Gustavo Perednik en Bet-Hilel

Antisemitismo en Argentina

Julián Schvindlerman hizo referencia – en una entrevista para Radio Jai – al informe de la DAIA, la Liga Antidifamación y la UBA sobre antisemitismo en Argentina, realizado por el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales, donde aseguró que el mismo muestra “unos resultados duros, deshauciantes y alarmantes” (aquí están los resultados de la encuesta). Además, destacó que los datos que presenta el trabajo “huelen a medieval” ya que “son los prejuicios clásicos del antisemitismo histórico reeditado”. Les recomiendo que escuchen la entrevista.

Reflexión personal:

Los datos son empíricos y contundentes. La muestra es representativa y el Instituto Gino Germani no se caracteriza por exagerar los datos o realizar malas encuestas, especialmente cuando se trata de cuestiones serias como el racismo, la xenofobia y la discriminación en la sociedad argentina. Quien siga creyendo que el odio contra los judíos en Argentina es marginal o está sobredimensionado, luego de ver los números, es un negador, un necio o un malvado. En todo el mundo, occidental y oriental, la judeofobia y el prejuicio atraviesa todas las capas sociales, ideológicas y de localidad. Argentina no es la excepción, donde hay antisemitas entre los bianudos catolicones de las clases altas hasta los más pobres de las clases bajas (el tipo que atacó a los jasidim en Flores no era precisamente un skinhead), pasando por toda la clase media, las poblaciones tradicionales del interior (donde casi no hay judíos), la izquierda fuertemente antisionista (incluyendo a los judeófobos que solo aceptan al moishe intelectual renegado que escribe en Página/12), la derecha nacionalista (prácticamente todos los “patriotas” son judeófobos), los tilingos porteños y por supuesto dentro del peronismo. No es razón para estar paranoico ni hostil mediante generalizaciones injustas, pero no olvidemos que en ese país tuvimos el terrible pogrom de 1919, toda la violencia de Tacuara, antisemitismo en dictadura, antisemitismo en democracia, dos bombas y manifestaciones antisemitas contra Israel y judíos locales hace muy poquito tiempo, además de una relación cercana con el principal aliado del régimen más judeofóbico sobre la faz de la tierra (República Islámica de Irán) en Sudamérica: la Venezuela de Hugo Chávez. Conviene estar concientes, preparados, denunciar el menor atisbo de judeofobia y aceptar la realidad. La realidad es que la judeofobia en Argentina está lejos de ser el problema que ocurre en España (como dijo Rafecas), pero tampoco es tan insignificante como en EE UU. La realidad es que la bomba no se la pusieron a la Asociación Italiana, Árabe, Armenia, Gallega, Vasca o China… se la pusieron a la Israelita. A mi sinceramente me sorprendió negativamente esta encuesta, pero no pienso escapar a la realidad porque no me guste. Espero que no sea demasiado tarde cuando el resto de la gente despierte. Por último, quiero destacar la importancia de estos estudios sociológicos que permitirán atacar con mayor eficacia las raíces del prejuicio contra los judíos y otros colectivos.

Leon Pinsker tenía razón… dos mil años de prejuicios, difamación, estereotipos y atrocidades no se olvidan fácilmente. La judeofobia es incurable, pero hay métodos para mitigarla, combatirla y denunciarla antes de que empeore. En mi opinión, libros educativos como “La Judeofobia” de Gustavo Perednik son las mejores armas que tenemos para entender la problemática y hacerle frente. Quien lea ese libro, siempre y cuando no sea un antisemita militante, podrá adquirir los anticuerpos necesarios para evitar caer en el prejuicio, la ignorancia, el temor y el odio.

Argentina, crisol de razas. Como para que la señora presidente hable en la ONU del “ejemplo de paz, tolerancia, respeto y convivencia que es nuestro país”… ¿superioridad moral o soberbia infantil?

Pistolas de agua: Terror de los ayatolás

Julián Schvindlerman

Irán prohíbe las pistolas de agua

– 29/09/2011

La República Islámica de Irán ha de ser uno de los lugares más infelices sobre la faz de la tierra. Apenas en los primeros cuatro meses desde el inicio del año iraní, en marzo, 952 personas se suicidaron. Eso da un promedio de ocho suicidios diarios. Según cifras oficiales, equivale a un 5% de aumento respecto del año anterior.

“Los iraníes no viven vidas normales”, se lamentaba hace poco el ex diplomático persa Mehrdad Khonsari. Realmente no lo hacen. El Gobierno teocrático desprecia la libertad -individual y colectiva- de sus súbditos, impone códigos sociales severos y exige un comportamiento ultraconservador de parte de sus ciudadanos. Las mujeres deben vestir como fantasmas. Romeos y Julietas que no estén casados no pueden mostrarse en público.

Dentro de sus casas, los iraníes tampoco pueden hallar gran consuelo. Los discos satelitales están prohibidos, de modo que solamente la programación oficial puede ser vista legalmente. Los programas de televisión, como las películas, deben respetar los estrechos parámetros estipulados por los censores.

Recientemente programas de cocina occidental fueron cancelados, similar destino sufren las películas cuyas escenas tengan remotamente algún componente erótico. Para los casi cincuenta millones de hombres y mujeres menores de treinta años que viven en Irán, la vida puede ser extremadamente opresiva.

A fines de agosto tuvieron una idea divertida: crearon una página en Facebook invitando a un combate de agua en los parques de Teherán. Ochocientos jóvenes se reunieron con pistolas y globos de agua para jugar al modo típico de cualquier carnaval latinoamericano. Pero en la tierra de los ayatollahs, aun el más inocente de los propósitos puede ser considerado un desafío a la autoridad.

Con el trasfondo de masivas revueltas populares por todo el Medio Oriente, movilizadas en gran medida por herramientas virtuales como Twitter y Facebook, las autoridades están especialmente sensibles a aglomeraciones.

La Policía fue enviada al lugar y durante cuatro horas persiguió a los jóvenes, quienes -en lo que se puede definir como un heroico acto de autodefensa comunal- dispararon sus pistolas de agua contra los policías e incluso arrojaron globos de agua sobre sus cabezas. Las fuerzas de la ley y el orden superaron las victorias iniciales de los rebeldes armados cuando decidieron cortar el suministro de agua y pudieron arrestar a muchos de ellos.

Eso fue tan sólo el inicio de la batalla. Como todo estratega sabe, el combate en el terreno debe estar respaldado por inteligencia de vanguardia. Conforme reportó Farnaz Fassihi, los agentes de seguridad tomaron los datos de los suscriptos a la cuenta de “Guerras de Agua” en Facebook y comenzaron a detenerlos.

La magnitud de la tarea no parecía disuadir a los guardianes de la moral iraní: esa cuenta registraba 19.000 miembros y tenía 22 sucursales virtuales en todo el país. “La Policía lidiará fuertemente con los transgresores de los parques que están amenazando la seguridad y la paz de nuestra sociedad” advirtió el jefe de la Policía de Teherán, Hussein Sajedina.

Algunos de los jóvenes encarcelados fueron obligados a desfilar y confesar el “delito” ante las cámaras de televisión. Oficiales del Gobierno interrogaron a los dueños de las jugueterías de Teherán y algunos de ellos optaron por no vender más ese armamento peligroso. La agencia de noticias oficial Fars culpó al sionismo israelí y al imperialismo norteamericano de viciar a la juventud iraní.

Para un Gobierno que busca obstinadamente construir una bomba nuclear, resulta tragicómico verlo espantado ante un simple juguete hidráulico. Claramente, los ayatollahs no aprecian la incongruencia de pretender persuadir al mundo entero de que la posesión de armas de destrucción masiva es algo lícito, mientras simultáneamente dan el mensaje de que una pistola de agua es moralmente letal.

Otro premio nobel para Israel y otro atentado terrorista para los islamistas.

 

Frecuentemente, cometemos el error de separar la geografía humana en polos opuestos: “el bien y el man”, “el cielo y el infierno”, ” el día y la noche”, etc. La realidad es más compleja, y nuestro lenguaje limitado no nos permite abarcarla. Pero, aunque tengamos la mejor de las intenciones y un vocabulario refinado, ¿Existe alguna otra forma de contrastar los dos hechos que ocurrieron en esta semana?

Mientras un israelí gana un premio nóbel de química, un grupo islamista asesina a más de 70 civiles inocentes en Somalia, en su mayoría chicos que buscaban ganarse una beca para estudiar. Una nación jóven, de 7.5 millones de habitantes, eminentemente desértica y rodeada de enemigos inspirados por el Islamismo suma otro premio nóbel (ya van 7, sin contar los de la paz), mientras los islamistas suman su 17827 atentado terrorista desde el 9/11 (para cuando estes leyendo esto, es muy probable que la cifra haya cambiado).

No encuentro más palabras…. Solo voy a parafrasear a Glenn Beck después de narrar la masacre en Itamar, donde una familia israelí fue asesinada por terroritas palestinos: “hay mucho oscuridad en este mundo… entrá a la luz”.

Si no se levantan con esto…

Hace más o menos dos semanas, la administración Obama le propuso a la cúpula militar iraní establecer una especie de “telefono rojo” entre Washington y Teheran, en respuesta a algunos “desacuerdos” que tuvieron los dos países en el Golfo Pérsico. Uno se queda con la duda si los oficiales de Obama querían jugar a la guerra fría con los ayatollahs, si pensaban que del otro lado podían encontrar personas racionales, si todavía creen que pueden evitar un enfrentamiento militar con el régimen terrorista o si compran todo el paquete. Como fuera, Ali Fadavi, el comandante de la marina iraní, no tardó en responderles: “vamos a establecer contacto directo con Estados Unidos, pero cuando nuestros barcos estén en el Golfo de México”.

Reveladora respuesta para los que ven las cosas como son. Primero, porque si en la cabeza de los ayatollahs hubiera una pisca de racionalidad, lo primero que harían es bajar un cambio y aparentar tener “voluntad de paz”. Hablarian como los japoneses antes de atacar Pear Harbor, no como los nazis después de invadir Polonia. Y segundo, porque demuestra que tampoco tienen ningún reparo en suicidarse para materializar sus impulsos destructivos. Si creemos que no pueden mentir u ocultar sus deseos, creemos que desean enfrentarse con Estados Unidos en el Golfo de México y, consecuenmente, que están dispuestos a suicidarse.

Además, cabe preguntar cuando se llegó al punto donde un régimen terrorista que extrae sus riquezas del suelo le hable de esta forma al país más poderoso y democrático del mundo — pueden llenarse la boca hablando de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y ahora sumaron a Sudáfrica), pero Estados Unidos sigue teniendo la economía más grande, el ejercito más fuerte, la democracia más sólida y la mayor influencia cultural de todo el planeta.

No hay dudas de que Estados Unidos está despierto, pero muchos queremos verlo levantado de la cama. El país que liberó al mundo de la Alemania nazi y de la Rusia comunista no puede dejarlo a merced de un Irán islamista encaminado a tener armas nucleares. ¿Cuánto tiempo pasaría desde que tengan la bomba hasta que esté en manos de Hezbollah, Hamas o Al-qaeda?

Wake up America!!

¿Y por casa como andamos?

Una y otra vez me canso de escuchar sobre los DDHH en Israel…mamita querida! y de Iran, Arabia Saudita, Yemen, y los otros vecinos, ¿nadie se acuerda?

Iran y las Pistolas de Agua Prohibidas (Julian Schvindlerman), la libertad les sale por los poros…

Gays en Iran (o la falta de ellos), que pluralismo!!!

George Chaya sobre la fantochada de la ONU. Charles Krauthammer al respecto.

Quiero recomendar para finalizar, la edicion N° 47 de La Ilustracion Liberal, que incluye bellisimos articulos de conocidos liberales acerca de su opinion “Que Significa Israel para Mi”. Les dejo las palabras de Marcelo Birmajer, que son sencillamente espectaculares:

“Israel es, para mí, garantía de que puedo defender mi vida y mi libertad, y la vida y la libertad de los míos, y de los inocentes en general. Israel es un milagro que ninguna explicación racional, geopolítica o filosófica puede abarcar. Es un milagro que tampoco puede explicar la religión. Es tan parecido a un sueño, que incluso sus fundadores buscaron modos de subvalorarlo, para podérselo creer. Israel para mí es mi abuelo Trau, cuya primera hija y primera esposa pudieron haber sido salvadas de haber existido aquél diez años antes. Israel, para mí, es la belleza en estado puro. Israel es la única entidad a la que puedo relacionar con la palabra amor, como si se amara a una persona, una mujer o un hijo. Israel es el triunfo del bien, de la verdad y de la voluntad. Israel es una declaración de protesta y de amor, al mismo tiempo, respecto de Dios. Israel es el fruto varias veces milenario de un pueblo de dura cerviz. Israel es insolencia, desparpajo, libertad. Israel es el lugar al que queríamos llegar cuando salimos de Egipto. Israel es la mejor forma de relación entre judíos y gentiles. Israel es el lugar donde dos mujeres semidesnudas caminan de la mano antes y después de vestir un uniforme y realizar rutinas militares y nadie les pregunta de dónde vienen ni a dónde van sus corazones. Israel es Ariel Sharón, bendito sea; Golda Meir, Moshé Dayán, Itzak Rabin, Shimon Peres, Abba Eban, y otras tantas personalidades: es el país que ha dado más cantidad de Churchills por kilómetro cuadrado. Israel es falafelshawarma,bureka y todas las combinaciones de jugos de fruta que puedan caber en el Arca de Noé. Israel, para mí, es el Paraíso: el único en el que creo…”

Cuenta la Leyenda (1938) …

…que en el 38′ un grupo de politicos europeos se dirigio a Alemania a supervisar el misterioso rearme de dicho pais, en el contexto de una violacion al Tratado de Versalles (que le prohibia dicha acción) a la vez que un ambiente un poquitin beligerante de parte de su lider, que una y otra vez daba a entender con cierta claridad que Alemania saldria de la humillacion, la raza aria (la superior) gobernaria el mundo, se anexaria Austria, Checoslovaquia y Austria les correspondia, y habia que limpiar el cancer de Europa (Cancer=Judios), entre otras cosas…Los politicos, muy preocupados, creian que era mejor negociar y apaciguar a Alemania, hacerla sentir tranquila, decirle que estaba a salvo, reconocian su grandeza y nadie los atacaria. Entonces en ese viajecito dichos politicos fueron recibidos por el siempre muy pacifico Hermann Göring, que les mostro que el rearme del ejercito era con fines pacificos y de defensa… Entonces los politicos dijeron: “uy que bueno! esta gente no quiere pelear: solo quieren que se los respete”. Buenisimo!…acto seguido…Otros politicos como Winston Churchill disentian un poco con el analisis, y finalmente acertaron…

Ahora le pido que sustituya las siguientes palabras:

Alemania por Iran

politicos por IAEA (International Atomic Energy Agency)

supervisar el misterioso rearme por supervisar el misterioso plan nuclear

Tratado de Versalles por  Nuclear Non-Proliferation Treaty

raza aria por religion islamica

Checoslovaquia y Austria por Israel

cancer por sionistas y cruzados

Hermann Goring por Iran Nuclear Energy Comission

– rearme del ejercito por plan nuclear

-y finalmente Politicos por Biniamin Netanyahu (entre otros)

¿Se entendio el punto no?

Esto es 1938 e Iran es la Alemania Nazi. La Alemania Nazi quiere obtener una bomba atomica…” Biniamin Netanyahu

Si tu enemigo dice que va a destruirte…creele” Menajem Begin

Rosh Hashaná y Yom Kipur: Israel no tiene que disculparse ante sus enemigos

KLEIN HALEVI – ISRAEL: LA CULPA Y EL PERDÓN

Extraído del blog de Ana

NADA DE DISCULPAS: ISRAEL NO TIENE LA CULPA DEL CRECIMIENTO DE SU AISLAMIENTO

Por YOSSI KLEIN HALEVI

Ahora que se va a proceder a votar en la ONU el reconocimiento de un Estado palestino, y que antiguos aliados en la región del Estado judío (como Turquía y Egipto) son abiertamente hostiles, gran parte de la comunidad internacional está culpando a Israel de su propio aislamiento. Si tan solo Israel hubiera pedido disculpas a Turquía por haber matado a nueve de sus “pacíficos” activistas nacionales que viajaban, el año pasado, en la flotilla hacia Gaza, prosigue ese argumento, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan no estaría ahora amenazando con enviar buques de guerra frente a las costas israelíes. Si Israel se hubiera disculpado ante Egipto por la muerte accidental de seis de sus soldados, cuando helicópteros israelíes entraron en territorio egipcio persiguiendo a terroristas, una multitud en Egipto no habría saqueado la embajada israelí en El Cairo tras negarse, los líderes egipcios, a responder a las llamadas desesperadas de los dirigentes israelíes. Y solo con que Israel hubiera detenido la construcción en los asentamientos y ofrecido a los palestinos una solución justa, ahora no estaría ante el intento de propiciar una solución impuesta por la ONU en vez de un proceso de negociación.

Esa convergencia en las culpas se produce en un momento de vulnerabilidad espiritual para los judíos. Esta es, después de todo, nuestra temporada de contrición. Como nos acercamos a Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío), se intensifica el proceso de autoexamen. Y como la tradición judía pone de relieve, la base de la penitencia es disculparse. Antes de buscar el perdón de D-os, hemos de buscar el perdón de aquellos a quienes hemos ofendido o herido, incluso sin saberlo.

Sin embargo, y ante la atmósfera actual, los judíos harían bien resistiendo la tentación de echarse la culpa. Las disculpas tienen la intención o el objetivo de curar o sanar. Sin embargo, los que exigen las disculpas de Israel no están buscando la reconciliación. Al contrario, tratan de tipificar como delito al propio Estado judío y de anular su derecho a defenderse.

Si las disculpas son necesarias, deben basarse en los datos verdaderos. Erdogan comenzó a desmantelar la alianza turco-israelí mucho antes del incidente de la flotilla a la que luego tomó como pretexto para romper los lazos con Israel. Su objetivo no es restaurar las relaciones turco-israelíes, sino reforzar su imagen en el mundo musulmán como líder que humilló a Israel. Sin embargo, imbuidos del espíritu de penitencia propio de este tiempo, Israel podría ofrecer a Erdogan la siguiente solución: le pedimos disculpas por la pérdida de vidas y usted se disculpa por fomentar que los yihadistas turcos traten de violar el cerco legal y moral de Israel contra el régimen terrorista en Gaza.

Lo mismo sucede con Egipto, Israel se disculpa por la muerte accidental de soldados egipcios, aunque aún no está claro si fueron muertos por fuego israelí o por un suicida palestino, mientras que Egipto se disculpa por la atmósfera de odio instigada por el gobierno contra Israel como, por ejemplo, una de las últimas portadas de una de las revistas más importantes (y gubernamental) de Egipto, que retrata a Netanyahu vestido de Hitler.

La cuestión palestina es mucho más complicada. Israel, el mundo árabe y los líderes palestinos comparten, juntos, la culpa por la tragedia palestina. Bajo el hecho de las circunstancias -en una atmósfera de mutua penitencia- Israel se disculparía por su papel en el desplazamiento y la ocupación de los palestinos. Y los palestinos se disculparían por su papel en el fomento del rechazo, dentro del mundo árabe, al regreso a casa del pueblo judío, fomentando la renovación del antisemitismo a una escala global. Y luego, cada parte perdonaría a la otra por haber estado tan atrapada en su propio trauma que no pudo reconocer el trauma de la otra.

Pero Israel no es el culpable de la falta de paz.

Quiero ver a mi gobierno declarar la congelación de los asentamientos, transmitir el mensaje a los palestinos y al mundo árabe que no tiene interés en mantener la ocupación, aparte de las obvias necesidades de seguridad, y que el pueblo judío no volvió a casa para negar a otro pueblo su propio sentido de hogar.

Sin embargo, la congelación de los asentamientos, esencial para nuestra propia integridad, no llevó de vuelta a los palestinos a la mesa de negociaciones. Los diez meses en que se detuvo la construcción de los asentamientos por parte de Netanyahu no tenían precedentes, y esa es la expresión que utilizó la secretaria de Estado Hillary Clinton. Sin embargo, la Autoridad Palestina continuó boicoteando las conversaciones.

¿Podría ofrecer Netanyahu a los palestinos un estado a lo largo del equivalente a las fronteras de 1967? Mi opinión es que sí pero a cambio de la aceptación palestina de un Estado judío y del abandono de su demanda de un retorno de los refugiados a Israel. Y me gustaría que, explícitamente, lo ofreciera, incluso si eso significara arriesgar su coalición.

Pero, en verdad, la cuestión sobre lo que Netanyahu podría hacer resulta irrelevante. Ya se les ofreció el equivalente a las fronteras de 1967 por parte de los ex primeros ministros de Israel, Ehud Barak y Ehud Olmert. Los dirigentes palestinos rechazaron sus ofertas porque se negaron a renunciar al “sagrado” derecho de retorno, tal como el presidente de la AP Mahmoud Abbas lo denomina. Lo que traducido significa el “derecho sagrado” a destruir al Estado judío a través de su subversión demográfica. El gobierno de Netanyahu no es la causa de la ruptura del proceso de paz, sino su resultado.

La tentación existente en los judíos de auto-recriminarse está profundamente arraigada en la psicología sionista. El sionismo, después de todo, fue una revuelta contra el fatalismo judío. Si esa situación era insostenible, entonces parece claro que la culpa la tenía la falta de iniciativa judía. “Si ustedes lo quieren”, dijo el fundador sionista Teodoro Herzl, “no será un sueño”

Derechistas e izquierdistas israelíes están de acuerdo en que Israel puede determinar unilateralmente su propia realidad, con independencia de las circunstancias externas. Si Israel carece de seguridad, se insiste desde la derecha, eso es porque no proyectamos la suficiente energía y capacidad de disuasión. Y, si Israel no tiene paz, se insiste desde la izquierda, se debe a que no fuimos lo suficientemente generosos en nuestras concesiones.

Derecha e izquierda eluden, implícitamente, la responsabilidad de los árabes como un factor independiente, con su propia voluntad y su propia agenda. Pero ¿qué pasaría si el mundo árabe no acepta la legitimidad de Israel? ¿Qué pasaría si el Oriente Medio está experimentando transformaciones que tienen poco, o nada, que ver con lo que quiere Israel?

Este Rosh Hashaná voy a pedir perdón por mis pecados y por los pecados colectivos de Israel, como requiere la liturgia. Pero me negaré a disculparme políticamente para que esas disculpas no puedan manipularse en mi contra. No hay ninguna obligación religiosa de colaborar en mi propia demonización.

No voy a buscar el perdón de aquellos que niegan mi derecho a existir.

Esa “historia” de los palestinos de una Tierra Santa “libre de judíos”. Dennis Prager‏

Hace unos cinco años, fui invitado por la Institución Hoover para dar una conferencia en la Universidad de Stanford.

Casualmente, el Día de la Independencia de Israel cayó durante esa semana, así que me invitaron a hablar en la ceremonia de conmemoración que celebraban los estudiantes pro-Israel. En mi charla, comenté que el quid de la cuestión en el conflicto palestino-israelí es que la mayoría de los palestinos buscaban que Israel dejara de existir.

Después de mi charla, una mujer se me acercó y se presentó como una activista por la paz. Ella me dijo que no podía estar de acuerdo conmigo porque los palestinos, en su opinión, estaban bastante dispuestos a aceptar la existencia de Israel.

Sucedió que, a unos 50 metros de distancia de donde se celebraba la conmemoración de la existencia de Israel, se llevaba a cabo una manifestación contra Israel dirigida por los estudiantes palestinos. Así que le dije a la mujer que fuera allí y se mezclara con los estudiantes palestinos como una activista por la paz – la manera para obtener de inmediato su confianza -, y que luego les preguntase si estaban dispuestos a reconocer el derecho del Estado judío de Israel a existir.

Le dije que me apostaría 5 dolares a que no responderían de manera afirmativa.

Ella aceptó la apuesta y se dirigió a los estudiantes palestinos. Después de 10 minutos, regresó.

Y bien”, le pregunté, “¿quien ganó la apuesta?“.

No sé“, respondió ella.

No la entiendo“, le contesté. “¿No le respondieron?

Me preguntaron, ¿qué quieres decir?“, me respondió.

Le dije que me debía 5 dolares pero que no se los iba a cobrar.

A principios de este mes estuve en Ramallah, la capital de facto de la Autoridad Palestina, donde entrevisté a Ghassan Khatib, el director de Medios de Comunicación del gobierno de la Autoridad Palestina y el portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas. Yo le hice la misma pregunta: ¿Es que los palestinos van a reconocer a Israel como Estado judío?

Él fue más directo que los estudiantes palestinos en Stanford. Su larga respuesta consistió en un rotundo “No”.

No hay pueblo judío, me dijo, así que ¿cómo puede haber un país judío? La posición palestina es que hay una religión llamada judaísmo, pero que no hay tal cosa como un pueblo judío. (Curiosamente, los judíos sólo hacen referencia a su pertenencia a una religión una vez en toda la Biblia hebrea. En el Libro de Esther, por el antisemita Haman).

En otras palabras, los palestinos – la población que compone un grupo nacional que nunca existió con el nombre de “Palestina” hasta bien entrado el siglo XX – niegan la existencia de la nación más antigua en el mundo – de las que aún permanecen -, una que data de más de 3.000 años.

Eso si que es verdadera chutzpah.

De hecho, los palestinos niegan que los judíos hayan vivido en Israel. Es por eso que Yasser Arafat no podía admitir que Jesús fuera un judío, sino más bien, y de acuerdo con Arafat, “Jesús era un palestino”. Reconocer que Jesús era judío significaría reconocer que los judíos vivieron en Israel miles de años antes – y en un Estado judío por otra parte -, mucho antes de que los musulmanes existieran, mucho antes de que los árabes se trasladaran allí, y miles de años antes de que alguien se llamara a sí mismo un árabe palestino [N.P.: antes también designaba a los judíos residiendo en la Tierra de Israel].

En el discurso del presidente palestino ante las Naciones Unidas la semana pasada, esta negación de la historia judía se reafirmó. Así, en un discurso sobre Israel y los palestinos, ni una sola vez pronunció la palabra “judío” o “judaísmo”.

He aquí un ejemplo de esa historia de Israel/Palestina libre de judíos de Abbas:

“Vengo ante ustedes hoy desde Tierra Santa, la tierra de Palestina, la tierra de los mensajes divinos, de la ascensión del Profeta Muhammad (la paz sea con él) y el lugar de nacimiento de Jesucristo (la paz sea con él)…”.

No se hace mención de los judíos. Al parecer, sólo existían cristianos (¿sabrá Abbas que Jesús era judío?) y musulmanes, los cuales siempre habrían vivido en “Tierra Santa”. Y para Abbas, la Tierra Santa no es Israel, es Palestina. El que fueran los judíos quienes hicieran de esta tierra una Tierra Santa es un hecho histórico negado por los palestinos.

Israel, desde el punto de vista palestino, es el Estado de Israel, no un Estado judío. Como escribió el embajador de Israel en los Estados Unidos, Michael Oren, en un artículo en el The Washington Post del viernes pasado:

“Dos propuestas de paz ha hecho Israel, en 2000 y 2008…, allí se reunieron casi todas las demandas de los palestinos para formar un Estado soberano en las áreas ganadas por Israel en la guerra de 1967 – la Ribera Occidental y Gaza, e inclusive Jerusalén Este -. Sin embargo, el presidente palestino Yasser Arafat rechazó la primera oferta y Abbas ignoró la segunda, por la misma razón que sus predecesores rechazaron el Plan de Partición de 1947.

Cada vez que la aceptación de un Estado palestino significa aceptar al Estado judío, esa concesión se convierte en algo imposible para los palestinos”.

Ese es el problema. No los asentamientos. No los límites. Los palestinos, como la mayoría de sus hermanos árabes y musulmanes, como muchos otros en otros lugares, nunca han reconocido que los judíos regresaron a Israel, ya que nunca han reconocido que los judíos tuvieran un hogar nacional allí. Y encima ni siquiera reconocen que los judíos son un pueblo.

¿Los palestinos quieren la paz? No tengo ninguna duda de que lo desean. Pero no con el Estado judío.

Hasta la vista bastardo

Anwar al-Awlaki, terrorista islámico de ciudadanía estadounidense-yemení y uno de los principales líderes de Al-Qaeda, promotor de incontables atentados terroristas que segaron la vida de muchos inocentes alrededor del planeta, murió en un ataque de aviones no-tripulados norteamericanos en el norte del Yemen. Uno menos (ahora le toca a Zawahiri). Mis felicitaciones a los que hicieron posible y llevaron a cabo la operación de asesinato selectivo. Una buena noticia para todos los que desean un mundo más seguro sin la amenaza de Al-Qaeda y la posibilidad de que fanáticos genocidas obtengan armas nucleares. D’s quiera que mi generación sea testigo del fin de la organización creada por Bin Laden y la victoria del mundo libre. Están liquidando a los remanentes del liderazgo de la organización. Y que al-Awlaki se hallara escondido en Yemen, no en una tribu alejada de Pakistán, es un indicio que comprueba la teoría de que la última base de Al-Qaeda, cuyo único propósito es la obtención de armas nucleares, se encuentra en el desierto del Yemen… Señor Obama, ¿qué espera para dar el golpe final en la batalla contra el terror y salvar al mundo entero de una catástrofe irreversible? Solo usted puede dar la orden. ¡Treinta comandos valientes pueden evitar la muerte de millones de personas! Será muy tarde cuando veamos el hongo nuclear en Washington. ¡Maten a los malparidos asesinos que tengan que matar y terminen la Guerra contra el Terror! Capturen el material nuclear en manos de regímenes inestables y peligrosos como Irán, Pakistán y Corea del Norte. Es tiempo de reparar el daño que Abdul Qader Khan – padre de la bomba islámica – provocó a la humanidad. Esta es la oportunidad de vencer al Mal tomándolo por sorpresa ANTES de que ataque nuevamente. Después de ganar, la paz global será un objetivo posible de realizar. No paren hasta la VICTORIA. Audentes Fortuna Iuvat – SEMPER FIDELIS

GRANDE OBAMA! (puede que sea nuestra esperanza)

Baruj Hashem – Barjú Baruj Shemó

Gracias por la noticia, señor presidente. Empezamos bien el mes.

A %d blogueros les gusta esto: