¿A quien representa la DAIA?

En multiples ocasiones uno se pregunta a quien representa realmente la DAIA. Nadie duda que la misma ES el organo de representacion politica de la Comunidad Judia, pero la realidad es que en virtud de esa presentacion su desenvolvimiento en determinadas cuestiones deja mucho que desear. Gustavo Perednik escribe un articulo al respecto, que esclarece la cuestion (extractos):

Para quienes desde hace mucho intuimos que la DAIA es la representante del Gobierno argentino ante los judíos (y no a la inversa) recientes declaraciones de la misma han ratificado esa sospecha.

La más cruda fue emitida el 6 de octubre ante el incendio de la mezquita en la aldea galilea de Tuba-Zangaría (3-10-11), acerca de la que la DAIA parece tener más información que los servicios de inteligencia israelíes. Mientras éstos se limitaron a detener a un solo sospechoso, de dieciocho años de edad, cuya identidad se mantiene en reserva, y de quien se ha publicado que niega las imputaciones contra él, la DAIA ya sabe que se trata de “un grupo de ultranacionalistas israelíes”. 
El vocabulario delata de inmediato a los funcionarios no-sionistas, antisionistas y post-sionistas que se han instalado en la dirección de las instituciones de la comunidad judeoargentina, bien en contraste con las comunidades judías de otros países…

En suma, la hostilidad de la DAIA, sazonada por el desconocimiento de cuestiones básicas, les hace interpretar que los que cometieron el atentado (reiteramos: aún no se sabe quiénes fueron) “son conocidos por atacar a ciudadanos musulmanes dentro de Israel”. Quienes vivimos en Israel, ignorábamos que los ciudadanos musulmanes son aquí atacados, y nos permitimos solicitar de la DAIA que nos informe con nombres y apellidos de qué está hablando, así podremos llevar el caso a la Justicia israelí que, dicho sea de paso, es la única Justicia que funciona bien en la región.
Si todo lo que la DAIA denunciara fuera verdad, nos preguntaríamos si la función de la representante de los judíos argentinos es emitir declaraciones que maculan a la sociedad israelí, que es constantemente …

Así concluye la DAIA: “ningún grupo, etnia o nacionalidad es inmune a la peste del fanatismo, la intolerancia y el odio”. Si ésta es una observación general de la realidad, en ese caso no pasa de ser una mera perogrullada. 
Pero si, por el contrario, la frase insinúa que los israelíes somos como todos los demás en nuestro grado de odio, deberíamos concluir con la DAIA que todos los países del mundo son amenazados con ser borrados del mapa; que sobre todos los pueblos del mundo pesa una historia milenaria de persecuciones y genocidios; que todas las naciones del mundo están rodeadas por enemigos más poderosos y ricos; y que el terrorismo suicida es obra de musulmanes, cristianos, budistas y judíos por igual. 
Y que los centenares de israelíes asesinados en cafeterías y en fiestas de cumpleaños son parte de un fenómeno universal del cual “ningún grupo o etnia” escapan. 
No es la primera vez que la DAIA sale en contra de los intereses del pueblo judío. Ocasiones previas se relacionaron con la investigación del atentado a su propia sede. 
En 2003, cuando durante el juicio oral se autorizó el interrogatorio a los agentes de la SIDE, y así se posibilitaba acercarnos a la verdad última y transparente, la DAIA no expresó satisfacción sino cuestionamiento. En 2007, cuando el juez Ariel Lijo dio por concluida la investigación por el encubrimiento y pidió a las partes su opinión, la DAIA reclamó demorar la elevación a juicio. En 2009, cuando todas las partes querellantes pidieron el juicio al ex juez, a los ex fiscales y a los implicados en el encubrimiento que duró una década, la DAIA se opuso…”

No hay malas intenciones en este post para con la DAIA, por el contrario, deseamos que sea lo que debe ser y desarrolle sus actividades con el objeto para el que fue creada: defender a la Comunidad Judia de los dislates de los que quieren destruirnos y no meramente “quedar bien”.

Anuncios

Una respuesta

  1. Los últimos párrafos del artículo de Gustavo son contundentes.
    Si quieren ser “representativos”, actúen como tales. Sino, si tienen ganas de manejarse independientemente de los supuestos intereses de sus representados, actúen a título personal y listo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: