¿El Terrorismo Contra Israel, Realmente, Está Más Justificado Que el Terrorismo Contra Noruega?

Alan M. Dershowitz

28 de julio de 2011

http://www.hudson-ny.org/2310/terrorism-norway-israel

terrorismo-israelEn una reciente entrevista, el embajador de Noruega en Israel ha sugerido que el terrorismo de Hamas contra Israel está más justificado que el reciente ataque terrorista contra Noruega. Su razonamiento es que, “Nosotros los noruegos consideramos que la ocupación es la causa del terrorismo contra Israel”. En otras palabras, el terrorismo contra ciudadanos israelíes es culpa de Israel. El terrorismo contra Noruega, en cambio, se basó en “una ideología que dice que Noruega, particularmente el Partido Laborista, es anterior a la cultura noruega”. Es difícil imaginar que hubiera hecho una declaración tan provocadora sin la expresa aprobación por parte del gobierno noruego.

 

No puedo recordar muchos otros ejemplos de tantos absurdos comprimidos en una entrevista tan corta. En primer lugar, el terrorismo contra Israel comenzó mucho antes de que existiera alguna “ocupación”. El primer ataque terrorista importante en contra de judíos, que habían vivido por mucho tiempo en Jerusalem y Hebron, comenzó en 1929, cuando el líder del pueblo palestino, el Gran Mufti de Jerusalem, ordenó un ataque terrorista por motivos religiosos que mató a cientos de religiosos judíos, muchos de ellos ancianos y algunos bastante jóvenes. El terrorismo contra los judíos continuó a través de la década de 1930. Una vez que Israel se estableció como estado, pero mucho antes de que capturara la Margen Occidental, el terrorismo se convirtió en el principal medio para atacar a Israel a través de las fronteras jordana, egipcia y libanesa. Si la ocupación es la causa del terrorismo contra Israel, ¿Cuál fue la causa de todo el terrorismo que precedió a cualquier ocupación?

 

No me sorprendió escuchar tanta intolerancia ahistórica por parte de un embajador noruego. Noruega, hoy en día, es el país más antisemita y más anti-Israel de Europa. Lo sé, porque he experimentado ambos, a nivel personal, durante una reciente visita y un recorrido por las universidades. Ninguna universidad me invitaría a dar una conferencia, a menos que prometiera no hablar de Israel. Noruega prohíbe la matanza ritual judía, pero no la matanza ritual islámica. Sus líderes políticos y académicos, abiertamente, hacen declaraciones que cruzan la línea, desde el anti-sionismo hasta el antisemitismo, como cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de Noruega condenó a Barak Obama por nombrar a un judío como su Jefe de Gabinete. Ningún otro líder europeo haría una tal declaración y se saldría con la suya. En Noruega, esta intolerante declaración fue elogiada, como lo fueron declaraciones similares hechas por un destacado académico.

 

El día anterior al tiroteo, el mismo campamento que fue atacado por el terrorista solitario, estaba involucrado en una orgía de odio anti Israel. Sin embargo, nunca diría que fue el antisemitismo de Noruega el que “causó” el horrible acto de terrorismo contra jóvenes noruegos.

 

Las causas del terrorismo son múltiples pero, en el fondo, tienen una causa común: concretamente, una creencia de que la violencia es la respuesta adecuada a las políticas con las que los terroristas no están de acuerdo. La otra causa común es que el terrorismo ha sido, a menudo, recompensado. Noruega, por ejemplo, repetidamente recompensó al terrorismo palestino contra Israel, mientras castigó a Israel por sus esfuerzos para proteger a sus civiles. Mientras que pretende condenar todos los actos terroristas, el gobierno noruego ha buscado justificar el terrorismo palestino diciendo que tiene una causa legítima. Esto, claramente, es una invitación a continuar con el terrorismo.

 

Es importante que el mundo no premie nunca al terrorismo, apoyando las políticas de aquellos que lo usan como una alternativa al discurso de la razón, de la solución diplomática o del compromiso político.

 

No conozco ninguna persona razonable que haya tratado de justificar los ataques terroristas contra Noruega. Sin embargo, hay muchos noruegos que, no sólo justifican los ataques terroristas contra Israel, sino que los elogian, los apoyan, ayudan a financiarlos y los legitiman.

 

El mundo debe unirse para condenar y castigar a todos los ataques terroristas contra civiles inocentes, sin importar el motivo o la supuesta causa del terrorismo. Noruega, como nación, ha fracasado en hacer esto. Quiere que todos condenen el atentado terrorista contra sus civiles, y todos deberíamos hacerlo, pero se niega a vivir según una única norma.

brillante!!!!!!

Nada bueno proviene del terrorismo, así que no se espere que los noruegos aprendan ninguna lección de su propia victimización. Como el embajador lo dejó en claro en su ignorante entrevista, “aquellos de nosotros que creemos que [la ocupación es la causa del terrorismo contra Israel] no vamos a cambiar de opinión a causa del ataque en Oslo”.

 

En otras palabras, persistirán en su punto de vista intolerante, que Israel es la causa del terrorismo dirigido contra él, y que si Israel pusiera fin a la ocupación (como ofreció hacerlo en el período 2000-2001 y nuevamente en 2007), el terrorismo terminará. Incluso Hamas, al que Noruega apoya de muchas maneras, ha dejado en claro que no pondrá fin a su terrorismo mientras Israel siga existiendo. Hamas cree que la existencia misma de Israel es la causa del terrorismo en su contra. Eso suena muy parecido a los desvaríos del hombre que se involucró en el acto de terrorismo contra Noruega

 

Ha pasado suficiente tiempo como para que los noruegos hagan un profundo examen de conciencia acerca de su sórdida historia de complicidad con todas las formas de intolerancia, que van desde los nazis antisemitas hasta Hamas antisemita. Parece haber un hilo común.

 

Traducido para porisrael.com por José Blumenfeld

Difusion: www.porisrael.org

5 comentarios

  1. Noruega es tan o más antisemita que España y su obsesión contra Israel es única en el mundo occidental. Hay causas que podrían explicar (nunca justificar) las razones del odio noruego, aunque yo personalmente las desconozco (Gustavo seguramente debe conocer un poco más del tema). Eso es exactamente lo que quise dejar plasmado anteriormente, sin dejar de condenar, sin tapujos ni relativizaciones de tipo europeas, la matanza terrorista en ese país.

    Con el criterio del establishment noruego, yo también podría justificar el terrorismo contra civiles inocentes en Oslo por las 400 tropas noruegas que ocupan Afganistán o los aviones noruegos que, como parte de la coalición de la OTAN, bombardean actualmente Libia. De la misma forma que los noruegos antisemitas seguirán empecinados en justificar el terrorismo contra Israel, nosotros no deberíamos amedrentarnos por lo que sucedió ni considerar que el atentado terrorista es culpa de aquellos individuos y organizaciones no-violentas que denuncian en Europa el fundamentalismo islamofascista y a sus cómplices “multiculturales”… por cierto, hablamos de los mismos “multiculturales” de izquierda que siempre justificaron el terrorismo si mataba gente que no les agradaba. Pat Condell lo explica muy bien.

    Y de lo único que Israel debería realmente avergonzarse, autocriticarse y reflexionar es cómo pudo negarse a expulsar al embajador noruego después de semejante declaración, tendría que haberle quitado todas sus credenciales diplomáticas y deportado en un plazo de 12 horas. Un error tremendo de la cancillería israelí permitir que semejante gentuza justifique el terrorismo en su propio suelo.

    • Si hay chicos noruegos asesinados por un demente trasnochado, la condena es masiva e inobjetable (como debe ser).
      Si hay chicos israelíes sistemáticamente asesinados en pizzerías, micros escolares y fiestas de cumpleaños por el mero hecho de vivir en el Estado judío, el embajador de Noruega y más de un colega suyo se pueden dar el lujo de decir: “la culpa es de Israel por la ocupación”.
      Basta ya de tanto odio. Basta España. Basta Noruega. Basta Ucrania. Los judíos no guardamos rencores con ustedes por lo que hicieron sus abuelos, se los prometo.
      Solo queremos vivir en paz. Y mientras no podamos vivir en paz, vamos a vivir. Y mientras algunos nos quieran matar (como los “militantes” del Hamas, ese grupo terrorista que ustedes tanto justifican y defienden), vamos a defender el único Estado sobre la faz de la tierra que nos protege a toda costa y nos permitió redimir nuestra tierra milenaria: el Estado judío. Y esto no va cambiar con sus brotes de judeofobia. Así que, sin sentir más que lástima, les digo: basta.

  2. la verdad que concuerdo en que el comentario del embajador noruego es abominable, es una burla a las víctimas del terrorismo, y sobre todo es moralmente excecrable. Israel no lo expulsó, y tampoco hizo mucho ruido para armar movimiento diplomático defensivo contra las agresiones del Reino Unido, y considero también que hay que estar más despiertos en ese sentido. No puede ser que cualquier 4 de copas nos quiera venir a dar lecciones de humanismo y terrorismo, y bailar sobre los muertos tan impunemente

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: