El ataque de Turquía a Israel, sus causas y consecuencias

En la última semana, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan expulsó al embajador israelí; suspendió acuerdos militares con Israel; anunció que va a tomar acciones legales contra algunos políticos israelíes y recurrir a la Corte Criminal Internacional para determinar la legalidad del bloqueo israelí a Gaza; aseguró que “Turquía va a tomar medidas para garantizar la libre circulación en el este del Mediterráneo” (en otras palabras, amenazó con desencadenar una guerra naval contra Israel) y, como si esto fuera poco, aterrorizó a 40 turistas israelíes que aterrizaron en el aeropuerto de Estambul. La “razón”: Israel no se disculpó por el incidente del Mavi Marvara, donde murieron 9 miembros de la IHH – una ONG turca aliada a Al-qaeda y afiliada al partido islamista AKP, el partido de Erdogan — después de atacar con palos, garrotes y cuchillos a los soldados israelíes que abordaron el barco para evitar que éste traspase un bloqueo marítimo legal y legítimo, cuyo único propósito consiste en reducir el flujo de armas que recibe el Hamas.

Dejando de lado los pretextos que pueda esgrimir el gobierno turco para tratar de justificarse, ¿Cuáles son sus verdaderas motivaciones?

En términos estrictamente ideológicos, la respuesta es simple: Israel es un Estado judío y el gobierno turco es islamista – entre otras cosas, esto significa que el gobierno odia al pueblo y al Estado judío. Dicho de otra forma, la nueva ronda de agresiones y amenazas sigue el curso natural de deterioro que existe entre los dos países desde que el partido AKP tomó el poder. Para nombrar otros ejemplos que responden al mismo patrón, en Julio y Agosto del 2006, durante la segunda guerra del Líbano, el gobierno de Erdogan permitió que Irán le envíe armas a Hezbollah a través de territorio turco. En el 2009, durante el Foro Económico Mundial en Davos, Erdogan lo llamó asesino a Shimon Peres. Y en el 2010 promovió indirectamente la flotilla pro-Hamas que trató de cruzar el bloqueó israelí.

En términos políticos, Erdogan persigue dos objetivos. En primer lugar, pretende posicionar a Turquía como un líder regional. La actuación de Turquía en la guerra civil libia fue ambigua. Las revueltas árabes no le permitieron establecer una alianza con Irán y Siria, y deterioraron la imagen de Turquía como un “puente entre el mundo occidental y el mundo islámico”. Cuando Erdogan trató por el camino inverso, exigiéndole al presidente sirio Bashar Assad que deje de matar a su población, lo único que ganó fue una advertencia de Irán (de hecho, desde el 9 de agosto, cuando el premier turco mandó a un enviado especial para tratar de frenar a Assad, el dictador sirio asesinó a más de 400 personas, incluyendo 100 palestinos del pueblo de Latakia). Y sus diferencias conceptuales con Arabia Saudita y los países del Golfo Pérsico tampoco le permiten consolidar una alianza estratégica con el bloque sunnita. Después de tantos fracasos, Erdogan parece apostar todas las fichas contra el Estado judío para tratar de mostrarse como un líder regional.

En segundo lugar, Erdogan lanzó el ataque diplomático contra Israel para desviar la atención de todos los problemas internos que sacuden a su país (que idea original, ¿no?). Además de que Turquía está entrando en un estancamiento económico (tiene un déficit equivalente al de Grecia y Portugal), el país enfrenta las aspiraciones independentistas de los Kurdos. Con demasiados problemas por resolver, el gobierno de Erdogan piensa que la mejor inversión que puede hacer en este momento es atacar al Estado judío. Aunque no esté del todo claro si los retornos van a ser muy elevados, parece ser una inversión de riesgo cero.

Pero se equivoca. Turquía tiene mucho para perder si Erdogan sigue por este camino. Si todavía no la perdió, lo primero que va a perder es su falsa imagen de país “secular”. Si un dictador como Saddam Hussein o Assad quiere desencadenar una guerra contra el Estado judío, las condenas brillan por su ausencia; pero esa no es la conducta que se espera de un país “secular” (sí, vivimos en un mundo medio raro). Lo segundo que tiene para perder es la confianza que le depositó la administración Obama; si Erdogan no frena esta diatriba de odio, a la administración Obama no le va a quedar más remedio que elegir entre la democracia hebrea o el gobierno islamista, y ni el presidente más anti-israelí de toda la historia de los Estados Unidos puede darse el lujo de optar por la segunda opción (hasta la propia ONU determinó, mediante el informe Palmer, que el bloqueo israelí a Gaza es legal, que el gobierno de Erdogan “podría haber hecho más” para frenar al Mavi Marmara y que Israel solo debe disculparse por la pérdida de vidas, cosa que ya hizo una docena de veces). Con la confianza de la administración Obama,  lo tercero que tiene para perder es su membresía en la NATO – y todas las ventajas militares y estratégicas que eso implica.

Y llegado el caso de que Erdogan elija entrar en una guerra naval contra Israel, no hay duda alguna de que también la perdería, y por paliza. A diferencia de Irán, Turquía no auspicia, financia y entrena a organizaciones terroristas que pueden lanzar una lluvia de cohetes y misiles contra Israel (léase Hamas y Hezbollah). Una guerra naval entre Turquía e Israel sería una guerra cara a cara, ejército contra ejército; y el ejército
israelí tiene los dos activos más importantes que se requieren para ganar: tecnología y experiencia en combate.

Como afirma DEBKAfile, la marina turca no puede compararse con la marina israelí, ni sus submarinos equiparan los Dolphins alemanes que tiene Israel. En lo que respecta a la experiencia en combate, ¿Qué hizo el ejército Turco además de matar kurdos? — un ejército que, dicho sea de paso, se encuentra en un proceso de cambio, porque Erdogan echó a los generales que no eran “leales al partido”. Israel tuvo 3 guerras en los últimos 10 años; combatió en todos los frentes habidos y por haber y cuenta con el servicio de inteligencia más efectivo de todo el mundo, entre otras cosas. Además de todas las ventajas militares, la ONU no podría condenar y detener a Israel (como ocurre habitualmente), porque el informe Palmer la haría chocar contra sí misma. Por último, Bibi Netanyahu no se bajaría los pantalones como Ehud – tierras por paz – Olmert o su amiga Tzipi Livni. Primero porque no está en su sangre. Y segundo porque, de hacerlo, desplomaría la coalición de su gobierno.

Para tratar de evitar entrar en una guerra contra Turquía, si Erdogan sigue por este camino Israel debería decirle lo mismo que le dijo a Assad cuando éste mandó a sus hombres contra la frontera israelí el día de la Nakda (día en que los palestinos repudian la creación del Estado de Israel): si lanzas una guerra contra el Estado judío, vas a ser atacado personalmente. Funcionó con el primero, y va a funcionar con el segundo. En el fondo, estos tipos son cobardes. Ladran y mandan a matar, pero cuando su vida entra en peligro dan un paso al costado.

Como fuera, lo que está claro es que no hay nada que Israel pueda hacer para recuperar las relaciones amistosas que alguna vez mantuvo con Turquía. Desde que gobierna el partido islamista AKP, el país es otro país. Si podemos, tratemos de evitar la guerra. Y si no, demostrémosle al mundo que el Estado judío ya está harto de que los dictadores lo usen como un chico expiatorio para prevalecer en el poder y materializar sus aspiraciones totalitarias. Israel tiene la experiencia, la inteligencia, los recursos militares y la voluntad política que necesita para aplastar al ejército turco. Esperemos que Erdogan lo sepa, y que, por el bien de su país, no elija el martirio.

Anuncios

11 comentarios

  1. NO CREO QUE ISRAEL LE PUEDA GANAR A TURQUÍA EN UNA GUERRA, YA QUE EN EL 2006 NI SIQUIERA LE PUDO GANAR A HEZBOLÁ QUE NI EJERCITO NI PAIS SON, SOLO UNOS PANDILLEROS. PERO EN FIN, UN SALUDO.

    • El resultado de la segunda guerra del Líbano es bastante controversial, pero no quiero entrar en eso.
      Aún suponiendo que tenés razón, Israel no le pudo ganar a hezbollah porque Ehud Barak encaró la guerra a medias, casi con timidez.
      Como expliqué en el artículo, con el gobierno de Bibi no pasaría lo mismo.

  2. YO CREO QUE ISRAEL DEBERÍA DISCULPARSE CON TURQUÍA, SERÍA LA MANERA MÁS FÁCIL DE EVITAR UN CONFLICTO MAYOR Y QUE LAS COSAS SE SALGAN DE CONTROL. NO QUEREMOS OTRA GUERRA QUE DESESTABILICE LA REGIÓN, YA HEMOS TENIDO BASTANTES. AMOR Y PAZ HERMANOS. SHALOM.

    • Alberto,
      No me parece que Israel tenga que disculparse por ejercer sus derechos.
      Pero además de que Israel tiene razón en no disculparse (como también lo aclaró el informe de la ONU), una disculpa no conduciría a nada.
      Como fundamenté en el artículo, Erdogan no lanzó el ataque diplomático contra Israel porque estaba ofendido, sino porque quiere mostrarse como un líder regional y tratar de ocultarle a su población los problemas económicos y políticos que tiene su país. Por este motivo, lo único que haría una disculpa sería premiar su estrategia, incentivarlo para que siga por el mismo camino y, consecuentemente, aumentar las probabilidades de entrar en una guerra.
      Lo que a mi juicio debería hacer Israel es ignorarlo y, si el hombre sigue agrediendo, hacerle saber que, de entrar en una guerra, sería atacado personalmente. Cuando Assad financió a los terroristas que trataron de cruzar la frontera, Israel le hizo llegar este mensaje, y por ahora dio resultado. De no haber echo nada, en este momento estaríamos en una guerra contra Siria.
      Saludos y gracias por comentar

  3. Sebinisra, coincido. Dos cosas:
    1-Con respecto a la guerra del 2006 contra Hizballah Israel podria haber literalmente erradicado hasta el ultimo organismo vivo del Libano, pero no lo hizo simplemente porque deseaba atacar objetivos estrategicos exclusivamente. Es innegable que la guerra se manejo mal, cuando por ejemplo el envio de tropas de infanteria por tierra era una ridiculez. Cualquier pais hubiera atacado una y otra vez a traves de bombardeos. Como ya sabemos, Israel se maneja siempre al reves y prioriza vidas civiles enemigas muchas veces por encima de las de sus solados. A esto hay que sumarle que el ejercito estaba esperando la intervencion de Siria, y para esto estaban preparandose, mas que para Hizballah (esto ultimo me lo comento un familiar que en ese momento lucho en Libano con Tzahal).
    2-Israel no tiene nada que disculparse con Turquia, mas bien al reves. No hay bloqueo alimenticio contra Gaza, solo de armamentos. Pasan miles de kgs de ayuda todos los dias. Si los “humanitarios” hubieran deseado ayudar lo hubieran hecho a traves de los medios apropiados. Su deseo era generar una guerra mediatica, como siempre. Frases como “judios, vuelvan a Auschwitz” no son signos de “paz y amor”. Tampoco tenian encima remeras con el rostro de John Lennon, sino toneladas de armas blancas y otras. Su tripulacion tenia terroristas conectados a Al Qaeda. Y encima salieron de Turquia como si fuera una fiesta. A eso sumale que el premier turco viene insultando casi a diario a los politicos israelies, en especial a Shimon Peres lo agredio en el Foro Economico Mundial de Davos (si mal no recuerdo). Cualquier pais hubiera cortado relaciones hace 5 años. Encima te mandan un barco con terroristas, para apoyar a otros terroristas (que dicen abiertamente en su Carta Organica “es mision de todo musulman matar a todo judio donde se encuentre”, entre otras). Israel, en lugar de bombardear el barco (como habria hecho cualquier pais normal), envio a soldados para detenerlo!!! Si hay conflicto con Israel es porque ellos tienen el problema. Acaso si tu vecino te odia y te insulta una y otra vez, ¿vos tenes que disculparte?
    Saludos

  4. Estoy de acuerdo con que este problem a no se resuelve con una disculpa, porque esto es una politica del AKP que sospecho esta basada en el koran.

    Ahora, respecto o a una possible guerra, estoy convencido que Los Turcos no son tan Locos como para atacar a Israel, que tiene armamento no convencional y un poder de fuego convencional muy peligroso.

    Pero hay que dejar Claro que Turquia tiene uno de Los ejercitos mas poderosos del mundo, con una aviacion in poco inferior a la Israeli pero una fuerza naval muy superior.

    Tienen unos 12 submarinos 7 de ellos muy modernos (Alemanes, similares a Los de
    Israel) y con sistemas de armamento avanzados y una gran cantidad de buques con armamento Americano, varias veces superior en numero a Los buques que tiene Israel.

    Eso sin contar con Las herramientas de ELINT y SIGINT(anyudados por Israel) y El entrenamiento que tienen como miembros de NATO.

    Por supuesto que es possible ganarle una Guerra, per los dejaria destruidos a Los 2 sin importar quien gane.

    En fin, Di-s no quiera que tengamos que enfrentarnos, ni con ellos ni con ningun otro.

    • David, no estoy al tanto del inventario de armas que dispone cada país, pero los de DEBKAfil dicen que la fuerza naval israelí es superior (incluí un link en el artículo). Y es el sitio líder en temas de geopolítica, ganó miles de premios. Si no conoces la página, te la recomiendo mucho. La mayoría de la información la saqué de ahí.
      Yo tampoco creó que Erdogan va a lanzarse a una guerra contra Israel, por dos motivos:
      1) Lo frenaría la NATO
      2) Lo frenaría su ejército, que sabe que una guerra contra Israel sería una pesadilla.
      No obstante, mientras Turquía sea gobernada por un tirano islamista egomaníaco puede pasar cualquier cosa.

      • No me tomes a mal pero a Debka hay que saber leerlo.
        No digo que mienten pero son demasiado ”confiados” cuando se trata de Israel.

        Por ejemplo, la superioridad en contra-medidas y Guerra electronic a
        Israeli es indicutible y en la aviacion es determinante.

        Ahora, no estoy seguro de que por si so la gane una batalla naval. Ademas, hablan del ejercito Turco como si fuera El de Siria, cuando la verdad es que tienen fragatas con sistemas de radares, de misiles, misiles,sistema antiaereo/antimisiles (phalanx) de tecnologia de punt a Americana.

        Te repito, a seguro se lo llevaron preso y nadie puede saber a ciencia cierta que pasaria end in enfrentamiento naval enter 2 potencias como estas.

        Lo que es seguro es que hacernos Los barrabrabas matones no Nos VA a dar la victoria y no es digno de in ejercito como Tzahal. Hay que conocer muy Bien al enemigo.

  5. Cierto, pero Israel no quiere ninguna guerra. Los que quieren guerra son sus vecinos, unos malditos tiranos enfermos de poder. No seria la primera vez que Israel esté en guerra (aunque no creo que con Turquia, mas probable es con Siria o Iran, y mas probable todavia teniendo en cuenta que Siria tiene que desviar la atencion de sus revueltas internas y la semana que viene, con la presentacion palestina en la ONU, es el momento ideal) y mucho menos en condiciones donde a priori parece tener las de perder. No creo que existan chances de guerra con Turquia, pero si con Siria y Hizballah (ya vemos lo que pasa con Gaza). Como nos dijo un Rab cuando contaba la parashá de la semana hace unos años: “Hashem nos salvara de toda calamidad”. Agrego: Tzahal tambien jeje 😛
    Saludos!

  6. Muy buen texto, Seba. De todas formas creo que Erdogan, con toda su locura egocéntrica, es más racional de lo que muchos piensan. Según declararon los propios funcionarios israelíes (incluyendo a Barak), el establishment turco dijo “basta” en la provocación antiisraelí. De hecho, el premier turco acaba de aclarar que no enviará ningún barco de guerra para proteger los navíos que pretendan arribar a Gaza, en cambio se limitará a ver si puede ingresar al enclave palestino por Egipto. Turquía está prácticamente perdida para Israel y el mundo occidental en general, pero no creo posible que se desate una guerra contra ese país en un futuro (las consecuencias que tendría para Ankara desde le punto de vista diplomático y militar son inimaginables). Además, en caso de que los turcos se pongan más beligerantes, a Israel le quedan varias cartas que no dudaría en jugar a modo de represalia: estrechar vínculos con Armenia, ayudar a Chipre, y mandar armas, equipo y entrenamiento a los kurdos del PKK. Lo que ahora está tratando de hacer Israel es bajar el nivel de tensión y tratar de recomponer las relaciones en la medida de lo posible… eso sí, con respeto y cordialidad, pero nunca bajándose los pantalones ni mostrando la bandera blanca, porque aquí el único culpable por el deterioro de las relaciones bilaterales es el gobierno turco. No hay que subestimar una potencia como Turquía, pero tampoco sobreestimarla. Confío en que la crisis diplomática será temporal, espero no equivocarme. Mientras tanto, firme el timón: a estar preparados para cualquier eventualidad.

  7. […] El 2 de Septiembre, Naciones Unidas reveló un informe sobre el incidente de la flotilla turca que ocurrió en Marzo del 2010, donde se explicita que el bloqueo israelí a Gaza es legal y que los comandos israelíes que abordaron la flotilla enfrentaron “resistencia violenta y organizada”. El gobierno turco respondió de esta forma. […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: