Reclamemos justicia denunciando a Irán

Ayer se cumplieron 17 años del atentado terrorista que pulverizó a 85 personas. Y como todas las mañanas del 18 de Julio, algunos nos acercamos a la calle Pasteur 633 para recordar a las víctimas y honrar su nombre pidiendo justicia. Ni la lluvia molesta ni el paso del tiempo pudieron impedir que, frente a la indiferencia de una mayoría silenciosa, una minoría activa y conmovida con la tragedia se congregara en la puerta de la mutual judía para hacerse escuchar. Esto, de por sí, nos debe llenar de orgullo y satisfacción. Una vez más, nos levantamos entre escombros sin perder el aliento, como se escucha en la canción de Julia Zenko.

No obstante, a pesar de que triunfó la memoria, no puedo dejar de manifestar mi insatisfacción frente al rumbo que tomó el reclamo de justicia, tanto en el discurso de Guillermo Borger, el titular de la AMIA, como en el de Sergio Burstein, el representante de los familiares del atentado. Entre otras cosas, Borger dijo que “17 años de búsqueda sin resultado son demasiados. No podemos seguir esperando. Queremos honrar la memoria de los fallecidos. Este no es un acto político. El objetivo es santificar su recuerdo”.  Por su parte, Burstein le pegó a Macri y al rabino Sergio Bergman con la misma fuerza que a Irán y Delia.

Primero, no entiendo como el titular de la AMIA puede decir que “17 años de búsqueda sin resultados son demasiados”. En el 2006, el fiscal Alberto Nisman tomó la causa AMIA. El 16 de julio del 2009, presentó un dictamen de 800 páginas donde está demostrado judicialmente que la República Islámica de Irán financió, organizó y perpetuó el atentado a la mutual judía. Este informe fue abalado por la justicia argentina y posteriormente por Interpol, que emitió un pedido de captura internacional para 8 funcionarios iraníes actualmente protegidos por Irán. Gustavo Perednik noveló el informe del fiscal Nisman y el encubrimiento de la causa AMIA en el libro “Matar sin que se note”, donde la realidad supera la ficción. Lamento mucho que Borger no lo haya leído antes de dar su discurso.

Los policías (entre ellos, Jorge “El fino” Palacios), los políticos de turno y los jueces que estuvieron implicados en la causa AMIA pueden ser mafiosos, encubridores o ambas cosas, pero NO SON terroristas; no son los que decidieron acabar con la vida de 85 personas; no son los que esparcieron la muerte en nombre de una religión; no son los que destruyeron familias enteras y paralizaron al país. Si no reconocemos los distintos grados del mal, nos convertimos en servidores del mal, dice Amoz Oz. Si denunciamos a los supuestos encubridores con el mismo énfasis que denunciamos a los certeros asesinos, nos convertimos en servidores del régimen de los Ayatollahs, de su hipocresía descarada y de sus aspiraciones genocidas. Si queremos que nuestro reclamo de justicia no se convierta en palabras vacías, alcemos nuestra voz contra el verdadero culpable: La república Islámica de Irán. Por mi parte, esa es la forma en la que voy a homenajear a las víctimas.

Anuncios

11 comentarios

  1. Siempre es lo mismo. Sustituir lo secundario por lo fundamental. Hay que tener cuidado con el analisis de porque son asi las cosas. Despues de 17 años, hay muchos que ya no lo hacen con buena leche, especificamente porque sus intereses les indican hacerlo.

  2. el de la frase de distinguir los grados del mal es amos oz =), todavía no leo entero el articulo, en cuanto lo haga comento

  3. Argentina fue víctima de dos ataques terroristas, como no logramos justicia con el primero, se produjo el segundo y fue peor. ¿Un acuerdo no cumplido o una asistencia de carácter nuclear que no se llevó a cabo? Nunca se sabrá, pero las represalias fueron contra instituciones judías, cuándo no. Los acusados del ataque a la AMIA son representantes de un estado, no un grupo independiente y esto lo cambia todo. Ocurrió con Gadafi en el atentado de Lockerbie, lo reconoció, tuvo que pagar por las víctimas, sufrir un ataque de Estados Unidos y, a partir de ese momento, dejó de actuar como estado terrorista. Luego declaró que el islam no necesitaba del terrorismo para seguir avanzando, que nuestras leyes permitían que con el tiempo finalmente impondrían su cultura y religión sobre occidente. Ellos no se fijan un tiempo, su lucha será eterna. La diferencia es que Argentina no es Inglaterra ni estados Unidos, esta es una batalla perdida de antemano. De la misma forma en que reclamamos por nuestros derechos sobre Malvinas pero seguimos comerciando con Inglaterra, seguiremos reclamando justicia por las víctimas de la AMIA por el resto de nuestra historia y, también, tendremos lazos comerciales con Irán. Ese doble discurso caracteriza a los países que no están en condiciones de hacerse respetar, son campanas de palo las de los pobres o ineptos. Irán necesita a cualquiera que acceda a tener relaciones con él y nosotros tenemos una especial tendencia a asociarnos con lo menos democrático que hay en plaza, nos necesitamos mutuamente. Este último aniversario fue diferente a los anteriores porque el discurso tuvo un inesperado carácter político, la AMIA declaró que este señor Burstein que habló, jamás tendría allí una tribuna para volver a hacerlo, pero es inexplicable que una institución no haya tenido idea de lo que iba a decir. La información que llega es que el canciller Timerman se reunió con sólo tres familias de las víctimas para intentar un acuerdo con Irán para resolver el caso, aunque Irán ya declaró que sólo aceptará un juzgamiento en sus tribunales. Dan ganas de llorar ver cómo nos quieren vender un buzón y nosotros no protestamos. La AMIA también dice que hay que intentar cualquier camino para obtener justicia, pero sabemos bien que nunca la habrá, los intereses de los estados están muy por encima de ella. Para muestra basta un botón, ¿alguien puede explicar por qué se apoya a los rebeldes de Libia y se permite la masacre de Siria? ¿Y el increíble apoyo a los palestinos, como si fueran refugiados con más derecho a ser ayudados que el resto de los que hay en todo el mundo? Igual Israel se las arregla para ser respetado, pero ya que Argentina no es Israel por lo menos tengamos un poco de dignidad. Nuestras víctimas serán recordadas, siempre reclamaremos justicia pero, si somos realistas, sabemos que las relaciones peligrosas pueden tener un alto costo que en nuestro caso lo hemos pagado con vidas.

    • En términos morales/jurídicos, Argentina debería romper relaciones diplomáticas con Irán. No digo relaciones económicas, pero resulta inverosímil que la justicia argentina determine que Irán cometió el atentado y que, al mismo tiempo, haya una calle, una escuela y una embajada que se llamen “República Islámica de Irán”.
      En términos estrictamente pragmáticos, no creo que sea tan claro cual debe ser el accionar del gobierno Argentino. Entiendo que romper relaciones diplomáticas (ni hablemos de económicas) con Irán es algo que requiere bastante valentía para un país que históricamente mantuvo una posición neutral (más inclinada hacia lo peor que hacia lo mejor) en el campo de la relaciones internacionales. Y también entiendo que nadie quiere enfrentarse – ni siquiera en el campo diplomático – a un régimen terrorista por temor a las represalias que pueda generar.
      Pero también es verdad que, entre otros motivos, Irán perpetuó un segundo atentado en Argentina precisamente por la impunidad con la que se manejó el primero. Argentina es una tierra de oportunidades para todos. ¿Alguien puede decir que la probabilidad de que haya un tercer atentado es completamente remota?
      Además, si Argentina llegara a romper relaciones diplomáticas con Irán, las naciones de occidente la empezarían a mirar con un poco más de respeto.
      Aunque, como dije antes, es una decisión que responde a una tradición histórica y excede a este gobierno.
      Sobre el impresentable de Burstein, recomiendo escuchar al presidente de FACCMA (http://www.radiojai.com.ar/OnLine/notiDetalle.asp?id_Noticia=56068) y la respuesta de Pepe Eliaschev (http://www.perfil.com/contenidos/2011/07/19/noticia_0025.html)

      • We do not create terrorism by fighting the terrorists. We invite terrorism by ignoring them.

        GEORGE W. BUSH, speech, Dec. 18, 2005

        Esta es una filosofía contraterrorista sensata que me parece se aplica para entender el segundo atentado y la posibilidad del tercero

  4. […] Supreme Court implied a request for the international arrest of 8 Iranian officials. The blog El Rejunte.il [es] comments on the steps that followed: En el 2006, el fiscal Alberto Nisman tomó la causa […]

  5. […] Supreme Court implied a request for the international arrest of 8 Iranian officials. The blog El Rejunte.il [es] comments on the steps that followed: En el 2006, el fiscal Alberto Nisman tomó la causa […]

  6. […] Supreme Court implied a request for the international arrest of 8 Iranian officials. The blog El Rejunte.il [es] comments on the steps that followed: En el 2006, el fiscal Alberto Nisman tomó la causa […]

  7. Excelente post. No podría haberlo expresado mejor. Totalmente de acuerdo en todo, menos en algo: no me parece que Burstein sea un impresentable, sí creo que lo sea Pepe Eliaschev quien fue capaz de mentir descaradamente (sin pruebas) sobre un falso pacto con Irán con tal de desprestigiar al gobierno nacional a costa de la memoria de las víctimas. No obstante, estoy 100% de acuerdo en que poner a la misma altura a Pepe, Macri y ni que hablar Bergman con los terroristas que pusieron la bomba (Irán, Hezbollah) o aquellos cómplices que los defienden (D’Elía y compañía) es absurdo, innecesario y contraproducente.

  8. […] argentinsko pravosuđe nagovestio je zahtev za međunarodno hapšenje 8 iranskih funkcionera. Blog El Rehunte.il komentariše korake koji su preduzeti: En el 2006, el fiscal Alberto Nisman tomó la causa AMIA. El […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: