UN IRÁN CON ARMAS NUCLEARES

La opinión de Alan Dershowitz acerca de la pobre tarea desempeñada por el saliente Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, en relación al tema Irán. Este texto demuestra nuevamente el letargo occidental frente a la carrera armamentística de uno de sus principales, sino el principal, enemigo. Constantemente alertamos desde este blog el peligro que implica un Irán nuclear, un Estado terrorista en posesión de armas de destrucción masiva que además de ser una amenaza en sí mismo, genera el peligro adicional de abrir una carrera armamentista en la región por parte de quienes le teman. Con el deseo, y a través del activismo desplegado mediante el blog, de que cada vez más gente empiece a reconocer las amenazas cuando las tiene en frente de su nariz (y lo ideal es que mucho antes también), esperamos que pensamientos que previenen del desastre iraní como los expuestos por Dershowitz empiecen a tener más cabida en muchas atrofiadas mentes de dirigentes mundiales

 

UN IRAN CON ARMAS NUCLEARES
Por Alan M. Dershowitz

El saliente Secretario de Defensa, Robert Gates, deja un legado dudoso detrás de él: convencer a los Estados Unidos de cambiar su política de una absoluta falta de voluntad de aceptar un Irán con armas nucleares, a una política de “contención” de un inevitable Irán con armas nucleares. Mientras el Secretario de Defensa Robert Gates se prepara para retirarse a la vida privada – luego de 5 años como Jefe del Departamento de Defensa, tanto en las administraciones Bush como Obama – las alabanzas se estan amontonando sobre él por parte de demócratas y republicanos por igual. Aquí una opinión disidente. La historia no será amable con Gates. A pesar de algunos logros notables, el será recordado como el facilitador más importante de un régimen iraní con armas nucleares. Los historiadores del futuro lo compararán con los asesores militares de Neville Chamberlain, que – como Gates – se opusieron firmemente a toda forma de intervención militar contra el peligro potencial más grande del siglo XX: Una Alemania Nazi agresivamente armada en el siglo XX; un Irán con armas nucleares en el siglo XXI. En una entrevista de despedida en el New York Times, el lo dijo así: “Si estuvieramos a punto de ser atacados o sucediera algo que amenazara un interés nacional americano de vital importancia, yo sería el primero en línea en decir: ‘Vamos,’ yo siempre seré un defensor en términos de las guerras de necesidad. Yo soy mucho más cauto sobre las guerras de elección.” Esto ciertamente suena razonable – al menos para cualquiera familiarizado con la historia de la década de 1930. Cuando Hitler se estaba rearmando en una clara violación de la obligación por tratado por parte de Alemania, y dejando en claro lo que pensaba hacer con sus aviones, tanques y submarinos; Neville Chamberlain estaba argumentando en contra que su nación se involucrara en una guerra de elección. Él se impuso y sacó la opción militar de la mesa, lo que favoreció a los alemanes para continuar violando el Tratado de Versalles, sin temor a la intervención. Winston Churchill, por el contrario, estaba advirtiendo en contra de permitir que el régimen nazi se rearmara. Incluso los alemanes esperaban que las naciones que los derrotaron en la Iª guerra mundial marcharan contra ellos antes que ellos pudieran rearmarse totalmente. Así es como Goebbels lo dijo en un diario. “Hemos tenido éxito en dejar al enemigo en la oscuridad respecto a los objetivos reales de Alemania … Quisimos llegar al poder legalmente, pero no quisimos usar el poder legalmente … Ellos podrían haber arrestado a un par de nosotros en 1925 y eso hubiera sido el final. No, ellos nos dejaron pasar la zona de peligro. Eso es exactamente lo que pasó en la política exterior, también … En 1933, un primer ministro francés debió haber dicho (y si yo hubiera sido el primer ministro francés lo hubiera dicho):. ‘El nuevo canciller del Reich es el hombre que escribió Mein Kampf, que dice esto y aquello. Este hombre no puede ser tolerado en nuestra vecindad. O desaparece o nosotros marchamos!’ Pero no lo hicieron. Nos dejaron solos y nos permitieron deslizarnos a través de la zona de riesgo, y hemos podido navegar alrededor de todos los arrecifes peligrosos. Y cuando terminamos, y estuvimos bien armados, entonces ellos comenzaron la guerra!” Tengo la firme sospecha que los tiranos que dominan actualmente Irán y que han jurado destruir a América y borrar del mapa a Israel algún día escribirán algo similar en sus diarios. Si Irán desarrolla armas nucleares y hace uso de ellas contra Occidente, la principal responsabilidad recaerá en Robert Gates. En su entrevista Gates se jacta de haber “evitado que EEUU haga algunas cosas tontas en los últimos cuatro años y medio.” Sus “confidentes” han dejado en claro que esto se refiere a Irán: “El evitó aventuras, sobre todo en países como Irán, que podrían haberse convertido en intervención militar si el no se hubiera convertido el secretario de Defensa.” El fue el primer Secretario de Defensa en quitar por completo abiertamente la opción militar contra Irán “de la mesa”, como los titulares de todo el mundo dieron testimonio. Este acto insensato – por qué quitar cualquier de la mesa? – alentó a Irán a seguir adelante con sus programas de desarrollar armas nucleares sin temor a un ataque estadounidense contra sus instalaciones nucleares. Esto no significa defender tal ataque – excepto como un recurso absolutamente final. Sin embargo, anunciar a los iraníes que no tienen que preocuparse acerca de cualquier acción militar por parte de EEUU fue, para parafrasear a Gates, una de las cosas más estúpidas que el podía haber hecho. Por otra parte, bajo la mirada de Gates, EEUU expidió a sabiendas un informe falso sobre las intenciones de Irán con respecto al desarrollo de armas nucleares. El informe esencialmente negaba que Irán estuviera intentando desarrollar armas nucleares. Este informe fue conocido por ser falso en el momento de su emisión ya que la inteligencia estadounidense se dio cuenta de la instalación de armas nucleares en Qom antes de la publicación del informe. La publicación de este informe envió un fuerte mensaje a Irán: Los estadounidenses han caído por su engaño en el cual ustedes esconden su capacidad de desarrollar armas nucleares bajo la cobertura de supuesto uso civil. Esto animó a los iraníes a mover hacia adelante a toda velocidad su programa. Al mismo tiempo, Gates convenció a la Administración Bush de cambiar a amarillo la luz verde a Israel y luego a rojo, en lo que se refería a la aprobación por parte de los EEUU de un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán. El resultado final es que Gates ha persuadido exitosamente a Estados Unidos para que cambie su política de absoluta falta de voluntad de aceptar un Irán con armas nucleares, a una política de “contención” de un inevitable Irán con armas nucleares. Esta supuesta política de contención no es una política en lo absoluto, es una admisión de fracaso. Es similar a la fallida política de Chamberlain de “contener” a la Alemania nazi. Un Irán armado nuclearmente pone en peligro la paz del mundo. Va a ser un “cambiador de juego”, en palabras del presidente Barack Obama (antes de volverse presidente y renombrar a Gates). Y este desastre potencial será en gran parte culpa del Secretario de Defensa saliente, Robert Gates.
Fuente: The Jerusalem Post Magazine- Traducido por Esther Sheine especialmente para el blog de OSA Filial Córdoba

A %d blogueros les gusta esto: