Esa “historia” de los palestinos de una Tierra Santa “libre de judíos”. Dennis Prager‏

Hace unos cinco años, fui invitado por la Institución Hoover para dar una conferencia en la Universidad de Stanford.

Casualmente, el Día de la Independencia de Israel cayó durante esa semana, así que me invitaron a hablar en la ceremonia de conmemoración que celebraban los estudiantes pro-Israel. En mi charla, comenté que el quid de la cuestión en el conflicto palestino-israelí es que la mayoría de los palestinos buscaban que Israel dejara de existir.

Después de mi charla, una mujer se me acercó y se presentó como una activista por la paz. Ella me dijo que no podía estar de acuerdo conmigo porque los palestinos, en su opinión, estaban bastante dispuestos a aceptar la existencia de Israel.

Sucedió que, a unos 50 metros de distancia de donde se celebraba la conmemoración de la existencia de Israel, se llevaba a cabo una manifestación contra Israel dirigida por los estudiantes palestinos. Así que le dije a la mujer que fuera allí y se mezclara con los estudiantes palestinos como una activista por la paz – la manera para obtener de inmediato su confianza -, y que luego les preguntase si estaban dispuestos a reconocer el derecho del Estado judío de Israel a existir.

Le dije que me apostaría 5 dolares a que no responderían de manera afirmativa.

Ella aceptó la apuesta y se dirigió a los estudiantes palestinos. Después de 10 minutos, regresó.

Y bien”, le pregunté, “¿quien ganó la apuesta?“.

No sé“, respondió ella.

No la entiendo“, le contesté. “¿No le respondieron?

Me preguntaron, ¿qué quieres decir?“, me respondió.

Le dije que me debía 5 dolares pero que no se los iba a cobrar.

A principios de este mes estuve en Ramallah, la capital de facto de la Autoridad Palestina, donde entrevisté a Ghassan Khatib, el director de Medios de Comunicación del gobierno de la Autoridad Palestina y el portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas. Yo le hice la misma pregunta: ¿Es que los palestinos van a reconocer a Israel como Estado judío?

Él fue más directo que los estudiantes palestinos en Stanford. Su larga respuesta consistió en un rotundo “No”.

No hay pueblo judío, me dijo, así que ¿cómo puede haber un país judío? La posición palestina es que hay una religión llamada judaísmo, pero que no hay tal cosa como un pueblo judío. (Curiosamente, los judíos sólo hacen referencia a su pertenencia a una religión una vez en toda la Biblia hebrea. En el Libro de Esther, por el antisemita Haman).

En otras palabras, los palestinos – la población que compone un grupo nacional que nunca existió con el nombre de “Palestina” hasta bien entrado el siglo XX – niegan la existencia de la nación más antigua en el mundo – de las que aún permanecen -, una que data de más de 3.000 años.

Eso si que es verdadera chutzpah.

De hecho, los palestinos niegan que los judíos hayan vivido en Israel. Es por eso que Yasser Arafat no podía admitir que Jesús fuera un judío, sino más bien, y de acuerdo con Arafat, “Jesús era un palestino”. Reconocer que Jesús era judío significaría reconocer que los judíos vivieron en Israel miles de años antes – y en un Estado judío por otra parte -, mucho antes de que los musulmanes existieran, mucho antes de que los árabes se trasladaran allí, y miles de años antes de que alguien se llamara a sí mismo un árabe palestino [N.P.: antes también designaba a los judíos residiendo en la Tierra de Israel].

En el discurso del presidente palestino ante las Naciones Unidas la semana pasada, esta negación de la historia judía se reafirmó. Así, en un discurso sobre Israel y los palestinos, ni una sola vez pronunció la palabra “judío” o “judaísmo”.

He aquí un ejemplo de esa historia de Israel/Palestina libre de judíos de Abbas:

“Vengo ante ustedes hoy desde Tierra Santa, la tierra de Palestina, la tierra de los mensajes divinos, de la ascensión del Profeta Muhammad (la paz sea con él) y el lugar de nacimiento de Jesucristo (la paz sea con él)…”.

No se hace mención de los judíos. Al parecer, sólo existían cristianos (¿sabrá Abbas que Jesús era judío?) y musulmanes, los cuales siempre habrían vivido en “Tierra Santa”. Y para Abbas, la Tierra Santa no es Israel, es Palestina. El que fueran los judíos quienes hicieran de esta tierra una Tierra Santa es un hecho histórico negado por los palestinos.

Israel, desde el punto de vista palestino, es el Estado de Israel, no un Estado judío. Como escribió el embajador de Israel en los Estados Unidos, Michael Oren, en un artículo en el The Washington Post del viernes pasado:

“Dos propuestas de paz ha hecho Israel, en 2000 y 2008…, allí se reunieron casi todas las demandas de los palestinos para formar un Estado soberano en las áreas ganadas por Israel en la guerra de 1967 – la Ribera Occidental y Gaza, e inclusive Jerusalén Este -. Sin embargo, el presidente palestino Yasser Arafat rechazó la primera oferta y Abbas ignoró la segunda, por la misma razón que sus predecesores rechazaron el Plan de Partición de 1947.

Cada vez que la aceptación de un Estado palestino significa aceptar al Estado judío, esa concesión se convierte en algo imposible para los palestinos”.

Ese es el problema. No los asentamientos. No los límites. Los palestinos, como la mayoría de sus hermanos árabes y musulmanes, como muchos otros en otros lugares, nunca han reconocido que los judíos regresaron a Israel, ya que nunca han reconocido que los judíos tuvieran un hogar nacional allí. Y encima ni siquiera reconocen que los judíos son un pueblo.

¿Los palestinos quieren la paz? No tengo ninguna duda de que lo desean. Pero no con el Estado judío.

Una respuesta

  1. TOTALMENTE DE ACUERDO CON EL ESCRITOR! LOS SUPUESTOS “PALESTINOS’ QUIENES EN REALIDAD SON ARABES, ASI COMO SUS ALIADOS EN MEDIO ORIENTE, NO QUIEREN LA PAZ. ISRAEL HA HECHO TODO LO HUMANAMANTE POSIBLE PARA LOGRAR ESTO, PERO SUS ENEMIGOS NO LO ACEPTAN. POR ESO ES QUE DEBEMOS APOYAR A ISRAEL Y ORAR A DIOS PARA QUE SIGA GUARDANDO A ISRAEL, EL PUEBLO DE DIOS. QUE NUNCA DEJARA DE SER, PORQUE ISRAEL ES ETERNO!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: