Peras al olmo

Peras al olmo

Ezequiel Eiben
26/7/2011
24 Tammuz 5771

Veo que mucha gente (entre la que a veces, iluso, me incluyo) le pide a la izquierda (y a partir de ahora, por izquierda me referiré a su sector fanático y fundamentalista, sin incluir a los moderados con quienes se puede debatir)  que proteste contra los inocentes asesinados víctimas de regímenes a los que habitualmente defiende. Que así como organiza marchas cuando terroristas palestinos mueren abatidos por el Ejército de Israel y lamentablemente en la maniobra de autodefensa israelí algún civil pierde la vida (que de más está decir, es por culpabilidad de los mismos terroristas que emplean a ciudadanos indefensos como escudos humanos), emita aunque sea un comunicado por los civiles asesinados, que se cuentan de a miles, por las tiranías árabes en las revueltas protagonizadas durante este año. Que así como pone el grito en el cielo cuando musulmanes mueren en el transcurso de un combate contra fuerzas israelíes, por lo menos hable en voz baja, aunque sea apenas perceptible, pero que hable, cuando musulmanes son asesinados por otros musulmanes debido a los cruentos atentados terroristas que perpetran los fanáticos militantes del islamismo y a la aplicación de la espantosa Sharia. A estos selectivos protestantes de los derechos humanos, a estos justificadores de masacres en nombre del multiculturalismo, relativismo, revolución y materialismo histórico, se les pide que protesten para demostrar en todos los casos que son coherentes con lo que profesan. La gente se pregunta dónde están los valores de la izquierda en dichas situaciones. Pero la cuestión de los valores de la izquierda es más abarcadora, y sin intención de intentar mezclar conceptos sin relación, se pretende dar un pantallazo al desprecio que esta ideología demuestra hacia el progreso de la humanidad y a las dignas aspiraciones del ser individual con basamento en la libertad. Así, vamos a entender que el trasfondo ideológico izquierdista está tan podrido que no cabría esperar pureza argumental en contra de flagrantes injusticias.
Cada vez que reflexiono sobre este tipo de cosas, la frase “no hay que pedirle peras al olmo” adquiere una sabiduría de proporciones magníficas. ¿Cuáles son los valores de la izquierda? saquear fortunas ajenas, expropiar lo que no es de ellos, redistribuir lo que no les pertenece, robar el fruto del trabajo de los demás, diseñar eficaces Estados totalitarios, sacrificar los interés individuales de las personas en nombre de abstracciones como el “bienestar público”, asesinar y masacrar a los disidentes por no concordar con el régimen, poner la igualdad artificial por encima de la libertad natural y obrar en consecuencia retrasando al progreso y aborreciendo los triunfos de los virtuosos, recurrir al empleo de la fuerza física para toda clase de medidas económicas y políticas, matar de hambre 80 millones de personas y aun así seguir insistiendo en sus ideales negándose a reconocer su fracaso e insultando la dignidad y memoria de los desgraciados que perecieron bajo sus sistemas demenciales, hacer de la irracionalidad un culto, sostener falacias como que el afán de lucro es algo negativo, favorecer la corrupción institucionalizada, mentir hablando de pluralismo mientras descartan ipso facto cualquier crítica que se les haga por “imperialista” o “burguesa”, creer que sus principios son superiores y se imponen a la realidad en vez de reconocer la realidad y sobre ella construir principios, promover el altruismo logrando que las personas sientan desprecio hacia ellas mismas y hacia el goce que se merecerían de lo producido por su trabajo, formar alianzas bajo el principio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” para unirse a lo retrógrado y arcaico con tal de no ver prosperar a los países de vanguardia o a los empresarios o a los que tengan ganas de vivir mejor, aplicar vocabulario eufemístico como “luchadores por la libertad” para esconder y desvirtuar el verdadero significado de las atrocidades que sus representantes o alabados terroristas cometen… podría seguir pero no hace falta. Para el mero sentido de la defensa de la causa israelí y de la crítica a la ausencia de enojo por parte de la izquierda ante el cuadro de miles de israelíes asesinados por el terrorismo, creo que sería suficiente acusarlos de judeofobia recalcitrante. En ese cargo ya se contendrían varios de los repugnantes valores por los que se rigen. Pero para entender globalmente el problema izquierdista, es necesario el repaso general por sus nocivos postulados.

La izquierda está malacostumbrada a robar y a asesinar. ¿A esta izquierda la vamos a exhortar a que se manifieste en contra de la falta de libertad en los regímenes dictatoriales del Medio Oriente? ¿A esta izquierda le vamos a reclamar que proteste por los inocentes asesinados por las tiranías mencionadas? ¿A estos descerebrados fanáticos de los tiranos y de sus sanguinarias tiranías les vamos a pedir que se critiquen a ellos mismos? Quizá sea hora de que asumamos en serio que no se le pueden pedir peras al olmo, dejemos de reclamarle a la izquierda algo que jamás estaría dispuesta a hacer por implicar desenmascararse a ella misma siendo que le gusta apasionadamente construir corazas que impidan la menor crítica a sus postulados, quitarle el disfraz que se pone para confundir y justificarse, considerarla como responsable y cómplice de lo que se la tenga que considerar, y empezar a juzgarla moralmente con la dureza e implacabilidad que merece.

Anuncios

8 comentarios

  1. Magnifico.
    El otro problema que presenta la izquierda es que esta calificación también quedó vieja, porque esta gente ya no tiene una base ideológica ni una agenda política clara. Antes decían “queremos comunismo”. Ahora que se les cayó el muro no dicen nada. Solo gritan cuando pueden acusar a Israel o a USA de algo y a la hora de identificarse con algún régimen concreto eligen lo peor de lo peor. Habrían que encontrar otro adjetivo más preciso para calificarlos, como “puñado de resentidos sin causa”. Ahí esta, los PRSC.

  2. Excelente reflexion. De hecho la izquierda nunca tuvo argumentaciones teoricas consistentes para sustentar sus postulados. De hecho por lo general se sostiene que el marxismo fue destruido cuando Carl Menger presenta la teoria subjetiva del valor en Principios de Economia Politica en 1871, unos años despues de la publicacion del primer tomo de El Capital en 1867. Pero esto, como afirma Israel Kirzner (profesor de la Escuela Austriaca de Economia que tambien (dato de color) es rabino ortodoxo), es falso ya que Menger sugirio la idea ya en un ensayo de 1862. En concreto, el sustento del marxismo que es la teoria objetiva del valor fue refutada antes de enunciarse. Y si bien es correcto que antes de la caida de la URSS sostenian que los movia la industrializacion, el progreso de la ciencia y la tecnologia, etc la imposibilidad del “calculo economico en una comunidad socialista” (como demsotro Ludwig Von Mises en 1920 en el ensayo de igual nombre) torno su planificacion central en un desastre fuente de hambrunas planificadas, miseria y asesinatos en campos de concentracion. Despues de eso no quedo nada, y por tanto recurrieron a la ultima arma que les quedaba: si antes el sustento del marxismo era la ciencia (debido a su alusion como “marxismo cientifico”, que identifica los movimientos de la historia “determinados”; definiendo conceptos como materialismo historico, dialectico, base material, superestructura, etc.) ahora debia ser que no la teoria, sino la ciencia estaba errada, y por tanto la razon debia rechazarse. Ergo, parafraseando al filosofo objetivista Stephen Hicks: “el fracaso de la epistemologia hizo posible al posmodernismo, y el fracaso del socialismo lo hizo necesario”. La libertad funciona, y la razon es el motor del progreso de nuestras sociedades. Cualquier variante que se aleje de la libertad promueve el desastre, y lo demuestran tanto el socialismo como la socialdemocracia (actualmente vemos los resultados de los “Estados de Malestar” y los “Antisistemas de Inseguridad Antisocial” en Europa y EEUU). La negacion de la izquierda de reconocer su fracaso es el producto de su rebelion contra la realidad. Y la realidad siempre gana. Por tanto, esta guerra representada entre la razon y la libertad contra la irracionalidad y la esclavitud es la que debe mover a occidente de una buena vez a defender los principios que hizo de esta la civilizacion mas productiva, desarrollada y prospera de la historia humana e identificar y luchar contra los factores que quieren destruirla: la tirania y la irracionalidad representada por los 3 totalitarismos del mundo moderno (comunismo, fascismo e islamismo), de los cuales queda uno, el Islamismo (aunque tambien no dudo en comparar a las socialdemocracias modernas como economicamente fascistas).

  3. Muy de acuerdo con sus acertadas y precisas reflexiones

  4. Ezequiel, muy cierto y muy bien escrito. Impecable.

  5. Jabotito, ciertamente a la socialdemocracia y sus partidarios les reconozco buena voluntad (igual que a la izquierda en general en sus origenes). Aun asi el fracaso de sus aplicaciones es estrepitoso. Los paises que han aplicado la socialdemocracia han debido comenzar procesos de liberalizacion economica. Todos. El caso de Suecia es ejemplar, sus politicas de liberalizacion han alcanzado tal grado que incluso aplicaron el sistema de “vouchers” educativos (originalmente propuesto por Milton Friedman). Lo que les quedo de socialdemocracia es lo que esta llevando a la ruina actualmente a los paises europeos y a EEUU (altas regulaciones, gasto publico y endeudamiento atroces, los “Antisistemas de Inseguridad Antisocial” colapsados (son esquemas de Ponzi), etc). Consumir por encima de las posibilidades no es estar a favor de los ciudadanos: a la larga la crisis que se tienen que comer es 200 veces peor que cualquier beneficio que pudieran haber recibido a corto o mediano plazo. El pensamiento de que el largo plazo no cuenta esta liquidado. A decir de Murray Rothbard (economista de la Escuela Austriaca): “John Maynard Keynes dijo “en el largo plazo todos estaremos muertos”, ante las criticas a sus politicas de que las mismas serian desastrozas en el largo plazo…pues hoy Keynes esta muerto y nosotros vivimos su largo plazo!”. No es la falta de Estado la que genero y genera las crisis economicas, es el exceso de estado. Y los ejemplos estan a la vista. Por eso cuando digo que desde el punto de vista economico la socialdemocracia es fascista, es porque es asi. Altos gastos publicos, alto endeudamiento, fortisimas regulaciones, intervenciones de todo tipo, legislacion laboral altisima (perjudicando a los que mas necesitan empleo), etc. Leete la Carta del Lavoro de la Italia fascista de Mussolini y fijate. Lamentablemente economicamente los socialdemocratas son unos “fachos”. Libertad Civil pero no Economica es como dejar libre la mente, pero no el cuerpo. O se es libre, o no se es. Obviamente hay matices, pero no implica que la intervencion no reduzca la libertad.

    • Keynes dijo lo que dijo en 1930, cuando los americanos se estaban muriendo de hambre y se necesitaba generar trabajo YA por la crisis humanitaria imperante, sin importar el largo plazo. Extrapolar sus dichos a la actualidad es anacrónico y absurdo. Además, yo soy partidario del Estado benefactor, una teoría posterior al Estado interventor de Keynes. Quiero el Estado benefactor para Israel. Libertad, prosperidad económica de la nación y todos o la mayoría de sus habitantes, identidad hebrea y defensa, eso es lo que quiero para el Israel del siglo XXI, algo que afortunadamente tenemos. Menos mal que el liberal Bibi no es como el “neoliberal” Menem (me toco el izquierdo).

  6. Precisamente, y sus politicas dejaron a EEUU sumido en el estancamiento hasta despues de la segunda guerra (y encima la agravó). Breve resumen de Lawrence Reed http://independent.typepad.com/elindependent/2008/09/grandes-mitos-sobre-la-gran-depresi%C3%B3n-1929—1941.html . Extracto relevante: “La génesis de la Gran Depresión descansa en la políticas inflacionarias del gobierno americano durante los años 20. Fue prolongada y exacerbada por una serie de equivocaciones posteriores: aranceles al comercio, altos impuesto, subsidios, controles a la producción y a la competencia, leyes laborales coercitivas, por mencionar algunas pocas.” . Keynes es el padre del “Estado de Bienestar”, perdon, de “malestar” jeje ;). Como dije en un comentario anterior, los procesos de liberalizacion en Israel no tienen nada que ver con lo que paso en Argentina y otros paises sudamericanos en los 90′. Preciasamente porque lo de Israel fue liberalizacion y lo de los otros no. Y en cuanto al termino “neoliberal”, ya dije que es un epiteto de la izquierda para con los liberales. No hay tal cosa como “neoliberales”, hay liberales o hay estatistas (y toda la amplia gama entre estos dos). Repetir que Menem o Fujimori eran “neoliberales” no los hace liberales.
    Saludos!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: