Otro premio nobel para Israel y otro atentado terrorista para los islamistas.

 

Frecuentemente, cometemos el error de separar la geografía humana en polos opuestos: “el bien y el man”, “el cielo y el infierno”, ” el día y la noche”, etc. La realidad es más compleja, y nuestro lenguaje limitado no nos permite abarcarla. Pero, aunque tengamos la mejor de las intenciones y un vocabulario refinado, ¿Existe alguna otra forma de contrastar los dos hechos que ocurrieron en esta semana?

Mientras un israelí gana un premio nóbel de química, un grupo islamista asesina a más de 70 civiles inocentes en Somalia, en su mayoría chicos que buscaban ganarse una beca para estudiar. Una nación jóven, de 7.5 millones de habitantes, eminentemente desértica y rodeada de enemigos inspirados por el Islamismo suma otro premio nóbel (ya van 7, sin contar los de la paz), mientras los islamistas suman su 17827 atentado terrorista desde el 9/11 (para cuando estes leyendo esto, es muy probable que la cifra haya cambiado).

No encuentro más palabras…. Solo voy a parafrasear a Glenn Beck después de narrar la masacre en Itamar, donde una familia israelí fue asesinada por terroritas palestinos: “hay mucho oscuridad en este mundo… entrá a la luz”.

Anuncios

Una respuesta

  1. Este año, cinco de los siete ganadores del premio Nobel son judíos!! Musulmanes, ninguno…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: