Guilad Shalit regresa a casa (video doblado al español): Discurso de Biniamin Netanyahu

Anuncios

17 comentarios

  1. DISCURSO DE NETANYAHU TRAS LA LIBERACIÓN

  2. Muchachos, nada que ver pero… hasta el blando de Obama está preocupado por algunos terroristas que liberaron.

  3. En otro orden de cosas, parece que Guilad no está en perfecto estado de salud físico y psicológico. Esos animales no le dejaron ver la luz del día, trataron pésimamente sus heridas provocadas durante el secuestro (no saben medicina) y tampoco lo alimentaron como corresponde. Me revienta pensar qué diferente es el trato que reciben los peores asesinos en ese hotel de cinco estrellas que son las cárceles israelíes.

  4. Lo de las cárceles israelíes es tan irritante…
    y Respecto de Obama, parece que se preocupa medio tarde no?, a la hora de presionar a Israel es el primer preocupado

  5. Creo que la preocupación de obama viene por otro lado. Primero tengo que decir que estoy de acuerdo con la liberación de Guilad, pero no de la forma que se hizo. Si querían hacer un intercambio de 1027 terroristas por shalit, se deberían haber entregado 1026 cadáveres y un solo terrorista vivo (y que no tenga sangre en las manos).
    Segundo, y volviendo al tema, creo que la preocupación de Obama, viene por el lado de que ahora Israel ya no tiene “Atadas” las manos para actuar en gaza. Todos sabemos que es solo cuestión de tiempo (y no falta mucho) para que Israel enfrente una nueva guerra (lamento, pero soy bastante pesimista)). Cual piensan que será la reacción de Bibi en caso de que haya un ataque desde gaza, ahora que ya no tienen que preocuparse por la seguridad de Shalit?

    • Pienso que la reacción debe ser pulverizar a Hamas, no ser tan tranquilitos como en la Operación Plomo Fundido. La reacción debe valer la pena ser ejecutada

      • Ezequiel, estoy totalmente de acuerdo con vos. La reacción tiene que ser totalmente desmedida. Pero teniendo en consideración que como ministro de defensa está Ehud Barak…
        Que te puedo decir…

        • y… con él será más difícil que suceda (de hecho Caroline Glick no dudó en decir que Barak condujo pésimamente la Operación Plomo Fundido). Pero la esperanza por derrotar al enemigo de una vez por todas y no a medias, debe permanecer

  6. Ezequiel… no todo vale para pegarle a Barak!! (en eso discrepo con Caroline). Se condujo perfectamente la Operación Plomo Fundido. Se lograron todos los objetivos prefijados con pocas bajas propias, se probaron exitosamente nuevas tecnologías, experiencia y todos los analistas militares acuerdan que Israel aprendió de sus errores desde la contienda del 2006. No obstante, estoy de acuerdo en que el próximo objetivo en la guerra contra el Eje (Irán-Siria-Hezbollah-Hamás) debe ser derrocar al gobierno terrorista en Gaza y eliminar por completo al Hamás.

    • Jabo
      precisamente a lo que te referís en la última línea va encaminada mi crítica para con Barak (por el hecho de no concretar la eliminación de Hamas). No me caben dudas que se probaron nuevas cosas y se mejoró mucho la imágen que dejamos en el 2006 contra Hizballah, y se concretaron objetivos planteados. Pero precisamente, critico la conducción, el liderazgo: no me gusta que Israel siga planteando objetivos a medias, como si con eso fuera a solucionar el problema; ya tuvimos suficiente mentalidad cortoplazista. Es hora de que la conducción fije el gran objetivo final, el único que puede poner fin a la agresión antiisraelí: eliminar a Hamas.
      Estoy cansado de que así como los progres son “politicamente correctos” a la hora de criticar a Hamas (si es que lo hacen), Israel sea “politicamente correcto” a la hora de enfrentarlo. Como vos dijiste en un posteo reciente, tenemos con que derrotarlos a todos los que nombras, y debemos ser contundentes

      • Bueno, precisamente la razón por la que Israel no se propuso el objetivo de erradicar completamente al Hamás es una intriga que yo me pregunto hasta hoy. Cuando Yoav Galant quería pasar a la tercer fase de la operación para acabar con el remanente de la organización terrorista, el alto mando israelí le paró los pies. Esto es un hecho, evidentemente a Israel no le interesó en ese momento destruir por completo al Hamás. La pregunta es por qué. Ciertamente no fue por corrección política, porque al gobierno israelí le parezca necesario mantener otro enemigo en su frontera ni por temor a las bajas propias o ajenas (aunque se hubiera requerido una penetración muchísimo mayor en el territorio gazatí que nadie sabe cómo hubiera terminado). Las hipótesis más verosímiles que he escuchado tiene que ver con que no se pretendía dejar políticamente vacío al territorio palestino, es decir, a Gaza sin un gobierno… pues sería un sitio anárquico dominado por bandas, clanes, mafias y organizaciones militantes menores. También se relaciona con el hecho de que el mensaje de Plomo Fundido fue: “Sepan que estamos locos, y si nos tocan un pelito de la nariz, les desfiguramos toda la cara, así que no jodan más”. Y la idea es que sea un mensaje de disuasión, que no tiren misiles, no porque ya no vivan, sino porque tienen miedo. La idea no era destruir al Hamás, sino CONTENERLO. La “proporcionalidad de la fuerza” no puede ser respecto de los ataques recibidos, sino con lo que se quiere buscar, que es resolver el problema, a saber, que no tiren más misiles. Sun Tzu decía que el victorioso en una guerra se fija los objetivos político-estratégicos ANTES de entrar en batalla, mientras que el perdedor se fijaba los objetivos DURANTE la misma. Entonces el mensaje tiene la intencionalidad de generar un efecto disuasivo. El problema es que, si elegís la vía del mensaje, lo último que tenés que hacer es eliminar al destinatario, es decir en este caso bajar al Hamás. Porque si le entregás un mensaje al Hamás y después matás al destinatario, en su lugar vendrá otro que no ha recibido ese mensaje, y tendrás que empezar de nuevo: soportar que se sigan tirando misiles, y eventualmente tener que lanzar otro operativo similar. El tema de la disuasión sí es más coherente. La idea es que el Hamás, una vez convertido en gobierno, tenga responsabilidad de Estado, y sepa el precio que paga por no proteger a la población que gobierna. Esa responsabilidad no la tiene una organización de “resistencia clandestina” en la oposición. De hecho Hamás ha controlado el lanzamiento de misiles casi por completo durante dos años, y en la coyuntura del Medio Oriente dos años no son nada despreciable. Ahora ha soltado las riendas de las organizaciones opositoras, en especial la Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular. Hay allí elementos de política interna, de relaciones con Irán (que el que está dando las órdenes, por lo menos a la Jihad) creo también de torpedear toda posibilidad de negociaciones con Israel, y quizás incluso de torpedear el intento del Fatah de crear un estado palestino por medio de la ONU, en sólo parte de “Palestina”. El Hamás quiere todo, y la idea de Fatah de un estado palestino en las fronteras del 67 es para ellos una traición. Dos años de tranquilidad – en la actual coyuntura del Medio Oriente – no son despreciables (excluyendo la violencia desatada en agosto, aunque ni siquiera fue el Hamás quien planificó el atentado en el sur con su consiguiente escalada violenta limitada).

        Ahora bien, en estos momentos Israel quiere calmar las aguas con Hamás (por algo se concretó en este momento el intercambio de prisioneros). Las posibilidades que se podrían barajar son dos:

        a) Cuando Israel ataque a Irán, prefiere que Hezbollah y Hamás no se metan, para tener sus fronteras tranquilas y no tener que abrir más frentes de batalla. De última, se encargarán de ellos a posteriori.

        b) Hasta que Israel ataque a Irán, quiere darle al Hamás una sensación de tranquilidad. Darle “besitos” y todo. Hacer parecer débil o desinteresado a Israel en una contienda con la organización terrorista, para después – cuando finalmente estalle el quilombo con los ayatolás – reventar a todos juntos: Irán y sus satélites. La próxima gran guerra tiene que ser rápida y fulminante. El factor sorpresa es clave en esta ecuación. El estado real y aparente de tus fuerzas para la apreciación del enemigo, siempre es importante (lo fue durante el 67 y lo sigue siendo ahora). En este escenario, Israel dará un vuelco repentino, atacando al Hamás como vos y yo queremos. No soy un experto militar, pero desde mi humilde punto de vista podrían requerirse los siguientes factores para pulverizar definitivamente lo que queda de la organización palestina:

        – Liquidar a todos sus líderes militares y políticos (incluyendo Khaled Mashal y tantos otros).

        – Aniquilar todos los arsenales de armas en poder de las organizaciones terroristas en Gaza. Básicamente explotar sus “artesanías” (medios españoles dixit) para que les falte pólvora para lanzar un solo Qassam. Para eso se necesita también un bloqueo militar que verdaderamente sirva.

        – Matar la mayor cantidad de militantes del Hamás que sea posible (también de las otras agrupaciones). Si se puede arrasar con los 20.000 combatientes del grupo islámico, mejor aún. También con todas y cada una de sus infraestructuras, soporte financiero, edificios, centros de comando, etc.

        En conclusión, a largo plazo por supuesto que es preferible acabar con el Hamás militarmente. Pero al menos durante Plomo Fundido, no fue lo que se buscó, aparentemente no era funcional a los intereses israelíes del momento. Creeme que Israel cuenta con analistas y estrategas mucho mejor preparados que vos y yo. Ahora bien, por supuesto que mi deseo es que los revienten a todos, desde el primer hasta el último terrorista… de cualquier agrupación enemiga y de cualquier nacionalidad. No obstante, no creo tener la postestad para juzgar a Barak por su accionar durante el 2009 al momento de fijar los objetivos de la ofensiva. Lo que se hizo estuvo bien y punto. Para la próxima contienda, donde se juega todo (Irán), me encantaría que se acabe con el problema definitivamente en todos los frentes al mismo tiempo. Y después que Obama despierte, rajen de Irak y Afganistán (guerras creadas para durar en vez de ser ganadas), se concentre en lo importante y haga el trabajo que tiene que hacer con la base de Al-Qaeda en Yemen (con unos 100 comandos alcanza), asegurar el arsenal nuclear de Paquistán (con una invasión de ser necesario… pero que no se queden!) y destruir el resto de los arsenales nucleares en manos de gobiernos inestables u hostiles. En definitiva, terminar (o empezar) la verdadera guerra contra el terror a escala global. Después podremos hablar de paz, pero una real y definitiva, no temporal.

        • Realmente no creo que temor a un “vacío de gobierno” haya sido lo determinante para perdonarle la vida a Hamas, y si así lo fue, no comparto el criterio. Pero bueno, para no estirar más los puntos de vista, que ya están bastante claros, espero que si se larga un enfrentamiento a gran escala con Hamas, la intención sea barrerlo.
          Respecto del argumento de la proporcionalidad, Israel debe atacar hasta acabar con Hamas, antes de que Hamas lleve a cabo su consigna de borrar a Israel. Debe atacar hasta que Hamas no pueda atacar más, y barrerlo.
          Sobre los factores que mencionas, esperemos se cumplan todos, y Hamas se quede sin terroristas, sin líderes, y sin armas.

  7. Yo tengo 2 hipotesis para explicar la irracionalidad de no acabar con tu enemigo cuando tenes superioridad y podes hacerlo (posponiendo lo inevitable y corriendo el riesgo de que en algun momento tu enemigo se arme):

    1- Presion exterior. Y 2- Costo economico.

    • teniendo en cuenta los presupuestos para defensa de Israel, la segunda la descarto

    • Creo que en la guerra que se viene, los únicos factores que importan a la hora de presionar a Israel (EE UU y en menor medida Unión Europea), apoyarán al Estado judío. Porque en la guerra contra Irán también se juegan sus propios intereses. Incluso es probable que hasta la Liga Árabe haga la vista gorda. No obstante, la mejor forma de evitar la presión exterior es que la guerra sea corta y fulminante. Un remake de la Guerra de los Seis Días en el siglo XXI. Por eso se tiene que atacar a Irán y sus satélites al mismo tiempo, reventar a todos juntos. Es la única forma.

      • Justamente a esto me referia en mis 2 puntos.

        Si lo que quisiste decir es que una guerra con Iran acabaria totalmente con Hamas y Hezballah, reservo mis dudas (aunque esta claro que quedarian muy debilitados).

        En cambio yo creo que es IMPOSIBLE eliminarlos de un golpe, exactamente como le paso a USA en Irak y Afganistan (por mas que ganaron la guerra en menos de un mes).

        Es un trabajo largo y constante dedicado a perseguir y matar a los mandos para destruir su organizacion, y eso es ultra costoso (mucho mas de lo que se imaginan) y muy poco diplomatico (porque los politicos tienen que aguantar la presion “social” mucho tiempo).

        Hay una sola solucion que es asumir la realidad y ponerle mucho huevo y firmeza.

        • SÍ se puede acabar militarmente con Hezbollah y Hamás. Es posible. Yes we can. Pero una vez que se haga el trabajo sucio, es fundamental que caiga en poco tiempo el régimen iraní. Si nos cuesta mantener un bloqueo de armas en Gaza, imaginate lo que sería un territorio varias veces más grande – sin bajo control israelí – como el Líbano. Incluso matando a los 10.000 combatientes de la organización chiíta, nadie puede asegurar que no vuelva a crecer desde cero. La única forma de acabar con esas organizaciones ad eternum sin un genocidio de las poblaciones civiles árabes (que ni siquiera es una opción), es que sean derrotados todos al mismo tiempo y se extingan sus patrocinadores ayatolás. Si los americanos despiertan de su letargo y nos ayudan, mucho mejor. Yo le tengo mucha fe a Israel, desde hace un tiempo se viene preparando para una guerra nunca vista en Oriente Próximo y, pese a que sus enemigos creen que se encuentra debilitado y Tzahal no es lo que era antes, no me quepa la menor duda que el mundo se llevará una sorpresa gigante. Vas a ver David… tengamos fe en la victoria

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: