesar de las presiones internacionales a las que habitualmente está expuesta — ¡y solo está expuesta! — la democracia hebrea, la vida en Israel está mejor que nunca.

Según el organismo central de estadísticas, la economía israelí creció un 7.8% en el último cuatrimestre del año 2010. Las exportaciones aumentaron un 27.3%  durante el primer cuatrimestre del 2011 (parece que el boicot a productos israelíes no es tan efectivo) y las importaciones un 34,7% en el mismo período (Israel alimenta a más de una boca).  Las empresas están sedientas de la tecnología israelí, de los servicios que brindan algunas de sus 400 Start-ups y de los egresados del Technion y Bar-Ilanm (más que de los de Cambridge y Oxford). Dejando de lado lo que nos dicen los números, cualquier persona que viaja a Israel sin odio ni prejuicios vuelve fascinada con el desarrollo económico, con la diversidad cultural, con las atracciones turísticas, con su historia milenaria y con el nivel de vida de la gente, entre miles de cosas.       

El último punto que quería aclarar es que, a pesar de estar diplomáticamente aislada, los amigos de Israel florecen. Como dijeron zionist1948 y Jabotito en sus últimos posts, el nuevo panorama en el medio oriente cambió la percepción que muchos tenían sobre Israel. Cada vez son menos los que absorben el maniqueísmo de algunos medios masivos de comunicación y de algunos organismos internacionales de “derechos humanos”,  que ven todo lo malo en el Estado judío y todo lo bueno en su enemigo de turno. Cada vez son más los que ven a Israel como un verdadero ejemplo a seguir para aquellos que se levantaron contra las dictaduras corruptas y opresoras del medio oriente.  Y cada vez son más lo que entienden que la guerra entre Israel y el Hamas no es la de dos países enmarañados en diferencias territoriales, sino una micro lucha entre el mundo occidental y el Islamismo, una civilización imperfectamente libre y una ideología totalitaria que aspira a destruirla.

Ya dijimos que el pueblo palestino no está preparado para la paz. ¿Israel está preparada para aceptar esto? ¿Está preparada para ignorar las recetas pacifistas que la llevaron a orgías de sangre? ¿Está preparada para seguir siendo una democracia modelo rodeada de grupos terroristas que quieren borrarla del mapa? ¿Está preparada para confiar en la diplomacia de sus amigos dispersos por el mundo?

El tiempo dirá… Pero, si alguien me pregunta, yo digo que si: Israel seguirá con esa gran sonrisa aunque algunas personas insignificantes hagan alianzas para destruirla.   

A %d blogueros les gusta esto: